Somos víctimas de nuestras creencias, pero podemos cambiarlas

Entrevista de Ima Sanchís en La Contra de La Vanguardia con Bruce Lipton, Doctor en Medicina e investigador en Biología Celular

¿Somos víctimas de nuestra genética?
No somos víctimas de nuestra genética, en realidad el ADN está controlado por el medio externo.

¿Qué significa eso?
La célula es la vida. Hablar de una célula es como hablar de una persona. Nosotros recibimos la información a través de los cinco sentidos y las células reciben las señales del entorno a través de los receptores que captan la información. El ADN es controlado por señales que vienen desde fuera de la célula, incluyendo mensajes energéticos de nuestros propios pensamientos, tanto los positivos como los negativos.

¿Somos lo que vivimos y pensamos?
Sí, y cambiar nuestra manera de vivir y de percibir el mundo es cambiar nuestra biología. Los estudios que empecé hace cuarenta años demuestran que las células cambian en función del entorno, es lo que llamamos epigenética. Epi significa por encima de la genética, más allá de ella.

¿Y?
Según el entorno y como tú respondes al mundo, un gen puede crear 30.000 diferentes variaciones. Menos del 10% del cáncer es heredado, es el estilo de vida lo que determina la genética.

¿Es el entorno el que nos define?
Aprendemos a vernos como nos ven, a valorarnos como nos valoran. Lo que escuchamos y vivimos nos forma. No vemos el mundo como es, vemos el mundo como somos. Somos víctimas de nuestras creencias, pero podemos cambiarlas.

Pero las creencias están inscritas en lo más profundo de nuestro subconsciente.
Cierto. El subconsciente es un procesador de información un millón de veces más rápido que la mente consciente y utiliza entre el 95% y el 99% del tiempo la información ya almacenada desde nuestra niñez como un referente. Por eso cuando decidimos algo conscientemente como, por ejemplo, ganar más dinero, si nuestro subconsciente contiene información de que es muy difícil ganarse la vida, no lo conseguiremos.

¿Entonces?
Si cambiamos las percepciones que tenemos en el subconsciente, cambiará nuestra realidad, y lo he comprobado a través de numerosos experimentos. Al reprogramar las creencias y percepciones que tenemos de cómo es la felicidad, la paz, la abundancia, podemos conquistarlas.
Así es como funciona el efecto placebo. Si pienso que una pastilla me puede sanar, me la tomo y me encuentro mejor. ¿Qué me ha sanado?…

¿La creencia?
Eso parece. Al igual que los pensamientos positivos y el efecto placebo afectan a nuestra biología, existe el efecto nocebo: si crees que algo te hará daño, acabará por hacerte daño. Henry Ford decía que tanto si crees que puedes como si crees que no puedes, tienen razón. Si eliges vivir un mundo lleno de amor, tu salud mejorará.

¿Por qué?
La química que provoca la alegría y el amor hace que nuestras células crezcan, y la química que provoca el miedo hace que las células mueran. Los pensamientos positivos son un imperativo biológico para una vida feliz y saludable. Existen dos mecanismos de supervivencia: el crecimiento y la protección, y ambos no pueden operar al mismo tiempo.

O creces o te proteges.
Los procesos de crecimiento requieren un intercambio libre de información con el medio, la protección requiere el cierre completo del sistema. Una respuesta de protección mantenida inhibe la producción de energía necesaria para la vida.

¿Qué significa prosperar?
Para prosperar necesitamos buscar de forma activa la alegría y el amor, y llenar nuestra vida de estímulos que desencadenen procesos de crecimiento. Las hormonas del estrés coordinan la función de los órganos corporales e inhiben los procesos de crecimiento, suprimen por completo la actuación del sistema inmunológico.

¿La culpa de todo la tienen los padres?
Las percepciones que formamos durante los primeros seis años, cuando el cerebro recibe la máxima información en un mínimo tiempo para entender el entorno, nos afectan el resto de la vida.

Y las creencias inconscientes pasan de padres a hijos.
Así es, los comportamientos, creencias y actitudes que observamos en nuestros padres se graban en nuestro cerebro y controlan nuestra biología el resto de la vida, a menos que aprendamos a volver a programarla.

¿Cómo detectar creencias negativas?
La vida es un reflejo de la mente subconsciente, lo que nos funciona bien en la vida son esas cosas que el subconsciente te permite que funcionen, lo que requiere mucho esfuerzo son esas cosas que tu subconsciente no apoya.
Nada se soluciona hasta que uno no se esfuerza por cambiar. Deshágase de los miedos infundados y procure no inculcar creencias limitadoras en el subconsciente de sus hijos.
Podemos cambiar.

No se trata de un gurú de las pseudociencias, Lipton impartió clases de Biología Celular en la facultad de Medicina de la Universidad de Wisconsin y más tarde llevó a cabo estudios pioneros de epigenética en la facultad de Medicina de la Universidad de Stanford que lo llevaron al convencimiento de que nuestro cuerpo puede cambiar si reeducamos nuestras creencias y percepciones limitadoras.
¿Cómo cambiar la información del subconsciente?. En su libro La biología de la creencia (Palmyra) recomienda métodos como el PSYCH-K. Y en La biología de la transformación (La esfera de los libros) explica la posibilidad de una evolución espontánea de nuestra especie.

Fuente

Anuncios

Un nuevo descubrimiento científico: Los estímulos de las dendritas en las neuronas actúan como microprocesadores generando una microcomputadora en el cerebro

pencer Smith y su equipo de investigadores del Departmento de Biología Celular y Fisiología de la UNC School of Medicine, acaban de presentar un interesante estudio que revoluciona las bases del conocimiento científico respecto a la forma en la que las transacciones neuronales tienen lugar.

Hasta ahora se pensaba que las dendritas, jugaban un papel estático en las transacciones, sin embargo el grupo de investigadores de Spencer Smith y su equipo acaban de descubrir que las dendritas actúan como auténticos dinamizadores activos de datos multiplicando el poder computacional del cerebro.

De esta forma el poder de proceso de datos del cerebro es muchísimo más activo y poderoso que lo que inicialmente se pensaba gracias a la acción de proceso de datos que realizan las dendritas, tal y como exponen los investigadores de la Universidad de Carolina del Norte. (UNC).

Los resultados del estudio acaban de ser publicados el día 28 de Octubre en la Revista Nature y pueden cambiar de forma radical la visión que hasta ahora se tenía de los modelos de negociación neuronal a largo plazo en la actividad cerebral, así como poner luz al complejo mundo de los desórdenes y trastornos cerebrales.

Los Axones constituyen la parte de las neuronas donde se generan los estímulos eléctricos, pero muchas de estas moléculas están presentes también en las dendritas. Según estudios y experimentos anteriores, se ha demostrado que estas, son capaces de generar los estímulos eléctricos por sí mismas, pero no estaba claro si la actividad dendrítica formaba parte de la actividad cerebral normal. Por ejemplo, si los estímulos de las dendritas estaban relacionados en cómo vemos.

La respuesta que Smith y su equipo han encontrado es sin duda, afirmativa: Las Dendritas están implicadas en un proceso de datos en el que estas actúan como micro-computadoras, generando procesos activos de señales por sí mismas. Por tanto actúan como una especie de microprocesadores.

La demostración directa de este procedimiento, ha llevado años y una serie de intrincados experimentos en los que han estado implicadas diferentes universidades y centros de investigación de los dos continentes, Europa y EEUU. Desde los experimentos de Michael Hausser a los que este descubrimiento se remonta, hasta Smith y su equipo de la UNC. El experimento utilizaba una especie de parche-abrazadera electrofisiológico enlazado con un  electrodo microscópico de vidrio en forma de micro-pipeta relleno de una solución fisiológica y conectado a una dendrita en el cerebro de un ratón. La idea era escuchar directamente sobre el proceso de generación de señales.

neuron

El proceso es extremadamente complejo, así que para poder realizar el experimento, tuvieron que diseñar un microscopio de fotones especial.

Una vez que la pipeta estaba enlazada a la dendrita, el equipo de Smith, tomó grabaciones de los registros eléctricos procedentes de las dendritas individuales del cerebro del ratón mientras estaba anestesiado y cuando estaba despierto. Cada vez que el ratón visualizaba estímulos visuales en una pantalla del ordenador, los investigadores veían un patrón inusual de señales eléctricas en la dendrita. Smith y su equipo, descubrieron que los picos de actividad ocurrían de forma selectiva, dependiendo de los estímulos visuales, indicando que las dendritas procesaban la información de lo que el animal estaba viendo.

Para proveer evidencia visual de su descubrimiento, Smith y su equipo, rellenaron las neuronas con un tinte de Calcio, que permitía una lectura óptica de los picos eléctricos.  Esto puso de manifiesto que las dendritas dispararon picos mientras que otras partes de la neurona no lo hicieron, lo que significa que los picos fueron el resultado de la transformación local dentro de las dendritas.

Ver el estudio en  UNC Health Care and UNC School of Medicine

Fundación EticoTaku: La Fundación de los Emprendedores de España.

Fuente

APRENDIZAJE INDUCIDO MEDIANTE CREACIÓN DE ONDAS ALFA EN EL RANGO DE FRECUENCIA SHUMMAN ENTRE 7.5 Y 13 HERTZ

Haz clic para visitar la entrada originalInvestigadores de la Universidad de Michigan realizaron diversos estudios para comprobar los efectos beneficiosos de interactuar con la naturaleza  (Berman, Jonides & Kaplan, 2008PDF) – y Los resultados mostraron que la gente mejoraba mucho en los tests de memoria, casi un 20 por ciento, después de dar un paseo por un entorno natural, mientras que las personas que paseaban por calles y edificios, no mejoraron nada…

Leer más… 1.097 palabras más

ondasfase
De nuevo está de actualidad. Investigadores de la Universidad de Michigan realizaron diversos estudios para comprobar los efectos beneficiosos de interactuar con la naturaleza (Berman, Jonides & Kaplan, 2008; PDF) – y Los resultados mostraron que la gente mejoraba mucho en los tests de memoria, casi un 20 por ciento, después de dar un paseo por un entorno natural, mientras que las personas que paseaban por calles y edificios, no mejoraron nada … también comprobaron que mirar imágenes de paisajes naturales también mejoraba nuestra memoria, aunque en menor medida que dando un paseo por la naturaleza …
El contacto con la naturaleza nos lleva a la calma, a la armonía, también se relaciona con el bienestar, porque los espacios naturales aumentan nuestro potencial de salud y de buen carácter así mismo nuestra capacidad de aprendizaje aumenta considerable mejorando el funcionamiento cognitivo, además de potenciar más la auto-disciplina y el control de los impulsos. Por el contrario, aquellas personas que no conviven con la naturaleza tienden a sufrir déficit de atención y síntomas de hiperactividad, trastornos de ansiedad y depresión. Pero en el mundo actual nos encontramos en continuo estado de vigilancia, si caminamos por la calle tenemos que ir atentos constantemente para que ningún coche nos atropelle, evitando miles de peligros, si estamos realizando un negocio tenemos que estar vigilantes, la situación es tal que finalmente cuando se llega al hogar, vemos la en la TV una película de acción, de violencia, de tensión lo cual se añade a la tensión ya acumulada.
El resultado final es una explosión, estrés y ansiedad acumulada, que ni siquiera el sueño puede apaciguar porque incluso para muchos cada noche se convierte en una terrorífica pesadilla por no poder dormir bien. No es de extrañar que Grandes maestros desde Platón a Aristóteles aprovecharan los beneficios del contacto con la naturaleza para enseñar a sus alumnos e inducirlos en contacto con la naturaleza y la frecuencia Schumman de esta que se relaciona con la frecuencia de la ondas Alfa de la mente humana en el rango de 7.5 a13 herz.
En esta frecuencia el ser humano se encuentra en un estado de relajación y tranquilidad y su aptitud hacia el aprendizaje y su capacidad para asimilar conceptos aumenta enormemente y es que el cerebro es la más potente de las computadoras y puede ser estimulada por diferentes medios, y llevada a ondas alfa, beta, theta, y delta.

Milagro físico: logran detectar un fotón sin destruirlo

 

 

Un equipo de físicos alemanes desarrolló un método que permite detectar un fotón sin necesidad de destruirlo, algo que antes representaba una tarea imposible

 

para los científicos.

 

Normalmente un fotón se detecta en el momento de su ‘muerte’, al ser absorbido por el propio dispositivo que lo registra. La idea de los científicos alemanes era simple: tratar de registrar la partícula no en el momento de su absorción, sino en el momento de la reflexión de la misma.

 

Durante la investigación, cuyos resultados fueron publicados en la revista ‘Science’, los físicos del Instituto Max Planck de la Óptica Cuántica en Garshinge (Alemania), utilizaron un átomo de rubidio colocado en una ‘trampa’ óptica: dos espejos de muy alta reflectividad, uno de ellos semitransparente, ubicados muy cerca el uno del otro.

 

Para llevar a cabo el experimento, los físicos eligieron el tamaño y la forma de esta cavidad microscópica de manera que pudieran aparecer en ella ondas electromagnéticas de una frecuencia determinada, es decir, cuya energía coincidiera con la energía del átomo en uno de sus estados. El átomo en este estado puede interactuar con los fotones que chocan contra él y reflejarlos cambiando su estado en el proceso, algo que hizo posible registrar la partícula.

 

Después de que el fotón se reflejara en el átomo, los físicos detectaron la partícula de forma ordinaria usando una fotocélula habitual que la destruyó. Por lo tanto, durante el experimento el mismo fotón se registró en dos ocasiones.

 

Según los investigadores, esta idea fue propuesta por primera vez por el francés Serge Haroche y el estadounidense David Wineland, que recibieron por ella el Premio Nobel de Física en 2012, pero ahora los científicos alemanes lograron ponerla en práctica.

