La evolución Cósmica

SÉPTIMA CONFERENCIA

ALGUIEN puede considerar ridículo dar una conferencia sobre la Evolución Cósmica, porque, como es lógico, yo ni ninguna mortal sabe algo sobre este tema y, en consecuencia, somos incapaces de explayamos sobre él. Sin embargo, hay ciertas deducciones que podemos extraer de acuerdo a la ley de analogía, que podrán conducirnos a interesantes regiones del pensamiento.

Durante varias semanas consideramos la evolución del átomo, etapa tras etapa, hasta incluir el entero sistema solar en el término átomo. Estudiamos, primeramente, en líneas generales, el átomo de sustancia, después el átomo humano y luego aplicamos lo que conocemos sobre ambos a una esfera mayor, átomo o planeta, denominado átomo planetario; extendiendo la idea hasta el átomo del sistema solar, dijimos que tiene su lugar dentro de un todo mayor.

Estudiamos tres métodos de evolución o desarrollo, en conexión con este tema. 

Consideramos los aspectos que evolucionaron por medio de esos átomos, sus cualidades o naturaleza síquica y vimos que en el átomo de sustancia la única cualidad síquica que podíamos atribuirle era la inteligencia. Pasamos después a las formas atómicas subhumanas y vimos que las formas en los reinos mineral y vegetal, manifestaban otra cualidad de la deidad, sensación, sensibilidad, amor embrionario y emoción. También descubrimos que en el reino animal comenzaba a manifestarse una tercera cualidad, la mente rudimentaria, y al llegar al átomo humano teníamos la expresión de tres aspectos, inteligencia, amor y una voluntad central. Extendimos este concepto al planeta y al sistema solar, y hallamos que por medio de la forma del sistema solar actúa una excelsa Inteligencia o Mente, utilizada para demostrar otra cualidad, Amor o Sabiduría, y que energetizaba todo mediante una gran VOLUNTAD. 

De ello deducimos que esa voluntad podía ser la manifestación de una Entidad que anima a todo el sistema solar, desde el ínfimo átomo de sustancia hasta la gran Vida que energetiza al sistema planetario.

Sentados estos fundamentos, pasamos a considerar la evolución de la vida consciente en la forma atómica, y vimos que en cada átomo evolucionaba conscientemente un tipo superior de conciencia, y que la conciencia humana se distingue de las otras formas inferiores en que es autoconsciente; que el hombre es una inteligente voluntad que ejecuta conscientemente cada acción, y se da cuenta de lo que lo rodea, actuando en definida línea de actividad con un particular objetivo. La autoconsciencia del hombre conduce a algo más elevado, a la conciencia del gran Espíritu planetario, que puede describirse mejor como conciencia grupal. A medida que avanza la evolución, el hombre pasará de la etapa de la autoconsciencia en que nos hallamos ahora, ustedes y yo, al conocimiento de lo que significamos por conciencia grupal, algo prácticamente desconocido, excepto como un hermoso ideal, un sueño que se materializará en un lejano futuro. 

La conciencia grupal conducirá lógicamente a lo que a falta de mejor término, llamamos conciencia de Dios, aunque desapruebo el empleo de la palabra Dios debido a que ocasiona muchas discusiones entre los distintos pensadores de la familia humana. Estas diferencias se fundan mayormente en las distintas fraseologías y términos que se emplean para expresar ideas fundamentales y los varios métodos de organización. Cuando el científico habla de fuerza o energía, el cristiano de Dios y el hinduísta emplea términos análogos a ‘yo soy ese yo soy’, o el yo, todos se refieren a la misma Vida una, y pierden el tiempo en el intento de demostrar el error ajeno y la exactitud de su propia interpretación.

Vimos después, en términos generales, que la evolución atómica podía dividirse en dos etapas: una, la atómica; la otra, a falta de mejor término, la radiactiva. La etapa atómica es ésa donde el átomo vive su vida autocentrada, preocupándose totalmente de su propia evolución y del efecto producido por sus contactos. A medida que prosigue la evolución, se evidencia que el átomo comienza a reaccionar a una vida mayor fuera de sí mismo y tenemos aquí un período análogo al de la construcción de formas, donde los átomos de sustancia son atraídos por una mayor carga de energía o fuerza eléctrica positiva, si desean llamarla así, que los absorbe o atrae y construye una forma con ellos, que a su vez se convierten en electrones. 

Vimos que en nuestro caso y en el de toda unidad autoconsciente, se sigue el mismo procedimiento y que posemos una vida central que mantiene dentro de la esfera de su influencia a los átomos que constituyen los distintos cuerpos, físico, emocional y mental; también que nos manifestamos, nos movemos y vivimos nuestra vida, desarrollamos nuestros propósitos, atrayendo hacia sí átomos de sustancia adecuados a nuestra necesidad para poder así realizar los necesarios contactos. Estos átomos son, para nosotros, la vida central, lo que los electrones para la carga central positiva en el átomo de sustancia. Después comprendimos que si esto es verdad, es decir, si existe una etapa autocentrada o período estrictamente atómico para el átomo y para el átomo humano, entonces se podría decir lo mismo del átomo del planeta, habitado por su Vida central espiritual. 

De allí entramos en el campo de las conjeturas y consideramos que todo lo que transcurre en el planeta se debe a la condición autocentrada de la Entidad que lleva a cabo su propósito por medio del planeta. Finalmente introducimos la misma idea en conexión con el sistema solar.

Pasamos luego a considerar la segunda etapa, la radiactiva, que los científicos están estudiando desde hace veinte años en conexión con el átomo químico y físico, y vimos una condición análoga en la evolución del átomo humano, pero precedida por un período paralelo al de la etapa atómica, donde el hombre es puramente egoísta, totalmente autocentrado y no le interesa el bienestar del grupo del cual forma parte. Esta etapa previa es muy evidente hoy en el mundo. Un gran porcentaje de la familia humana se halla en la etapa atómica, pero recordemos que es una etapa protectora y necesaria; por ella pasa toda unidad humana durante el proceso de descubrir su lugar en el grupo, permitiéndole desarrollar algo que dé valor a ese grupo cuando entre en la segunda etapa.

También hay en el mundo unidades humanas que están pasando a la segunda etapa y llegando a ser radiactivas y magnéticas, influyen a otras formas y van siendo conscientes del grupo. Salen de la etapa del “yo soy” y entran en el conocimiento de “yo soy ése”; comienzan a conocer la vida y propósito de la excelsa Entidad de cuyo cuerpo son parte; se dan cuenta del propósito detrás de la vida del Espíritu planetario el impulso subjetivo, subyacente en la manifestación objetiva de la tierra. Empiezan a colaborar con Sus planes, a trabajar por el mejoramiento de su grupo, y la diferencia entre ellos y los otros átomos de la familia humana es que ahora son conscientes del grupo, poseen perspectivas más amplias, reconocimiento grupal y un propósito mayor. 

