Eugenesia y los Efectos Biológicos de aluminio– LifeWise

  • El aluminio es en todas partes, en nuestros coches, nuestra comida, nuestros productos médicos y medicamentos, vacunas, e incluso nuestra agua. Una vez fue secuestrado de forma segura en la corteza de la tierra, pero ahora se rasga de ella para ayudar a producir todos los productos imaginables bajo el sol, a pesar de ser una potente neurotoxina!
    Esta es la era de aluminio. Como el decano científica de los efectos biológicos de aluminio, el Dr. Chris Exley, dice: “La caja de Pandora ha sido abierta.” Vivimos con el aluminio en prácticamente todos los aspectos de nuestras vidas, de las estructuras de transporte para el suministro de agua a los productos cosméticos y de salud para productos de limpieza para nuestra comida. Está en todo, incluyendo nuestros cuerpos. La loca huida hacia adelante para arrancar de aluminio de la tierra deja una franja de destrucción y vidas destruidas detrás de él.
    El aluminio es un elemento químicamente activo excepcionalmente versátil, que es por eso que es omnipresente en el mundo de hoy. Sin embargo, no tiene ningún papel natural en cualquier forma biológica. Es un veneno altamente tóxico. Por desgracia, como metáfora del Dr. Exley sugiere, no podemos simplemente cerrar la tapa. De una forma u otra, tenemos que vivir con ello.
    El problema en la sociedad actual es que la mayor parte de la financiación para la investigación es cooptada por el imperativo del beneficio. Como resultado, muy poco la ciencia se dedica a los problemas de toxicidad de aluminio o cómo tratar con él. Sin embargo, algunos investigadores intrépidos han dado la espalda a los grandes premios, en lugar dedicarse a los asuntos de salud y seguridad. Se reúnen anualmente en la Conferencia de Keele, que está dirigido por el Dr. Exley.
    Estos investigadores provienen de una amplia gama de campos, incluyendo la neurología de la medicina, oncología y endocrinología, la química, la biología, la bioquímica, la agricultura, la silvicultura, la toxicología, microbiología, las combinaciones de estas y otras áreas de especialización. A pesar de la escasez de fondos, los resultados son impresionantes.
    Vamos a echar un vistazo a la situación de la investigación actual sobre los efectos biológicos de aluminio.
  • Efectos en humanos

  • Los efectos de aluminio en el sistema nervioso central están siendo estudiados desde varios ángulos diferentes. La última reunión de Keele cubrió una amplia gama de aspectos:
    Parenteral nutrición nutrientes proporcionados por medios distintos de la boca o canal alimentario, es decir, por inyección o infusión intravenosa personas-se ha vuelto común en los recién nacidos prematuros, gravemente enfermos y ancianos. Nuevos documentos de investigación que los materiales utilizados para proporcionar dicha nutrición filtrarse en los niveles de subsistencia y tóxicos entran en el cuerpo, lo que resulta en niveles peligrosamente altos de aluminio que se encuentran en los huesos.
    El aluminio tiene efectos adversos sobre la expresión génica, que afecta al sistema nervioso central y puede estar asociada con la hipertensión esencial.
    En la forma de cloruro de aluminio, el aluminio es responsable de daño en el ADN y el envejecimiento celular rápida.
    El aluminio se encuentra en concentraciones significativamente más altas en los pechos cancerosos. El alto nivel de aluminio se asocia con alteraciones relacionadas con el cáncer, incluyendo altos niveles de citoquinas inflamatorias y otras sustancias pro-inflamatorias.
    Adyuvantes de aluminio en vacunas persisten en el cuerpo. Ellos son conocidos por causar el nuevo desorden neurológico, macrofágica myofasciitis.
    Aunque el aluminio se excreta por vía renal, su capacidad para hacerlo es limitada. Las cantidades que no se eliminen parecen tener una afinidad por las células endoteliales que revisten los vasos sanguíneos cerebrales y, posiblemente, el cerebro, con probables efectos proinflamatorios y patógenos aguas abajo.
    Aluminio ha sido quelado con seguridad utilizando EDTA, con efectos beneficiosos asociados en pacientes con esclerosis múltiple.
    Trabajadores de aluminio-expuestos son significativamente más propensos a desarrollar trastornos cognitivos, tales como la enfermedad de Alzheimer.
    La gente en el cuartil superior de la toxicidad del aluminio se encuentran en tres veces el riesgo de desarrollar diabetes.
  • Cáncer de Mama

  • El cáncer de mama se está volviendo más común cada año y el Instituto Nacional del Cáncer está informando que el riesgo de la vida de una mujer es de 1 en 8 . Dr. Philippa Darbre, que estudia la relación entre el cáncer de mama y de aluminio, mantiene apretando la soga alrededor de la causa (de aluminio) y el efecto (el cáncer) cada vez con más fuerza. Como científico, afirma que su trabajo no se ha demostrado una conexión de causa y efecto, y sin duda es cierto que otras cosas, tales como el exceso de estrógeno, un factor en el tema.
    No obstante, la asociación es claramente muy fuerte, y su investigación ha documentado que existe una conexión directa entre el aluminio en los antitranspirantes y el cáncer de mama. Ella y otros investigadores con los que trabaja han documentado que:
    El aluminio en los antitranspirantes se absorbe fácilmente a través de la piel.
    El cáncer de mama es más común en el cuadrante superior externo de la mama, que es la más cercana a la axila, donde se usan antitranspirantes.
    Concentraciones de aluminio son más altas en el tejido mamario canceroso y aspirantes pezones de los pechos cancerosos.
    Aluminio interfiere con la unión de estrógeno.
    Células de cáncer de mama metástasis en la presencia de aluminio, haciendo que se propagan a órganos críticos.
    Ahora hay duda de que hay una fuerte asociación entre el aluminio en los antitranspirantes, junto con otros productos cosméticos, y el cáncer de mama invasivo. Mientras que eso no significa necesariamente que el aluminio es la causa, es claro que el evitar que pueda limitar la propia probabilidad de que cualquiera de desarrollar cáncer de mama o metástasis de cáncer existentes.
  • Toxicidad para las Plantas

  • Aunque el aluminio no tiene lugar en todos los procesos metabólicos, algunas plantas son capaces de resistir sus efectos nocivos, lo que les permite crecer en suelos ácidos, ricos en aluminio, y otros son incluso capaces de utilizarlo para la protección contra los insectos. Muy pocas plantas que crecen bien en suelos ricos en aluminio son comestibles. Dos excepciones, sin embargo, son el té y hortensias, que se utiliza comúnmente en el té con sabor a fruta. La investigación reciente ha documentado claramente que la cantidad de aluminio es significativa.
    Muchos padres permiten a sus hijos a beber tés de frutas en lugar de té negro o verde estándar en un esfuerzo por asegurar su salud. Lamentablemente, sin embargo, la gran mayoría de los tés de frutas contienen cantidades significativas de hortensias. Puede, por lo tanto, ser sabio a leer las etiquetas para determinar si está presente hortensias y limitar el acceso a este tipo de té.
  • Agricultura y Medio Ambiente

  • Aunque no está en las noticias como lo era hace dos o tres décadas, los efectos de la lluvia ácida han sido dramáticos, causando daño signficant en la capacidad de los bosques y tierras agrícolas para cultivar plantas, especialmente aquellos en los que nos basamos para la alimentación. Las tierras que habían sido aptas para la agricultura se han vuelto mucho menos capaz de soportar los cultivos agrícolas. Algunas investigaciones han indicado que la tierra puede recuperarse, pero que la recuperación es lenta. Mientras tanto, el aluminio resultante en tierra ácida interfiere con nuestra capacidad de alimentarnos a nosotros mismos, y los bosques una vez verdes están ahora luchando.
    La investigación sobre cómo el suelo ácido puede ser modificado para hacerlo más susceptible para la agricultura está en curso. Nuevos resultados han documentado que los efectos tóxicos desafortunados de cationes en las plantas pueden tener el efecto irónico de reducir el daño causado por el aluminio en el suelo. Otras investigaciones en el área de los efectos del aluminio en la agricultura incluye estudios sobre las reacciones sinérgicas con otros elementos, especies y variedades más resistentes a su toxicidad.
    Los pacientes de diálisis a largo plazo cuyo suministro de agua se purifica mediante floccation de aluminio tienen un alto riesgo de desarrollar demencia. Como Edad de los documentos de aluminio, la tasa de la enfermedad de Alzheimer es el doble en las zonas donde se utiliza aluminio para la purificación del agua.
  • Vacunas

  • Un adyuvante de la vacuna es una sustancia que aumenta la respuesta inmune del cuerpo con el propósito de crear anticuerpos a un antígeno. Con mucho, el adyuvante más comúnmente utilizado es de aluminio. El estándar de demanda es que la práctica es segura debido a que la cantidad de aluminio es demasiado pequeño como para ser perjudiciales. En realidad, esta hipótesis nunca fue probada y la nueva investigación está trayendo esa suposición en tela de juicio.
    Se ha supuesto que, debido a que los riñones normalmente ras de aluminio fuera del sistema, de aluminio inyectado no debe persistir. La investigación reciente se convierte esa idea en su oído. No sólo puede entrar en el cerebro de aluminio, su ruta de acceso no ha sido documentado ahora.
    Las mitocondrias son mini-células dentro de las células donde se produce la energía para apoyar la función celular, y por lo tanto, la vida misma. La última Conferencia de Keele acogió un informe que documenta que las mitocondrias son dañadas por los adyuvantes de aluminio incluidos en las vacunas. En la misma reunión también consideró un informe que documenta que el aluminio se administra en dosis equivalentes a lo que se da a los seres humanos como resultado a largo plazo los resultados neurológicos adversos en ratones. Otro informe documentó la muerte de una niña que podría explicarse solamente por la vacuna adyuvada con aluminio que había recibido.
  • Enfermedad de Alzheimer

  • Los investigadores que han reportados en la Conferencia de Keele han sido claves en la documentación que la demencia conocida como la enfermedad de Alzheimer se asocia con el aluminio. Si se trata de una causa o un agravamiento de una condición existente es aún desconocido. Sin embargo, se sabe que las personas que viven en áreas donde se purifica el agua con un compuesto de aluminio tienen el doble de la tasa de esta enfermedad debilitante. Algunos investigadores están trabajando para reducir esta carga mediante la búsqueda de formas de reducir la cantidad de aluminio que se escapa en el agua potable.
    Otros investigadores se centran en métodos de tratamiento de la enfermedad de Alzheimer. Hay algunos trabajos prometedores con ácido silícico, que puede ser capaz de conectar con el aluminio y tire de ella fuera del cuerpo. Christopher Exley ha sugerido que el agua potable con alto contenido de ácido silícico puede ayudar contenido de aluminio de desintoxicación del cuerpo.
  • Abastecimiento de agua

  • En el mundo actual, no es posible para la mayoría de la gente a ir simplemente al río más cercano, o bien para obtener agua. Los números enormes de la gente hace la purificación del agua una necesidad ineludible. Uno de los procesos más importantes es la floculación, el proceso de recogida de partículas diminutas en racimos de modo que puedan ser retirados. El producto químico más utilizado hoy en día es el sulfato de aluminio.
    El aluminio es un elemento muy reactivo, que es lo que hace que sea tan biológicamente activos y útiles en muchas aplicaciones. Cuando se añade al agua en forma de sulfato de aluminio, que la reactividad dibuja un gran porcentaje de la materia en partículas a la misma, por lo que forma pequeños grupos, que se hunden hasta el fondo, por lo que es posible separar de ellos el agua ahora muy purificada.
    El problema es que el agua resultante todavía contiene bajas concentraciones de aluminio. Desafortunadamente, los estudios han documentado que las personas que viven en zonas que utilizan sistemas de floculación a base de sulfato de aluminio tienen el doble de la tasa de la enfermedad de Alzheimer!
    Puesto que el hierro también puede ser usado como un floculante y su toxicidad es muy baja en relación al aluminio, parecería que el cambio a un sistema a base de hierro es la solución obvia. El problema es que requiere reorganización un sistema de purificación de agua, que es caro. Estamos, por lo tanto, la suerte de que hay equipos de científicos que están tratando de reducir al mínimo la cantidad de aluminio que se escapa a nuestro suministro de agua.
    Esta serie de videos es una de las mejores de las fuentes y efectos de aluminun sobre la salud:
  • Fuentes:

  • Efectos en humanos:
  • Edad en dependencia de la acumulación y eliminación del aluminio en ratas . Marlei Veiga, Sandra Ribeiro, Patricia Mattiazzi, Cristina Bandero, Queli Lenz, Mauro Silveira, Carlos Mello, Denise Bohrer: Presentación en la 10 ª Reunión de Keele (página 57).
    Excesiva acumulación de aluminio en los huesos de pacientes con nutrición parenteral a largo plazo . Pamela C. Kruger, Aubrey L. Galusha, Lyn Howard y Patrick Parsons: Presentación en la 10 ª Reunión de Keele (página 68).
    La absorción y el metabolismo de aluminio, y su influencia en la expresión de los genes que causan enfermedades . Shunsuke Meshitsuka: Presentación en la 10 ª Reunión de Keele (página 73).
    El cloruro de aluminio Transforma cultivadas las células epiteliales mamarias . Stefano J. Mandriota, Raphaële Buser, Laurence Lesne, Marc Ansari, Fabienne Gumy-Pausa, Dominique Belin, y André-Pascal Sappino: Presentación en la 10 ª Reunión de Keele (página 74).
    Relación entre aluminio, carbonilos y Interleukinds en microambiente normales y cancerosas de mama . Ferdinando Mannello, Daniela Ligi, Matteo Canale: Presentación en la 10 ª Reunión de Keele (página 75).
    Hidróxido de aluminio inducida miofascitis macrofágica (MMF): Los resultados y biomarcadores predictivos : Nilusha Ragunathan-Thangarajah, Christine Le Beller, Anne Fustier, Jean-Louis Brasseur, Romain K. Gherardi, Pierre Boutouyrie, Stéphane Laurent, François Jérôme Authier: Presentación en la 10 ª Reunión de Keele (página 78).
    Entrada de aluminio en el cerebro: los estudios en la vasculatura cerebral y en las células endoteliales de los microvasos cerebrales humanos (hBMED) . Walter J. Lukiw, Brandon M. Jones, Jian-Guo Cui Yuan Yuan Li, S. Bhattacharjee, James M. Hill, Zhao Yuhai, Theodore PA Kruck, Maire E. Percy, JR Walton, y Aileen I. Pogue: Presentación en la 10 ª Reunión de Keele (página 88).
    Relación de intoxicación aluminlum con enfermedades neurodegenerativas . Alessandro Fulgenzi y María Elena Ferrero: Presentación en la 10 ª Reunión de Keele (página 90).
    Los trastornos cognitivos y de la expresión de proteínas tau amoung trabajadores jubilados expuestos a la fundición de aluminio . Xiao-Ting Lu, Rui-Feng Liang, Zhi-Jian Jia Hao Wang, Bao-largo Pan, Qin-Li Zhang, Wei-Li Guo, Xiu-liang Ji y Qiao Niu: Presentación en la 10 ª Reunión de Keele ( la página 93).
    Aluminio, Cobre, Zinc, Hierro, Plomo y el riesgo de diabetes en una operación de análisis colorrectal . A. Polizzi, M. Ferrara, M. Bugiani, A. Schiavone, P. Panarisi: Presentación en la 10 ª Reunión de Keele (página 95).
  • Cáncer de mama:
  • Efecto de aluminio sobre las propiedades migratorias y invasivo de células de cáncer de mama humanas en cultivo .
  • Philippa Darbre, de la Universidad de Reading, Reading, Reino Unido :: Presentación en la 10 ª Reunión de Keele
  • Aluminio en el tejido mamario humano . Journal of Inorganic Biochemistry, Christopher Exley, Lisa M Charles, Lester Barr, Claire Martin, Anthony Polwart, Philippa D Darbre; doi: 10.1016/j.jinorgbio.2007.06.005.
    Aluminio, antitranspirantes y el cáncer de mama . Journal of Inorganic Biochemistry, PD Darbre; doi: 10.1016/j.jinorgbio.2005.06.001.
    Análisis de contenido de aluminio y la homeostasis del hierro en el pezón aspirado líquido de mujeres sanas y pacientes con cáncer de mama afectadas . Journal of Applied Toxicology, Ferdinando Mannello, Gaetana A. Tonti, Virginia Medda, Patrizia Simone, D. Philippa Darbre; DOI: 10.1002/jat.1641.
    La concentración de aluminio en el líquido del quiste de mama recogidos de las mujeres afectadas por la enfermedad de mama quística bruto . Journal of Applied Toxicology, Ferdinando Mannello, Gaetana A. Tonti, Phiippa D. Darbre; DOI: 10.1002/jat.1384.
  • La toxicidad de la planta:
  • Efecto de los iones de aluminio en sépalos Hortensia y drupas Viburnum . Blaine BR Groat y Henry D. Schreiber: Presentación en la 10 ª Reunión de Keele (página 35).
    Mejora de la toxicidad de hierro, un mecanismo para la estimulación del crecimiento de aluminio inducida en las plantas de té Roghieh Hajiboland, Roser Tolrà, Juan Barceló, y Charlotte Poschenrieder:. Presentación en la 10 ª Reunión de Keele (página 37).
    Aluminio y otros elementos en las especies de plantas de té de hierbas seleccionadas y sus infusiones , química de los alimentos, Malik J, Frankova A, Drabek O, Szakova J, Ash C, Kokoska L; doi: 10.1016/j.foodchem.2013.02.013.
  • Agricultura y Medio Ambiente:
  • Cambios a largo plazo en las concentraciones de aluminio y los flujos en los ríos checos recuperan de la acidificación . Pavel Kram, Oldrich Myska, Jakub Hruska, Vladimir Majer, Anna Lamačova y Filip Oulehle: Presentación en la 10 ª Reunión de Keele (página 37).
    Mecanismos moleculares de la adaptación de los cultivos a los suelos ácidos . Leon Kochian, Jiping Liu, Jurandir Magalhaes, Miguel Piñeros, Lyza Maron, Jon Shaff y Claudia Guimaraes: Presentación en la 10 ª Reunión de Keele (página 33).
    Lábil Al contenido o relación Al BC / en el suelo: lo que controla el crecimiento de las plantas de semillero del árbol? Luboš Borůvka, Marek Batysta, Václav Tejnecký, Ondřej Drábek, Antonín Nikodem y Josef Kratina: Presentación en la 10 ª Reunión de Keele (página 45).
    La concentración de agua de alimentación de aluminio, la demencia de diálisis, y el efecto del tratamiento de agua de ósmosis inversa . The Lancet, Davison AM, Walker GS, Oli H, Lewins AM; PMID: 6126664.
  • Vacunas:
  • Cambios a largo plazo en las concentraciones de aluminio y los flujos en los ríos checos recuperan de la acidificación . Pavel Kram, Oldrich Myska, Jakub Hruska, Vladimir Majer, Anna Lamačova y Filip Oulehle: Presentación en la 10 ª Reunión de Keele (página 37).
    Aluminio adjuvantinduced alteraciones mitocondriales . Lars Ohlsson, Anna Darabi, Peter Siesjo y
    Håkan Eriksson: Presentación en la 10 ª Reunión de Keele (página 60).
    Administración de aluminio en exposiciones vacunas correspondientes en ratones recién nacidos se asocia con resultados neurológicos adversos a largo plazo . Lucija Tomljenovic, Yongling Li, Christopher Shaw: Presentación en la 10 ª Reunión de Keele (página 61).
    La muerte después de virus de papiloma humano (VPH) de vacunación: una reacción adversa adyuvante mediada autoinmune? . Lucija Tomljenovic y Christopher Shaw: Presentación en la 10 ª Reunión de Keele (página 79).
    Enfermedad de Alzheimer:
    Un mecanismo molecular de la enfermedad de aluminio inducida de Alzheimer? Diario de la Enfermedad de Alzheimer; Christopher Exley; doi: 10.1016/S0162-0134 (99) 00125-7.
    Silicio agua rica en minerales como una prueba no invasiva de la “hipótesis de aluminio ‘en la enfermedad de Alzheimer . Diario de la Enfermedad de Alzheimer; Davenward S, Bentham P, J Wright, Crome P, Job D, Polwart A, Exley C; doi: 10.3233/JAD-2012-121231.
    Terapia no invasiva para reducir la carga corporal de aluminio en la enfermedad de Alzheimer . Diario de la Enfermedad de Alzheimer; Exley C, Korchazhkina O, Job D, Strekopytov S, Polwart A, Crome P; PMID: 16988476.
    Un enfoque de la biología de sistemas para el problema de sangre de aluminio: La aplicación y el ensayo de un modelo computacional . Journal of Inorganic Biochemistry, James Beardmore, Gordon Rugg, Christopher Exley, doi: 10.1016/j.jinorgbio.2007.06.015.
    Ácido silícico (Si (OH) 4) es una influencia significativa en la señal de absorción atómica de horno de aluminio medido por espectrometría de absorción atómica de grafito (GFAAS) . Journal of Inorganic Biochemistry, Celine
    Schneider, Christopher Exley, doi: 10.1016/S0162-0134 (01) 00313-0.
    Metales acelerar la formación y dirigen la estructura de fibrillas de amiloide de la NAC . Journal of Inorganic Biochemistry, Ayesha Khan, Alison E. Ashcroft, Valerie Higenell, Olga V. Korchazhkina, Christopher Exley, doi: 10.1016/j.jinorgbio.2005.06.018.
  • Abastecimiento de agua:
  • Puede Al3 + promover la reacción de Fenton y el estrés oxidativo? Xabier López, Euskal Herriko Universidad, Donostia, País Vasco: Presentación en la 10 ª Reunión de Keele
    El vertido de residuos sólidos municipales de tratamiento de lixiviados por Fenton, foto-Fenton y procesos tipo Fenton: Efecto de algunas variables , Journal of Health Environmental Science & Engineering, Mohammad Ali Zazouli, Zabihollah Yousefi, Akbar Eslami, y Maryam Bagheri Ardebilian; doi: 10.1186 / 1735-2746-9-3.
    Eugenics And The Biological Effects of Aluminum – LifeWise.
    Fuente

LA LECHE, ESE PRODUCTO PERNICIOSO PARA LOS SERES HUMANOS

 

La leche animal y sus derivados -nata, natillas, yogures, helados, batidos, etc.- se encuentran actualmente entre los alimentos de mayor consumo del mundo. Se alaban sus propiedades nutritivas, lo ricos que son y lo imprescindibles que resultan para mantener los huesos sanos merced a su riqueza en proteínas, vitaminas y minerales, especialmente el calcio. Pero, ¿es eso verdad, o más bien se trata de productos no precisamente saludables que causan muy diversas patologías?

El ser humano es único en la naturaleza por múltiples razones, destacando entre ellas el hecho de que se trata del único mamífero que ingiere leche procedente de otro animal pasado el periodo de lactancia. Y lo hace a pesar de saberse que la leche que produce cada mamífero es específica para su especie y que la naturaleza la ha hecho idónea para las necesidades de su cría y no para las de otra. Es más, la madre Naturaleza previó que los mamíferos -es decir, los animales que maman- obtengan la leche directamente de las mamas de sus madres sin contacto con agente externo alguno ya que se trata de una sustancia que se altera y contamina con gran facilidad.
Los humanos, sin embargo, en el convencimiento de que es sano seguir tomándola siendo ya adultos, hemos alterado hasta las leyes de
la naturaleza para poder mantenerla en condiciones adecuadas de consumo. Y, sin embargo, son muchas las evidencias que indican
que tan preciado líquido está detrás de muchas de las dolencias que hoy nos aquejan.
Obviamente, la composición de cada leche varía en función del animal, de la raza, del alimento que haya recibido, de su edad, del
periodo de lactancia, de la época del año y del sistema de ordeño, entre otras variables. Y si bien su principal componente es el agua su
presunto interés nutritivo radica en que además contiene grasas (ácidos grasos saturados y colesterol), proteínas (caseína,
lactoalbúminas y lactoglobulinas), hidratos de carbono (lactosa, fundamentalmente), vitaminas (cantidades moderadas de A, D y del
grupo B) y minerales (fósforo, calcio, zinc y magnesio). Las proporciones dependen ya del tratamiento que se haya dado a la materia
prima por lo que no contiene la misma grasa la “leche entera” que la “leche descremada”. Ahora bien, ¿es realmente saludable ingerir
leche y productos lácteos? Porque, no sólo son muchos los investigadores que discrepan de esa opinión, sino que hay cada vez más
estudios que cuestionan esa aseveración.
El problema del calcio
La razón fundamental por la que los nutricionistas occidentales -no así los orientales- recomiendan tomar leche y sus derivados es
porque la consideran muy nutritiva y especialmente rica en calcio, agregando que la ingesta periódica de ese mineral es imprescindible
para mantener la salud, sobre todo la de los huesos. Y en ese convencimiento muchas personas beben cantidades importantes de ella
al punto de que algunas -es el caso de millones de norteamericanos- prácticamente la toman en lugar de agua. Sin embargo, es
precisamente en Estados Unidos, el mayor consumidor mundial de leche, donde más incidencia de osteoporosis hay entre su
población. ¿Alguien puede explicar razonadamente tan singular paradoja?
Lógicamente, no puede extrañar que cada vez más expertos alcen su voz abiertamente afirmando que la leche y sus derivados no sólo
no son alimentos adecuados para el ser humano sino que ni siquiera constituyen una buena fuente de calcio porque una cosa es la
cantidad de ese mineral presente en ella y otra muy distinta su biodisponibilidad. Además, está por ver si la necesidad de él que
precisa el organismo es la que publicitan las empresas lácteas.
Resultan ilustrativos a ese respecto los resultados del estudio que con 78.000 mujeres de entre 34 y 59 años llevaron a cabo durante 12
años varios profesores de la Universidad de Harvard en Estados Unidos y que fue publicado en el American Journal of Public Health
en 1997. Porque sus conclusiones desmienten la tesis de que un mayor consumo de leche u otras fuentes alimenticias de calcio por
mujeres adultas las proteja de fracturas propias de la osteoporosis como son las de cadera o antebrazo.
También es interesante recordar el Proyecto Cornell Oxford-China de Nutrición, Salud y Medio Ambiente que se inició en 1983 con un
estudio pormenorizado de los hábitos cotidianos de 6.500 habitantes de 65 provincias dispersas de la China rural ya que constituye
una de las investigaciones más rigurosas y concluyentes efectuadas en materia de salud. Y ese trabajo demostró -entre otras cosas- que
la leche animal desmineraliza a los adultos. Es decir, se comprobó que las mujeres que no tomaban leche de vaca y su único alimento
eran el arroz, los vegetales, la soja y sus derivados no padecían osteoporosis. Y que, sin embargo, si dejaban esa dieta e introducían la
leche de vaca sus niveles de calcio bajaban y aumentaba la incidencia de esa patología.