 

Los científicos señalan que los resultados de esta investigación podrían servir para el desarrollo de la computación cuántica y aseguran que la detección no destructiva de fotones ofrece enormes posibilidades para un gran número de nuevos experimentos físicos.

Fuente

“El ser humano es luz condensada” – Enttrevista al Dr Mario Moncayo

"El ser humano es luz condensada"

El herrero doctor

Para este médico que dirige su propio instituto de investigación en Ecatepec, México, desde hace 33 años, es obvio que además de tejidos y células, somos la energía que opera en ellas. Afronta la salud desde otro punto de vista: la fotónica cuántica. “La naturaleza de los procesos biológicos puede también ser observada e interactuar en el ámbito atómico y subatómico”. Moncayo expuso su método de investigaciones en la pasada feria Biocultura de Barcelona. Su método para paliar el dolor a través de agua informada resulta asombroso, pero a nivel humano lo que a mí me resulta más sorprendente es su propia historia, la del hijo de campesinos analfabetos que se convierte en médico.

Usted era herrero.
Sí, hijo de campesinos analfabetos y muy pobres.

¿Cómo se convirtió en médico?
No estaba en mis planes, pero me casé, nació mi primer hijo, Moisés, y a los seis meses lo desahuciaron por un síndrome de mala absorción.

No digería los alimentos.
No, y la medicina no tenía respuesta. Así que decidí matricularme en la facultad de Medicina en horario nocturno para ver si comprendía algo y podía ayudar a mi hijo.

¿De día herrero y de noche estudiante de Medicina?
Sí, con más de treinta años, lo cual en mi país es muy poco habitual. En segundo de carrera tenía aspecto de médico y excelentes notas, así que me permitieron ayudar en urgencias y participar en los numerosos partos que se atendían, gracias a eso empecé a desarrollar mis investigaciones.

¿Qué pasó?
Visitando a las mujeres embarazadas y atendiendo partos observe que a las mujeres con artritis reumatoide les desaparecían los síntomas durante el embarazo y decidí investigarlo.

¿Qué halló?
Tras estudiar 1600 mujeres embarazadas, analizando su sangre con regularidad y estudiándola a través de espectrofotometría, entendí que la madre transmite al niño toda la información genética, y también la eléctrica y electrónica, y le da la información de todas las enfermedades sin que las viva.

Se pasó a la bioquímica.
Me centré en investigar el índice de absorción de luz del colágeno en las mujeres embarazadas.

¿Y?
Llegue a la conclusión de que la eficacia del patrón de absorción de luz de las mujeres embarazadas era el óptimo y lo comparé con el índice de absorción de personas con determinadas enfermedades.

Complejo.
Y descubrí que cada sintomatología repite la misma alteración en la absortividad del plasma sanguíneo, es decir que cada patología que he estudiado tiene una huella espectral propia.

¿?
El ser humano es luz condensada y la enfermedad es una descondensación de esa luz.

Está hablando a nivel atómico.
Sí, es posible observar la salud desde un punto de vista del comportamiento atómico de los electrones y ayudar a restablecer el bienestar de las personas restableciendo la armonía en la función del átomo de hidrógeno.

¿Y qué es lo que provoca esas alteraciones?
La interacción de los contaminantes físicos, químicos o biológicos con nuestro cuerpo son los que modifican la absorción de la luz y alteran la distribución electrónica de los átomos de hidrógeno en lípidos, glúcidos o hidratos de carbono.

Cómo nos alimentamos es básico.
Sí, y yo aconsejo huir de los transgénicos, de los alimentos que son el resultado de injertos y de los nacidos del incesto animal.

¿Cómo cura usted?
Dando al paciente la frecuencia de longitud de onda adecuada.

¿Pero cómo la administra?
Utilizo la memoria del agua como vehículo para restablecer el comportamiento coherente en el patrón electrónico.

¿Y qué hace con el agua?
Al agua le damos estímulos de luz específica para que restablezca su patrón de luz ideal.

Parece ciencia ficción.
Invertiríamos toda la tarde para entender el proceso científico que cualquiera puede consultar a través de internet. Pero básicamente se trata de que la inteligencia que gestiona nuestro sistema inmunológico percibe que la alteración de la energía que dio lugar a los síntomas ha vuelto a su estado coherente, ha restablecido el patrón electrónico y anula la orden de malestar.

¿Qué le llevó a especializarse en el dolor?
En treinta y tres años hemos confirmado en nuestro laboratorio de Ecatepec las virtudes del tratamiento con 16 patologías distintas, pero es cierto que al principio y en la mayoría de los casos, mi búsqueda ha sido aliviar el dolor.

¿Cuestiones personales?
Sí. Dos años después de empezar la carrera mi padre se suicidó porque no podía soportar más el dolor que le causaba un herpes genital. Ese hecho marcó mi vida, quería aliviar el dolor de las personas, especialmente las que sufrían de dolores crónicos. El destino quiso que yo mismo lo padeciera.

¿Qué le pasó?
Yo tenía un dolor de la cuarta y quinta vértebra dorsal que me mataba a raíz de una brucelosis que sufrí a los 14 años. Me quité el dolor con agua informada y mis profesores me dijeron que estaba loco.

Es comprensible.
Somos agua, y en el agua hay una energía que es desconocida a nivel científico.

¿Es verdad que en su consulta atiende a la gente gratuitamente?
Al especializarme en el dolor y empezar a tener resultados positivos, sobre todo en temas de artritis reumatoide, corrió la voz y atendí a miles de pacientes de pocos recursos con todo tipo de dolores.

Fuente

Un universo “de juguete” revela que el tiempo es una ilusión

Investigadores italianos demuestran empíricamente una teoría de los años 80 a partir del entrelazamiento cuántico de dos fotones

Un experimento realizado con un modelo de universo “de juguete”, formado sólo por dos fotones cuánticamente entrelazados, sugiere que el tiempo “es una ilusión” o que la existencia del tiempo depende de la existencia de los relojes, como propuso una teoría matemática de la década de 1980. Además, vincula la emergencia del tiempo al entrelazamiento cuántico. Interesantes resultados que avivan una cuestión fundamental, tanto para la ciencia como para la filosofía. Por Yaiza Martínez.


Imagen: JoLin. Fuente: PhotoXpress.

Imagen: JoLin. Fuente: PhotoXpress.
Un experimento realizado con un modelo de universo “de juguete” sugiere que el tiempo “es una ilusión” o que la existencia del tiempo depende sólo de la existencia de los relojes. La física moderna intenta fusionar las leyes de dos “universos”: el macrocoscópico, y el de las partículas atómicas y subatómicas. Actualmente, describe así la realidad a través de dos vías: la mecánica cuántica‎, que explica lo que sucede a escala microscópica; y larelatividad general‎, que da cuenta de lo que sucede en el resto del cosmos: a los planetas, a los agujeros negros, etc. 

Pero ambas descripciones no terminan de combinar bien. Desde que las ideas de la mecánica cuántica se expandieron, a partir de la primera mitad del siglo XX, parece que son incompatibles. 

La cuestión del tiempo 

A mediados de la década de los años 60 del siglo pasado, los físicos John Wheeler y Bryce DeWitt parecieron encontrar una solución a este dilema: la llamada ecuación de Wheeler-DeWitt

Con ella se eludían los problemáticos infinitos que surgían de otras combinaciones de ambas teorías. Pero, aunque la ecuación de Wheeler DeWitt resolvió uno de los problemas fundamentales de la combinatoria entre las dos interpretaciones de la realidad antes mencionadas, hizo emerger un segundo y muy serio problema: expresaba un universo estático, “sin tiempo”, algo que a todas luces no existe. 

En 1983, los teóricos Don Page y William Wootters propusieron una solución a este segundo problema basada en el llamado “entrelazamiento cuántico”, esa propiedad subatómica que tan bien describieron en su libro “El cántico de la cuántica” Ortoli y Pharabod: si tienes dos peces (o partículas) en un mismo charco y éstos se unen tan íntimamente que alcanzan un estado “entrelazado”, cuando pases uno de ellos a otra charca, ambos seguirán reaccionando de la misma manera, aunque ya no estén juntos. Así, si el primero es pescado, el segundo saltará igualmente fuera de su charca. 

Este extraño comportamiento de las partículas subatómicas entrelazadas –al que Einstein denominó “acción fantasmal a distancia”- provoca que éstas no puedan definirse a partir del entrelazamiento como partículas individuales con estados definidos, sino como un sistema. El entrelazamiento cuántico hace que las partículas pasen a tener una “misma existencia”, a pesar de encontrarse espacialmente separadas.

 

El entrelazamiento como medida temporal Page y Wootters demostraron matemáticamente entonces cómo el entrelazamiento cuántico podía usarse para medir el tiempo. Su idea era que la manera en que un par de partículas entrelazadas evoluciona es un “reloj”, una medida del cambio o la evolución de éstas. 

La medición a través del entrelazamiento podría hacerse de dos maneras, propusieron. Una: comparando los cambios en dos partículas entrelazadas con un reloj externo, independiente del universo donde esas partículas habitasen (algo así como un “obesrvador-dios” o un “superobservador”). En este caso, las partículas aparecerían completamente inalterables (como si el tiempo, en este escenario, no existiera). 

Dos: medir el cambio o la evolución “desde dentro”. Un observador situado dentro del universo de las partículas entrelazadas compararía su evolución con el resto del cosmos. Esa evolución constituiría una importante medida del tiempo. 

La comprobación experimental 

Por primera vez, un equipo de científicos ha conseguido poner a prueba las teorías matemáticas sobre la medida del tiempo de Page y Wootters en un sistema físico “de juguete”, es decir, compuesto sólo por dos fotones (que son las partículas elementales de la luz), informa Newscientist

Se hizo de la siguiente forma. Por un lado, los científicos, del Instituto Nacional de Investigación Meteorológica(INRiM) de Turín, en Italia, midieron el sistema de ambos fotones entrelazados desde “fuera” del universo de éstos, como haría un observador externo (el superobservador). 

Por otro, usaron uno de los dos fotones entrelazados a modo de “observador” del otro fotón o como “reloj”. Con éste midieron el estado (la polarización u orientación vertical u horizontal) del segundo fotón, mientras ambas partículas atravesaban dos vías independientes y de grosores variables, con los que se afectó a la polarización de los fotones y, por tanto, a su evolución. La medición fue posible porque el estado del primer fotón reflejaba el del segundo, merced al entrelazamiento cuántico. 

El resultado fue el siguiente: en el primer caso (medición externa), el sistema observado resultó estacionario. En el segundo caso, en cambio, se registró un comportamiento oscilatorio (del segundo fotón), esto es, una evolución del segundo fotón que resultó una medida del tiempo. 

Estas constataciones, aunque evidentemente no dan una respuesta definitiva, nos trasladan una vez más a cuestiones que llevan siglos en la mente de filósofos y de científicos: ¿qué es el tiempo? ¿Existe el tiempo sin un reloj que lo mida? La reflexión humana sobre el tiempo se remonta a Platón y, evidentemente, aún no ha concluido.

 

Referencia bibliográfica: Ekaterina Moreva, Giorgio Brida, Marco Gramegna, Vittorio Giovannetti, Lorenzo Maccone, Marco Genovese.Time from quantum entanglement: an experimental illustration. arXiv:1310.4691 (2013).

Más de un centenar de fotones controlados mediante un solo bit cuántico

Un equipo de físicos ha hecho que una cantidad sin precedentes de partículas de luz (fotones) se comporten de un modo propio de la mecánica cuántica, asumiendo más de un estado a la vez. En este caso, la luz está en la forma de fotones de microondas atrapados.

En los modelos actuales de la computación cuántica, los científicos suelen describir sistemas compuestos por muchos componentes cuánticos artificiales conocidos como qubits.

Los fotones son una buena herramienta para transferir información entre tales qubits, pero su capacidad para servir como qubits es limitada, debido a que es difícil controlarlos.

La nueva investigación, llevada a cabo por el equipo de Robert Schoelkopf y Brian Vlastakis, de la Universidad de Yale en New Haven, Connecticut, Estados Unidos, muestra que se puede controlar una gran cantidad de fotones (más de 100 en este caso) con la ayuda de un sólo qubit.

Esto sugiere la posibilidad de que un grupo de fotones pueda pronto desempeñar el papel de muchos qubits, minimizando potencialmente el coste y la escala de los dispositivos de computación cuántica.

[Img #16435]

 

En la nueva investigación se ha logrado controlar más de un centenar de fotones mediante un solo bit cuántico. (Imagen: Recreación artística por Jorge Munnshe en NCYT de Amazings)

Hace apenas unos años, alcanzar este nivel de control sobre un sistema tan grande no habría parecido posible.

Con los resultados obtenidos en los experimentos de la nueva investigación, se abren atajos potenciales para desarrollar nuevos modos de realizar las funciones necesarias para una futura computadora cuántica.

La computadora cuántica, una tecnología todavía en estado embrionario, sería una herramienta con una velocidad de procesamiento de información exponencialmente mayor que la de las supercomputadoras más sofisticadas de la actualidad.

Fuente

El Sonido es Vibración, nuestras palabras también

945995_10151873209696095_782402448_n

 

El poder de la palabra . El sonido es vibración. En los seres humanos se reconoce como sonido a las vibraciones(1) que oscilan en una frecuencia(2) comprendida entre 15.000 y 20.000 hercios(3), puesto esta frecuencia puede ser percibida directamente por el oído interno. 

Sin embargo, el sonido abarca una amplia gama de frecuencias que el oído humano no puede percibir. Las que se encuentran por encima de los 20.000 hercios se denominan ultrasonidos. Toda partícula en el universo vibra a determinada frecuencia, por tanto es una forma de sonido. Lo que percibimos como sólido, líquido o gaseoso, no es más que la misma materia vibrando a diferentes frecuencias. Por tanto el sonido es una frecuencia alta de vibración en comparación con el cuerpo humano, esto quiere decir que el cuerpo humano es una vibración o sonido “condensada”, es decir, vibrando a una frecuencia mucho más baja. 