Al mismo tiempo, no pierden su autoconsciencia ni su identidad individual, y mantienen su propia vida esferoidal, pero no aplican a sus propios planes la fuerza y la energía que afluye a través de ellos, sino en la inteligente colaboración con la excelsa Vida de la cual forman parte. Dichos hombres son pocos y vienen de vez en cuando, pero cuando sean más numerosos, entonces podremos esperar un cambio en las condiciones del mundo, y también la llegada de ese momento de que habla San Pablo, cuando dice: “No deberá haber desavenencia en el cuerpo, sino que los miembros deben cuidarse mutuamente. Si un miembro padece, todos sufren con él, y si un miembro es honrado, todos se regocijan con él… El mismo Dios actúa en todos. Hay diversidad de dones, pero el mismo espíritu; hay diversidad de ministerios o servicios, pero el mismo Señor”. 

Cuando todos seamos conscientes del grupo, entonces lo seremos del propósito subyacente en la manifestación, en nuestro planeta; cuando seamos conscientemente activos y apliquemos nuestra energía en llevar a cabo los planes del grupo, entonces llegará lo que los cristianos llaman el “milenio”.

Ahora bien, si tenemos en la evolución del átomo de la sustancia y en el humano, ambas etapas, y si son la base de todo futuro desarrollo, entonces dentro del átomo planetario tendremos las mismas dos etapas, aquella en que la Vida planetaria lleva a cabo Sus propios planes, y otra donde colabora con los planes superiores de la Vida que anima al sistema solar. Como aún no puedo entrevistar al Espíritu planetario, no puedo decir si colabora con los propósitos del Logos solar, pero podemos tener una idea general del propósito, estudiando la evolución de la raza y el desarrollo de los grandes planes internacionales en el planeta. También debe recordarse que aunque los seres humanos nos consideramos como la manifestación más elevada en el planeta, puede haber otras evoluciones, a través de las cuales pudiera estar actuando la Vida central y de la cual muy poco sabemos. No sólo debemos estudiar al hombre, sino también la evolución angélica o dévica, como la llama el hinduista. 

Esto nos abre un dilatado campo de estudio y reflexión.

En el sistema solar esperamos hallar además análogas etapas, y probablemente la gran Vida que anima el entero sistema solar, esa gran Entidad que utiliza al sistema solar para llevar a cabo un definido propósito, lo energetiza por medio de estos grandes centros de fuerza que llamamos átomos planetarios, que a su vez actúan por medio de centros menores o grupos, haciendo descender su energía a través de los grupos de átomos humanos, a los distintos reinos de la naturaleza, y así al minúsculo átomo de sustancia que refleja a su vez todo el sistema solar. Si meditamos sobre esta cuestión de la vida atómica, resulta muy interesante y nos introduce en múltiples conjeturas. Uno de los puntos más interesantes que nos ofrece es la íntima correlación, la estrecha interacción de los diversos átomos y la omnipenetrante unidad que finalmente debemos reconocer. 

Si hemos descubierto que en la evolución de los átomos de todo tipo llega una etapa en que palpan y buscan su lugar en el grupo, y de positivos se convierten en negativos, en lo que respecta a una vida mayor, si es verdad que en estas manifestaciones de conciencia hay una etapa autoconsciente y otra de conciencia grupal, ¿no sería lógico y posible, después de todo, que nuestro sistema solar sea sólo un átomo dentro de un todo mayor? ¿No habrá para nuestro sistema solar y Logos solar, una vida central más grande hacia la cual el espíritu animador, dentro de la esfera solar, sea gradualmente atraído y a cuya conciencia aspira nuestra deidad? ¿Se observan en alguna parte, indicios de esta fuerza atractiva o meta? ¿Hay mayores esferas de vida solares fuera de nuestro sistema, que producen un definido efecto sobre él? Todo esto puede ser una mera conjetura, pero ofrece puntos interesantes. 

Si consultamos los tratados de astronomía para averiguar si lo afirman los astrónomos, hallaremos muchas opiniones contradictorias.

Unos dicen que en las Pléyades hay un punto central en cuyo torno gira nuestro sistema planetario, y otros declaran que el punto de atracción magnética está en la constelación de Hércules, y por otra parte otros lo contradicen rotundamente. Algunos astrónomos hablan de “deslizamientos de estrellas” y dicen que van hacia una dirección específica, mientras otros arguyen que en distancias tan vastas no es posible determinar si ciertos sistemas siguen o no una órbita definida.

Sin embargo, si consultamos los antiguos libros mitológicos, podremos definir el mito como algo que oculta una gran verdad, hasta comprenderla, y si estudiamos los antiguos libros de Oriente, hallaremos que todos aluden a dos o tres constelaciones que poseen una relación íntima y peculiar con nuestro sistema solar. Respecto a esto los modernos astrónomos mantienen una actitud agnóstica, que corresponde al punto de vista de la ciencia materialista. Lo que trato de acentuar es que un tópico sobre el cual están divididos y discuten los astrónomos, y que sin embargo exponen tan claramente los libros orientales, debe basarse en la realidad científica y en que probablemente hay algo de verdad en tal afirmación. 

Mi sugerencia personal sobre este aspecto de la verdad no reside en la interpretación física, sino en la Conciencia; que la evolución síquica se está llevando a cabo en el átomo (empleando la palabra síquica en sentido de conciencia subjetiva), puesto que está insinuada en dichos libros, subrayando la oculta relación que tenemos con otros sistemas solares. Quizás aquí encontremos la verdad. La vida subjetiva puede ser una, la energía que fluye entre ellas también puede ser una; pero en las formas físicas reside la diversidad. Quizás en la evolución de la inteligencia, en la manifestación del amor, o conciencia grupal, y en el desarrollo de la voluntad, o propósito, reside la unidad, la unicidad de la vida subjetiva y el eventual reconocimiento de que sólo en la forma existe separación y diferenciación.

Al considerar este asunto, los libros orientales dicen que las siete estrellas de la Osa Mayor, las siete estrellas de las Pléyades y el sol Sirio, están en íntima relación con nuestro sistema solar y tienen estrecha relación psicomagnética con nuestro Logos solar.

Hemos visto que la meta para el átomo de la sustancia es la autoconsciencia, y que para la entidad que está evolucionando a través de un planeta, la meta puede ser la conciencia de Dios. Pero, lógicamente, al considerar al Logos solar fallan las palabras; sin embargo, para Él también debe haber una meta, que bien podríamos denominar Conciencia Absoluta. Daré un ejemplo: se dice que nuestro cuerpo está constituido por multitud de pequeñas vidas, células o átomos, poseyendo cada uno su propia conciencia individual o autoconsciencia. 

La conciencia del cuerpo físico, considerado en conjunto, podría ser, desde el punto de vista del átomo, como su conciencia grupal. Después tenemos la conciencia del hombre, el pensador, que energetiza al cuerpo, lo maneja a voluntad, y es para el átomo de su cuerpo, análogamente a lo que denominamos conciencia de Dios. Nuestro conocimiento autoconsciente se halla tan lejos del átomo, como la conciencia del Logos solar está de la nuestra. Para el átomo del cuerpo humano, esa conciencia del Logos solar, ¿no podría ser la denominada Conciencia Absoluta? Esta idea puede extenderse al átomo humano y al átomo planetario, de modo que el Logos solar tiende a una conciencia más allá de la propia, análoga a la que se extiende entre nuestro átomo y el de Él. 