Gracias a las investigaciones llevadas a cabo por el doctor John McDougall -médico nutricionista del St Helena Hospital de Napa
(California, Estados Unidos)- sabemos también que la mujeres de la etnia bantú no toman leche pero sí calcio procedente de fuentes
vegetales y, sin embargo, a pesar de que tienen una media de 10 hijos y los amamantan durante largos periodos, no padecen
osteoporosis.
Otro ejemplo de la relación entre leche y osteoporosis lo constituye el trabajo del doctor William Ellis, ex presidente de la Academia
Americana de Osteopatía Aplicada, quien estableció que las personas que toman de 3 a 5 vasos de leche diarios presentan los niveles
más bajos de calcio en sangre. Agregando que tomar mucha leche implica ingerir grandes cantidades de proteínas lácteas y éstas
producen un exceso de acidez que el organismo intenta compensar mediante la liberación de minerales alcalinos.
En esa misma línea se expresa un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition que afirma que el exceso de proteínas
de la leche es uno de los factores más importantes en el avance de la osteoporosis. En dicho estudio -publicado ya en 1983- se
demostraba que hasta la edad de 65 años las mujeres que no toman leche y son vegetarianas tienen un 18% de pérdida de hueso
mientras las omnívoras padecen una pérdida ósea del 35%.
Y estudios más recientes muestran que con una ingesta de 75 gramos diarios de proteína láctea se pierde más calcio en la orina del que
se absorbe a través de la dieta.
A todo esto hay que añadir que la relación calcio/fósforo de la leche de vaca no es adecuada para el ser humano, pues su contenido es
demasiado elevado en fósforo y por eso su ingesta acidifica el organismo. Con las numerosas implicaciones negativas para la salud que
ello implica.
La opinión de Jean Seignalet
El finado doctor Jean Seignalet -hematólogo, inmunólogo, biólogo, catedrático de Medicina de la Universidad de Montpellier durante
muchos años y autor de más de doscientas publicaciones en prestigiosas revistas médicas- denunció en su obra La Alimentación, la 3ª
Medicina que muchas patologías y la proliferación actual de otras se debe básicamente a cinco razones: el consumo de cereales
domésticos, la ingesta de leche animal y sus derivados, la cocción de los alimentos, el refino de los aceites y la contaminación
alimenticia con la consiguiente carencia de vitaminas y minerales. Afirmando en lo que a la leche se refiere lo siguiente: “Muchas
personas piensan que prescindir de la leche puede provocarles pérdida de calcio y problemas como la osteoporosis pues la televisión,
la prensa y la mayoría de los médicos repiten que la solidez de los huesos depende de su cantidad de calcio y sólo el consumo diario de
productos derivados de la leche puede aportarles en cantidad suficiente ese precioso calcio. Sin embargo, yo digo firmemente que NO.
El peligro de la falta de calcio es una ilusión. Es cierto que la leche de vaca es rica en calcio pero una vez en el tubo digestivo humano la
inmensa mayoría del mismo es precipitado en forma de fosfato de calcio y expulsado a través de las heces fecales. Sólo una pequeña
parte es absorbida. El calcio asimilable es aportado en cantidad más que suficiente por los vegetales: hortalizas, legumbres secas,
verduras, carnes crudas y frutos secos y frescos. Además el calcio es un mineral muy abundante en el suelo donde es recuperado por
las raíces de las plantas. En definitiva, eliminar de la alimentación la leche animal no provoca carencia de calcio. Al contrario, el
régimen hipotóxico -desprovisto de derivados de la leche- acompañado de magnesio y silicio bloquea 70 veces de cada 100 la evolución
de la osteoporosis e incluso permite a veces recuperar parte del terreno perdido”.
La caseína de la leche
Mencionábamos al describir la composición de la leche que una de sus proteínas principales es la caseína. Pues bien, se sabe que el
niño lactante asimila completamente las caseínas de la leche materna… pero no las de la leche de vaca. Tales proteínas sólo se digieren
parcialmente por el efecto neutralizador de la leche sobre la acidez gástrica, indispensable para su ruptura.
¿Y qué efectos provoca esa sustancia viscosa que es la caseína animal en nuestro organismo? Pues hay que decir que en algunas
personas se adhiere a los folículos linfáticos del intestino impidiendo la absorción de otros nutrientes (de hecho la caseína se utiliza
como pegamento para papel, madera, etc.). Además su hidrolización parcial tiene otras consecuencias. Por ejemplo, desembarazarse
de sus residuos metabólicos supone un gasto energético suplementario para el organismo y puede provocar problemas inmunológicos.
Así, en personas que presentan deficiencias de inmunoglobulinas IgA esta proteína pasa al torrente sanguíneo y genera gran variedad
de reacciones autoinmunes (las mencionaremos más adelante al hablar de las enfermedades relacionadas con el consumo de leche). Y
si tenemos en cuenta -como se recoge en un informe del Memorial Kettering Hospital de Nueva York (Estados Unidos)- que la
deficiencia de antígenos IgA es uno de los problemas más comunes en cuanto a deficiencias inmunitarias el problema pasa a tener
dimensiones mucho más preocupantes.
Las grasas de la leche
La leche humana contiene 45 gramos de lípidos por litro, de los que el 55% son ácidos grasos poliinsaturados y un 45% saturados. Y
tiene, sobre todo, un elevado contenido en ácido linoleico, precursor de prostaglandinas y leucotrienos antiinflamatorios. En cambio la
leche de vaca -la más consumida- contiene un 70% de ácidos grasos saturados y un 30% de poliinsaturados. Una estructura que
favorece la formación de prostaglandinas y leucotrienos inflamatorios. Además, ese 30% de poliinsaturados pierde sus propiedades
cuando por efecto del calor -entre 40 y 45 Cº- se desnaturalizan y ya no pueden ser precursores de sustancias antiinflamatorias. Por lo
que la leche tratada para poder ser consumida es ¡una sustancia 100% inflamatoria!
Por otra parte, la pasteurización y la homogeneización provocan que las grasas saturadas atraviesen las paredes intestinales en forma
de pequeñas partículas no digeridas, lo que inexorablemente aumenta los niveles de colesterol y grasas saturadas en sangre. Además,
el contenido en colesterol de la leche es superior al de otros alimentos famosos por ser ricos en ese elemento. De hecho, algunos países
ya han retirado la leche de la lista de alimentos fundamentales para la dieta porque se ha observado que los niños que acostumbran a
tomar varios vasos de leche al día tienen sus arterias en peores condiciones que los que no la toman. Una información que,
curiosamente, no parece haber llegado a Estados Unidos, pues según su Departamento de Agricultura casi el 40% de la comida diaria
que ingieren los norteamericanos consiste en leche y/o productos lácteos. Lo cual significa que un estadounidense medio toma
diariamente sólo con los productos lácteos 161 miligramos de colesterol. Y eso es tanto como ingerir ¡53 lonchas de tocino al día! Y
luego se extrañan de que la cuarta parte de la población norteamericana sea obesa o padezca sobrepeso.
Añadiremos finalmente un dato importante que aporta el ya mencionado doctor John McDougall: en el afán por aumentar sus ventas
la industria lechera relaciona el contenido de grasa de la leche… con el peso. Lo que le permite decir que la de vaca contiene “sólo” un
2% de grasa por cada 100 gramos. Y, claro, dicho así parece que estemos hablando de un producto bajo en grasa. Sin embargo
debemos entender que el 87% de la leche es agua por lo que si descartamos ésta el porcentaje real de grasa sobre la sustancia sólida es
mucho mayor. ¡Y no hablemos ya de la leche condensada!
La carga hormonal
Conviene saber también que la leche contiene aproximadamente 59 tipos diferentes de hormonas -pituitarias, esteroideas, adrenales,
sexuales, etc.- siendo las más importantes las hormonas del crecimiento cuya acción, unidas a la riqueza proteica de la leche de vaca,
hacen posible el rápido crecimiento de los terneros de forma que en breve plazo llegan a doblar su peso. Y es evidente que los humanos
no tenemos precisamente esa necesidad. Además, niveles elevados de esa hormona, unidos a otros tóxicos, se consideran hoy causa de
la aparición de diversas enfermedades degenerativas.
Hay que añadir a ese respecto que resulta kafkiano tener que reseñar que ya en 1994 la Food and Drug Administration (FDA) -es decir,
la agencia del medicamento norteamericana- aprobó que la compañía Monsanto usara la Hormona Recombinante de Crecimiento
Bovino (rBGH) -también conocida como bovine somatotropin o rbST- para aumentar la producción de leche en las vacas entre un 10 y
un 25%. Porque según se publicó en The Ecologist en 1998 “el uso de rBGH incrementa los niveles de otra hormona proteica -el factor
de crecimiento 1 tipo insulina (IGF-1)- en la leche de las vacas. Y dado que el IGF-1 es activo en los humanos -causando que las células
se dividan- algunos científicos piensan que una ingesta de leche tratada con altos niveles de rBGH podría dar paso a la división y
crecimiento incontrolados de células en los humanos. En otras palabras: cáncer”. De hecho, son tantos los peligros potenciales de esa
hormona que su uso está prohibido actualmente en Canadá y la Unión Europea, así como en otros países.
La profesora Jane Plant, autora del libro Your life in your hands (Tu vida en tus manos), explica en él que el IGF-1 es además
especialmente activo durante la pubertad y el embarazo. En el caso de las niñas púberes -explica- esta hormona estimula el tejido de la
mama para que crezca. Y durante el embarazo ensancha los tejidos mamarios y los conductos de la leche materna para favorecer la
lactancia. Agregando con rotundidad: “Niveles altos de esta hormona incrementan hasta tres veces el riesgo de padecer cáncer de
mama o de próstata por parte de quienes consumen tanto la leche como la carne de las vacas lecheras. Y en contra de la afirmación de
que la pasteurización la destruye entiendo que la caseína evita que eso ocurra y que la homogeneización facilita que la IGF-1 alcance el
torrente sanguíneo. Asimismo, los propios estrógenos que se añaden a la leche bovina son otro de los factores que estimulan la
expresión nociva de esta hormona y que, indirectamente, acaban provocando la aparición de tumores”.
Tóxicos en la leche
Debemos añadir que la leche puede además estar contaminada por productos químicos, hormonas, antibióticos, pesticidas, pus
procedente de las mastitis -tan frecuentes en la vacas ordeñadas permanentemente-, virus, bacterias, priones… Sin olvidar que hoy se
“enriquece” tanto la leche como los productos lácteos con aditivos, vitaminas y minerales sintéticos, semillas, plantas, frutas,
proteínas, ácidos grasos… En algunos casos, por cierto, con grasa de animales distintos. Con lo que uno puede estar ingiriendo leche
de vaca enriquecida con grasa de cerdo… sin saberlo.
¿Y cuáles son las sustancias tóxicas que con más frecuencia puede uno encontrarse en un vaso de leche de vaca, la más consumida?
Pues son éstas:
Metales y plásticos. El equipo utilizado en la explotación ganadera para obtener, conducir o almacenar la leche puede
contaminarla. De hecho se ha llegado a detectar en ella hierro, cobre, plomo, cadmio, zinc, etc., o sus aleaciones. Lo que puede
provocar una actividad catalítica nefasta sobre las reacciones de oxidación que se producen en ella.
Detergentes y desinfectantes. Hablamos de formol, ácido bórico, ácido benzoico, sales alcalinas, bicromato potásico, etc.,
sustancias que se emplean en la limpieza y desinfección del material que se pone en contacto con la leche. Su uso está justificado ya
que el agua por sí sola es incapaz de arrastrar los restos de materia orgánica y destruir las bacterias que contaminan las instalaciones y
que pueden pasar a la leche.
Pesticidas y fertilizantes. En la comida que se da a las vacas se pueden encontrar compuestos químicos con los que se ha
procurado tanto el incremento de las cosechas como su mejor conservación. En este grupo se incluyen acaricidas, nematicidas,
fungicidas, rodenticidas y herbicidas. Compuestos químicos -DDT, dieldrin, lindano, metoxiclor, malation, aldrín, etc.- que pueden
ocasionar cáncer.
Micotoxinas. Procedentes del alimento que se da a las vacas cuando éste está contaminado por mohos, muy especialmente por el
aspergillus flavus.
Antibióticos y otros fármacos. Actualmente se emplean de forma habitual en el tratamiento y prevención de las enfermedades
infecciosas y parasitarias de las vacas pero pueden pasar a la leche contaminándola. Un problema que se agrava al saber que el uso
excesivo y continuado de estos fármacos en animales ha acabado provocando que determinadas cepas de gérmenes patógenos se
hayan hecho resistentes y al pasar a los humanos éstos encuentren dificultades para superar la enfermedad con antibióticos. Por eso es
peligroso el consumo de leche extraída de vacas así tratadas. Ya en 1976 el diario Daily Herd Management publicaba que “la mayoría
de las fábricas [de leche] usan cerca de 60 clases de tratamientos químicos [antibióticos] para tratar la hinchazón de pezón después de
cada ordeñada y para reducir la propagación de mastitis (inflamación de ubres) en sus rebaños. Hay evidencia de que algunas de esas
zambullidas químicas dejan residuos en la leche que pueden ser peligrosos para los humanos”. Diez años después todo seguía igual y el
prestigioso The New York Times afirmaba que “los residuos de antibióticos en la leche están causando reacciones alérgicas en algunas
personas debido a tratamientos rutinarios para prevenir la hinchazón de los pezones de las vacas y programas de infusión en las
fábricas lecheras.”
Contaminación radioactiva. Es otro de los problemas que preocupan en la actualidad y si bien los residuos producidos por el uso
específico de la energía nuclear no ocasionan problemas más que en raras ocasiones es necesario prestar atención.
Dioxinas. Estos derivados del cloro merecen atención especial. Además de estar relacionados con el cáncer de pulmón y los linfomas
la exposición a las dioxinas se ha relacionado con la diabetes, los problemas de desarrollo del niño y diversos desarreglos del sistema
inmune.
Enfermedades relacionadas con el consumo de leche
Ante todo lo expuesto son cada vez más las voces que alertan de la posible relación -más o menos directa- entre el consumo de leche y
las dolencias que se relacionan a continuación:
Anemia ferropénica. El doctor Frank Oski -director del Departamento de Pediatría de la Escuela de Medicina de la Universidad de
Johns Hopkins (Estados Unidos)- asevera en su libro Don’t Drink Your Milk! (¡No bebas tu leche!) que en su país entre el 15 y el 20%
de los niños menores de 2 años sufren anemia por deficiencia de hierro y que la mitad del resto de las anemias que se producen en
Estados Unidos están relacionadas con el consumo de leche y sus derivados por los pequeños sangrados gastrointestinales que la leche
puede provocar.
Artritis Reumatoidea y Osteoartritis. Está constatado que los complejos antígeno-anticuerpo generados por la leche se depositan
a veces en las articulaciones provocando su inflamación y entumecimiento. Estudios realizados en la Universidad de Florida (Estados
Unidos) confirman que los síntomas se agravan en pacientes con Artritis Reumatoidea que consumen leche. Por otro lado, en un
artículo publicado en la revista Scandinavian Journal of Rheumatology se afirmaba que en personas afectadas de esa patología que
dejaron de ingerir lácteos y tomaron sólo agua, té verde, frutas y zumos vegetales entre 7 y 10 días la inflamación y el dolor
disminuyeron significativamente. Agregando que cuando alguno volvía a una dieta lacto-ovo-vegetariana los síntomas reaparecían.
Por su parte, un grupo de investigadores israelíes demostró en 1985 -por primera vez- que la leche puede inducir también la artritis
reumatoidea juvenil. La asociación de la leche con la artritis reumatoidea del adulto ya se había establecido anteriormente pero no se
había hallado ninguna asociación con la juvenil hasta el hallazgo de esos científicos.
Asma. Se sabe que la leche puede estimular la producción excesiva de moco en las vías respiratorias y que la alergia a la leche es causa
de asma. Además está completamente demostrado que los niños con exceso de moco y dificultades respiratorias a los que se les retira
la leche de vaca mejoran de forma sorprendente.
Autismo. Investigadores italianos descubrieron que los síntomas neurológicos de los pacientes autistas empeoran cuando consumen
leche y trigo. Se cree que los péptidos de la leche pudieran tener un efecto tóxico en el sistema nervioso central al interferir con los
neurotransmisores. En sus investigaciones los doctores de la Universidad de Roma notaron una mejoría marcada en la conducta de
esos enfermos tras dejar de ingerirla ocho semanas. En su sangre había altos niveles de anticuerpos contra la caseína, la lactoalbúmina
y la betalactoglobulina.
Cáncer de estómago. Investigadores del Instituto Nacional de Salud Publica de Morelos (México) encontraron un aumento
significativo del riesgo de contraer cáncer de estómago en pacientes que consumían productos lácteos. En los que además consumían
carne el riesgo se triplicaba.
Cáncer de mama. La leche está considerada por muchos expertos causa directa de este “tipo” de cáncer. Si a ello añadimos la
influencia que tiene la hormona insulínica las probabilidades de sufrirlo aumentan considerablemente en las grandes consumidoras de
leche (Discovery DSALUD publicará el mes que viene un artículo sobre este importante asunto que tanto preocupa a las mujeres).
Cáncer de ovarios. La galactosa -uno de los azúcares de la leche- se ha relacionado también con el cáncer de ovarios. Algunos
investigadores consideran que las mujeres que beben más de un vaso de leche entera al día tienen tres veces más probabilidades de
contraer cáncer de ovarios que las que no lo ingieren.
Cáncer de páncreas. Investigadores de la Universidad de Harvard (Estados Unidos) afirman que existe una relación “positiva y
fuerte” entre el cáncer del páncreas y el consumo de leche, huevos y carne.
Cáncer de próstata. Un estudio presentado hace más de veinte años en una reunión de la American Association of Cancer Research
en San Francisco y publicado en Oncology News ya revelaba, según el doctor Chan -epidemiólogo de la Universidad de Harvard-, que
el consumo de mucha leche y sus derivados está asociado con un incremento del riesgo de cáncer de próstata en los hombres.
Explicando que ello se puede deber a que el alto contenido de calcio de la leche hace disminuir la cantidad de vitamina D del cuerpo,
encargada de proteger del cáncer de próstata a pesar de que la propia leche la contiene. Epidemiólogos italianos del Aviano Cancer
Center calcularon ese aumento del riesgo y establecieron que es 1,2 veces mayor entre quienes beben de 1 a 2 vasos de leche diaria que
entre los que no la consumen. Sin embargo, si se toman dos o más vasos de leche al día el nivel de riesgo de padecer ese cáncer
aumenta a 5.
Otro estudio -realizado por el mismo equipo de investigadores de la Universidad de Harvard- descubrió que los hombres que
consumen grandes cantidades de leche y/o lácteos tienen un 70% de riesgo de contraer cáncer de próstata. Opinión que comparte un
grupo de científicos noruegos de la Universidad de Oslo quienes afirman que consumir leche es un riesgo para contraer cáncer de
próstata. Añadiendo que, sorprendentemente, el consumo de leche desnatada está asociado con un mayor incremento que la leche
entera.
Cáncer de pulmón. Investigadores holandeses concluyeron en 1989 que las personas que toman tres o más vasos de leche diaria
tienen dos veces más probabilidad de desarrollar cáncer de pulmón que los que no la toman. Y que, sin embargo -contra lo que
afirman sus colegas noruegos- las personas que toman esa misma cantidad pero de leche desnatada parecen estar más protegidas.
También se coligió en el Roswell Park Memorial Institute de Nueva York que entre las personas que beben tres o más vasos de leche
entera al día aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón en un 200% (comparado con aquellos que nunca la toman). Además
se ha documentado que existe relación directa entre la hormona somatotropina y el cáncer de pulmón, y entre éste y las dioxinas que
contaminan la leche.
Cáncer de testículos. Investigadores británicos descubrieron que también hay relación entre el cáncer testicular y el consumo de
leche. El riesgo encontrado fue 7,19 veces mayor que en la población general y aumenta en un 1,39 por cada cuarto de leche adicional
que se consume.
Cataratas. Hay una creciente evidencia de la relación entre el consumo de leche y las cataratas. Según diversos estudios científicos
las poblaciones humanas que consumen grandes cantidades de productos lácteos tienen mayor incidencia de cataratas que aquellos
que los evitan. Este defecto se ha relacionado con la lactosa y la galactosa. Siendo la relación más evidente entre la mujeres que entre
los hombres. El tipo más frecuentemente es la catarata cortical.
Colitis ulcerosa. También el consumo de leche se ha asociado a esta dolencia.
Colon irritable. Hay diversos estudios que vinculan igualmente la ingesta de leche con el desarrollo de esta patología.
Diabetes Mellitus Tipo I. Diferentes investigaciones demuestran que los lactantes alimentados con leche de vaca presentan un
mayor riesgo de padecer diabetes insulinodependiente -conocida como diabetes tipo I- ya desde su niñez. Un estudio publicado en la
Revista de Medicina de Nueva Inglaterra identifica la leche como “elemento responsable o factor desencadenante en algunas personas
genéticamente sensibles” . Los médicos que realizaron la investigación descubrieron que los diabéticos analizados tenían unos niveles
de anticuerpos más altos de lo normal que reaccionaban con una proteína de la leche llamada suero de albúmina bovina atacándola
como invasora y destruyéndola. Pero resulta que -¡fatal coincidencia!- una sección de esa proteína es casi idéntica a una proteína de la
superficie de las células productoras de insulina por lo cual, según afirman, las defensas de las personas sensibles a ella terminan
atacando a sus propias células causando así su autodestrucción. Por lo que coligen que eliminar la leche y sus derivados de la dieta
infantil podría disminuir drásticamente la incidencia de este tipo de diabetes.
Dolores abdominales sin intolerancia a la lactosa. Existe una estrecha correlación –no discutida– entre la indigestión que
causa la lactosa, la intolerancia a la lactosa y la intolerancia a la leche.
Enfermedad de Crohn. El doctor John Hermon-Taylor -director del Departamento de Cirugía de la Escuela de Medicina del
Hospital St. George (Gran Bretaña)- afirma tras estudiar la enfermedad de Crohn durante 20 años que la Paratuberculosis -una
subespecie del Mycobacterium Avium- está indudablemente asociada a esa patología. Y que ese microorganismo se transmite
fundamentalmente a través de la leche porque la pasteurización no la destruye. En un estudio realizado entre 1990 y 1994 sobre
envases para leche se encontró con que el 7% estaba contaminado con la Paratuberculosis.
Enfermedades coronarias. Numerosos investigadores relacionan algunos componentes de la leche -el colesterol, las grasas, su alto
contenido en calcio, la presencia de xantina oxidasa, etc.- con este tipo de dolencias. En el caso de la enzima bovina xantina oxidasa se
sabe que sólo causa problemas cuando la leche es homogeneizada y que su daño se centra en los vasos sanguíneos. La posible
explicación está en que esta enzima atravesaría intacta las paredes intestinales, se trasladaría a través de la sangre y destruiría el
masmógeno, uno de los componentes de las membranas de las células que forman el tejido cardiaco. Uno de esos investigadores es el
doctor Kurt Oster, jefe del servicio de Cardiología del Hospital Park City en Bridgeport (Estados Unidos). Durante un periodo de casi
cuatro años Oster estudió a 75 pacientes que sufrían angina de pecho y arteriosclerosis. Pues bien, se eliminó la leche de sus dietas y se
les dio ácido fólico y vitamina C -ambas combaten la xantina oxidasa- y en todos los casos el dolor disminuyó. Es más, a ese respecto el
doctor Kurt Esselbacher -miembro de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard- afirma sin tapujos: “La leche
homogenizada, debido al contenido de xantina oxidasa, es una de las mayores causas de enfermedades coronarias en Estados Unidos”.
Hay también estudios realizados en Rusia según los cuales quienes beben tres o más vasos de leche al día tienen 1,7 más
probabilidades de padecer enfermedades isquémicas cardíacas que quienes no la consumen. Igualmente se sabe que el consumo
habitual de productos lácteos aumenta el colesterol malo (LDL) sin afectar al bueno (HDL) por lo que ya en sí mismos constituyen un
factor de riesgo. Y debemos añadir que el consumo de proteínas lácteas parece tener relación directa con la mortalidad coronaria ya
que se ha comprobado que los anticuerpos creados contra la caseína activan el sistema plaquetario estimulando la trombogénesis.
Además se las relaciona con la inflamación de las paredes de las arterias favoreciendo así el proceso arteriosclerótico.
En cuanto al calcio de la leche cabe decir que parece existir relación entre el endurecimiento de las arterias y el excesivo contenido de
este mineral en sangre.
Añadiremos que la leche desnatada se ha asociado con enfermedades coronarias no isquémicas en hombres mayores de 45 años y en
mujeres mayores de 75. Se cree que las proteínas de la leche contribuyen a la formación de la homocisteina. Para muchos la
conjunción de este tipo de leche, la lactosa, el calcio y la homocisteína podría ser responsable de la calcificación de las arterias.
Esclerosis múltiple. Científicos de la Universidad de Michigan (Estados Unidos) están llevando a cabo en la actualidad extensos
estudios acerca de los factores asociados con la esclerosis múltiple y si bien hasta ahora sólo han obtenido conclusiones parciales han
podido establecer relación entre la esclerosis múltiple y un excesivo consumo de leche.
Estreñimiento. La leche es causa conocida de estreñimiento en niños y ancianos. Su eliminación de la dieta y un mayor consumo de
vegetales y fibra suele resolver ese problema. Asimismo, tanto el estreñimiento crónico como las lesiones perianales se han asociado
con una clara intolerancia a la leche de vaca.
Fatiga crónica. Según un estudio realizado con niños en Rochester (Nueva York) en 1991 beber leche aumenta 44,3 veces el riesgo
de padecer esta enfermedad.
Fístulas y fisuras anales. Podría deberse al parecer a la alergia a una proteína de la leche de cabra.
Incontinencia urinaria. Muchos niños que mojan las sábanas ya crecidos dejan de hacerlo en cuanto eliminan de su dieta la leche,
los productos que la contienen y los derivados lácteos.
Intolerancia a la lactosa. Para poder ser utilizada por nuestro organismo este azúcar de la leche debe ser previamente hidrolizado y
eso se consigue gracias a una enzima llamada lactasa que va desapareciendo lentamente cuando comienzan a salirnos los dientes.
Parece que en la raza blanca la lactasa permanece durante más tiempo que en la raza negra. Algo que podría deberse a la relación
existente entre la melanina y la lactasa. Las personas que viven en lugares fríos tendrían por eso la piel más blanca a fin de aprovechar
al máximo las radiaciones solares y sintetizar vitamina D para fijar el calcio.
Se ha observado también que en la mayoría de las personas que no producen lactasa o lo hacen a niveles muy bajos la lactosa no
hidrolizada pasa al intestino donde es atacada por las bacterias y las consecuencias son fermentaciones, meteorismo, cólicos, diarreas,
etc. Todo lo cual provoca la irritación de las paredes del intestino e incluso microheridas con pérdida de sangre. Y si esas pequeñas
hemorragias se producen de forma continuada acaban provocando deficiencias de hierro.
Además la lactosa puede provocar otros trastornos no menos graves ya que es responsable de la asimilación de metales pesados como
el cadmio, el mercurio y el hierro así como de otras sustancias tóxicas.
Linfomas. Un estudio realizado en la Universidad de Bergen (Noruega) durante año y medio con casi 16.000 pacientes observó que
las personas que consumen dos vasos de leche al día presentan un riesgo 3,4 veces mayor de padecer linfomas que los que beben
menos. El mecanismo por el cual eso se produce todavía no está claro a pesar de que se sabe que la leche de vaca puede transmitir el
virus de la leucemia bovina. Este mismo estudio encontró una asociación, aunque débil, entre el consumo de leche y el cáncer de
riñones y de los órganos reproductivos femeninos.
Otro mecanismo por el cual se pueden contraer linfomas es a través de leche contaminada con dioxinas. En un artículo publicado en el
periódico norteamericano The Washington Post se afirmaba que las personas que consumen grandes cantidades de grasa -como carne
y productos lácteos son 10 veces más propensas a contraer cáncer, especialmente de pulmón.
Migraña. Se ha comprobado experimentalmente que cuando se suprime la leche de la dieta de pacientes afectos de migraña se
reducen significativamente sus síntomas.
Oídos, garganta y sinusitis. En 1994 la revista Natural Health publicaba una serie de hallazgos que relacionan a la leche con el
aumento de las infecciones de los oídos y la garganta. Los estudios demostraron que las amígdalas y las adenoides reducían su tamaño
cuando se limitaba el consumo de leche.
Reacciones alérgicas. La alergia a las proteínas de la leche de vaca se ha definido como “cualquier reacción adversa mediada por los
mecanismos inmunológicos a una o más de las proteínas de la leche (caseína, alfa lacto-albúmina, betalactoglobulina)”. Actualmente
muchos estudios médicos reconocen la relación entre la leche y las reacciones alérgicas estableciéndose su prevalencia entre un 2 y un
5% de la población mundial. La reacción alérgica puede ser inmediata -es decir, en menos de 45 minutos- o tardía -presentándose
horas o días más tarde.
Sangrado gastrointestinal. El sangrado gastrointestinal secundario a la intolerancia a las proteínas de la leche de vaca en niños ha
sido adecuadamente documentado. Tan serio es el sangrado que se le coloca como una de las causas más comunes de anemia en niños.
Síndrome de mala absorción. Investigadores de la Universidad de Helsinki (Finlandia) han comprobado la relación entre las
proteínas de la leche y el daño a la mucosa intestinal. Este daño es el responsable del síndrome de mala absorción que se caracteriza
por diarreas crónicas, vómitos y retardo del crecimiento.
Trastornos del sueño. Estudios realizados en la Universidad Free de Bruselas entre los años 1986 y 1988 confirmaron la relación
entre el consumo de leche y los trastornos del sueño en los niños. Éste y otros estudios han hallado relación entre la alergia a la leche y
los problemas para dormir. Todos los síntomas mejoraban cuando se excluía la leche de la dieta y empeoraban cuando era
reintroducida. El tiempo promedio para notar la mejoría era de cinco semanas. La agitación que manifestaban esos niños también
mejoró.