Esta comprensión técnica y un poco confusa para algunos, es necesaria para que las personas puedan comprender la manera como el sonido afecta directamente la materia. Esto incluye a nuestro cuerpo físico. Si todo el universo es sonido vibrando a diferentes frecuencias, las frecuencias mas altas tienen una tremenda influencia sobre la materia. Un ejemplo de esto es la voz de una cantante de opera que al entonarla a la misma frecuencia del cristal, hace que este se rompa. Según la física dos frecuencias iguales se anulan. Otro ejemplo, es cómo el sonido de los aviones puede afectar las edificaciones cercanas a un aeropuerto, rompiendo los vidrios de las ventanas y creando grietas en las paredes de las casas. 

Es indiscutible que el sonido afecta la materia. Ya desde la época de Napoleón, el científico alemán Ernst Chladni, conocido como el padre de la acústica, impresionó al emperador creando formas mediante el uso del sonido. El experimento se hacia colocando arena en un plato, el cual se situaba sobre un pedestal. Luego pasó el arco del violín sobre el borde del plato. La arena reaccionó al sonido moviéndose y agrupándose en preciosas formas geométricas. 

Según la Biblia, los antiguos israelitas conocían muy bien el poder del sonido. La historia cuenta que durante el sitio de Jericó, los sacerdotes emitieron un fuerte sonido con una especie de trompetas, lo cual ocasionó que los muros de la ciudad se derrumbaron. Evidentemente, los sacerdotes debieron conocer la frecuencia a la que vibraban las moléculas de los muros y crearon un sonido de una frecuencia idéntica. Esto es similar al ejercicio de romper copas de cristal por medio de la voz. 

El sonido en la historia y la religión 
El estudio de los efectos del sonido es en realidad una de las ciencias más antiguas de la humanidad y esta registrada en las grandes religiones. En la tradición cristina, judía y musulmana, las cuales comparten el Génesis, se dice que Dios utilizó el poder del sonido para crear el universo. Según ese libro Dios “dijo”, es decir pronuncio la palabra “Haya luz” e inmediatamente “La luz se hizo”. Esto se asemeja a la teoría moderna sobre el origen del universo: el big bang. En esta teoría se describe el origen de todo a partir de un punto que explosionó. Lógicamente, esto debió estar acompañado o precedido de un gran sonido. 

En el primer capitulo del libro de Juan –en el nuevo testamento- leemos: 

1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 
2 Este era en el principio con Dios. 
3 Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. 

Estas líneas apoyan la idea de que todo fue creado por medio del poder del sonido. “Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.” esta frase magistral nos está diciendo que nada pudo haber sido creado sin el uso del sonido. Por tanto, todo lo que vemos en el universo es sonido a diferentes frecuencias, nosotros somos sonido condensado o solidificado. 

En la tradición Hindú –que es de una tradición más antigua que la judeo-cristiana- los Vedas, su libro más sagrado dice lo siguiente: 

“Y al principio fue Brahma, con quien estaba la palabra”, y fue el sonido (mantra) OM el medio por el cual se creó el universo. 

El Hinduismo habla del poder de los mantras o palabras sagradas, cuya repetición (frecuencia) puede alterar el estado de conciencia de las personas, e incluso, generar cambios físicos como sanaciónes y milagros. El sonido ha sido ampliamente usado en todas las culturas antiguas como un medio para comunicarse con el Ser superior y para lograr sanaciónes; desde Australia hasta sur, centro y norte América el sonido ha sido una fuente de estudio místico y religioso. 

En la antigua Grecia Apolo era el dios de la música y la sanación. Había templos donde se sanaba a las personas por medio del sonido, armonizando tanto el cuerpo como el espíritu. Los sacerdotes egipcios, quienes también eran músicos, utilizaban el sonido para equilibrar los centros energéticos del cuerpo humano. La tradición mística islámica, conocida como Sufismo, llama al sonido “Ghiza-I-ruh” (“alimento para el alma” ) y lo utilizan de una forma muy variada y con múltiples aplicaciones para sanar distintas dolencias y restablecer el equilibrio de la persona. La música y el baile son utilizados para alcanzar estados alterados de conciencia que permiten contactar con el Ser Supremo (Alá). Los budistas tibetanos afirman que cada cosa tiene su sonido y que este depende del estado del ser y de la cosa que produce el sonido. Ellos afirman que un maestro del sonido puede dar vida o quitarla, dependiendo de la manera como lo use. 

En las antiguas escuelas de misterios de la India, Grecia, Egipto y Roma el sonido era una ciencia que se estudiaba profundamente, ya que este era considerado como la principal fuerza causativa del universo. Los sacerdotes y místicos de la época eran a su vez músicos, astrónomos y científicos. Ellos percibían el universo como un todo integral que había que entenderlo uniendo sus diferentes aspectos.

Un ejemplo muy famoso de esto es el de Pitágoras (aprox. siglo VI a.C.) quien es conocido ampliamente como filosofo y matemático. Sin embargo, gran parte de su tiempo lo dedicó al estudio del sonido. Creó su propia escuela en Crotona donde enseñaba los secretos de la elevación de la conciencia y de la sanación por medio de la música. Llamó a su método “medicina musical”. 

Demostraciones practicas del poder del sonido 
Como hemos visto, desde tiempos remotos se han estado demostrando los efectos físicos del sonido sobre la materia. En el siglo XX han surgido numerosos estudios e investigadores que se han interesado en este tema. Uno de ellos es el científico suizo Dr. Hans Jenny quien construyó una máquina que reproduce las imágenes del sonido. El nombre de su investigación es Cymatis. En ella demuestra como los cristales de arena dentro de un plato, reaccionan formando intrincadas figuras geométricas ante la exposición a diferentes tonos de sonido. Esta investigación ha demostrado que para cada frecuencia de sonido existe una forma correspondiente. Las figuras que adopta la arena en sus experimentos son increíblemente parecidos a los mándalas con los que los Budistas tibetanos representan al cosmos. 
A continuación veremos algunas imágenes logradas por medio de este método:
Otro ejemplo de esto son las investigaciones de Alexander Lauterwasser, importante investigador moderno de fenómenos sonoros. Él ha logrado fotografiar diferentes figuras las cuales se forman sobre una base de agua al aplicar diferentes frecuencias de sonido.(4) 
Es increíblemente asombroso como a través de inducir mecánicamente estas vibraciones sobre el agua, se pueden reproducir las formas y patrones de la naturaleza de una manera tan precisa. 
La combinación de figuras de Alexander Lauterwasser y las fotografías de flores de Alfred Bast, ilustra esta asombrosa concordancia de formas en la naturaleza, plasmadas en el calendario Weleda 2006:
Por otro lado, la geo-bióloga americana Christan Hummel ha encontrado una aplicación más práctica del sonido para elevar la vibración del entorno y descontaminar el ambiente. Ella viaja por el mundo entero demostrando la manera de equilibrar nuestro planeta por medio del sonido. En los lugares donde ella ha estado ha hecho que las ballenas y los delfines regresen después de haber estado ausentes por mucho tiempo debido a la contaminación y al desequilibro de la naturaleza causados por el hombre. 
Sonido Esta interesante mujer utiliza un aparato al que denomina “armonizador”, el cual emite determinada vibración que reestructura las moléculas a su alrededor haciéndolas recuperar el equilibrio. Esta unidad trasmisora consiste en un simple objeto geométrico de cobre enroscado que actúa como una antena.

Según Christian: “El canto de los pájaros provoca el mecanismo de floración de las plantas. El croar de las ranas, saltamontes y otros insectos contribuye de forma vital a la sinfonía de Gaia, provocando la lluvia. El sonido de los delfines es el responsable de los patrones de crecimiento de las barreras coralinas ” Según Christan existe una “matriz bio-acústica” o envoltura sónica de los ecosistemas, que está formada por los sonidos que emiten los animales e insectos de la región. Estas emisiones sónicas serían necesarias para mantener la salud del ecosistema, armonía que el hombre también puede ayudar a mejorar con la emisión de determinados sonidos. “El sonido es la fábrica de vibración subyacente que crea los patrones de luz que vemos a nuestro alrededor. Con los sonidos, por lo tanto, podemos reordenar esta realidad circundante”. 
La ciencia moderna también ha utilizado el poder del sonido para aplicarlo a la física la química y la medicina. El ultrasonido es la base de los sonares usados en los submarinos. Esta tecnología aplicada en la medicina permite la obtención de ecografías y la destrucción de cálculos renales y otros tejidos dañinos. 
Las aplicaciones del sonido son muy variadas y pueden conducir a mejorar o a dañar nuestro mundo, dependiendo del uso que le damos en un momento dado. 

Notas: 
(1) Vibración: (u oscilación). Es un movimiento repetitivo en torno a un punto central. Ejemplo el movimiento del péndulo sobre su eje es una oscilación continua. 
(2) Frecuencia: Es el número de ciclos por segundo o repeticiones en una vibración. 
(3) Hercio: es la unidad de frecuencia que corresponde a un ciclo por segundo. 
(4) Su experimento funciona de la siguiente manera: prepara una base sólida, como una tabla. Sobre esa base coloca un recipiente con agua. Por encima se coloca una cámara en posición cenital. Cuando se inducen ondas sonoras en la base sólida, las vibraciones llegan a la superficie del agua, generando una figura determinada.

Fuente

Las emociones tienen una frecuencia vibratoria

Se ha demostrado que las emociones tienen una frecuencia vibratoria. Es más, sólo existen dos emociones que los seres humanos pueden experimentar: Miedo y Amor. El resto de las emociones son derivadas directa o indirectamente de éstas dos.

El miedo tiene una larga y lenta frecuencia vibratoria, mientras que el amor tiene una rápida y alta frecuencia.

 

Existen 64 códigos posibles de aminoácidos en la estructura de nuestro ADN compuestas de cuatro elementos, Carbono, Oxígeno, Hidrógeno y Nitrógeno. Por lógica todos deberíamos tener los 64 códigos activados dentro de la estructura de nuestro ADN. Sin embargo, actualmente sólo tenemos activos 20 códigos. De todas estas 64 posibilidades, parece que sólo 20 de estos códigos estan activados en este momento, por eso los 20 aminoácidos.

Existe un interruptor que apaga y enciende donde esos códigos se sitúan, y ese interruptor que los apaga y enciende es lo que llamamos EMOCIONES. Esta es la primera vez que vemos el patrón de las emociones vinculadas física y directamente con el material genético humano.

El Miedo es una onda larga y lenta de emociones y toca relativamente pocos puntos de este ADN, por lo tanto, un individuo viviendo con Miedo está limitado al número de antenas que tiene disponible.

              

 Mientras que un individuo viviendo en el patrón de Amor, toca más puntos del ADN ya que su frecuencia es mas alta con una onda mas corta y tiene más sitios potenciales para codificación a lo largo de este patrón genérico.

Nuestras emociones afectan directamente la estructura de nuestro ADN el cual a la vez forma directamente el mundo físico que experimentamos todos los días.

El presidente de la Facultad de Química en la Universidad de California, Berkley, demostró que el ADN accesa a una antena para la regulación celular. Nos enseñaron que la función principal del ADN, es la de recibir y transmitir fotones, luz y sonido, ¿para qué? Para la regulación celular, lo que significa que las moléculas de agua, el poder piramidal alrededor de los espirales de energía del ADN, absorven la energía espiritual de la vibración del Amor y luego son expulsadas al exterior para manifestarse y precipitarse en un campo cuántico, la materia física del cuerpo.

No mires a tus miedos como una amenaza, en vez, entiende que este mundo material, es sólo una manifestación de Amor o Temor en tu conciencia. Es tan simple como eso.

Lo único que importa es  que tú personalmente aprendas a conquistar tus temores internos y aprendas a Amar.

Ama a aquellos que están a tu lado, pero especialmente a los que estén contra tí.

Cuando consigues elevar tu frecuencia vibratoria, mirando a tus temores por lo que realmente son y domines tus emociones, entonces y sólo entonces serás realmente libre.

Fuente

Determinan el grado de conciencia de pacientes en coma con un simple escáner

Científicos franceses crean una medida para definir la actividad neuronal de individuos que no pueden comunicarse, usando una herramienta rutinaria

 

¿Qué ocurre en la mente de personas aparentemente inconscientes que no se pueden comunicar? ¿Se debe descartar cualquier atisbo de conciencia en ellas? Para aclarar estas cuestiones, un equipo de científicos del ICM francés ha diseñado una medida que determina el grado de actividad neuronal de este tipo de pacientes. Y lo hace de manera sencilla, con una herramienta rutinaria: un escáner situado junto a sus camas. Por Yaiza Martínez.

De izquierda a derecha, diferentes estados de consciencia de los pacientes: vegetativo, mínimamente consciente, consciente, y sujetos sanos. Imagen: JR King. Fuente: ICM.
Cada año, miles de personas entran en estado de coma, pudiendo evolucionar desde entonces hacia un estado vegetativo o hacia un estado de conciencia mínima. ¿Qué ocurre realmente en sus mentes? Un equipo de científicos del Instituto del Cerebro y de la Médula Espinal (ICM) de Francia ha desarrollado un sistema relativamente sencillo para averiguarlo. El sistema está basado en una medida bautizada como “wSMI” (weighted Symbolic Mutual Information), que fue definida con la ayuda de unos pitidos, un electroencefalograma (EEG) y un software de estadística.

La wSMI permitirá reconocer conciencia en personas que aparentemente se encuentran en estado vegetativo, pero que en realidad no lo están, usando sólo un escáner situado junto su cama, informa el ICM en un comunicado.