Aquí se nos abre una maravillosa perspectiva sumamente alentadora, porque si estudiamos la célula del cuerpo físico y consideramos la enorme distancia recorrida entre su conciencia y la humana, tenemos la promesa y la esperanza de una futura realización y el incentivo para perseverar en nuestro esfuerzo.

Los antiguos libros de Oriente han mantenido en secreto durante largos siglos muchas verdades que hoy empiezan a introducirse en la conciencia del occidental. Enseñaron hace miles de años la radiactividad de la materia, y quizás después de todo puede haber el mismo fondo de verdad en su enseñanza sobre las constelaciones. Acaso en las estrellas que vemos en el lejano firmamento, y en la vida que en ellas evoluciona, esté la meta de nuestro Logos solar, y las influencias que afluyen hacia él, lo atraen y a su debido tiempo lo hacen radiactivo. Los libros orientales dicen que en el sol Sirio está la fuente de la sabiduría y que de allí emana la influencia o energía del amor. También dicen que hay una constelación que está más estrechamente vinculada a nuestro Logos solar, debido a que Éste no ha evolucionado bastante para responder completamente a Sirio, pero puede responder a la influencia de las siete hermanas, las Pléyades, que es una interesante constelación. 

Si consultamos en un diccionario la palabra “electricidad”, hallaremos que se refiere etimológicamente a la estrella Electra, una de las siete hermanas, que para algunos es la Pléyade perdida. Los instructores orientales dicen que en el misterio de la electricidad está oculto todo conocimiento, y que cuando lo sondemos, conoceremos todo lo conocible. No es posible decir qué relación existe entre las Pléyades y nuestro sistema solar; pero la Biblia cristiana reconoce tal relación, pues Job habla de la “dulce influencia de las Pléyades”, y alguna de las Escrituras orientales afirman que la conexión reside en el sonido o vibración.

Quizás las Pléyades son la fuente de la vida atómica de nuestro Logos, el activo aspecto inteligente, el primero que se desarrolló y al que podríamos llamar materia eléctrica.

Tenemos luego la Osa Mayor. Mucho de interés dicen los escritos orientales acerca de la relación entre las Pléyades y la Osa Mayor. Se dice que las siete hermanas son las siete esposas de las siete estrellas de la Osa Mayor. ¿Qué verdad encubre esta leyenda? Si las Pléyades son la fuente de la manifestación eléctrica, el activo aspecto inteligente del sistema solar y la energía que anima a toda materia, pueden representar el aspecto negativo, cuyo polo opuesto o positivo serían sus siete esposos, las siete estrellas de la Osa Mayor.

Quizás la unión de ambas constelaciones engendró nuestro sistema solar. Acaso estos dos tipos de energía, el de las Pléyades y el de la Osa Mayor, al unirse en su conjunción, produzcan y sigan produciendo el surgimiento en los cielos de lo que llamamos nuestro sistema solar.

La relación de ambas constelaciones o más bien su relación subjetiva, debe tener una base real, pues de lo contrario no la insinuarían las diversas mitologías. Debe haber algo que las relaciona entre las miríadas de constelaciones, con nuestro sistema solar. Pero nos extraviamos cuando tratamos de aplicarla en forma puramente física. En cambio, si la definimos en líneas de la vida subjetiva y la conectamos con la energía, cualidad o fuerza, probablemente tropecemos con la verdad y descubramos algo de la realidad subyacente en lo que a primera vista parece una disparatada fábula. 

Todo cuanto dilate nuestro horizonte y nos permita ampliar la visión y obtener una clara perspectiva de lo que sucede en el proceso evolutivo, será muy valioso, no por lo que valga la acumulación de hechos comprobados, sino por lo que permite acrecentar dentro de nosotros mismos, acrecentar nuestra capacidad de pensar en términos más amplios, ver más allá de nuestro autocentrado punto de vista e incluir en nuestra conciencia aspectos diferentes del nuestro. Al hacerlo desarrollamos la conciencia grupal y llegamos eventualmente a comprender que los hechos aparentemente maravillosos por los cuales luchamos y morimos, en el transcurso de los siglos, y destacamos como toda verdad, fueron, después de todo, simples fragmentos de un plan y porciones infinitesimales de la gigantesca suma total. Quizás cuando volvamos de nuevo a la tierra y podamos mirar las cosas que tanto nos interesan ahora y tan importantes nos parecen, descubramos cuán erróneos eran los hechos tal como los captamos entonces.

Después de todo, los hechos no tienen importancia; no la tienen ahora los hechos del último siglo, y en el próximo siglo los científicos se reirán de nuestras aseveraciones dogmáticas y se admirarán de cómo observábamos la materia. Lo importante en realidad es el desarrollo de la vida y su relación con lo que la circunda, y aún mayormente el efecto que producimos con quienes estamos asociados y el trabajo que realizamos, que afecta para bien o mal, al grupo al cual pertenecemos.

Al cerrar esta serie de conferencias no puedo hacer nada mejor que citar las palabras de San Pablo: “Porque tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente, no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse… porque somos salvados por la esperanza… por lo cual estoy seguro de que ni la muerte ni la vida, ni ángeles ni principados, ni potestades, ni lo presente ni lo por venir, ni lo alto ni lo profundo, ni ninguna cosa creada, nos podrá separar del amor de Dios…”

Extracto de 
LA EVOLUCIÓN DE LA CONCIENCIA
SEXTA CONFERENCIA
Por el Maestro Tibetano Djwhal Khul
(Alice A. Bailey)

El campo de la evolución

En la historia del pensamiento nunca hubo probablemente un período que se asemeje al actual. Los pensadores de todas partes son conscientes de dos cosas: primero, que hasta ahora jamás se habían definido con tanta claridad las regiones misteriosas y, segundo, que esas regiones pueden ser penetradas más fácilmente que nunca. Por lo tanto, quizás sea posible persuadirlos a revelar algunos de sus secretos si los investigadores de todas las escuelas persiguen determinantemente su búsqueda. 

Los problemas que enfrentamos al estudiar los conocidos hechos de la vida y de la existencia, son susceptibles de ser definidos con más claridad que antes, y aunque no conozcamos la respuesta a nuestras preguntas ni la solución de nuestros problemas, ni tengamos en la mano la panacea para remediar las dolencias del mundo, sin embargo, el hecho de definirlos y señalar donde reside el misterio, y que la ciencia, la religión y la filosofía, han arrojado luz sobre dilatadas extensiones consideradas anteriormente tierras tenebrosas, constituye la garantía del éxito futuro.

Exceptuando el círculo de doctos y místicos, sabemos mucho más que hace cinco siglos.

Hemos descubierto varias leyes naturales, aunque todavía no sepamos aplicarlas, y el conocimiento de la “cosa tal cual es” (empleo deliberadamente esta frase) ha ganado mucho terreno.