Úlceras pépticas. En el pasado se aconsejaba tomar leche a las personas que padecían problemas estomacales, en especial en caso
de úlceras. En la actualidad esa práctica se desaconseja por considerarse peligrosa y porque se sabe que la leche y sus derivados
agravan todos los síntomas. El alivio temporal que sentían esos pacientes se podía deber simplemente al hecho de que normalmente la
leche se tomaba fría y era la temperatura del líquido lo que hacía mejorar la situación transitoriamente.
Otras reacciones provocadas por la leche
Además de las expuestas existen otras situaciones y dolencias que se relacionan con la ingesta de leche. Por ejemplo la acidosis láctica
severa asociada a la alergia a la leche de vaca, el aumento del riesgo de preeclampsia en mujeres sensibles, la dificultad de aprendizaje
en niños o algunos casos de infertilidad femenina. Por último es importante señalar que las madres que toman leche de vaca durante
el período de la lactancia exponen a sus hijos a los riesgos asociados a este alimento.
Problemas que puede provocar la preparación de la leche y así poder ser consumida tiempo después de ser extraída.
La naturaleza previó que la leche -humana o animal- sirviera para alimentar a las crías directamente, en el momento y sin intervención
mecánica, física o química. Sin embargo, la decisión del ser humano de seguir ingiriendo leche tras el periodo natural de lactancia le
llevó a ordeñar a los animales domésticos y, con el tiempo, a buscar métodos que permitieran conservarla largo tiempo en condiciones
lo más higiénicas y saludables posibles. Búsqueda que desembocó en los sistemas actuales. Hablemos pues de ellos.
La homogeneización. Se trata de un proceso mecánico mediante el cual se reduce el tamaño de las partículas de grasa de la leche
evitando que la crema se concentre en la superficie. Y para que ese tamaño sea homogéneo se dispara el chorro de la leche a presión
contra una plancha de acero a una temperatura de entre 50 y 60º C. Se consigue así una leche más blanca que luego se mantiene
líquida en el envase. El inconveniente es que con ello también se rompen gran parte de las estructuras lipídicas y proteicas por lo que
si esa leche se expone a luz artificial durante varias horas se convierte en una sustancia no apta para el consumo. Además, según
algunos expertos al disminuir en diez veces el tamaño de las partículas de grasa este procedimiento puede incrementar el riesgo de
padecer ataques al corazón en quienes consumen grandes cantidades. La posible explicación está en la enzima bovina xantina-oxidasa
que atravesaría intacta las paredes intestinales y, utilizando la sangre como vehículo, destruiría el masmógeno, un componente de las
membranas celulares del tejido cardiaco.
Pasteurización. Consiste en la aplicación de altas temperaturas durante un tiempo determinado. Con este método se destruye la
mayor parte de los microorganismos que pueden alterar la leche pero no todas las esporas (formas de resistencia de los
microorganismos). A través de la pasteurización se obtiene la “leche fresca del día” -así se comercializa- que se mantiene en
condiciones adecuadas sólo durante 2 o 3 días. Existen dos tipos de pasteurización: la pasteurización alta -que tiene una duración de
15 segundos a una temperatura de 72º C- y la pasteurización baja -que dura 30 minutos a 65º C-. Posteriormente la leche es sometida
a un enfriamiento rápido pero si este último tratamiento no se realiza de forma correcta se corre el riesgo de que germinen las esporas
que hayan sobrevivido al tratamiento térmico. Además con este método se produce la coagulación de las proteínas, se eliminan las
bacterias propias de la leche que servirían posteriormente para la elaboración de quesos y se pierde el 5% de las vitaminas B1 y B6, el
10% de la B12 y el 25% de la vitamina C.
Esterilización. Se trata de un proceso que combina altas temperaturas en un tiempo bastante largo. Así se asegura la ausencia de
gérmenes patógenos y toxinas y el producto se mantiene en buenas condiciones durante más tiempo. Sin embargo con este proceso se
pierden las vitaminas B1, B2, B3, B6, B12, A, C y D así como algunos aminoácidos esenciales.
UHT. Hablamos de leche que ha sido tratada a temperaturas muy altas en un tiempo muy corto. El problema es que las alteraciones
bioquímicas que sufren las proteínas con este tratamiento son muy importantes.
Tipos de leche de vaca
Leche entera. Presenta el mayor contenido en grasa láctea. Su aportación calórica y de colesterol es muy elevada: un vaso de leche
aporta 7,2 gramos de grasa y unas 123 calorías. De ahí que el impacto de esta sustancia sobre el sistema cardiovascular sea muy
significativo.
Leche descremada. Tiene menos calorías que la leche entera. En función de la cantidad de grasa se la llamará desnatada (menos
que 0.18%) o semidesnatada (0.5-2%). Tiene un sabor más suave y su valor nutritivo disminuye.
Leche condensada. Es leche entera a la que se le retira aproximadamente un 60% de su contenido acuoso y se le añade un 40% de
su peso en azúcar impidiendo así en buena medida la proliferación de bacterias aunque cabría cuestionar las consecuencias para la
salud de tan alta cantidad de azúcar.
Leche en polvo. Se consigue calentando la leche líquida hasta que pierde aproximadamente el 60% del agua que contiene. En el
proceso se pierden ente un 25 y un 50% de las vitaminas hidrosolubles (vitamina C y complejo B).
En cuanto a los quesos las materias primas utilizadas pueden ser muy diversas así como los procedimientos de elaboración y las
variedades pero todos tienen un denominador común: necesitan la coagulación de la caseína por medio del cuajo. Y lo que no todos los
vegetarianos saben es que el cuajo se elabora con mucosa desecada de la cuarta cavidad estomacal de los rumiantes y, en ocasiones, del
cerdo. Por lo que, al tomarlo, se está ingiriendo un derivado animal.
Autor: José Ramón Llorente
Fuente: Revista Discovery Salud