Pero además podría usarse para asegurar que individuos sometidos a anestesia general no despiertan durante operaciones quirúrgicas (se calcula que uno de cada 500 pacientes puede sufrir un episodio de este tipo).

Diferencia clara entre conciencia e inconsciencia

Las teorías neurológicas señalan que la comunicación neuronal global es un síntoma de conciencia. Es decir, que el procesamiento de la información a nivel consciente implica a varias regiones cerebrales al mismo tiempo.

Sin embargo, aunque esa compartición de la información por parte de diversas áreas cerebrales constituye una señal específica de conciencia en personas despiertas, aún no se sabe bien qué pasa con pacientes que no pueden comunicarse, explican los autores del avance en la revista Current Biology.

Para tratar de paliar este déficit, Jean-Rémi King y su colaborador Jacobo Sitt diseñaron la medida y la aplicaron a 181 registros de electroencefalograma (EEG) de pacientes conscientes en fase de recuperación del coma o diagnosticados con diversos estados de conciencia.

Los resultados revelaron que la wSMI, que establece la información compartida por las diversas áreas del cerebro, se incrementó en función del grado de conciencia de cada paciente, particularmente entre regiones del cerebro distanciadas unas de otras.

De este modo, permitió distinguir con claridad entre 75 pacientes en estado vegetativo, 67 en estados mínimamente conscientes; 24 personas que habían recuperado la conciencia después de un coma; y 14 individuos sanos de un grupo de control.

En el proceso de análisis de los registros del EEG se utilizó un software de estadística. Además, éstos fueron realizados durante la emisión de una serie de pitidos, que provocaron una respuesta cerebral en los pacientes, es decir, una compartición (o no) de información a través de sus áreas cerebrales, explica la revista Newscientist.

Aunque el oído resultó necesario para que la técnica funcionara, los científicos creen que registros de actividad neuronal similares podrían llevarse a cabo incluso sin estímulos externos.

 

 

La actividad neuronal en diversas partes del cerebro a la vez es un síntoma de conciencia, según las teorías neurológicas. Detectar dicha actividad resulta clave, por tanto, para establecer el grado de conciencia de cada paciente. Imagen: Flickr.

La actividad neuronal en diversas partes del cerebro a la vez es un síntoma de conciencia, según las teorías neurológicas. Detectar dicha actividad resulta clave, por tanto, para establecer el grado de conciencia de cada paciente. Imagen: Flickr.
La posibilidad de comprender qué ocurre en la mente de personas inconscientes se revela cada vez más importante, a raíz de descubrimientos realizados con las más novedosas tecnologías de registro de la actividad neuronal. Por ejemplo, en 2010, un equipo de científicos de la Medical Research Council Cognitive and Brain Sciences, de Cambridge,detectó indicios de conciencia en pacientes con cerebros en estado vegetativo e, incluso, logró comunicarse con ellos.

Uno de los casos más impactantes fue el de un paciente de 22 años de edad en estado vegetativo desde hacía cinco años, que fue capaz de visualizar escenas específicas que los médicos le pidieron que imaginara. Las visualizaciones realizadas reflejaron una actividad cerebral distinta en cada caso, según se detectó entonces con un escáner cerebral.

La sorpresa de los científicos fue enorme. Por eso éstos señalaron entonces la necesidad de hacer más estudios para el desarrollo de escáneres cerebrales especializados que pudieran ser usados de manera rutinaria, y destinados a definir los niveles de conciencia de personas que, aparentemente, ya no tienen conciencia alguna.

El avance de King y Sitt podría facilitar este objetivo, al igual que otro avance anterior, de este mismo año, realizado por científicos de la Universidad de Milán. Este otro equipo definió un índice únicamente para la actividad cerebral que distingue la consciencia y la inconsciencia. Este índice, bautizado como Perturbational Complexity Index (PCI), fue estudiado en una amplia gama de casos y en condiciones muy diferentes, incluidos el estado de vigilia, sueño, anestesia y coma. En este experimento la actividad del cerebro a medir fue provocada mediante estimulación magnética.

 

Referencias bibliográficas: King et al. Information sharing in the brain indexes Consciousness in noncommunicative patients. Current Biology(2013). DOI: 10.1016/j.cub.2013.07.075.

A. G. Casali, O. Gosseries, M. Rosanova, M. Boly, S. Sarasso, K. R. Casali, S. Casarotto, M.-A. Bruno, S. Laureys, G. Tononi, M. Massimini. A Theoretically Based Index of Consciousness Independent of Sensory Processing and Behavior. Science Translational Medicine (agosto de 2013). DOI: 10.1126/scitranslmed.3006294.

Fuente

Una Exploración a la Conciencia Cuántica

Encontrando el Espíritu  en la Trama del Espacio y  el Tiempo. Entrevista con Stuart Hameroff, MD.
Por Tom Huston y Joel Pitney

Resumen: Durante los últimos treinta y cinco años, las misteriosas conexiones entre la física cuántica y la conciencia humana han llegado a ser gradualmente un principio central de los encuentros entre la espiritualidad entre Oriente y Occidente. La gente, de algún modo, se las ha arreglado para encontrar una relación convincente y atractiva entre el mundo intangible de las partículas subatómicas y el reino inmaterial de la conciencia y el espíritu. Esta entrevista al profesor Hameroff, conocido por su trabajo en el área de los estudios de conciencia e iniciador en 1994 de las series de conferencias Hacia una Ciencia de la Conciencia, es un intento por dar a conocer el llamado “problema duro” de cómo y porque la mente subjetiva parece surgir de la materia objetiva. Su trabajo basado en el estudio de pequeñas estructuras o microtúbulos dentro de las células del cerebro humano, es uno de los mas persuasivos acerca de una relación entre física cuántica y conciencia. Una mirada que coloca a “la conciencia danzando entre los mundos clásico y cuántico.”

Durante los últimos treinta y cinco años, las misteriosas conexiones entre la física cuántica y la conciencia humana han llegado a ser gradualmente un principio central de los encuentros entre la espiritualidad entre Oriente y Occidente. La gente, de algún modo, se las ha arreglado para encontrar una relación convincente y atractiva entre el mundo intangible de las partículas subatómicas y el reino inmaterial de la conciencia y el espíritu. Comenzó con El Tao de la Física de Fritjof Capra en 1975, fue acelerado por Gary Zukav en Dancing Wu Li Masters 1979, y encendido al máximo en los ochenta y los noventa, con la ayuda de Deepak Chopra, hasta que la idea llegó a ser casi imposible de evitar. Al entrar a una librería en Seattle una aciaga tarde del verano del año 1997, encontré no menos de tres publicaciones que exploraban la relación entre mente y materia a través de los lentes de la física cuántica: “The Self Aware Universe”, / El Universo Auto Consciente”) de Amit Goswani, The Spiritual Universe de Fred Alan Wolf, y el ejemplar 11 de esta revista, cuya portada planteaba la pregunta: ¿Puede la Ciencia Iluminarnos? Compré ambos libros ávidamente, pero después de haber hojeado la revista, decidí devolverla a la repisa. Siendo ya un firme creyente de la idea de “física es equivale a misticismo”, encontré chocante la marca especial de escepticismo juguetón de EnlightenNext. ¿Por qué ellos dudaban cuando la evidencia era tan clara? Era tan obvio que las dimensiones más profundas de la conciencia y las dimensiones más profundas de la materia convergían en el misterioso reino de la física cuántica. ¿No es verdad?

No necesariamente. Pronto me di cuenta de que, sólo porque la naturaleza de la conciencia sea misteriosa, y que la naturaleza de la física cuántica también lo sea, no significa que ambos misterios sean al final la misma cosa. Para cuando la tremendamente popular película, ¿Y qué sabemos? (¿What the bleep do we know?), impactó en el 2004, lanzando la idea de la física –y- la conciencia a toda una nueva órbita cuántica, yo estaba trabajando como un editor para EnlightendNext y me hice cargo de revisar la película con una mejor apreciación de las muchas sutilezas que tenía. Por lo que respecta a mí y a mis colegas resultó que el supuesto perfecto matrimonio entre la física cuántica y la conciencia era probablemente sólo un poco más del pensamiento optimista de la Nueva Era. Y cuando se trató de sugerencias más seriamente científicas acerca de que la física tenía algo que ver con la conciencia, en general encontramos que los argumentos eran muy poco persuasivos. Pero eso fue hasta que conocimos a Stuart Hameroff. Aunque él tiene el título de Profesor Eméritas de Anestesiología de la Universidad de Arizona y pasa mucho de su tiempo en cirugía en el Centro Médico de la Universidad de Arizona, Hameroff es más conocido por su trabajo en el área de los estudios de conciencia. En 1994, el fundó las series de conferencias Hacia una Ciencia de la Conciencia , uniendo los líderes mundiales expertos en conciencia cada dos años en Tucson, Arizona1, para explorar varias nebulosas de algo llamado el “problema duro” –como y por qué la mente subjetiva parece surgir de la materia objetiva. Por más de veinte años, Hameroff ha colaborado con el físico matemático de Oxford, Sir Roger Penrose para desarrollar (y defender) una teoría de la conciencia basada en la física cuántica que es impresionante, original y ambiciosa, por decir lo menos. La teoría es una fusión de las diferentes y distintas áreas de expertise de Hameroff y Penrose: los estudios de Hameroff acerca de las pequeñas estructuras llamadas “microtúbulos” dentro de las células del cerebro humano y el trabajo de Penrose acerca a de las relaciones entre la física cuántica, la gravedad, y la geometría del espacio y el tiempo. En algún sentido, su trabajo podría ser considerado como “una gran teoría unificada” de la física cuántica y la conciencia- una teoría un tanto más sofisticada que cualquiera que usted pueda encontrar en la sección de su librería local. Después de entrevistar a Hameroff, me encontré cuestionando mi desestimación previa de lo que he llamado “misticismo cuántico” y, estoy seguro de que encontraré este argumento igualmente iluminador.

Dicho eso, considérese usted advertido: la entrevista que sigue no es fácil de leer. De hecho puede que requiera más de una lectura cuidadosa antes de que los diferentes hilos que Hameroff extiende comiencen a hilvanarse en su mente. Sin embargo, el resultado vale la pena. No estoy seguro si estoy de acuerdo con todas las conclusiones de Hameroff- y él mismo insiste en que su teoría necesita ser demostrada- pero sé que sus argumentos para una relación entre la física cuántica y la conciencia están entre los más persuasivos que he escuchado.

El misterio de los Microtúbulos

ENLIGHTENNEXT (EN): Usted es más conocido como uno de los proponentes líderes de la teoría de la mente basada en la física cuántica. ¿Cómo empezó a interesarse en el misterio de la conciencia?

STUART HAMEROFF (SH): Me interesé por primera vez en la conciencia mientras tomaba un curso de filosofía en el colegio a fines de los años 60. Estudiando mayormente ciencia y matemáticas, tomé un curso de Filosofía de la mente y estaba intrigado con el problema de explicar como la experiencia consciente surge de esa carne rosada grisácea que llamamos cerebro. Permanecí interesado en eso todo el tiempo que estuve en la escuela de medicina y fui atraído hacia campos que tuvieran que ver con la conciencia; psiquiatría neurología, neurocirugía. Pero un día, mientras hacía investigación en un laboratorio de cáncer a comienzos de los años 70, estaba mirando la división de unas células en el microscopio, observando cómo los cromosomas que contenía ADN eran separados y llevados aparte en imágenes espejo perfectamente iguales unas de otras. Estas diminutas hebras llamadas microtúbulos y estas pequeñas máquinas llamadas centriolos, que estaban compuestas de microtúbulos, separarían a los cromosomas en una elegante danza que tenía que ser perfecta porque si se dividían de modo desigual, resultarían las células anormales de cáncer.
Por alguna razón me quedé fijo en como estas pequeñas maquinas moleculares sabían exactamente qué hacer. Me preguntaba cómo estaban organizadas y guiadas y si habría alguna inteligencia, si es que no conciencia, a ese nivel. Más o menos por ese tiempo se descubrió que estos microtúbulos existían en todas las células- especialmente en las neuronas. Las neuronas del cerebro están llenas de ellos. Así es que se me ocurrió que esos microtúbulos que parecían desplegar algún tipo de inteligencia o conciencia en la división de la célula, podrían tener algo que ver con la conciencia en el cerebro.
Yo estaba en la escuela de medicina en Filadelfia y después de graduarme decidí tomar el internado clínico en Tucson, Arizona, para decidir que quería hacer después. Me estaba inclinando hacia la neurología cuando conocí al director de Anestesiología del hospital de la escuela de medicina de la Universidad de Arizona. El me dijo que si yo realmente quería comprender la conciencia debía comprender como funcionaba la anestesia porque la anestesia borra selectivamente la conciencia al tiempo que “perdona” otras funciones del cerebro. El me mostró un artículo que un colega suyo había escrito en 1968, sugiriendo que si uno aplica los gases usados en la anestesia a los microtúbulos éstos se depolimerizan, se separan. Entonces había una teoría de que la anestesia trabajaba deconstruyendo los microtúbulos del cerebro. Afortunadamente eso resultó no ser cierto. Se necesita como cinco veces la cantidad de anestesia para la despolimerización de un microtúbulo que la que se necesita para que alguien pierda la conciencia. Pero si mostró que la anestesia afecta a los microtúbulos lo cual sugería que estas cosas si podrían tener algo que ver con la conciencia.

EN: ¿Qué es exactamente un microtúbulo?