No obstante, permaneciendo aún inexplorada la tierra del misterio, nuestros problemas son numerosos. Tenemos el problema de nuestra propia vida particular, sea cual fuere; además el problema de lo comúnmente llamado noyo; que concierne a nuestro cuerpo físico, medio ambiente, circunstancias y condiciones de vida; si somos introspectivos tenemos el problema de nuestra particular serie de emociones, pensamientos, deseos e instintos, por los cuales controlamos la acción. Los problemas grupales son muchos. ¿Por qué hay sufrimiento, hambre y dolor? ¿Por qué el mundo entero está esclavizado por la abyecta indigencia, la enfermedad y el malestar? ¿Cuál es el propósito subyacente en todo lo que vemos a nuestro alrededor y cuál será el resultado de los asuntos mundiales considerados como una totalidad? ¿Cuál es el destino de la raza humana, cuál su origen y la clave de su actual condición? ¿Hay otra vida después de ésta y su único interés reside en lo visible y material? 

Tales preguntas surgen en nuestra mente y surgieron en la mente de los pensadores en el transcurso de los siglos.

Se intentó diversamente responder a estas preguntas, y al estudiarlas hallamos que las respuestas dadas se dividen en tres grupos principales, y que tres soluciones mayores se presentan a la consideración de los hombres, y son:

Primero, Realismo. Otro nombre es materialismo. Enseña que “la representación del mundo externo en nuestra conciencia es verídica”; que las cosas son lo que aparentan ser; que la materia y la fuerza, tal como las conocemos, son la única realidad; que no es posible para el hombre ir más allá de lo tangible, y que debe satisfacerse con los hechos tal como los conoce o enseña la ciencia. Este método es perfectamente legítimo como solución, pero para muchos no va suficientemente lejos. Trata sólo lo que puede ser probado y demostrado, y se detiene en el punto en que el investigador se pregunta: “esto es así, pero ¿por qué?” No tiene en cuenta muchas cosas conocidas y comprendidas como verdades por el hombre, aunque él es incapaz de explicar por qué sabe que son verídicas. 

Los hombres de todas partes reconocen la exactitud de los hechos de la escuela realista y de la ciencia materialista, aunque al mismo tiempo sienten innatamente que en la comprobada manifestación objetiva, subyace alguna fuerza vitalizadora y algún coherente propósito que no puede explicarse sólo en términos de materia.

Segundo, tenemos un punto de vista que podríamos muy bien denominar supernaturalismo. El hombre siente que quizás después de todo, las cosas no son exactamente lo que aparentan ser, y que aún queda mucho que es inexplicable. Reconoce que no es simplemente una acumulación de átomos físicos, un algo material y un cuerpo tangible, sino que latente en él hay una conciencia, un poder y una naturaleza síquica que lo vincula con todos los miembros de la familia humana y con un poder fuera de sí mismo que forzosamente debe explicar. Esto ha conducido, por ejemplo, a la evolución del punto de vista judío y cristiano que postula un Dios fuera del sistema solar creado por Él, pero extraño al sistema. 

Ambos sistemas enseñan que el mundo ha evolucionado por un Poder o Ser, que construyó el sistema solar, guía correctamente a los mundos, mantiene nuestra pequeña vida humana en el hueco de su mano y “ordena suavemente” todas las cosas de acuerdo a algún propósito oculto que nuestra mente finita es incapaz de vislumbrar y mucho menos de comprender. Tal es el punto de vista religioso y sobrenatural, basado en la creciente autoconsciencia del individuo y en el reconocimiento de su propia divinidad.

Análogo al punto de vista de la escuela realista incluye únicamente una verdad parcial y requiere ser complementado.

Tercero, podría llamarse idealismo. Postula un proceso evolutivo dentro de toda manifestación e identifica la vida con el proceso cósmico. Es el exacto polo opuesto del materialismo, y coloca a la sobrenatural deidad que predica el religioso, como una gran Entidad o Vida, que evoluciona por medio de todo y del universo, así como la conciencia del hombre lo hace a través de un cuerpo físico objetivo.

En estos tres puntos de vista, el francamente materialista, el puramente sobrenatural y el idealista, tenemos presentes tres principales líneas de pensamiento para explicar el proceso cósmico. Son verdades parciales y, sin embargo, ninguna está completa sin la otra.

Todas aisladamente consideradas desvían y conducen a la oscuridad, y no desvelan el misterio central; pero sintetizadas, unidas y fusionadas, quizás contengan (y es tan sólo una insinuación mía) tanta verdad de la evolución como la mente humana puede captar en la actual etapa evolutiva.

Tratamos profundos y amplios problemas y quizás nos entrometemos en cosas elevadas y superiores, invadiendo regiones reconocidas como el dominio de la metafísica, e intentamos resumir en pocas y breves charlas todo el contenido de las bibliotecas del mundo, es decir, intentamos algo imposible. Lo que cabe hacer es considerar breve y sucintamente un aspecto tras otro de la verdad. Todo cuanto lograremos es bosquejar las líneas fundamentales de la evolución, estudiar las mutuas relaciones, entre sí y con nosotros, como entidades conscientes, y luego esforzarnos por fusionar y sintetizar lo poco que lleguemos a conocer, hasta esclarecer la idea general del entero proceso.

Debemos recordar, en conexión con todo enunciado de la verdad, que cada uno ha sido emitido desde un punto de vista particular. No podremos responder plenamente a la pregunta ¿qué es la verdad?, ni expresar sin prejuicios ningún aspecto de esta verdad, en forma perfectamente directa, hasta haber desarrollado algo más los procesos mentales y ser capaces de pensar en términos abstractos y concretos. Algunas personas poseen un horizonte más amplio que otras, y pueden ver la unidad subyacente en los diferentes aspectos. Otros se inclinan a pensar que su perspectiva e interpretación son las únicas verdaderas. 

Espero en estas charlas ampliar algo más su punto de vista. Espero también que lleguemos a comprender que el hombre interesado únicamente en el aspecto científico, limitado al estudio de esas manifestaciones puramente materiales, se ocupe además de estudiar lo divino como lo hace su hermano cabalmente religioso, que sólo se interesa por el aspecto espiritual, y que el filósofo, después de todo, sólo trata de destacar el tan necesario aspecto de la inteligencia que vincula los aspectos material y espiritual y los fusiona en un todo coherente. Quizás por la unión de estas líneas, ciencia, religión y filosofía, adquiramos un conocimiento práctico de la verdad tal cual es, recordando al mismo tiempo que “la verdad reside en nosotros mismos”. La expresión de la verdad por un solo hombre no es completa, y el único propósito del pensamiento es trabajar con materia mental y poder erigirla constructivamente para nosotros mismos.

Quisiera bosquejar mi plan esta noche y sentar las bases para las charlas futuras, tocando las principales líneas de la evolución. Por lógica, lo más evidente es ocuparse de la evolución de la sustancia, el estudio del átomo y la naturaleza de la materia atómica. De esta última línea de evolución nos ocuparemos en la próxima conferencia. 