Autor:
José Ramón Llorente

de Toñi Publicado en Salud

La historia del hombre de 101 años que corre maratones

 

Fauja Singh

Fauja Singh corrió su primer maratón oficial en el 2000, cuanto tenía 89 años.

 

Empezó a correr cuando la mayoría de personas ya han colgado las botas para siempre.

“Puedo dormir o caminar, pero si me siento, así sea por un instante, moriré”. Esa directriz ha alimentado el espíritu infatigable del maratonista más viejo del mundo, Fauja Singh. Cumplirá 102 años el próximo primero de abril. Cinco semanas antes, el 24 de febrero, se retirará de las competencias, una vez dispute la maratón de Hong Kong.

El tesón juvenil de sus piernas raquíticas lo ha impulsado a la conquista de cinco maratones de Londres, dos de Toronto, y una de Nueva York, además de otras tantas competencias de menor distancia, en los últimos doce años. Su gesta le valió portar la antorcha de los Juegos Olímpicos en 2004 y en 2012.
Fauja es un hombre de tez sahariana, fracturada por la inclemencia de medio siglo de trabajo en el campo.  El turbante que corona su desvaída figura (mide 1.72 m y pesa 53 kg) y la abundante y grisácea barba que puebla su rostro lo dotan de un aire místico, más  propio de domador de serpientes que de un atleta consumado.

Aunque vive en Londres desde 1992, no habla inglés. Nació en el distrito  Jalandhar de Punjab, ubicado entre India y Paquistán, y sólo se expresa en lengua panyabí. Por esa razón, asiste a las entrevistas acompañado de su entrenador personal y traductor, Harminder Singh.

En 2011, el periodista Khushwant Singh lanzó la autobiografía de Fauja. La tituló ‘Turbaned Tornado’ (Tornado con turbante). Sin embargo, Fauja no ha podido leerla: “Ocurre que no soy iletrado”, aseguró en una entrevista concedida a la NDTV, el 7 de julio de aquel año.

Corrió su primera carrera oficial en 1999: una competencia de 20 km de distancia en apoyo a la organización Cancer Research UK. Poco después contactó a su entrenador, Harminder Singh, y emprendió un programa de entrenamiento de diez semanas con el objeto de disputar la Maratón de Londres del 2000. Para entonces, contaba con 89 años de edad.

Cruzó la meta en 6 horas y 54 minutos en su primera maratón oficial, con un sol tenue a cuestas y una temperatura promedio de 11°C (El ganador de aquel año, el portugués Antonio Pinto, completó la distancia en 2 horas y 6 minutos).

‘Running Baba’, como lo han bautizado algunos de sus seguidores, afronta sus disputas con zapatillas Adidas (su patrocinador) marcadas con su nombre. Sin timidez admite que prefiere las zapatillas Puma, porque le parecen más cómodas. Desde 2004, es la imagen de la campaña publicitaria Impossible is Nothing.

Fauja aprendió a caminar cuando tenía cinco años. Es el menor de cuatro hermanos. Sus piernas flacuchas le valieron el sobrenombre de ‘Danda’ (un símbolo de la escritura Devanâgarî que significa ‘palillo’ y se grafica como una línea vertical).

El joven y lábil Fauja de mediados de la década de los treinta, consciente de su pobre desempeño en los menesteres deportivos, se enroló como atleta amateur y transformó su otrora debilidad en una pasión. Empero, abandonó la actividad física en el marco de la partición de India (1947). Desde entonces, se dedicó a la agricultura.