SH: Los microtúbulos son cadenas moleculares; son polímeros cilíndricos compuestos por patrones repetitivos de una proteína simple, con forma de maní, llamada tubulina que puede flexionarse “abierta” y “cerrada”. Estas proteínas tubulina se auto encadenan en estos hermosos cilindros huecos con paredes ordenadas en tramas hexagonales. Estos cilindros forman el citoesqueleto, el soporte estructural o andamio, como hueso, dentro de todas las células animales, pero ellas están continuamente moviéndose y reordenándose. Los reordenamientos son muy importantes, son responsables de todo el crecimiento celular, desarrollo, movimiento, y regulación sináptica. Mientras más asimétrica es una célula más necesita el soporte estructural; por lo tanto las neuronas, con sus largos axones y dendritas, necesitan muchos microtúbulos. Si miras dentro de una sola neurona, ves cientos de microtúbulos compuestos de algo así como cien millones de subunidades de proteína tubulina. Podría decirse que las neuronas están realmente hechas de microtúbulos.

EN: Interesante. La mayoría de las personas piensan que la conciencia surge de la actividad entre las células del cerebro, o neuronas, pero usted está diciendo que no, que puede en realidad ser que estas pequeñas estructuras dentro de las neuronas son las que producen la base física real para la conciencia.

SH: Si, exactamente. Aunque debería agregar que un par de otras cosas ayudaron a guiarme en esta dirección. La primera fue que yo observé organismos unicelulares como la paramecia. Un paramecio es una célula y por lo tanto no tiene neuronas, porque éstas también son unicelulares, pero este paramecio busca comida, nada, evita obstáculos y predadores, encuentra un par, tiene sexo y puede aprender. Parece tener inteligencia, no necesariamente conciencia, pero tiene funciones cognitivas – cognición queriendo decir proceso sensorio, control de conducta etc. Tiene alguna inteligencia y no tiene neuronas; tiene sin embargo, microtúbulos, lo que me sugirió que un paramecio podría usar microtúbulos para organizar su conducta y su cognición.
La segunda cosa fue que por el tiempo en que aprendí de los microtúbulos también comencé a descubrir los computadores y comencé a leer acerca de cómo trabajan las matrices de cambio, el entramado y las redes de un computador. Mientras más miraba la estructura de los microtúbulos, que consisten en un complejo entramado de proteínas tubulina que pueden cambiar rápidamente estando abiertas o cerradas- oscilando en un rango de nanosegundos- se me ocurrió que los microtúbulos podrían actuar como computadores a escala molecular. Como una analogía, piense en un edificio que tiene vigas y soportes estructurales y también el cableado y el sistema de comunicaciones. Entonces la idea fue que los microtúbulos son ambos; actuando no sólo como soportes estructurales y la maquinaria involucrada en la división celular sino que también, como computadores relacionados a la inteligencia y a la conciencia.

EN: ¿Entonces básicamente usted comenzó a darse cuenta de que realmente hay más actividad- y tal vez actividad consciente- sucediendo dentro del cerebro de lo que la gente se imagina?

SH: Así es. Me di cuenta de que para entender el cerebro humano, más que mirarlo como un ciento de millones de neuronas tontas interactuando juntas para producir algo inteligente y consciente, teníamos que reconocer el hecho de que cada neurona era en si misma increíblemente complicada y tenía, sino algún grado de conciencia de sí misma, al menos alguna inteligencia interna o de proceso relacionado a la conciencia.
Entonces comencé a trabajar con algunos ingenieros y físicos modelando y haciendo simulaciones de microtúbulos y mostramos que los microtúbulos podían ser ciertamente aparatos computacionales muy eficientes, En vez de registrar cada neurona como un solo bit en el computador del cerebro- un uno o un cero- disparando o no disparando- la actividad microtubular combinada dentro de una sola neurona igualaba potencialmente mil trillones de operaciones por segundo al poder computacional. Y ese modelo aumentó la complejidad del cerebro enormemente.
Esto fue mayormente en los años 1980 y yo asistía a muchas conferencias de inteligencia artificial en las que trataban de modelar y simular el cerebro como una red de cambios neuronales simples y yo andaba diciendo: “No, cada uno de sus cambios simples es increíblemente complicado. Tienen que tomar en cuenta esta complejidad computacional adicional.” Y a ellos no les gustaba mucho porque echaba por tierra su objetivo de simular manera del cerebro humano. Así es que llegué a ser bastante impopular. Entonces un día alguien me dijo: “O.K, digamos que tú tienes razón. Digamos que cada neurona tiene toda esta enorme computación agregada sucediendo. ¿Cómo explicaría eso la experiencia consciente? ¿Cómo explicaría eso por qué tenemos sentimientos, por qué vemos rojo, porqué sentimos dolor? ¿Cómo explica eso la conciencia? Y yo me di cuenta de que no tenía una respuesta para eso; lo que nos lleva a lo que el filósofo Australiano, David Chalmers llamó “el problema duro” de la investigación de la conciencia.

EN: El asunto de cómo obtenemos mente de la materia.

SH: Exactamente.

Roger Penrose y el Gato de Schrödinger

SH: Afortunadamente alguien me sugirió que leyera un libro escrito por un matemático y físico Inglés Sir Roger Penrose, llamado “La nueva mente de Emperador”. Así lo hice y fue realmente sorprendente. El título del libro intentaba ser una bofetada en la cara de los teóricos de la inteligencia artificial porque ellos sostenían que si uno tenía suficiente computación compleja en un computador, sería consiente. Pero Roger argumentó, en una dirección matemática de algún modo obscura.- algo llamado teorema de Godel – que la conciencia involucra algo no computable. Comprensión o awareness, en otras palabras, no es una computación. Pero después de descartar la idea de que la consciencia fuera estrictamente computación ofreció entonces un mecanismo para la conciencia que implicaba algo tan alejado del campo restante que mucha gente lo consideró – y aún lo considera- un tanto bizarro. Y eso tiene que ver con la física.
Leyendo “La nueva Mente del Emperador”, me quedé helado con el alcance y la sutileza del conocimiento de Penrose, mucho del cual no entendí. Si sabía que los gases anestésicos ejercen sus efectos por las fuerzas cuánticas, por lo que la conciencia tuviera algo que ver con la física cuántica me hacía sentido. Y tenía esta corazonada de que él estaba a punto de descubrir algo; tenía un mecanismo para la conciencia basado en las neuronas en el cerebro estando en un estado que los físicos llaman “superposición física”, que explicaré en un minuto. Lo leí y pensé que había algo interesante en eso, pero su modelo no parecía tener una estructura biológica correcta. Me dije: de acuerdo, tal vez los microtúbulos son los computadores cuánticos que Penrose está buscando así es que le escribí y finalmente nos reunimos en su oficina de Oxford.
Roger es un hombre gentil y humilde a pesar de ser increíblemente brillante y bien considerado. Y él dejó que yo hablara así es que comencé a hablarle de los microtúbulos y le mostré un libro que escribí en 1987 al respecto. El escuchó atentamente haciendo preguntas y puso especial atención a la geometría de Fibonacci del entramado microtubular porque él, de corazón, es básicamente un experto en geometría. Después de varias horas el dijo; “bueno, esto es muy interesante”. Nos despedimos y no pensé que algo fuera a suceder pero dos semanas después yo cenaba con unos amigos en Londres y ellos dijeron “¿Adivina qué? Estábamos en una conferencia en Cambridge y Roger Penrose estaba hablando acerca de ti y de tu tema de los microtúbulos.”
Muy pronto después de eso, recibí una invitación a una conferencia en Suecia a la cual Roger asistía, acuñamos una mistad y decidimos comenzar a desarrollar un modelo formal de conciencia basado en su teoría de la gravedad cuántica y la posibilidad de la superposición entre microtúbulos en el cerebro.

EN: Supongamos que yo no sé nada acerca de la física cuántica. ¿Podría por favor explicarme que es una superposición cuántica? ¿Y cómo se relaciona con la conciencia o con los microtúbulos?

SH: Cuántica quiere decir, literalmente, la unidad de energía más pequeña, como un fotón- una unidad de luz indivisible. La conducta a nivel cuántico es algo más bizarro; es tan bizarro que es como otro mundo. De hecho la realidad parece estar dividida en dos mundos diferentes- el mundo clásico y el mundo cuántico. El mundo clásico es el mundo de todos los días, el mundo familiar en el cual las leyes de movimiento de Newton, el electromagnetismo y otra física básica describe muy bien casi todo. Si usted lanza una pelota, su trayectoria, velocidad, ubicación, puede predecirse, pero si vamos a escalas más pequeñas – átomos y otras más pequeñas para poder argumentar- entramos a un mundo en el cual aplican leyes físicas completamente diferentes y las predicciones son mucho más difíciles. Por ejemplo las partículas pueden estar en dos lugares o estados al mismo tiempo. Pueden no sólo estar aquí o allá, sino que pueden estar aquí y allá simultáneamente. Eso es lo que quiere decir superposición; las cosas pueden estar en lugares múltiples o actuar como ondas, difundidas como probabilidades más que ser partículas definidas con ubicaciones o trayectorias. Y algunos físicos cuánticos dicen que hasta que un sistema cuántico es conscientemente observado o medido permanece en superposición de múltiples posibilidades, múltiples estados coexistentes. Y que una vez medido, la onda probabilidad cuántica colapsa o se reduce instantáneamente a un estado.

EN: ¿Esto quiere decir que se requiere de un observador humano para colapsar un estado de superposición?

SH: En una interpretación de la física cuántica, así es. El físico cuántico, Niels Bohr popularizó este modelo que llegó a ser conocido como la interpretación Copenhague. Si usted lleva esto a un extremo podría suponer que si usted está sentado en una habitación y hay un cuadro colgado en la pared detrás de usted, el cuadro puede estar en varios múltiples lugares a la vez hasta que usted se de vuelta y lo vea. En otras palabras cualquier cosa no observada podría estar en un estado de superposición cuántica de onda. Esa idea es, sin embargo, bastante bizarra y Erwin Shcrödinger , otro pionero de la física cuántica en sus inicios, pensó que era completamente tonta, y salió con su famoso experimento llamado el gato de Schrödinger, para tratar de demostrar cuan falta de sentido era. (Ver “El gato está Vivo” pág. 49)
La pregunta planteada por el experimento de Schrödinger es, ¿cuán grande puede llegar a ser una superposición cuántica? Ha sido mostrado repetidamente en experimentos que las partículas pequeñas pueden estar en superposición de múltiples posibilidades de coexistencia hasta que uno hace mediciones pero, ¿podría algo tan grande como un gato estar en dos lugares al mismo tiempo? Aún no hay respuesta a eso pero la pregunta ha guiado a los físicos a lograr tener alternativas a la interpretación de Copenhague – modelos diferentes de colapso de la función onda que no requieren necesariamente un observador consciente.

Una Cuántica de la Conciencia

EN: ¿Y usted prefiere una de estas alternativas a la interpretación de Copenhague?

SH: Bueno, la teoría de Roger fue una de estas alternativas. El dijo que una superposición cuántica podía realmente ser colapsada a un estado único definido a través de observación consciente pero, ¿qué pasa con un sistema que no es jamás observable desde afuera? ¿Qué pasa con la actividad cuántica dentro del cerebro humano?
Roger propuso que en tal caso, una vez que la función onda procede hasta un cierto punto, se auto-colapsa debido a un umbral objetivo en la fábrica espacio tiempo. Y que cuando el colapso de esa superposición ocurre, resulta en un momento de conciencia. En otras palabras, el argumenta que la conciencia no causa el colapso de la función onda como dice la interpretación Copenhague, sino que sugiere que la conciencia es el colapso de la función onda, o al menos un tipo especial de colapso. Es un colapso cuántico que libera unidades fundamentales de despertar de conciencia, tal como un cambio orbital de un electrón libera un fotón de luz. Y del mismo modo que los fotones la cantidad de conciencia viene en una gama de diferentes intensidades, frecuencias y calidades.

EN: ¡Wow! ¿En esta interpretación de la física cuántica las superposiciones se colapsan a sí mismas naturalmente? ¿Y esos colapsos de alguna manera producen conciencia?

SH: Sí, en el modelo de Roger, al cual él llama reducción objetiva orquestada, no siempre necesitas un observador externo. Si un sistema cuántico evoluciona a un umbral crítico que implique curvatura gravitacional a una escala cuántica – se auto colapsará. Hay una reducción natural objetiva de una función onda cuántica que resulta de un momento único de conciencia, o de un único “quantum” de conciencia, si quieres; y cuando estos colapsos suceden una y otra vez en tu cerebro, tienes una serie de momentos de conciencia que elevan tu experiencia de una corriente de conciencia. Por tanto, conciencia, en este modelo consiste en una serie de eventos discontinuos, aunque se experimentan como continuos. Puedes pensarlos como encuadres en una película, sólo que en una película tú tienes un observador externo.
Este momento de conciencia y el colapso de la función onda son uno y el mismo evento.
Es una idea bastante profunda. Roger comienza con la relatividad general de Einstein que muestra que una gran masa, como es el sol, causaría una curvatura gravitacional en la fábrica misma del espaciotiempo. Y Roger dijo: “bueno, no hay razón para que la relatividad general no sostuviera la misma verdad a escalas muy pequeñas. Dijo que es posible que si usted tiene una partícula cuántica en dos lugares al mismo tiempo – en un estado de superposición – la partícula de la izquierda y la de la derecha podrían, cada una, crear una pequeña cantidad de curvatura resultando en una bifurcación en geometría espaciotiempo. De acuerdo a algo que en física cuántica se llama Many World Hypothesis (Hipótesis de Muchos Mundos) cada una de esas curvaturas podría entonces subdividirse y formar todo un nuevo universo. Pero Roger dijo que no, que estas curvaturas y separaciones cuánticas eran inestables y que después de un tiempo dado se auto colapsarían ya sea hacia una u otra curvatura. Y cuando ese tipo de auto colapso gravitacional sucede, resulta en un momento de conciencia.
El llegó a esto a través de varias líneas de razonamiento que son bastante sorprendentes en términos de su audacia y entendimiento y, algunos dirían, locura. Pero esta era la solución de Roger tanto al problema de lo que colapsa la función onda cuántica como también al “problema duro” de la conciencia. Sorprendentemente, el también unió la relatividad general, la gravedad cuántica y todo eso en esta única teoría, matando cuatro o cinco pájaros con una piedra.