La ciencia tiene mucho que decir sobre la evolución del átomo, y ha recorrido un largo camino desde hace cincuenta años, a partir del siglo pasado, cuando se consideraba al átomo como una indivisible unidad de sustancia, considerándoselo ahora un centro de energía o fuerza eléctrica. De la evolución de la sustancia vamos lógicamente a la evolución de las formas o del conglomerado de átomos, y se abren a nuestra consideración otras formas que no son las estrictamente materiales -existentes en sustancia sutil, como las formas mentales raciales y de organizaciones. En este doble estudio, se hará resaltar uno de los aspectos de la deidad, si se elige utilizar el término “deidad”, o una de las manifestaciones de la naturaleza, si se prefiere esta expresión menos sectaria.

Entonces se considerará la evolución de la inteligencia o el factor mente, que actúa con ordenado propósito en todo lo que vemos a nuestro alrededor. Esto revelará un mundo que no camina a ciegas, sino que obedece a determinado plan, a un coordinado esquema y organizado concepto, que se desarrolla por medio de la forma material. Uno de los motivos por los cuales las cosas parecen difíciles de comprender, es que nos hallamos en medio de un período de transición, y el plan es aún imperfecto. Estamos demasiado cerca de la maquinaria y somos parte integrante del conjunto. Vemos una parte aquí, otra un poco más allá, pero no percibimos la grandiosidad de la idea Podemos tener una visión, un elevado momento de revelación, pero al hacer contacto con la realidad en todas partes, dudamos de la posibilidad de materializar el ideal, porque el reajuste de la relación inteligente entre la forma y lo que la utiliza, está muy lejano.

El reconocimiento del factor inteligencia conducirá inevitablemente a contemplar la evolución de la conciencia en sus diversas modalidades, desde las consideradas subhumanas, pasando por la humana, hasta la que lógicamente podemos suponer conciencia superhumana, aunque no sea posible demostrarla. La inmediata pregunta que enfrentaremos será: ¿qué hay detrás de todos estos factores? ¿Existe detrás de la forma objetiva y de su inteligencia animadora una evolución que corresponde a la facultad del yo, el Ego en el hombre? ¿Hay en la naturaleza y en cuanto vemos a nuestro alrededor la actuación del propósito de un Ser individualizado y autoconsciente? Si existe tal ser y existencia fundamental, podríamos percibir algo de sus inteligentes actividades y observar Sus planes, en vías de fructificación. 

Aunque no podamos probar que Dios o que la Deidad existe, por lo menos podemos decir que la hipótesis de que Él existe es razonable, la sugerencia es racional, lo cual constituye una posible solución para todos los misterios que nos rodean.

Para ello debe demostrarse que hay un propósito, un propósito inteligente, desarrollándose a través de todo tipo de formas, razas, naciones, y en todo cuanto se halla manifestado en la civilización moderna, más las etapas recorridas por este propósito y el gradual desenvolvimiento del plan, y quizás por esa demostración podremos ver lo que nos espera en las etapas futuras.

Consideremos brevemente qué significan las palabras “proceso evolutivo”. Se emplean constantemente, y el hombre común sabe que la palabra evolución sugiere un desen volvimiento de adentro afuera y el desarrollo de un centro interno; pero necesitamos definir más claramente la idea para tener un mejor concepto de ella. Una de las mejores definiciones que conozco de la evolución es: “el desenvolvimiento de un continuo y creciente poder de responder”. Aquí tenemos una definición muy iluminadora, al considerar el aspecto material de la manifestación. Entraña el concepto de vibración y la respuesta a la misma, y aunque con el tiempo tenemos que descartar la palabra “materia” y emplear el término “centro de fuerza”, el concepto aún tiene validez y la respuesta del centro al estímulo puede ser percibida con mayor exactitud. 

La misma definición es muy valiosa al considerar la conciencia humana. Implica la idea de una creciente y gradual comprensión, de una respuesta, en desarrollo, de la vida subjetiva a su medio ambiente, que eventualmente conducirá hacia arriba, al ideal de una existencia unificada, síntesis de todas las líneas de evolución Y al concepto de una Vida central o fuerza que fusiona y mantiene coherentes todas las unidades evolucionantes, sean de materia, como el átomo del físico y del químico, o unidades de conciencia, como los seres humanos. Esto es evolución, el proceso que desenvuelve la vida dentro de las unidades, el anhelo en desarrollo que oportunamente fusiona unidades y grupos, hasta obtener la suma total de manifestación, denominada Naturaleza o Dios, el conjunto de todos los estados de conciencia. 

A este Dios se refieren los cristianos cuando dicen: “en Él vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser”. Ésta es la fuerza o energía reconocida por los científicos Ésta es la Mente Universal o Super-alma del filósofo y también la inteligente voluntad que todo lo rige, une, construye, desarrolla y lo lleva a la máxima perfección. Es esa Perfección inherente a la materia y la tendencia latente en el átomo, en el hombre y en todo cuanto existe. A esta interpretación del proceso evolutivo no se la considera como resultado de una Deidad externa que derrama su energía y sabiduría sobre un expectante mundo, sino más bien como algo latente en el mundo mismo, oculto en el corazón del átomo químico, en el del hombre, en el planeta y en el sistema solar. Es ese algo que impulsa todas las cosas hacia la meta y la fuerza que gradualmente pone orden en el caos, la ultérrima perfección de la imperfección temporaria, el bien del aparente mal. 

De las tinieblas y del desastre saldrá algún día aquello que reconoceremos como bello, correcto y verdadero. Esto es todo cuanto hemos concebido y vislumbrado en nuestros más elevados y mejores momentos.

Se ha definido también la evolución como “desarrollo cíclico”, y esta definición me sugiere un pensamiento que ansío captar completamente. La naturaleza se repite continuamente hasta alcanzar determinados fines y obtener ciertos resultados concretos y respuestas a la vibración. Por el reconocimiento de este hecho podemos demostrar el inteligente propósito de la Existencia inmanente. Para ello se emplea el método del discernimiento o de inteligente elección. Los textos de las diferentes escuelas expresan la misma idea, tales como “selección natural” y “atracción y repulsión”. Evitaré en lo posible emplear términos técnicos, porque algunas escuelas de pensamiento significan con esto unas veces una cosa y otras otra. Si encontramos una palabra similar, pero no ligada a ninguna escuela o línea de pensamiento, quizás hallemos una nueva luz para nuestro problema. 

Atracción y repulsión en el sistema solar, es sólo la facultad de discernir que poseen el átomo o el hombre, manifestada en los planetas y en el sol. Atracción y repulsión existen en los átomos de todo tipo; podría llamársele adaptación o poder de crecer o de adaptarse el ente a su ambiente, por el rechazo de ciertos factores y la aceptación de otros.

En el hombre común se manifiesta como libre albedrío o la facultad de elegir, y en el hombre espiritual como la tendencia al sacrificio, porque el hombre elige una particular línea de acción a fin de beneficiar al grupo al cual pertenece, y rechaza lo estrictamente egoísta.

Podemos definir finalmente la evolución como un ordenado cambio y constante mutación, demostrados en la incesante actividad de la unidad o del átomo, en la interacción de los grupos y en la interminable acción de una fuerza o tipo de energía sobre otra.