Su vida transcurrió con tranquilidad por cinco décadas. El desasosiego de la muerte lo llevó a retomar sus entrenamientos en 1992, a los 81 años. Su esposa murió ese  año, cuando aún vivían en Jalandhar.  Poco después, su hija mayor falleció producto de complicaciones en el parto, cuando alumbraba a su tercer hijo; y, en agosto de 1994, atestiguó un infortunado accidente de construcción que segó la vida de Kuldip, su quinto hijo.

Fauja se reencontró con su vieja pasión para combatir el aburrimiento. Las carreras constituyeron una vía para emanciparse del dolor y para enfrentar la soledad. “No me detendré hasta morir”, sentenció en 2009, en una entrevista concedida a Laura Potter (‘The Observer’), como si su empeño representase una competencia contra la mismísima Muerte, siempre acechante en la vida de quienes alardean de ser más que octogenarios.

La sonrisa de ‘Superman Sij’

Fauja profesa el sijismo, una religión india con cerca de 25 millones de seguidores en el mundo. Rinden culto a un único dios y practican las enseñanzas de los diez gurús del sijismo, consignadas en el Gurú Granth Sahib -la ‘biblia’ de dicha religión-. En la actualidad, vive con su hijo Sukhjinder Singh (de 53 años) en Ilford, Essex, un pueblo cosmopolita al noreste de Londres. Visita, a diario, el gurdwara del este, un templo de culto sij.

Cuando Fauja se asentó en Londres, se unió a un equipo de atletas sijes, denominado Sikhs in the City, cuya sede se ubica en el este de la capital británica. Se suelen reunir en la intersección entre Roding Lane South y Woodford Bridge Road para entrenar cada domingo.

En 2011 se convirtió en el primer hombre de cien años en terminar una maratón (la Maratón de Toronto celebrada el 16 de octubre de 2011). Cruzó la meta en 8 horas y 25 minutos, por delante de otros cinco competidores. Estaba un poco aquejado de la espalda, con mirada cansada, pero una amplia sonrisa, impropia de un centenario.

En aquella ocasión, los delegados de los Récord Guinness se negaron a reconocer la marca porque Fauja no presentó una copia de su certificado original de nacimiento. La única prueba de su edad se encuentra consignada en su pasaporte.

Salud de hierro

Cuando Fauja concede entrevistas a los medios, suelen cuestionarlo sobre las causas de su salud inquebrantable. En una entrada de blog, de su autoría, publicada en el diario ‘The Independent’, Singh aseguró que seguía un estricto régimen vegetariano “En la religión sij, comemos para vivir, no vivimos para comer. Atribuyo mi longevidad al consumo de alimentos como el chapati (pan indio plano), el dal (legumbres), el sabji (coliflor) y el saag (curry)”.

Todos los días corre alrededor de 16 kilómetros. Su paso es lento y suele terminar las maratones caminando; sin embargo, su récord personal (5 horas y 40 minutos en la Maratón de Toronto de 2003) es objeto de admiración por parte de otros maratonistas. Tal vez por ello lo han apodado como ‘Superman Sij’.

Quienes lo han conocido, lo consideran una fuente de inspiración. “Departí con él en el Maratón de Mumbai en enero. Fue una de las mejores experiencias de mi vida”, asegura Kiranpal Singh, uno de los asistentes al evento. “Es una leyenda viviente”.

“Es un hombre único. Empezó a correr cuando la mayoría de personas ya han colgado las botas para siempre”, asegura su biógrafo.

Fauja anunció su retiro de las maratones a finales de enero de este año. Sin embargo, continuará ejercitándose, por lo menos cuatro horas al día, e inspirando a las masas, aseguró en una entrevista concedida al Times of India.

La última maratón de Fauja inició el pasado 20 de febrero cuando arribó a Hong Kong. Como parte de su itinerario, visitará el Buda, entrenará en Happy Valley y almorzará con el Club de Hockey Khalsa Naujawan Sahib. Se ha mostrado muy triste por su retiro.

Si desean seguir las peripecias del maratonista más viejo del mundo,  visiten su página en Facebook, que ya cuenta con más de 50.000 seguidores.

ÉDGAR LEONARDO MEDINA
Redactor EL TIEMPO

http://www.eltiempo.com/gente/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-12605313.html

de Toñi Publicado en Salud

30 Días comiendo McDonald´s : Documental Super engordame, la epidemia de la comida rapida


Super size me, conocida en Hispanoamérica como Súper engórdame, es un documental del 2004, escrito, producido, dirigido y protagonizado por Morgan Spurlock, un cineasta independiente estadounidense. La película muestra la evolución de Spurlock durante 30 días (febrero de 2003), durante los cuales subsiste en su totalidad con la alimentación y la compra de artículos exclusivamente de McDonald’s. 


El espectador puede comprobar los efectos que tiene este estilo de vida en la salud física y psicológica. En el film también se explora la influencia de las industrias de la comida rápida, incluyendo la forma en que se alimenta a la mala nutrición para su propio beneficio. Durante el rodaje, Spurlock comía en los restaurantes McDonald’s tres veces al día, llegando a consumir un promedio de 5.000 kcal diarias (el equivalente de 9,26 Big Macs).


Antes del inicio de este experimento, Spurlock tomaba una dieta variada. Era sano y delgado, y medía 188 cm de altura con un peso de 84,1 kg. Después de treinta días, obtuvo una ganancia de 11,1 kg, un 13% de aumento de masa corporal aumentando su índice de masa corporal desde 23,2 (dentro del rango «sano» 19-25) a 26 («sobrepeso»). También experimentó cambios de humor, disfunción sexual y daño al hígado. Spurlock necesitó cinco meses para perder el peso que había ganado.

El factor que impulsó a Spurlock para hacer la investigación fue la creciente propagación de la obesidad en todo EE.UU., que el Cirujano General declaró como «epidemia», y la correspondiente demanda judicial contra McDonald’s en nombre de dos niñas con sobrepeso, que se alegó que se convirtieron en obesas como resultado de comer alimentos de McDonald’s. Spurlock señala que aunque el juicio contra McDonald’s falló, gran parte de la misma crítica contra las compañías de tabaco se aplica a las franquicias de comida rápida. Aunque se podría argumentar que la comida rápida, aunque es psicológicamente adictiva,1 2 no es tan adictiva como la nicotina.

El documental fue nominado para un Premio de la Academia de la categoría del mejor documental largo.

http://www.mentesanatv.com/2013/08/30-dias-comiendo-mcdonalds-documental.html#.UgFrDm2_7Dc

de Toñi Publicado en Salud

10 razones por las que deberías beber agua de limón caliente por la mañana

En vez de tomar una taza de café, ¿por qué no sustituir con una taza de agua de limón caliente? Abajo están los buenos factores a considerar.

1. Refuerza tu sistema inmunológico: Los limones son ricos en vitamina C, que es ideal para combatir los resfriados. Son ricos en potasio, que estimula las funciones cerebrales y nerviosas. El potasio también ayuda a controlar la presión arterial.

2. Equilibra el pH: Beber agua de limón todos los días te reduce la acidez total de tu cuerpo. El limón es uno de los alimentos más alcalinos. Sí, el limón tiene ácido cítrico pero no crea acidez en el cuerpo una vez metabolizado.

3. Ayuda a bajar de peso: Los limones son ricos en fibra pectina, que ayuda a luchar contra el hambre y antojos. También se ha demostrado que las personas que mantienen una dieta más alcalina pierden peso más rápido.

4. Ayuda a la digestión: El jugo de limón ayuda a eliminar los materiales no deseados. Alienta al hígado a producir bilis, que es un ácido que se requiere para la digestión. Digestión eficiente reduce la acidez estomacal y estreñimiento.

5. Es un diurético: Limones aumentan la tasa de la micción en el cuerpo, lo que ayuda a purificarlo. Las toxinas son, por lo tanto, liberadas a una velocidad más rápida ayudando a mantener la salud del tracto urinario.

6. Limpia la piel: El componente de la vitamina C ayuda a disminuir las arrugas y manchas. Agua con limón elimina las toxinas de la sangre y ayuda a mantener la piel clara también. En realidad, puede ser aplicado directamente en las cicatrices para ayudar a reducir su aspecto.

7. Refresca el aliento: No sólo esto, sino que puede ayudar a aliviar el dolor dental y la gingivitis. El ácido cítrico puede erosionar el esmalte de los dientes, por lo que debe controlarse muy bien esto.

8. Alivia los problemas respiratorios: agua de limón caliente ayuda a deshacerse de las infecciones de pecho y detener la molesta tos. Se cree que es útil para las personas con asma y las alergias también.

9. Te mantiene en Zen: La vitamina C es una de las primeras cosas agotadas cuando sometes su mente y cuerpo al estrés. Como se mencionó anteriormente, los limones están llenos de vitamina C.

10. Ayuda a dejar el hábito del café: Después de tomar un vaso de agua de limón caliente, la mayoría de las personas sugieren que tienen menor deseo para el café de la mañana.

¿Por qué tiene que ser agua tibia, no fría? El agua fría probable proporciona un factor de choque o estrés en el cuerpo. Se necesita energía para tu cuerpo para procesar el agua fría.

La receta es muy simple – una taza de agua tibia (no caliente) y el jugo de medio limón.

http://periodismoalternativoblog.wordpress.com/2013/08/01/10-razones-por-las-que-deberias-beber-agua-de-limon-caliente-por-la-manana/

de Toñi Publicado en Salud Etiquetado

Cuidado con el ibuprofeno: los perniciosos efectos de los analgésicos para la salud

Una colaboración de Jose Luis

El consumo de analgésicos en los países industrializados continúa con una tendencia ascendente y “excesiva”, como ya han alertado varios informes de la ONU en los últimos años. Ya sea para combatir el dolor de cabeza, los tirones musculares, laartritis o los dolores menstruales, los calmantes se han convertido en fármacos imprescindibles en nuestro día a día. Hasta ahora, los estudios clínicos habían concluido que su consumo excesivo aumenta los riesgos de sufrir enfermedades cardiovasculares, pero como suelen indicar los prospectos, lo hacen en un porcentaje totalmente insignificante. Sin embargo, la última investigación ha elevado a un tercio las posibilidades de sufrir problemas cardiacos si se consumen analgésicos con frecuencia.

El estudio, financiado por el Consejo de Investigación Médica del Reino Unido y publicado en el último número de la prestigiosa revista The Lancet, se desarrolló durante más de cinco años e incluyó en su análisis más de 600 ensayos clínicos y los historiales médicos de unos 350.000 pacientes con dolores crónicos. Aunque el riesgo absoluto de sufrir una enfermedad cardiovascular por el consumo de este tipo de fármacos sigue siendo bajo, los autores de la investigación alertan sobre la necesidad de reducir su prescripción a casos en los que solo sean absolutamente necesarios y recomiendan buscar tratamientos alternativos cuando sea posible. Especialmente, si existen antecedentes familiares o si el paciente presenta otros factores de riesgo, como la presión arterial alta o colesterol elevado.Las posibilidades de sufrir un ataque al corazón se elevan hasta el tres por mil

“No existen demasiados tratamientos alternativos para el dolor crónico, pero los analgésicos tampoco tienen los efectos esperados en todos los pacientes. Si estos fármacos realmente mejoran nuestra calidad de vida, entonces merece la pena correr los riesgos, pero cuando apenas nos hacen efecto no vale la pena tomarlos”, explica Marie Griffin, una de las autoras del estudio y profesora de medicina preventiva de la Universidad de Vanderbilt.

Se estrecha el cerco a este tipo de fármacos

La última investigación científica sobre los riesgos cardiovasculares derivados del consumo excesivo de analgésicos se había publicado diez años atrás. Al igual que en esta última, sus resultados elevaron los riesgos mucho más de lo que se pensaba hasta el momento. Como consecuencia de aquella investigación los laboratorios Merck retiraron del mercado el ansiolítico de última generación Vioxx, en septiembre de 2004. Asimismo, Pfizer hizo lo propio un año después en algunos países con su fármaco Bextra.Si existen antecedentes familiares o si el paciente presenta otros factores de riesgo cardiaco debe evitarse su consumo

Desde entonces, la comunidad médica ha asumido los riesgos asociados a estos medicamentos, que se reducen prácticamente a los grandes consumidores. Sin embargo, las estadísticas de ataques cardiacos y de mortalidad relacionadas con su consumo no son tan bajas como se pensaba, aunque no se ha descartado que estén provocados por la suma de otros factores de riesgo además de estos fármacos. Según esta última investigación, se producen tres ataques cardiacos por cada mil consumidores, de los cuales uno de ellos es mortal.

La cantidad es crucial a la hora de reducir los riesgos, por lo que varias marcas comerciales no tienen aprobadas las dosis superiores a 400 o 600 miligramos. Y es que, según las conclusiones del estudio, el consumo de dosis superiores a los 2.400 miligramos diarios de ibuprofeno duplicaría los riesgos de sufrir un ataque al corazón. Por otra parte, se relatan otros riesgos, como la presión arterial alta y los posibles daños al hígado o a los riñones, aunque sin ofrecer demasiados datos sobre estos últimos.

Consejos para los consumidores habituales

La investigación también da cuenta de una serie de analgésicos sin riesgos e incluso beneficiosos para el corazón. Este último sería el caso, por ejemplo, del naproxeno. Para elegir de la manera más adecuada posible los analgésicos, los expertos ofrecen dos consejos claves a tener en cuenta por los consumidores. El primero es que las personas con dolores crónicos, que no puedan dejar de tomar calmantes, reduzcan la dosis a lo máximo posible así como la duración del tratamiento.