EN: Entonces de acuerdo a Penrose, ¿los efectos gravitacionales a nivel cuántico están causando que las funciones ondas colapsen automáticamente, emitiendo pequeños estallidos de conciencia que, de algún modo, resultan en nuestra propia y continua experiencia de estar conscientes, momento a momento, despiertos y vivos?

SH: Correcto. No se cuan familiarizado está usted con el matemático y filósofo Alfred North Whitehead, pero su pensamiento también estaba bastante en esta línea. El dijo que la conciencia y la materia estaban indisolublemente unidas, emergiendo en una secuencia que él llamó “ocasiones de experiencia”. Desde su visión, el universo no está hecho de partículas o cosas. Es un proceso; está constituido por eventos. Y a comienzos de los años 90 un físico llamado Abner Shimony señaló que las ocasiones de experiencia de Whitehead son muy parecidas a los colapsos cuánticos de la función-onda, por lo que nuestras visiones son bastante consistentes con las de Whitehead.
La perspectiva de Whitehead también ayuda a explicar el “problema duro” o porqué tenemos experiencia de conciencia en primer lugar. Cuando Roger y yo recién salimos con nuestra teoría no nos dirigimos al “problema duro” per se, pero una vez que el “Journal de Consciousness Studies”sacó un número especial dedicado a nada más que el problema duro, nosotros le dimos una estocada. Básicamente tomamos una suerte de enfoque “proto-panpsiquista Whiteheadiano”. El panpsiquismo común y corriente diría que todo tiene conciencia – cada átomo, cada molécula, esto y aquello. Pero la idea nunca me hizo sentido en realidad, por lo que nosotros usamos una variación de panpsiquismo que me parece que si hace sentido; este fue el proto-panpsiquismo diciendo que, al menos los precursores para la conciencia son fundamentales y forman parte del universo como lo que se conoce escala Planck, que es el más pequeño primordial nivel de espacio tiempo cuántico. Imagine la escala Planck básicamente como un patrón geométrico complejo que es fractal en su naturaleza, capaz de repetirse a sí mismo a escalas y tamaños mayores; y en ese patrón cuántico geométrico están incrustados los presumiblemente irreducibles componentes de la realidad, los pilares básicos de construcción de la existencia. La física dice que las propiedades fundamentales de la materia, como el spin, la masa y la carga son componentes irreducibles del universo que están de algún modo incorporados en esta geometría a escala de Planck. Roger y yo propusimos, por lo tanto que tal vez la qualia – los componentes primarios de la conciencia, del despertar, o al menos sus precursores- son también fundamentales, irreducibles y forman parte del tejido básico del universo. Esto podría incluir información Platónica también, tal como las cualidades de bondad, verdad y belleza. Después de todo: ¿por qué deberían los precursores de la materia estar presentes a ese nivel y no así los precursores de la mente?

EN: Buena Pregunta. ¿Está usted diciendo que es posible que al menos, a un nivel básico de conciencia, pueda ser tan fundamental para el universo como las leyes de la física?

SH: Sí, Whitehead tenía la idea de que estas ocasiones de experiencia o de momentos discretos de presencia consciente, surgen como ondas en dentro de un océano más amplio de experiencia protoconsciente. Y en el modelo que hemos desarrollado con Roger, esos aislados momentos de conciencia humana son realmente colapsos de función onda, que ocurren dentro de un campo universal de experiencia de protoconciencia que es la geometría espacio tiempo escala Planck. Yo no diría que el universo es consciente, como no diría que el universo es enteramente amarillo, o purpura, o húmedo, o lo que sea. Pero bajo ciertas condiciones apropiadas cualquiera de estas condiciones puede ser cierta para regiones pequeñas del universo. Los aún superposicionados, no colapsados precursores de la conciencia son, de algún modo, como sueños. Cuando una reducción objetiva ocurre, el universo – al menos una pequeñita parte de él- despierta.

La Frecuencia Gama y los Estados Alterados

EN: Comenzamos hablando acerca de los microtúbulos, entonces por favor relacione esto para mí. ¿Cómo se relacionan estos colapsos de función onda a lo que está sucediendo dentro de los microtúbulos en el cerebro?

SH: Bueno, si miramos lo que está pasando entre los microtúbulos sabemos que la conciencia en él ocurre cerca de cuarenta veces por segundo. Se le llama sincronía gamma y viene de algo que un tipo en Alemania llamado Wolf Singer descubrió en 1980 mientras experimentaba con máquinas EEG altamente sensibles. Típicamente con una EEG uno obtiene líneas onduladas que muestran ondas delta, alfa teta y beta. Estas indican impulsos eléctricos en el cerebro que van desde cero hasta cerca de treinta hertz o ondas por segundo. Pero Singer descubrió una frecuencia más alta, perfectamente coherente que llegó a ser conocida como la sincronía gamma, que van desde treinta a noventa hertz, incluso más, aunque cuarenta hertz es lo más típico. Esta sincronía eléctrica perfecta es el mejor indicador que tenemos para un correlato neural de conciencia en el cerebro. En el modelo que Roger y Yo hemos desarrollado hemos propuesto que la sincronía gamma de Singer es realmente evidencia de un estado de colapso cuántico ocurriendo cuarenta veces por segundo – o más- entre redes organizadas, coherentes de microtúbulos en el cerebro.

EN: ¿Está usted diciendo que monitoreando el cerebro de alguien con una EEG, los investigadores han sido capaces de aislar cierta frecuencia de actividad que sólo se correlaciona con experiencias conscientes?

SH: Sí, tiene que haber una cantidad crítica de sincronía gamma. Y puede ocurrir en diferentes partes del cerebro. Por ejemplo, si alguien está oliendo una rosa va a haber esta sincronía gamma en la corteza olfatoria, la parte del cerebro que tiene que ver con el olfato. Si usted está teniendo una conciencia visual va a tener sincronía gamma en las cortezas visual y frontal; para el placer sexual hay sincronía gamma en una parte del cerebro llamada núcleo accumbens, y así. La sincronía gamma puede estar en cualquier parte en el cerebro en cualquier momento y ciertamente se correlaciona con la conciencia. La idea es entonces nuevamente, que nuestra conciencia es realmente una secuencia de patrones discontinuos; una secuencia de imágenes cuánticas ocurriendo aproximadamente cuarenta veces por segundo. Y de igual modo que en cuadros en una película, nuestra conciencia parece continua porque los cuadros están ocurriendo en una rápida sucesión.
Ahora, yo debería hacer notar que la frecuencia de eventos conscientes puede variar y que en estados elevados o alterados de conciencia podemos tener más momentos conscientes por segundo, lo que podría querer decir que nuestra percepción del mundo exterior podría ponerse más lento.
Por ejemplo cuando hay un accidente de automóvil y el auto está dando vueltas, la gente a menudo reporta que el tiempo pareció hacerse más lento y que el mundo parecía moverse a la mitad de la velocidad de lo usual. Esto podría deberse a que su rango de sincronía gamma está cambiando de cuarenta hertz a unos ochenta hertz por segundo. Otro ejemplo es que alguien le preguntó una vez a Michael Jordan, cuando estaba en el mejor momento de su carrera, cómo era el capaz de superar por tanto al otro equipo y tan bien. Y él dijo que cuando estaba jugando bien era como si el otro equipo estuviera en cámara lenta. Tal vez Michael Jordan estaba experimentando sesenta, setenta u ochenta momentos conscientes por segundo y el defensa estaba sólo experimentando algo así como cuarenta.
También vemos esto en monjes meditando. Los textos budistas describen oscilaciones de presencia pura que han sido realmente contabilizados –algo así como seis y medio millones de momentos conscientes en un día- que resultan estar en el rango de la sincronía gamma. Hace unos pocos años, el Dalai Lama envió algunos de sus mejores meditadores a un laboratorio en Wisconsin. Encontraron que, mientras meditaban, los monjes tenían la más alta sincronía gamma jamás registrada. Estaban realmente operando entre ochenta y cien hertz, mientras los sujetos experimentales lo hacían a cuarenta. Incluso antes de sentarse a meditar los monjes mostraban un nivel inusualmente alto de sincronía gamma. Años de meditación habían cambiado sus cerebros de modo que estaban normalmente en esta frecuencia gamma de alto rango. Eso sugiere que están teniendo una experiencia consciente más rica y más intensa que la persona promedio.

La espiritualidad de la Geometría Espacio Tiempo

EN: De acuerdo, Tengo una pregunta. Si la conciencia está surgiendo como una cierta frecuencia de colapsos cuánticos en el cerebro, entonces su modelo podría ser considerado materialista, ¿correcto? ¿Es la conciencia aún un subproducto de la actividad cerebral, empujado al nivel de lo que usted ha llamado espacio tiempo cuántico?

SH: Espere un momento. Material quiere decir “materia”, Materia se deriva de algo más fundamental, que es la geometría cuántica espacio tiempo. Así es que esto va mucho más por debajo de la escala de la materia. La base de lo material es … inmaterial.

EN: ¿Puede elaborar sobre eso?

SH: Básicamente si usted piensa en la mente y la materia y la relación entre ambas, hay una cantidad de filosofías diferentes de las cuales escoger. Primero tiene el dualismo, donde mente y materia no se relacionan; hay una pared de ladrillos entre ellas. Después tiene el materialismo común y corriente, la visión convencional que dice que la materia crea la mente. Después tiene el idealismo y varios enfoques místicos que dicen que la mente crea la materia. En mi opinión ninguno de estos funciona. Todos tienen problemas. Así es que la elección final, yo creo, es lo que llamamos monismo neutral, que ha sido propuesto por figuras como Bertrand Russel, William James y Baruch Spinoza en la filosofía Occidental y varias posiciones Orientales no duales. El monismo neutral dice que hay una entidad subyacente común que hace que surja, por un lado la materia y por otro la mente. En nuestro modelo esa entidad subyacente que hace que surjan ambas es la geometría cuántica espacio tiempo. En las tradiciones Védicas podría llamarse Brahman, el fundamento subyacente del ser. Lo puede llamar como quiera – espíritu, cosmos, gravedad cuántica- lo que sea que posibilita que surja tanto la mente como la materia y subyace a toda la realidad.

EN: ¿Usted está diciendo que, basado en su modelo, la realidad podría ser vista como fundamentalmente espiritual?

SH: Primero que todo, déjeme decirle que Roger no relaciona su trabajo a la espiritualidad, pero yo personalmente no tengo nada que perder así es que pienso ¿por qué no? Escribí recientemente un blog acerca de este tema después de asistir a una conferencia sobre ateísmo. Llamé al post “Ser el zorrillo en una convención de Ateos” porque causé un gran hedor acerca de la espiritualidad ahí que no estuvo muy bien. Lo que dije básicamente es que yo no sigo una religión organizada y Richard Dawkins, Patricia Churchland y otros ateos estaban dándole duro a la religión. Pero yo dije que, basado en lo que sabemos de física cuántica y de la conciencia, tenemos que tomar en serio la posibilidad científica de la espiritualidad. Y al definir lo que entendía por espiritualidad mencioné tres cosas. La primera es la interconexión entre los seres vivos y el universo como un todo y dije que esto podía ser posible debido al fenómeno del entrelazamiento cuántico, que se refiere a la habilidad de dos partículas para estar íntimamente conectadas, más allá de sus limitaciones normales de espacio y tiempo. La segunda fue un cierto tipo de guía divina o sabiduría cósmica que influye en nuestras elecciones, lo cual podría deberse a los valores Platónicos incorporados en la geometría espacio tiempo fundamental. Y finalmente dije que había la posibilidad de que la conciencia permaneciera fuera del cuerpo o después de la muerte.
Hace unos diez años hubo dos estudios, provenientes de Europa, acerca de las experiencias de estar fuera del cuerpo o experiencias de muerte. Ambos estudios comprendían varios cientos de pacientes que tuvieron ataques cardíacos y me parece que encontraron que aproximadamente el diecisiete por ciento de los pacientes habían tenido uno de estos dos tipos de experiencia. La BBC hizo entonces un show llamado “El día que morí” en el cual les preguntaban a los investigadores que hicieron los estudios si podían explicar estas experiencias científicamente. Ellos respondieron: “No tenemos idea, ¿porqué no le pregunta a Penrose y Hameroff?, porque ellos tienen esta extraña cosa cuántica.” Roger, no quiso responder, pero yo dije: bueno bajo condiciones normales la conciencia está ocurriendo a nivel de la geometría espacio tiempo dentro y alrededor de los microtúbulos en el cerebro. Sin embargo, cuando la sangre y el oxígeno dejan de fluir y la coherencia cuántica en los microtúbulos del cerebro se detiene, la información cuántica que había, no se destruye. Continúa existiendo a escala Planco y puede filtrarse o dispersarse, pero permanece entrelazada en un cierto patrón, al menos temporalmente. Por lo tanto si un paciente es revivido, el patrón cuántico es regresado a los microtúbulos dentro del cerebro y el paciente reporta haber tenido una experiencia de muerte o de estar fuera de su cuerpo. Si un paciente muere realmente, entonces es concebible que la información cuántica pueda permanecer entrelazada en una suerte de estado de después de la vida y tal vez la información pueda regresarse a una nueva criatura, y un cigoto o embrión, en cuyo caso tendríamos algo como la reencarnación.
Ahora, no estoy ofreciendo ninguna prueba de que esto suceda, estoy solamente proveyendo un argumento plausible. Estoy diciendo que si es que ocurre, así es como podría ocurrir basado en nuestro modelo. Es científicamente plausible que, si la conciencia es un efecto cuántico ocurriendo en la geometría espaciotiempo cualquier patrón de conciencia no se va, porque la información cuántica no se va, sólo se reorganiza a sí misma dentro de la geometría espacio-tiempo.