Vimos que la evolución, sea de la materia o de la inteligencia, conciencia o espíritu, consiste en el siempre creciente poder de responder a la vibración que, mediante un constante cambio, progresa por la aplicación de una política selectiva o el empleo de la facultad discernidora y por el método de desarrollo cíclico o de repetición. Las etapas que caracterizan al proceso evolutivo podrían clasificarse en tres, y corresponden a las de la vida del ser humano: niñez, adolescencia y madurez. En lo que concierne al hombre, se manifiestan en la unidad humana o en la raza, y a medida que transcurren y progresan las civilizaciones, se podrá observar la misma triple idea en toda la familia humana, y así nos cercioramos del divino objetivo, estudiando su imagen o reflejo, el HOMBRE. Podemos expresar estas tres etapas en términos más científicos y vincularlas con las tres escuelas de pensamiento referidas, y las analizaremos como:

a. La etapa de energía atómica
b. La etapa de coherencia grupal.
c. La etapa de la existencia unificada o sintética. 

Trataré de aclarar el concepto. La etapa de energía atómica concierne mayormente al aspecto material de la vida y corresponde al periodo de la niñez en la vida del hombre o de una raza. Es el período de realismo, de intensa actividad, y ante todo de desarrollo mediante la acción, de pura autocentralización o autointerés. Produce un punto de vista materialista y conduce inevitablemente al egoísmo. Involucra el reconocimiento de que el átomo se basta a sí mismo y que análogamente las unidades humanas tienen vida separada independiente de las demás unidades, sin relación entre sí. Esta etapa puede observarse en las razas subdesarrolladas del mundo, en los niños y en los individuos poco evolucionados. Son normalmente autocentrados; dedican sus energías a su propia vida; se ocupan de lo objetivo y tangible, y los caracteriza un necesario y protector egoísmo. Es una etapa indispensable en el desenvolvimiento y perpetuación de la raza.

De este período atómico y egoísta surge otra etapa, la de la coherencia grupal, que se supone la construcción de formas y especies hasta obtener algo coherente e individualizado, pero constituido por multitud de individualidades y formas menores. En conexión con el ser humano corresponde a su conocimiento incipiente de la etapa de responsabilidad y al reconocimiento del lugar que le corresponde dentro del grupo. Requiere del individuo la capacidad de reconocer una vida superior a la suya, ya se la denomine Dios o se la considere simplemente como la vida del grupo, al cual pertenecemos como unidad, esa gran Identidad de la cual formamos parte. Esto corresponde a la escuela de pensamiento supernaturalista y con el tiempo lo sustituirá otro concepto más amplio y verdadero. 

Según hemos visto, la primera etapa o atómica, se desarrolló por el egoísmo o la vida autocentrada del átomo, sea el átomo de la sustancia o el humano; la segunda etapa llega a la perfección por el sacrificio de la unidad, en bien de los muchos, y del átomo, en bien del grupo, en el cual tienen cabida. De esta etapa muy poco sabemos y, frecuentemente, la visualizamos y anhelamos. La tercera etapa está aún muy lejana, y algunos la consideran como una vana quimera. Otros poseen la visión y, aunque inalcanzable ahora, es lógicamente posible si nuestras premisas son exactas y sentamos correctamente las bases de la existencia unificada. Entonces no sólo habrá unidades independientes, átomos diferenciados en la forma, grupos constituidos por multiplicidad de entidades, sino que tendremos el conglomerado de formas, grupos y estados de conciencia, fusionados, unificados y sintetizados en un todo perfecto, denominado sistema solar, naturaleza o Dios. 

Los nombres no tienen importancia. Corresponde a la etapa adulta del ser humano; análoga al período de la madurez y a esa etapa donde se supone que el hombre tiene un propósito y trabajo definido en la vida y también un bien determinado, llevado a cabo con la ayuda de su inteligencia. En estas charlas quisiera, si es posible, demostrar que algo similar se está llevando a cabo en el sistema solar, en el planeta, en la familia humana y en el átomo.

Confío que podré demostrar que en todo subyace una inteligencia, que de la separación vendrá la unión, producida por la fusión y mezcla grupal y que con el tiempo surgirá de 108 distintos grupos un todo perfecto, plenamente consciente, compuesto por miríadas de identidades separadas, animadas por un sólo propósito y una sola voluntad. Si esto es así, ¿cuál es el paso práctico que deben dar quienes alcancen esta comprensión? ¿Cómo aplicar prácticamente este ideal a nuestras propias vidas y cómo asegurarnos nuestro inmediato deber a fin de participar y cumplir conscientemente con el plan? En el proceso cósmico tenemos nuestra diminuta participación y en cada día de actividad debemos desempeñar nuestra parte con inteligente comprensión.

Nuestro primer objetivo debería ser la autocomprensión, por la práctica del discernimiento. Aprender a pensar con claridad, a formular nuestros pensamientos y a dirigir nuestros procesos mentales. Saber lo que pensamos y por qué lo pensamos, y descubrir el significado de la conciencia grupal por el estudio de la ley del sacrificio. No sólo debemos descubrir en nosotros la primitiva etapa infantil de egoísmo (que ya debiéramos haber trascendido) y aprender a diferenciar entre lo real y lo irreal, por la práctica del discernimiento, sino a pasar a algo mucho mejor. Nuestra meta inmediata debe ser descubrir el grupo al cual pertenecemos. No pertenecemos a todos los grupos ni es posible saber cuál es nuestro lugar en el gran grupo, pero podemos encontrar algún grupo donde hallar cabida, un conjunto de personas con el cual colaborar y trabajar, algún hermano a quien socorrer y ayudar. 

Esto involucra practicar conscientemente el ideal de la hermandad, y -hasta haber evolucionado en la etapa en que nuestro concepto es universalsignifica que debemos descubrir el particular grupo de hermanos a quienes podemos amar y ayudar por medio de la ley de sacrificio y la transmutación del egoísmo en amoroso servicio. Así colaboraremos en el propósito general y participaremos en la misión del grupo.

La Conciencia del Átomo
Por el Maestro Tibetano Djwhal Khul
(Alice A. Bailey)

Escenarios del Futuro – El Nuevo Humano

Cuarta y última canalización dada en Berkeley Springs, el 15 de abril.
No tengo noticias de eventos Kryon hasta el 28 de abril en Budapest.
Afectuosos saludos de Cris Cáffaro

-.-.-

Marilyn Harper: 

De modo que buen día para ustedes, ¿ah? Es tan bueno verlos, su luz, su brillo, todos colores diferentes ahora, ¡creemos que están mostrando sus habilidades innatas! (se ríe) ¡Ah, sí! Ustedes han mirado dentro de su corazón. Por favor sostengan esta energía de su corazón mientras se expande y se mueve más allá de quienes ustedes creyeron ser, más allá de lo que pensaron posible, y reconoce ese enfoque, esa energía, ese amor, esa armonía, esa conexión que tienen con todos los otros seres en este planeta. Ustedes son la luz del mundo; no pueden seguir poniendo esa luz bajo un canasto, no pueden esconderla porque la luz se va a ver brillando a través de las rendijas del canasto, porque es muy brillante.