El segundo consejo es que, en caso de contar otros factores de riesgo asociados a las enfermedades cardiovasculares (fumar, presión arterial alta o colesterol elevado) se pida una evaluación médica para determinar los riesgos del consumo de este tipo de fármacos en base al historial clínico personal y familiar

http://maestroviejo.wordpress.com/2013/07/17/cuidado-con-el-ibuprofeno-los-perniciosos-efectos-de-los-analgesicos-para-la-salud/

de Toñi Publicado en Salud

Carne de supermercados está cubierta de Bacteria Resistente a Antibióticos

 Una colaboración de Jose López

meaty

La resistencia a los antibióticos se ha vuelto un problema enorme, y uno que continuará creciendo gracias a su uso excesivo. Más preocupante aún es que las “súperbacterias” que se han vuelto resistentes a  tratamientos antibióticos ahora se encuentran en nuestros alimentos.  Estas son el resultado del uso irresponsable de medicamentos en granjas de cría de animales, en las cuales los productores con frecuencia dan dosis muy altas de antibióticos a los animales bajo poca supervisión.

En un estudio reciente de la FDA (Food and Drug Administration) de Estados Unidos analizó todos los tipos de carne que se venden en los grandes supermercados y sus resultados fueron escandalosos. En el 2011 el 81% de la carne molida de pavo, el 69% de las chuletas de cerdo, el 55% de la carne de molida de res y el 39% de las alitas, pechuga y muslos de pollo contenían bacteria resistente a antibióticos; bacterias como la salmonela y el campylobacter (que se encontraron en el 29% del pollo crudo) causan diarrea y pueden tener consecuencias más serias cómo artritis y paralisis.

Minced_meat_2469817b

La FDA también determinó que el 89% de la carne que se vende en supermercados tiene bacterias, tanto normales como “súper resistentes”. El problema con el sobre uso de antibióticos se ve reflejado en humanos ya que no respondemos a los tratamientos, al grado que ahora una infección estomacal causada por bacteria puede tener consecuencias mucho más series que una simple diarrea —complicaciones serias y hasta muertes se han vuelto mucho más comunes. Estas bacterias afectan a los más vulnerables cómo niños, mujeres embarazadas y adultos mayores.

Para evitar estas “súper bacterias” la respuesta es comer solo carne orgánica o criada sin antibióticos y cocerla muy bien al cocinar. Claro que la respuesta más prudente sería que las grandes productoras de carne dejaran de abusar de antibióticos, pero para que lo hagan debemos mostrar nuestra inconformidad con sus métodos de crianza. Si dejamos de consumir carne contaminada con bacterias, se verán obligados a cambiar la manera en la que tratan a los animales y los alimentos que nos deberían nutrir y no enfermar.

http://maestroviejo.wordpress.com/2013/07/19/carne-de-supermercados-esta-cubierta-de-bacteria-resistente-a-antibioticos/

de Toñi Publicado en Salud Etiquetado

El trigo, ese “veneno cotidiano” que arruina nuestra salud


Hace unos años, el prestigioso cardiólogo norteamericano William Davis comenzó a sospechar de los perjuicios para la salud que provocaba el consumo de trigo y sus derivados. Entonces, comenzó a recomendar a aquellos pacientes que no notaban mejorías tras someterse a sus respectivos tratamientos farmacológicos, que suprimiesen este alimento de sus dietas. Los resultados obtenidos sorprendieron al propio Davis: “El 70% de los pacientes experimentaron unos beneficios que ni yo mismo me imaginaba, más allá de una considerable pérdida de peso. En tan solo tres meses sus niveles de azúcar en sangre se redujeron notablemente, incluyendo muchos casos de diabéticos o prediabéticos que dejaron de serlo. Asimismo resultó que aliviaron otras de sus dolencias, como la artritis, la soriasis, la sinusitis crónica o la irritación intestinal”, asegura el cardiólogo.
Tras analizar con sus colegas las historias clínicas de los cientos de pacientes sometidos a este simple tratamiento dietético, Davis publicó un polémico ensayo, titulado Wheat Belly: Lose the Wheat, Lose the Weight, and Find your Path Back to Health (Rodale), en el que apoya sus conclusiones con una serie de estudios sobre los negativos efectos del trigo genéticamente modificado, en la salud de los humanos. La publicación ha levando una fuerte expectación entre el público, teniendo en cuenta de que se trata de un ensayo científico, y solo dos semanas después de su salida a la venta Wheat Belly se coló en la lista los libros más vendidos que elabora el diario New York Times.
Las rotundas tesis de Davis, en las que se relata mediante casos particulares los perniciosos efectos para la salud del consumo “del  trigo moderno”, han obligado a los lobistas de la industria alimentaria a mover ficha. La Grain Food Fundation ha lanzado una campaña para desacreditar los argumentos del cardiólogo norteamericano, mientras que este les ha devuelto la pelota retándolos a un debate televisivo, aunque todavía no ha obtenido ninguna respuesta al respecto.

El cardiólogo norteamericano William Davis, autor del polémico ensayo ‘Wheat Belly’.
Para estar sano hay que comer sano
En Wheat Belly Davis establece una relación directa entre el aumento del número de diabéticos y el consumo de cereales sometidos a modificaciones genéticas: “Dos rebanadas de pan integral aumentan más los niveles de azúcar en sangre que dos pasteles debido al alto índice glucémico del trigo que se cultiva hoy en día. De este modo, estamos desarrollando una peligrosa resistencia a la insulina y, por ende, la diabetes está adquiriendo características de pandemia”. Según los cálculos de la OMS y otros organismos oficiales, en las próximas décadas el número de diabéticos rozará los 350 millones de personas en todo el mundo.El consumo de trigo nos hace desarrollar una peligrosa resistencia a la insulina
Una de las mayores satisfacciones de las que hace gala Davis desde la implantación de este tratamiento estrella en su consulta de cardiología es que “los únicos ataques al corazón que veo ahora los sufren pacientes nuevos que no conocían la dieta”. Así, asegura que todas las personas con problemas cardíacos a las que trata “han dejado de sufrir ataques”, después de eliminar el trigo de sus dietas, limitar el consumo de carbohidratos, aumentar la ingesta de vitamina D y compaginar con suplementos de yodo.
El extenso recorrido de Davis por las historias clínicas de sus pacientes intenta demostrar que no hay mal que se resista a su tratamiento. “Sobre todo, las patologías modernas más en boga, como la diabetes o el colesterol”, añade. Una cura milagrosa para casi todo tipo de enfermedades que hace desconfiar a buena parte de la comunidad médica. Sus reacciones han sido de recelo al señalar la falta de evidencias científicas en el libro. Unas acusaciones a las que Davis ha respondido exponiendo su propio caso. “Mis niveles de colesterol en sangre antes de dejar de consumir trigo eran bajos (27 mg/dl), los triglicéridos eran muy altos (350 mg/dl), los niveles de azúcar en sangre rozaban la franja de la diabetes (161 mg/dl) y mi presión arterial era también alta. Todo esto, unido a mi sobrepeso, con una gran acumulación de grasa alrededor de la cintura. Sin embargo, cuando dejé de comer trigo experimenté una rápida reducción de peso, los valores de colesterol se elevaron a 63 mg/dl, los triglicéridos se redujeron a 50 mg/dl, el azúcar en sangre se estabilizó en 84 mg/dl y la presión arterial se situó en una franja normal. Todo ello sin tomar ni un solo fármaco. En otras palabras, todo cambió para bien”.
“El agronegocio arruina nuestra salud”
La cruzada en solitario de Davis contra este alimento hace hincapié en que “el auge de patologías comunes anteriormente estabilizadas se debe al consumo de trigo”, al que se refiere a lo largo de su libro como el “veneno perfecto”. Para el cardiólogo, el valor nutricional de los cereales siempre estuvo sobredimensionado, pero fue a raíz de los avances genéticos iniciados en la década de los 60 cuando “se convirtieron en perjudiciales para la salud”. Según defiende este, ahora contienen una nueva proteína llamada gliadina que actúa como un opiáceo. Esta estimularía el apetito, dice, hasta el punto de que “nos hace consumir una media diaria de 440 calorías, por lo que si sumas esta cantidad a los 365 días que tiene un año, el sobrepeso será inevitable”.
Los diabéticos que eliminaron el maíz de su dieta superaron la enfermedad en tan solo tres meses
Pese a sus convicciones, el cardiólogo se muestra pesimista sobre la posibilidad de establecer algún tipo de limitación a la producción industrial del grano. “Económicamente no sería factible porque el trigo tradicional produce menos kilos por hectárea que el transgénico”. Sin embargo, apela a la concienciación de los consumidores para reducir su consumo. Para animar a dar este paso, Davis sugiere comer “alimentos de verdad”, como frutas, carnes, pescados y verduras. Es decir, “los menos susceptibles a sufrir modificaciones genéticas para engordar el agronegocio”, pues dice que el 90% del trigo ya es transgénico y que en pocos años supondrá el 100% de las cosechas.
En Wheat Belly, el médico no deja títere con cabeza al criticar también las lógicas que mueven a los nutricionistas y a los defensores de los alimentos ecológicos. “Todo lo que se propone es reemplazar la comida basura por otra menos mala. Esto es como si fumo cigarrillos sin filtro y me paso a otros que sí los tengan porque se consume menos nicotina. Un error porque no dejamos de hacer daño a nuestra salud, simplemente aminoramos parcialmente sus efectos. Lo que yo propongo es modificar radicalmente los hábitos alimenticios dejando de comer este tipo de productos y ya veremos cómo en un corto periodo de tiempo nuestra salud experimenta un beneficioso cambio”.http://tiemposdeluzyverdad.foroactivo.com/t609-el-trigo-ese-veneno-cotidiano-que-arruina-nuestra-salud#921

de Toñi Publicado en Salud

¿Qué significa los números en las etiquetas de la frutas? ¡Es mejor que los conozca!

PLUcode

Las etiquetas para fruta suelen mostrar un número PLU. Este número identifica la variedad del producto y, normalmente, el tamaño, lo que a su vez permite una diferenciación de precios en productos y variedades en la caja registradora del comercio minorista.

• Los números PLU también pueden indicar que los productos son orgánicos o modificados genéticamente.

• La mayoría de números PLU están basados en un sistema internacional de numeración de acuerdo con la Federación Internacional de Estándares de Productos (IFPS, por sus siglas en inglés). La IFPS es una coalición de asociaciones de fabricantes mundiales cuyo objetivo es armonizar los estándares internacionales (consulte www.plucodes.com).

• Dentro del sistema IFPS existe la posibilidad de incluir números “asignados a minoristas” que pueden usarse para variedades más pequeñas y de menor volumen.

• Algunos minoristas disponen de sus propias series de números PLU, independientes con relación a los sistemas IFPS.

El código PLU (Price Look Up) es aplicado a la fruta, verdura, hierbas y frutos secos, pero en general, este autoadhesivo sólo lo vemos en la fruta. Consta de 4 o 5 dígitos, los cuales:

– si son 4 dígitos, quiere decir que la fruta ha sido criada convencionalmente, con pesticidas y fertilizantes químicos

– si son 5 dígitos, empezados por un #8, quiere decir que es genéticamente modificada, además de ser criada convencionalmente

– si son 5 dígitos, empezados por un #9, quiere decir que es criada de manera orgánica según los estándares internacionales. No son muy estrictos, pero de cualquier manera es preferible a lo convencional o GMO

gmo-code

http://www.canasanta.com/2013/06/17/que-significa-los-numeros-en-las-etiquetas-de-la-frutas-es-mejor-que-los-conozca/

de Toñi Publicado en Salud

Comemos veneno: “El cáncer, la infertilidad y la diabetes son por la comida”

Comemos veneno: "El cáncer, la infertilidad y la diabetes son por la comida"

Marie-Monique Robin, autora de ‘Las cosechas del futuro’ (Península).

“El aumento de enfermedades crónicas como la obesidad, la diabetes y el cáncer está directamente relacionado con los alimentos que comemos. Las hormonas sintéticas presentes en los fertilizantes y pesticidas que entran en contacto con la comida son muy peligrosas para la salud y no suelen detectarse en los análisis toxicológicos, por lo que se invalida el principio de que la ‘dosis hace el veneno’”. Con esta advertencia a modo de carta de presentación, la galardonada documentalista y periodista Marie-Monique Robin nos introduce en el mundo de la agroindustria, su campo de investigación desde hace más de una década, y sobre el que versa su último ensayo: Las cosechas del futuro. Cómo la agroecología puede alimentar al mundo (Península).

Una obra fruto del análisis comparativo de diversos sistemas de producción alimentaria que, en sintonía con otras anteriores como Nuestro veneno cotidiano y El mundo según Monsanto, cuestiona el mito de que la bajada del precio de los alimentos o de que el fin del hambre en el mundo solo son posibles mediante la producción industrial de alimentos. La principal novedad que aporta la autora gala con este último libro es que existe una alternativa demostrable, “más sobresaliente de lo que creía antes de iniciar la investigación”, y que se llama agroecología.El cáncer de cerebro y la leucemia están creciendo a un ritmo anual del uno al tres por ciento entre los niños, según la OMS

La transición de la agroindustria a la agroecología todavía es posible, explica Robin, pero aun existiendo la voluntad política necesaria para propiciar los cambios legislativos que la permitan, “llevará muchos años descontaminar las tierras y las aguas subterráneas hasta poder producir alimentos sanos”. Es por ello que urge, en primer lugar, limitar el uso de pesticidas y transgénicos. “España es el país más permisivo de la UE con el cultivo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) y la comercialización de otras sustancias tóxicas, como el bisfenol A que en otros lugares como Francia está prohibido”.