EN: Veamos si tengo la esencia de su teoría. ¿Esencialmente usted está diciendo que, al menos algún nivel básico de conciencia está tejido en la trama del espacio-tiempo mismo y que es la actividad cuántica coherente entre los microtúbulos en nuestro cerebro la que permite amplificar o fortalecer la conciencia universal que ya está ahí?

SH: Si, o simplemente para tener acceso a ella o conectarse con ella, llegar a ser uno con ella. En nuestro modelo la conciencia es un proceso natural ocurriendo en la geometría espaciotiempo al nivel escala Planck. Y los microtúbulos en el cerebro humano han evolucionado hacia una configuración específica que permite que suceda este proceso de un modo que también implica cognición, computación e inteligencia.
Mucha gente piensa, como usted sabe, que la conciencia emergió sobre los eones como un subproducto de mutaciones azarosas y a la complejidad inherente de la selección natural, pero yo lo miro desde el otro lado. Pienso que un campo primario/básico de experiencia protoconsciente ha sido integrado desde el principio – desde el big bang – en la escala Planck y que la biología evolucionó y se adaptó con el fin de acceder a ese campo y maximizar la cualidades y potenciales implícitas en el. Por supuesto que poner la conciencia al nivel más fundamental del universo también tiene implicancias para la iluminación y la espiritualidad. Y yo diría, para especular un poco, que cuando alguien medita o se ilumina, se está moviendo más profundamente dentro del dominio cuántico. Pienso que cuando uno medita y alcanza la nada, o lo que la gente llama la nada en sus meditaciones, no es exactamente la nada. Creo que es en realidad, geometría espaciotiempo y uno está accediendo a la fuente de sabiduría iluminada golpeando suavemente dentro de ese campo primario. Uno se mueve más profundamente en la trama básica del universo y llega realmente a ser más conscientemente una parte de él.
De hecho la Kabbalah dice que tenemos este mundo de sabiduría y de luz y después tenemos el mundo de irritación y conflictos, y que la conciencia danza en el borde entre estos dos mundos.
Yo creo que eso es muy cercano a lo que está sucediendo, que la conciencia está danzando en el borde, o que es un proceso al borde, entre los mundos clásico y cuántico. Por lo tanto las prácticas espirituales como la meditación nos permiten sumergirnos y llegar a estar inmersos en ese mundo Platónico cuántico de sabiduría y luz, que es la base de todas las cosas, materiales y mentales. Usted podría incluso llamarlo Dios si quisiera.
Y eso es por qué creo que si la hipótesis de la conciencia cuántica es demostrada, dará crédito a la dimensión espiritual de la vida. Socavará a los materialistas. Pienso que le dará mucha esperanza a la gente.

Fuente

LA TEORÍA DE LA INTERPRETACIÓN DE LOS MUNDOS MÚLTIPLES DE LA FÍSICA CUÁNTICA

IMM1SI ESTA TEORÍA ES CORRECTA, PODRÍAMOS ESTAR VIVIENDO EN UNA RED DE LÍNEAS TEMPORALES ALTERNATIVAS

La Interpretación de los Mundos Múltiples de la física cuántica ha existido por casi 60 años. Es una idea muy controvertida que sugiere que nuestro mundo – y todo en él – está en constante división en líneas de tiempo alternativas. Si es correcta, esto es lo que su verdadera existencia en realidad podría ser.

Hace más de cien años, el descubrimiento de la física cuántica arruinó la fiesta. Nuestra cómoda concepción del universo como un mecanismo de relojería fue desbaratada con la constatación de que, a escala micro, hay un poco de locura en marcha.

Gracias a la mecánica cuántica, ahora sabemos que la materia toma las propiedades de ambas, partículas y ondas. Es más, gracias a Werner Heisenberg y Erwin Schrödinger, podemos no estar seguros sobre el impulso y la posición de una partícula, ni tampoco podemos estar seguros sobre el estado de un objeto cuando no está siendo observado . En otras palabras, el universo, -por lo menos en una cierta escala-, parece ser completamente difuso y nebuloso. Posiblemente incluso aleatorio.

La física cuántica ha alborotado completamente los principios clásicos, -y aparentemente intuitivos-, de espacio y tiempo, causalidad, y la conservación de la energía. Esto quiere decir que las interpretaciones de Newton, e incluso Einstein, del universo son insuficientes. En efecto, si queremos desarrollar una teoría unificada y comprensible de todo, vamos a tener que conciliar todo esto de alguna manera.

Sin embargo, algunos físicos, molestos por las implicaciones de la mecánica cuántica en nuestra comprensión del universo y nuestro lugar en él, siguen optando por ignorarla o descartarla como un tipo de desagradable inconveniente. Y es difícil culparlos. La física cuántica no sólo es molesta a la física convencional. También perturba el sentido de nuestro lugar en el universo a escala copernicana: un cambio de paradigma que arrastra un profundo y metafísico bagaje existencial.

La negación, sin embargo, no va a ayudar a la situación, -ni va a promover la ciencia. Los físicos no tienen más remedio que postular las teorías que tratan de explicar las cosas que ven en el laboratorio, no importa lo extraño que parezcan. Y en el mundo de la mecánica cuántica, esto ha dado lugar a una serie de interpretaciones diferentes, incluyendo la interpretación de Copenhague, la Interpretación Ensemble, la teoría de Broglie-Bohm, y muchas, muchas otras.

Y por supuesto, la famosa Interpretación de los Mundos Múltiples.

La formulación “Estado Relativo”

De vuelta a la década de 1950, un estudiante de Princeton con el nombre de Hugh Everett III se enredó en el maravilloso y loco mundo de la física cuántica. Él se familiarizó con las ideas de Niels Bohr, Heisenberg y Schrödinger, y estudió con Robert Dickie y Eugene Wigner. Luego, en 1955, comenzó a escribir su Ph.D. tesis bajo la tutela de John Archibald Wheeler.

En 1957, publicó su trabajo bajo el nombre de “Mecánica Cuántica por el método de la función de onda universal.” Finalmente, después de más ediciones y recortes, fue republicado bajo el nombre de “Mecánica ondulatoria sin Probabilidad”, y aunque se refirió a su teoría como la “formulación de estado relativo”, fue rebautizado como la Interpretación de los Mundos Múltiples(IMM) por Bryce Seligman en los años 60 y 70.

Pero al igual que muchas teorías seminales en la ciencia, la idea de Everett fue despreciada. Tan despreciada, de hecho, que renunció a la física y se fue a trabajar como analista de defensa y consultor.

Ahora, unos 60 años después, su idea radical pervive en un pequeño ,-pero en crecimiento-, subconjunto de físicos. En una encuesta reciente de físicos cuánticos, el 18% de los encuestados dijo que suscribían la IMM (en comparación con el 42% que compran en la dominante interpretación de Copenhague).

El Postulado de Everett

IMM2En esencia, la gran idea de Everett fue la sugerencia de que el universo entero es mecánica cuántica por naturaleza, -y no sólo el espeluznante fenómeno hallado a una inderminista escala microscópica. Al traer eventos macroscópicos al panorama, él trastornó la importancia de medio siglo de trabajo de los que le precedieron. Los dos mundos diferentes, argumentó Everett, pueden y deben estar vinculados.

Sin duda, el problema que presenta la mecánica cuántica es la constatación de que parece que vivimos en un mundo determinista (es decir, un mundo comprensible y racional) que contiene algunos elementos no deterministas. Everett trabajó para conciliar el micro a la macro argumentando que ninguna división arbitraria debe ser invocada para delimitar los dos reinos.

A su juicio, la función de onda universal, es una lista matemática de cada configuración única de un objeto cuántico, como un átomo de hidrógeno. Es una descripción de cada posible configuración de cada partícula elemental única en el universo (que es una gran lista). Lo que no aplicó Everett fue  la ecuación de función de onda de Schrodinger a la totalidad universo, -por lo que ahora es conocido como el Postulado Everett:

Todos los sistemas aislados evolucionan de acuerdo a la ecuación de Schrödinger.

Everett también argumentó que la medida de un objeto cuántico no le fuerza a uno u otro estado comprensible. En cambio, hace que el universo se divida, o se ramifique, para cada posible resultado de la medida, el universo se divide literalmente en mundos distintos para adaptarse a cada resultado posible. Y curiosamente, la idea de Everett permite a la aleatoriedad ser eliminada de la teoría cuántica, y, en consecuencia, de toda la física (con lo que hace a los físicos muy felices).

Vale la pena señalar que la IMM está en agudo contraste con la famosa interpretación de Copenhague, una rama de la física que dice que la mecánica cuántica no puede producir una descripción coherente de la realidad objetiva. En su lugar, sólo podemos tratar con probabilidades de observación o medir diversos aspectos de cuantos de energía, -las entidades que no se ajustan a las ideas clásicas de partículas y ondas. Sus partidarios hablan sobre el colapso de la función de onda, -que sucede cuando se hace una medición, y que hace que el conjunto de probabilidades asuma inmediatamente al azar sólo uno de los posibles valores posibles.

Tantos Mundos

Según Everett, un “mundo” es un subsistema complejo, causalmente conectado que no interfiere significativamente con otros elementos de la superposición mayor. Estos “mundos” se pueden llamar “universos”, pero “universo” tiende a describir todo el tinglado.

Ni que decir tiene, es una teoría metafísica que altera drásticamente nuestra comprensión del universo y nuestro lugar en él. Si es verdad, el universo se compone de una incesante serie de líneas temporales que se ramifican para dar cabida a todas las posibilidades. Ulteriormente, esto significa que una versión tuya, -o lo que crees que eres-, está constantemente bifurcándose hacia otras historias alternativas.

Por ejemplo, en el caso del gato de Schrödinger, no es tanto vivo como muerto cuando no fue observado. En cambio, una versión del mismo deja de existir, mientras que otra vive en una línea de tiempo alternativa. Como otro ejemplo, una versión de ti deja de leer mi artículo en este punto exacto, mientras que otra versión tuya continuará hasta el final. Podría incluso haber alguna versión malvada tuya en alguna parte. Mientras que es probable, -y no viola las leyes físicas en la escala macro-, una nueva versión del universo, y todo lo que hay dentro de ella se creará. A su vez, estas continuarán ramificándose en base a las nuevas contingencias contenidas en las mismas. Pero los mundos Everett en los que la probabilidad colapas nunca pueden ser realizados, y, en consecuencia, nunca pueden ser observados.

Así que lo que parece ser un solo individuo que vive momento a momento es en realidad un múltiple  flujo perpetuo de experiencias; no hay una única línea de tiempo. En cambio, hay muchos, muchos mundos. Esto significa que todas las posibles historias alternativas y futuras son reales.

Esto también significa que podría haber un número infinito de universos, -y que todo lo que pudo haber sucedido en nuestro pasado, de hecho ha sucedido en el pasado de otros mundos.

Extraño e Incomprobable

Como era de esperar, hay una serie de objeciones a la IMM. Como se ha señalado, el 82% de los físicos cuánticos no lo acepta.

Una de las quejas más comunes es que la IMM viola gravemente la conservación de la energía (es decir, ¿dónde diablos está toda la energía procedente de combustibles de todos estos nuevos universos?). Otros sostienen que se viola la navaja de Occam, que no da cuenta de los acontecimientos que no son locales (como un alienígena haciendo una observación muy, muy lejos), o que sus parámetros y definiciones, como “medida”, son demasiado generosos o vagos .

Y, por supuesto, conduce a una serie de conclusiones extrañas. Por ejemplo, una versión tuya que ganará la lotería cada vez que juegue. Claro, es altamente improbable, pero no imposible. En el espacio de todos los mundos posibles, una versión tuya tendrá que experimentarlo.

Tal vez aún más extraño es el escenario en el que una persona, -alguien que no pueda tocar un instrumento musical-, se sienta delante de un piano e interpreta  Claire de Lune de Debussy a la perfección estrictamente por casualidad. Claro, las probabilidades de golpear correctamente cada nota sucesiva alcanza una escala astronómica conforme la pieza avanza, -pero esto es lo extraño que surge cuando tenemos que considerar (1) probabilidades y no imposibilidades, y (2) el número casi infinito de expresiones de todos los mundos posibles.

Pero algo sobre este escenario parece…equivocado.

Otra perspectiva interesante y relacionada proviene de la página web Rational Skepticism (Escepticismo Racional):

Por ahora, la IMM es físicamente dependiente. Es decir, la probabilidad de un resultado se evaluó a partir de potencial físico. Sin embargo, todos sabemos que la probabilidad de eventos no está supeditada a los potenciales físicos. Sé, por ejemplo, dada la evolución de mi propia vida/mente, que la probabilidad de convertirme mañana en un materialista, es cero. No tengo ninguna duda sobre eso, ya que yo ya he estado allí y he visto los defectos de eso(por no mencionar todo lo que he ‘visto’). Del mismo modo, todos ustedes pueden estar seguros de una cosa u otra. Además, por ejemplo, si existe el potencial físico, la probabilidad de que en los titulares de los periódicos de mañana el Papa como un asesino homosexual ateo me parece difícil, por  lo menos. Por lo tanto, ¿estos son muchos mundos limitados por lo que es físicamente posible, o por lo que es razonablemente posible? Es decir, ¿qué preocupaciones emotivo/mentales dictan que mundos son posibles, o sólo físicamente potenciales? En vista de ello, parece que la IMM no tiene ningún recurso para ese potencial mental.

Lo cual es un gran punto. ¿En qué momento la probabilidad, -incluso dentro de los límites de la física clásica-, entra en el reino de la absoluta improbabilidad? En el ejemplo anterior, la de nuestro pianista increíblemente afortunado, tal cosa nunca podría suceder porque la persona no ha desarrollado la musculatura del dedo adecuado, o de repente puede detenerse a la mitad de su actuación, horrorizado por su peculiar logro.