Quiero que respiren profundamente para anclar la energía que han experimentado aquí este fin de semana, de amor, de luz, de conexión, en la parte física de su cuerpo, solo contactándola. Siempre pueden regresar a esa energía. ¿Saben? Todo es energía, ¿sí? La intención es todo. Como ese ser maravilloso que tiene ese anillo que le permite moverse a otra dimensión; siéntanlo en su cuerpo y sepan que ese cuerpo emocional la traerá de regreso a ustedes. Verán: su corazón es el conector. Su corazón estimula toda la otra actividad en su cuerpo. Entonces cuando ustedes respiran el corazón hacia esa aceleración suya, sepan que ahora, en este momento, ustedes son más ustedes que lo que pueden haber sido. Ustedes, con sus dones, sus talentos, su alegría, sus maravillosas capacidades. Eso es quiénes son ustedes; tenemos que asegurarnos de que lo comprendan.

Hemos pasado por la numerología, de manera de conectar muchas cosas, nuevos aspectos en que ahora la ciencia apoya a su corazón (se ríe). La ciencia apoya el hecho de que su intención construye todas las cosas. Incorporen eso. Entonces, ¿cuál es su intención? Si tienen dificultad para inhalar eso y se vuelven a su mundo y ese mundo de algún modo les empuja en contra, ¿ah? – ya experimentaron eso; eso es antítesis. Como dijo el querido Kryon, o Lee, uno de los dos dijo que cuando la luz se vuelve muy brillante, lo opuesto a esa luz puede entrar a empujarla un poco. Sin embargo eso produce que su luz se expanda. Tomen esa postura de poder de la luz Sostengan esa energía porque ustedes son el nuevo humano; esa energía no los pasa por alto. Pueden pensar “Bueno, ellos son el nuevo humano, pero yo no lo soy realmente.” Y sí, pueden pensar eso. Es su elección. ¿Es eso lo que eligen? No creemos que sea así. 

Verán: en este fin de semana ustedes tuvieron muchas, muchas experiencias; algunos entraron en su akash varias veces; sentados en este salón o en otro lugar, o en su dormitorio, en su cuarto de hotel, tal vez en otra habitación. Sepan que esa es una herramienta para su propia evolución, no es solo para planear juegos, “oh, he sido sombrerera antes”. ¿Cómo están utilizando ahora esa habilidad? ¿Cómo estarían abriendo las coronillas de las personas, si fueran sombrereros? ¿Cómo están comprendiendo que el akash es una herramienta para su ser evolucionario? El akash – ¡ja! – es ustedes. Está en cada célula de su cuerpo; no pueden no entrar en él. Podría ser blanco por todas partes cuando ustedes entran. Sepan que podrían estar solo mirando una tormenta de nieve; busquen sus anteojos de sol y pónganselos. Verán: todo es pertinente; todo. No hay accidentes, cada detalle de su vida es importante para que ustedes lo reconozcan y recuerden. 

Y tienen la oportunidad de integrar algunos de esos detalles, de modo que no estén ya a cargo de su proceso de toma de decisiones. Respiren con esa intención: “Yo estoy dispuesto a perdonar todo y todas las cosas, especialmente a mí mismo. Yo soy el que soy, un don para todos los que me encuentre.” Inhalen eso.” Yo soy el que soy, un don para todos los que me encuentre. Y traigo conmigo al Innato por dondequiera que voy.” Inhalen eso. “Yo traigo conmigo al Innato por dondequiera que voy, porque no podemos separarnos. Somos uno, en todas las cosas, en todos los lugares. Somos uno, en la alegría, en el amor, en la paz, en la verdad” Su verdad.

Verán, queridísimos seres de luz, ustedes son esa verdad. Conocemos esas viejas historias que ustedes se han estado contando a sí mismos (se ríe). ¡Riámonos de ellas! ¡Jo, jo! ¿Recuerdas cuando te sucedió aquello? ¿No fue divertido cuando te caíste en ese pozo y no podías salir? (carcajadas del público) ¡La próxima vez aprenderás! ¿Comprenden? ¡No hay muerte! Simplemente siguen en marcha, y cuanto más sabios son, ¿qué pasa? Confíen en sí mismos, queridísimos; confíen en su luz, en su amor, en su visión, confíen en su paz. Pero sobre todo, confíen en sí mismos, y sabrán cómo vivir.

Namasté.

Lee Carroll:

Saludos queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Una canalización de tipo diferente; no necesariamente un mensaje, sino… tres potenciales. Esta reunión ha sido organizada y auspiciada por lo que llaman un futurólogo. Un futurólogo es aquel que dedica su vida o sus energías a tratar de predecir lo que vendrá. Y en esa predicción, prepararse de una manera benévola, para cuando suceda. Poner en su lugar las cosas para que concuerden con lo que se ve venir. Eso es un futurólogo. Y en honor de eso, me gustaría pintar una perspectiva de tres cosas que podrían esperar en su futuro. Voy a basarlas en las preguntas que se le formularon a mi socio en el día de hoy. 

Una de las preguntas se refería a la electrónica, a las máquinas, al futuro de lo que ustedes llaman inteligencia artificial. ¿A dónde va eso, habrá peligro para los seres humanos debido a eso? ¿Acaso la humanidad entrará en agujero oscuro de su propia creación por haber hecho máquinas que se volvieron contra ella? ¿Va a hacer las cosas que predijeron las películas y que se introdujeron en su consciencia? Y aquí está la respuesta: ustedes no saben lo que no saben. Lo que quiero decir con eso es: lo que está por venir en el futuro no es predecible a partir de nada que hayan experimentado en el pasado. La evolución de los circuitos de la inteligencia artificial, la evolución de la tecnología misma durante los cincuenta años pasados, no se aplica necesariamente a los próximos cincuenta. La razón es un cambio sistémico de paradigma. Y eso solo puede suceder con la consciencia que cambia en sus expectativas de lo que ustedes quieren, de lo que está sucediendo.

Tres escenarios: se los daré en una línea de tiempo que no se identifica por años sino por posición. Uno, dos y tres, lo que significa, el primero, el segundo, el tercero, hacia el futuro. Ahora bien; lo que les diré es real. No es una predicción de Kryon; es lo que Kryon y ustedes han visto antes en otros lugares en otro tiempo. “¿Cómo es eso posible? ¿Estás hablando de la Tierra?” No. Recuerda, alma antigua, que eres un alma muy antigua. Hace un tiempo dimos un mensaje: “¿Qué edad tienes?” (N.T. Montreal, 7 de abril) Y los pone a ustedes en otros planetas de libre albedrío, pasando por este Cambio, en tiempos diferentes; muchos de ustedes están despertando ahora mismo y recordando lo que vendrá, recordando qué hacer. Eso empieza a moderar su miedo ante lo que ven, porque en algún nivel ustedes recuerdan hacia dónde podría ir.

El futuro depende completamente del libre albedrío – eso es ustedes. Cuán rápido hacen que suceda: libre albedrío – eso es ustedes. De modo que si yo dijera cincuenta años, o cien años – cosa que no diré – estaría equivocado. Más rápido o más lento, depende de ustedes. Habrá algunas sorpresas. Y las sorpresas en la tecnología serán sorpresas porque nadie las consideró jamás, nadie las inventó jamás. 