Una permisividad, alerta la autora gala, con unas consecuencias más que visibles: “Las parejas españolas son las que más problemas tienen de infertilidad en toda Europa, al afectar a una de cada cuatro”. Al mismo tiempo, los cánceres de cerebro y la leucemia están creciendo a un ritmo anual del uno al tres por ciento entre los niños, según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ponen también de relieve el auge del origen fetal de las enfermedades en la edad adulta (presuntamente por el tipo de alimentación de la gestante). “La propia Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ya se está dando cuenta de estas consecuencias y reconociendo las deficiencias del principio toxicológico de que ‘la dosis hace el veneno’ debido a las indetectables hormonas sintéticas, como demuestra la mayoría de literatura científica sobre esta cuestión”, apunta Robin.

El cenit del petróleo lo será también de la comida barata

Tradicionalmente se ha relacionado el bajo coste de los alimentos con los monocultivos, el uso de pesticidas y fertilizantes para reducir las plagas, así como otras técnicas modernas de producción a gran escala. Sin embargo, Robin afirma que “los precios de los alimentos que compramos en el supermercado son completamente falsos porque no incluyen los costes directos ni los indirectos”.

Los gastos derivados del tratamiento de las aguas contaminadas, del pago de las tasas por los gases de efecto invernadero, de las subvenciones (para el gasóleo, para exportar o directamente de la Política Agraria Común de la UE), así como de los sistemas públicos de salud, por el aumento de enfermos crónicos, son algunos de los costes asociados a la agroindustria que no se incluyen el precio de origen. “Si sumamos todos estos costes a los productos en origen, su precio subiría y serían más caros que los ecológicos”. Además, añade Robin, más de la mitad del precio está engordado por los intermediarios y finalistas.Tendrán que pasar muchos años para descontaminar las tierras y las aguas subterráneas hasta poder producir alimentos sanos

Una realidad de la que no estamos muy lejos, según la autora gala, para quien antes o después tendrá que dispararse el precio de la comida, ya sea por el fin de las subvenciones (como se prevé con la PAC), por la creciente especulación bursátil con las materias primas en los mercados de futuro, o por el no menos inminente encarecimiento de los combustibles fósiles como el petróleo y el gas, debido a su cenit.

Los productos químicos utilizados en la agroindustria se elaboran a partir de petróleo y gas, por lo que un aumento en el precio de estos recursos, junto a la escasez de agua, pondría a la agroindustria en la encrucijada. “Esta es la gran debilidad de las industrias alimentarias. Se sustentan sobre un modelo que depende de los combustibles fósiles, y está claro que el precio de éstos será cada vez mayor, por lo que el de los alimentos será parejo. No tiene sentido que la alimentación en el mundo dependa de la producción de petróleo en una región tan convulsa como es Oriente Medio”, lamenta Robin.

Alimentos saludables en un mundo sostenible

Las perniciosas consecuencias para la salud y el medio ambiente de la agricultura industrial, así como la crónica de una muerte anunciada que Robin comenzó a describir antes incluso de que se produjesen las primeras crisis alimentarias en Latinoamérica (relacionadas con los biocarburantes) han llevado a la francesa a recorrerse el mundo en busca de alternativas ecológicas. Después de estudiar diferentes técnicas agroecológicas pudo comprobar que su rendimiento puede ser mayor que con técnicas propias de la agroindustria.La gran debilidad de la agroindustria es que se sustenta sobre un modelo dependiente de los combustibles fósiles

“Muchas veces, cuando hablamos de agroecología pensamos que se trata de volver a las técnicas empleadas por nuestros abuelos. No es así, se trata de prácticas mucho más complejas que dependerán de la zona geográfica donde se desarrollen, del tipo de cultivo o del tipo de tierra”, explica la autora. Sin embargo, Robin sí pudo comprobar que todos ellos coincidían en un principio básico: la complementariedad. “Se trata de un principio común mediante el que se busca complementar la biodiversidad del medio, mediante rotación de cultivos o interfiriendo en los ciclos biológicos de los insectos, para prevenir plagas y aumentar la producción”.

La demanda de productos ecológicos por parte de los consumidores ha aumentado proporcionalmente al deterioro de la cadena alimentaria, “pero la oferta todavía no llega para abastecerlos a todos”, apunta Robin. Para hacerla extensiva a todo el mundo no llega con la concienciación del consumidor, que al fin y al cabo es el que más poder detenta con sus decisiones de compra, sino que se necesitan medidas políticas concretas.

Entre las propuestas más urgentes para facilitar el cambio, la periodista cita “la prohibición de la especulación con alimentos, el fomento de la soberanía alimentaria mediante una férrea protección de los mercados y agricultores locales, y el acortamiento de las cadenas de distribución buscando conexiones directas entre consumidores y productores”. Solo mediante la eliminación de los intermediarios y finalistas, explica la francesa, el precio de los alimentos orgánicos se reduciría hasta en un 90%”.

Las bases para posibilitar un cambio de modelo están puestas “desde hace muchos años”, pero de no iniciarse una pronta transición, advierte Robin, “no podremos anticiparnos a las crisis alimentarias que resurgirán en cualquier momento”.

http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2013/06/11/comemos-veneno-el-cancer-la-infertilidad-y-la-diabetes-son-por-la-comida-122753/

de Toñi Publicado en Salud

Cinco males provocados por los refrescos

El consumo de refrescos nο solo está relacionado con el aumento de peso y la obesidad. También puede incrementar el riesgo de que uno sufra múltiples enfermedades, según sugieren varios estudios científicos. Aquí algunas razones por las que reducir su ingesta puede ser un gran acierto.
Infarto cerebral
El consumir una gaseosa diariamente puede traer serias complicaciones, entre ellas el sufrir de un accidente cerebrovascular. Según un estudio publicado en la revista American Journal οf Clinical Nutrition, las mujeres que toman frecuentemente esta bebida tienen un 83% más posibilidades de presentar este cuadro que las que las evitan.
Depresión
El consumo de gaseosas dietéticas también puede acarrear diferentes problemas. Una investigación desarrollada por el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos encontró que quienes consumen este tipo de bebidas tienen un 31% más de posibilidades de sufrir depresión que quienes las evitan.
Problemas dentales
Al conteneer ácido fosfórico, además de grandes cantidades de azúcar, el ingerir esta bebida puede conducir al desgaste dental, según indica un estudio publicado en el “British Dental Journal”.
Ataque al corazón 
Por otro lado, la ingesta diaria de estas bebidas hace que sea un 40% más probable que sufras un ataque al corazón, según señala una investigación publicada en la revista de la Asociación Americana del Corazón. Asimismo, quienes la consumen tienen más posibilidades de sufrir de presión alta.
Diabetes
Cada 330 ml de gaseosa contienen entre seis y diez cucharaditas de azúcar. Por eso nο extraña que el ingerirla aumente las posibilidades de sufrir diabetes tipo 2, según confirma un estudio recientemente publicado por la revista “Diabetología”.
http://loscompa.tv/2013/05/21/cinco-males-provocados-por-los-refrescos/

de Toñi Publicado en Salud

Propiedades anti-bacterianas del Ajo y cómo hacer un ungüento para Infecciones.

El ajo crudo tiene propiedades antisépticas, fungicidas, bactericidas y depurativas. Las excelentes cualidades diuréticas son también ampliamente conocidas. Por todo esto, el ajo se ha utilizado desde la antiguedad para tratar diversas afecciones. Las propiedades beneficiosas del ajo son tales que incluso se ha llegado a hablar de propiedades anticancerígenas en muchos estudios recientes.
También son conocidas sus propiedades antibacterianas ya que ayuda a combatir un gran número de bacterias, virus y hongos. Esta acción antibacteriana del ajo es debida a la alicina. La alicina, además de incrementar las defensas del organismo, también es útil para preservar la inocuidad de otros alimentos o de comidas específicas.

Cómo usarlo para infecciones.

Frotado en la piel, transfiere el aceite de ajo crudo directamente en el torrente sanguíneo. El ajo crudo es un antibiótico natural que no lleva la mala flora que un antibiótico ordinario puede alojar en los intestinos.

– Aplicar en los pies y poner calcetines (usar viejos).
– Frota el pecho para resfriados, neumonía o frotar en las fosas nasales para las infecciones sinusales.
– Poner en un isopo de algodón para las infecciones del oído.
– Aplicar directamente sobre las aftas en la boca.
– Frotar en el pie de atleta o el área genital por la tiña inguinal.
– Insertar en el área afectada por hongos u otras infecciones relacionadas.
– Aplicar sobre erupciones en cualquier lugar.
– Este aceite de ajo mata la Candida, parásitos, malas bacterias y virus mediante la aplicación directa.

Además, trata infecciones sistémicas por absorción a través de la piel en el suministro de sangre y viaja por todo el cuerpo. Este remedio natural realmente funciona, sólo tienes que aceptar las condiciones de su olor. Trata de usar ropa exclusivamente para este tratamiento y no la combines con otra al lavarla. Después de dos semanas, hacer un nuevo lote de este ungüento.

Cómo hacer un Ungüento con Ajo para infecciones.

– 3 cucharadas aceite de coco virgen
– 3 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
– 3 cucharadas de ajo fresco, picado

Si el aceite de coco no es líquido, se tiene que calentar (a baño maría) hasta que se derrita. A continuación, agregarás tres cucharadas de aceite de oliva y mezclar juntos. Luego agregua tres cucharadas de ajo picado fresco. Puedes moler el ajo en la licuadora con un poco de la mezcla de los aceites, añadir el resto del aceite y mezcla a alta velocidad durante dos minutos. Otra sugerencia es usar un molinillo de café. Vierte la mezcla por un tamiz para eliminar trozos de ajo que la licuadora puede haber pasado por alto. Vierte la mezcla en un frasco de boca ancha y etiquetarlo “Ungüento de ajo” Meter en el refrigerador.

Recién hecho, la mezcla es de un color lechoso. Luego se convierte en una pasta suave y espesa después de una hora. Después de estar en el refrigerador durante varias horas, se pone un poco denso, como un bálsamo fácil de untar.

No te preocupes si tu preparado se derrite. Los aceites no están densos cuando se calientan. Puedes usarlo como aceite o puedes ponerlo de nuevo en el refrigerador y enfriar de nuevo.

http://maestroviejo.wordpress.com/2013/05/17/propiedades-anti-bacterianas-del-ajo-y-como-hacer-un-unguento-para-infecciones/

de Toñi Publicado en Salud Etiquetado

La diabetes está relacionada con la ingestión de pesticidas a través de la comida

Un estudio realizado en la Universidad de Granada ha revelado que existe una clara relación entre la exposición a pesticidas (Compuestos Orgánicos Persistentes, COPs), que ingerimos a través de los alimentos, el aire o el agua, y la prevalencia de diabetes tipo 2 en personas adultas, independientemente de su sexo, edad o masa corporal. 

científicos de Granada

© UGR
En la foto, de izquierda a derecha, parte del equipo investigador en el laboratorio de la UGR: Juan Pedro Arrebola, Francisco Artacho y María Fernández.

Estas sustancias tienden a acumularse en la grasa del cuerpo humano, y podrían ser una de las causas por las cuales las personas obesas tienen más posibilidades de desarrollar diabetes porque, al tener más cantidad de grasa, acumulan una mayor cantidad de COPs.

En un artículo publicado en el último número de la revista Environmental Research, los científicos han demostrado que las personas con mayores concentraciones del compuesto DDE, principal metabolito del plaguicida DDT, tienen cuatro veces más riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, con respecto a las que presentan niveles más bajos.Además, otro de los pesticidas que se hallaron en el tejido adiposo de los participantes en el estudio, β-HCH (beta-hexaclorociclohexano), presente en las formulaciones del plaguicida Lindano, también está relacionado con el aumento de riesgo de la enfermedad.

Para llevar a cabo esta investigación, los científicos analizaron un grupo seleccionado de COPs en el tejido adiposo de 386 personas adultas que acudieron a los hospitales San Cecilio de Granada y Santa Ana de Motril.

Arrebola advierte de que el mecanismo de acción por el que los COPs aumentarían el riesgo de padecer diabetes “no se conoce aún, aunque algunos investigadores han sugerido que estos compuestos podrían provocar una respuesta inmune tras su unión a los receptores de estrógenos en tejidos relacionados con metabolismo de los azúcares”.

UGR
Tendencias 21

Sott.net: Los pesticidas y los plásticos imitan las hormonas estrogénicas no solo en los hombres y en las mujeres, si no que también en los niños. Esto acoplado a la gran cantidad de azúcares (hidratos de carbono) que consume hoy en día nuestra “civilización” moderna ha contribuido a la epidemia de obesidad y enfermedades crónicas que abundan en este mundo. No es de extrañar entonces que las niñas tengan su primera menstruación antes de los 10 años o que más hombres tengan que recurrir a la cirugía plástica para reducción de mamas. Para más información vea Alimentación moderna vs. alimentación sana, fuentes de toxicidad, el rol de las reacciones inflamatorias y las sensibilidades alimentarias en las enfermedades crónicas, modernas o idiopáticas

http://alternativa11.blogspot.com.es/2013/04/la-diabetes-esta-relacionada-con-la.html

de Toñi Publicado en Salud