Y también está la cuestión de la capacidad de prueba. Lamentablemente, no podemos comunicarnos con nuestras copias. Cada versión de nosotros sólo puede observar una instancia del universo en un momento dado. Por tanto, la IMM se considera incomprobable, -llevando a muchos a descartarla como acientífica o una cosa de locos.

En realidad, puede haber una manera de probarlo. La IMM implica la hipótesis de la inmortalidad cuántica, -el argumento de que una versión de nosotros siempre observa el universo-, incluso en la más improbable de las circunstancias. Para probar la IMM, todo lo que hay que hacer es intentar el suicidio en base a un esquema de 50/50 de probabilidades. Según la teoría, una versión tuya  sobrevivirá a los intentos de suicidio, -pero es una oportunidad entre billones. La baza, por supuesto, es vivir la vida de esa versión particular tuya. Buena suerte .

Hugh Everett, a pesar de su creencia en la inmortalidad cuántica, murió en 1982. Pero su idea sigue viva, -una especie de inmortalidad en sí misma.

GEORGE DVORSKY

Fuente

¿Depende el destino del universo de la masa de las pequeñas partículas?

 

Referencia: LiveScience.com .
por Charles  Q. Choi, 12 de septiembre 2013

El universo puede terminar pasados otros 10 mil millones de años, tan pronto como la más pesada de todas las partículas elementales conocidas, el quark top, sea aún más pesada de lo que se pensaba, según los investigadores.

Si el quark top no es más pesado de lo que los experimentos sugieren que en la actualidad, entonces puede esperarse un destino aún más extraño del cosmos: cerebros sin cuerpo y casi cualquier otra cosa podrían un día materializarse al azar en la existencia.

Los protones y neutrones que componen el núcleo de los átomos están hechos de partículas elementales llamadas quarks. Los protones y los neutrones están formados por los sabores más ligeros y más estable de quarks: el quark arriba y quark abajo. El sabor más pesado e inestable de quark es el quark top, que los experimentos actuales sugieren que es alrededor de 184 veces más pesado que el protón.

Burbujas microscópicas

Ahora, los físicos teóricos ha constatado que el quark top es más pesado de lo que se pensaba en la actualidad, la energía inunda el espacio vacío y puede un día desestabilizarla.

“Si el vacío se desestabiliza, todos moriríamos”, dictaminaba el investigador Sean Carroll, un físico teórico del Instituto de Tecnología de California.

En primer lugar, aparecerían burbujas microscópicas que afectarían al campo de Higgs, lo cual impregnaría el espacio y se cree que es responsable de las masas de las partículas como los electrones y los quarks. Esas pequeñas burbujas del espacio, sin embargo, podrían hacer que el campo de Higgs pudiese tener una energía inferior a su valor actual.

“Estas burbujas aparecen sólo en raras ocasiones, pero cuando lo hacen, se expanden a velocidades cercanas a la de la luz”, apuntaba Carroll. Si tales burbujas llegaran a chocar con la Tierra, las masas de todas las partículas que dependen del campo de Higgs cambiarían repentinamente.

“La física y la química tal y como las conocemos, podrían llegar a ser muy diferente, y ciertamente ningún ser vivo podría sobrevivir.”

Estas burbujas pueden aparecer cada 20 mil millones de años. En comparación, el universo tiene aproximadamente 13,8 mil millones de años, es decir, se vaticina que al universo le quedan unos 10 mil millones de años de vida. Estas burbujas posiblemente se materialicen más rápido, mañana o dentro de los próximos años, aunque las posibilidades son muy escasas, según dicen Carroll y su colega Kimberly Boddy, del Instituto de Tecnología de California .

Cerebros sin cuerpo

Busto de Ludwig Boltzmann

Si el universo no está condenado por el quark top, podría enfrentarse a un destino aún más extraño, uno dominado por los llamados cerebros de Boltzmann.

En teoría, una habitación llena de monos golpeando al azar las teclas de unas máquinas de escribir, con el tiempo podría llegar a escribir las obras completas de Shakespeare. De hecho, cualquier suceso aleatorio, no importa cuán improbable, podría suceder, se se le da el tiempo suficiente.

Una posibilidad extraordinariamente poco probable es que cualquiera podría aparecer al azar en la existencia, con un conjunto completo de memoria de no hace más de un momento, desde un cúmulo de átomos, una idea sugerida por el físico austríaco Ludwig Boltzmann. Incluso se podría proponer que todas las mentes inteligentes del universo son ese cerebro sin cuerpo, con juegos completos de recuerdos que fluctúan aleatoriamente a partir del caos, en vez de evolucionar de forma convencional a partir de un pasado relativamente ordenado. Si la mente de cualquiera es sospechosa, uno nunca podría ser capaz de decir si un modelo del universo es viable o no.

El universo no sólo se expande, sino que su crecimiento al parecer se está acelerando, tal vez impulsado por la energía que inunda el vacío del espacio. En principio, dicha versión del cosmos puede durar para siempre, permaneciendo lo suficientemente caliente para conducir las fluctuaciones aleatorias que crean los cerebros de Boltzmann.

Sin embargo, si el quark top es lo bastante masivo para potencialmente destruir toda la vida, entonces la energía del vacío podría ser lo suficientemente baja como para evitar este concepto tan inquietante de cerebros de Boltzmann.

“No estamos argumentando que existan tales cerebros, sólo estamos tratando de evitarlos”, dijo Carroll.

A fin de “recorrer un rápido fin del mundo cósmico y evitar la amenaza del cerebro de Boltzmann”, la masa del quark top deber ser de alrededor de 178 mil millones de electrón-voltios, que corresponde a 188 veces la masa del protón, continuó. Se trata de un 3 por ciento más pesado que la masa del actual quark top que mide actualmente 173 mil millones de electrón-voltios”; sin embargo, hay incertidumbres sobre esa medida, y el quark top fácilmente podría tener unos mil millones de electrón-voltios más pesado de lo que pensamos”, agregó.

Conforme el acelerador de partículas más grande y potente del mundo, el Gran Colisionador de Hadrones, reúna más datos, los investigadores obtendrán una mejor idea de la masa del quark top y, potencialmente, del destino del universo.

“Es interesante y divertido poder conectar algo medible en los experimentos con las especulaciones sobre el futuro del universo”, dijo Carroll.


– Nota editor: Las idioteces a las que se puede llegar cuando sólo se hace caso a las elucubraciones matemáticas. Con científicos así, para qué queremos maestros de la ciencia ficción. 
– Imagen 1) mente cósmica.
– Imagen 2) Busto de Ludwig Boltzmann. Wikipedia.

.

 

– See more at: http://bitnavegante.blogspot.com.es/2013/09/depende-el-universo-de-masa-particulas.html#sthash.vDMTSTXb.dpuf

http://maestroviejo.wordpress.com/2013/09/29/depende-el-destino-del-universo-de-la-masa-de-las-pequenas-particulas/

La Destrucción de la Mente Humana

 


La mente es una valiosa posesión humana, somos seres con unas capacidades increíbles y nuestro poder es semejante al de los propios dioses, lamentablemente, desde que somos jovenes, nos implantan modelos de conducta y aprendizaje que destruyen sistemáticamente una valiosa parte de nuestro cerebro, esta eliminación supondrá un lastre para toda la vida al que de manera inconsciente nos tendremos que acostumbrar toda la vida e incluso en algunos casos defenderemos dicha “eliminación” transmitiendo tan erróneos conceptos a todos aquellos que nos rodean.
En el siguiente video hablamos de todo ello y proponemos un pequeño experimento final.

El orden como Vibración Energética

 

En ésta ocasión quiero hablarles de la relación entre la energía y el orden de las cosas.
Si vemos a nuestro alrededor, nos damos cuenta de que Todo es Energía, Todo tiene energía y por consiguiente, tiene vibración. La vibración es el movimiento que genera la energía. Por eso un principio indiscutible en la creación es que Todo vibra, Todo se mueve, nada está inmóvil. Todo está moviéndose desde alguna perspectiva.
Así es como al mismo tiempo, luego de una vibración, tenemos la frecuencia con la que vibra el objeto, el ser, o lo observado. Y luego tenemos, a las altas frecuencias y las bajas frecuencias.
Ya sabemos que las altas frecuencias son las positivas y las bajas las negativas. Pero ahora quiero que veamos un poco lo que producen estas:
  • Las altas frecuencias producen orden, construyen, armonizan y crean.
  • Las bajas frecuencias producen desorden, destruyen, desorganizan y dividen.
Un ejemplo de esto son los resultados de las figuras formadas en al agua sometida a diferentes vibraciones energéticas (del Experimento de Masaru Emoto, puedes revisar más pinchando Aqui).
Bajas frecuencias vs Altas frecuencias
Desorden vs Orden
Según el Feng Shui, los objetos y la forma en que colocamos estos en nuestra casa o espacio afectan el fluir de la energía en nuestro espacio físico. Y efectivamente, ¡existe una relación entre el orden de un lugar y la frecuencia energética de ese lugar!
Un lugar con buenas energías, con armonía y nuevas vibraciones hace sentir bien a las personas en su interior, las plantas crecen saludables y los animales también. Por el contrario, un lugar con malas energías, es un ambiente negativo que destruye la armonía entre los seres que lo habitan, estanca las energías, y afecta la salud de las plantas y animales, y también, la de los seres humanos.
Cuando estamos en un ambiente desordenado, sucio, con muchas cosas acumuladas por todas partes, estamos en un ambiente donde las energías no circulan del todo bien. De hecho, las energías están estancadas. Posiblemente las cosas no funcionen muy bien, y en general, la energía del lugar es de una frecuencia baja.
El tema del orden en un lugar es muy importante ya que garantiza que las energías fluyan de buena manera, facilitando las sincronicidades, la entrada de personas si se trata de un negocio, etc.
Yo he tenido la oportunidad de conocer un negocio donde el desorden era prácticamente a todo nivel; los artículos estaban arrumbados por todas partes; las cosas estaban mal organizadas ya que no se apreciaban; algunos productos llegaban a perderse de bajo de otros productos. Y en las cuentas financieras, otro desorden más.
¿Cual era el Resultado?
El negocio no funcionaba bien, pocas personas entraban al lugar, las ventas no eran muy grandes, y en definitiva se desperdiciaba mucho tiempo y espacio en cosas que no eran necesarias. No se podía sacar el máximo provecho al negocio por el excesivo desorden que tenia. Si bien, el negocio podía triunfar, no lo lograba ya que el desorden no permitía el correcto fluir de las cosas, de las personas ni mucho menos de las energías en su interior.
El orden sin dudas, aunque no lo hayan notado es un tema importante. Es importante para cualquier proyecto que se decidan emprender. ¡Es necesario para triunfar en cualquier tarea que se propongan!
Solo deténganse a pensar un momento, ¿qué sería de éste universo si no tuviera un extremado orden en cada lugar de su interior? ¿Sería posible la vida de en un universo donde todo es un caos, donde todo es aleatorio y donde todo es inestable y desordenado? Por supuesto que no, debe existir un orden preciso en cada lugar para que miles y miles de sistemas solares dentro de un universo existan y coexistan entre ellos.
El universo es extremadamente ORDENADO, ¡nada está ahí porque si, cada planeta, cada estrella, cada agujero negro o blanco está ahí por algo! Así mismo como cada cosa que nos ocurre en nuestra vida es por algo, y todo tiene una razón, entonces Todo tiene un orden.
Así como un grupo de músicos necesita un orden perfecto para interpretar una canción de música clásica, así mismo la vida y la existencia misma de todas las cosas poseen un orden intrínseco en cada lugar.
¿Has pensado que sería de tu vida si te hubieras saltado ESE momento importante que te hizo llegar aquí? ¿Has pensado que sería de tu vida sin que los hechos hubieran ocurrido en un preciso orden?
Todo responde a un orden, a una sinfonía perfecta que se está orquestando Ahora, en este mismo momento al tú leer esto, al tú vivir lo que estás viviendo, al yo haber vivido lo que viví para comenzar a escribir este Blog. Todo responde a una inteligencia, orden y vibración muy muy Alta que ordena cada cosa que existe. De esa forma, cada ser, cada persona hace lo que le correspondía hacer en su justo momento de la canción de la vida.
Cuando mantenemos un lugar desordenado no solamente estamos estancando la energía, además estamos yendo en contra del principio fundamental del universo que es el de la vibración. Estamos dejando todo inerte y quieto en su lugar, de forma que si algo está en desarmonía con el resto de cosas, debemos moverlo a otro lugar donde quede perfecto y cumpla su función con el resto de las cosas.
Un lugar ordenando nos proporcionara otra vibración para nuestro espacio físico, nos da una nueva forma de ver las cosas, todo se siente nuevo y mejor. Nos dará la libertad de acción para decidir de mejor forma, liberándonos del estrés, de tensiones, de malas vibras, y todo fluirá correctamente, no perderemos el tiempo en cosas innecesarias.
Cuando comprendí todo esto, sentí la necesidad de ordenar por completo mi espacio de trabajo, y de verdad siento que todo está mejor, es increíble como se van acumulando cosas que en tu presente que No utilizas y debes desechar. Todas esas cosas que guardaste en el pasado y que ahora ya no te sirven ni utilizarás solo te están manteniendo arraigado a energías del pasado y no te permiten dar lugar a nuevas energías, nuevas ideas y pensamientos. Por eso si encuentras algo que ya no es necesario tenerlo ahí en tu espacio personal debes desecharlo o dárselo a alguien que lo necesite.
Bueno amigos, espero que les haya gustado el artículo, sin más que decir, comencemos a ser un Universo ordenado, sin tantos bloqueos y que todo fluya en nuestras vidas.
Les dejo un vídeo que da ejemplo de cómo las altas frecuencias realmente organizan las cosas, y el orden y las buenas energías van de la mano.

Fuente