Número 1. Esto no necesariamente está en el futuro distante, pero es el número 1, será el primer paso. Y lo que les daré en todas las tres instancias, tiene que ver con ustedes; la tecnología benevolente de sanación del ser humano.

En el futuro encontrarán que el enfoque de la electrónica será sobre la salud. Va a volcarse al interior, a la capacidad del humano, para una tecnología que sea benévola y los ayude a sanar. En este momento la electrónica no se vuelca hacia adentro; va hacia afuera, ustedes usan algo, que logra alguna cosa. En ese caso particular, es una evolución hacia afuera. Esto será una evolución hacia adentro. La electrónica, la maquinaria, todas estas cosas yendo hacia adentro y llevando a un mayor entendimiento del cuerpo humano. Les doy el primer escenario; involucra inventos que todavía no han ocurrido, procesos que ustedes todavía no comprenden, y que están en camino.

El paciente con cáncer se presenta al hospital, se acuesta, pero en lugar de una cirugía va a suceder otra cosa. Una inyección muy pequeña, diminuta, de algo que entra en el cuerpo, que ustedes no esperaban. En su vieja energía tal vez alguien la llamaría micro-robótica; no lo es. Oh, es algo nuevo. Y si pudieran examinar el millón de cosas pequeñitas que ingresan al torrente sanguíneo, quedarían asombrados y dirían, “Kryon, no estoy seguro de que eso sea posible.” Porque son tan grandes como células pequeñitas, no más grande que una célula grande que apenas se puede ver con los ojos. Cientos de miles, si no millones, todas circulando, pero no son robots. No existe tal cosa como la inteligencia artificial, porque se ha convertido en otra cosa. Se ha convertido en inteligencia del humano involucrado en la sanación. 

Piénsenlo de esta manera: ¿qué tal si pudieran tomar una pieza y parte de una célula madre que es ustedes, que tiene la consciencia de ustedes, su benevolencia, que nunca los dañaría, que no es artificial, y la insertaran en una máquina microscópica? La célula entonces, su consciencia, está guiando al resto de esa parte, parte electrónica seguramente, parte mecánica escasamente, yendo por el torrente sanguíneo hacia un lugar donde está el tumor. Y literalmente después de menos de 15 minutos, todas están reunidas alrededor del tumor. No es un robot, no es inteligencia artificial, ¡es ustedes! insertándose a sí mismos en su propio cuerpo de una manera milagrosa por medio de inventos que todavía no están aquí. En parte biología, en parte máquina, en parte electrónica, todo junto en un escenario benévolo que se reúne alrededor del tumor y por un proceso que ustedes no conocen, lo destruye. ¡Lo destruye! Una pista: ¿qué destruye la enfermedad? No el escalpelo; no estoy hablando de eso. 

¿Qué es lo que puede destruir a la enfermedad? Es la primera ola de comprender que están insertando consciencia justo al lado del tumor (se ríe). Y empieza a irse, se disuelve, no tiene otra opción, porque tiene millones de pequeños ustedes todo a su alrededor.

¿Es esto posible? ¿Es algo así incluso factible? Les acabo de dar una realidad que sucederá. Ahora bien, eso es arcaico comparado con lo siguiente.

Vivir más. ¿Cuántos años? Depende de ustedes. ¿Cuántos años? 

El paciente con cáncer se presenta en un edificio, y tal vez el edificio tiene un cartel que dice “El Grupo B – Sanación completa y total. Ventanilla única para eliminar la enfermedad”. Y el paciente con cáncer entra al edificio. No hay inyección. Esto es la altura y la evolución de la realidad virtual. Hoy ustedes tienen el comienzo de eso. Se ponen un par de antiparras y miran alrededor y lo que ven es un programa. Pueden mirar alrededor los 360 grados. Se colocarán en una bella naturaleza, oirán los sonidos de la naturaleza, y así sienten que esta realidad virtual está todo a su alrededor. Queridos, comparado con lo que les voy a decir, eso es un juguete.

Van a un lugar, se sientan, no voy a describir los aparatos, no voy a revelarlos, está en camino, será inventado, está en las mentes y akashes de los que lo harán. Y en un momento o dos, ustedes están en otro lugar, una realidad virtual en la que pueden pararse y caminar, y estar. Tan real es, que pueden comunicarse con otros. No con un programa, sino con otras inteligencias ¡que son humanas! Están allí adentro para ayudarlos. No hay nada artificial en ello, excepto las cosas que ustedes ven. Y lo que ven es un centro de sanación. Y en este centro de sanación – una historia dentro de otra historia – entran a un edificio y se acuestan. Y por encima de su cabeza hay una pantalla, y en esa pantalla está su tumor. Y ustedes se acuestan por una razón; para estar relajados, contentos, entendiendo. De modo que no haya una distribución en una dirección u otra, la sangre a su cabeza o a sus pies; es normal, están en una posición de neutralidad. 

La pantalla está allí arriba y empiezan a ver su tumor. Se les da algo que parecen remos, no los voy a describir para no revelarlos, y ustedes van a manipular la sanación de su propio tumor, pero eso no es todo, van a usar sonidos también. Van a cantar un poco, y habrá algunas melodías afirmativas y sonidos que ustedes podrían hacer. Un programa que han ensayado y conocen, hecho tan real que están en otro mundo y al mismo tiempo están sentados en una silla, tal vez acostados, pero sienten como que pueden pararse, pueden estar y hacer cosas en un mundo real. Y no es allí donde están; están en un mundo virtual.

Y entonces sucede: en este mundo virtual, empiezan a verse a sí mismos sanando su propio tumor. Lo ven que empieza a reducirse, la sanación empieza a completarse, hay una sensación de júbilo. Empiezan a ver su propia sanación de manera tan profunda, que se dan cuenta: “¡Esto es grandioso, es maravilloso, miren lo que estoy haciendo!” La experiencia virtual dura un día o más. Es tan real que durante ese tiempo comen, y son nutridos en una situación virtual tan real, que salen después de disolver su propio tumor, le han cantado y se fue, pero no han terminado: van a hacerse estudios.

Y se sientan, y el médico empieza con los estudios para ver si se eliminó, y así fue. Y pueden ver los resultados, y la química, y los gráficos. Y les estrechan la mano diciendo: “¡Felicitaciones! ¡Se ha ido!” Todo en un mundo virtual. 

Cuando es hora de volver al mundo real, los regresan lentamente. No se pusieron antiparras, queridos; no les voy a contar qué hicieron. Pero fue completo; los rodeó, no hay nada parecido, un mundo virtual. Casi como ingresar en otra dimensión. No revelamos. (se ríe).

Y cuando regresan, nadie les hace estudios para descubrir cómo resultó, porque ya saben: Sanación Completa. Ustedes reconocieron con su propia consciencia una sanación completa y total que hicieron por sí mismos con la ayuda de un patrón de sanación virtual. Y se van sin el cáncer.

Ahora bien; ese es el poder del futuro. Porque es un futuro que reconoce lo que la consciencia puede hacer, y lo que puede ser. Eso es el escenario número dos.

Escenario 3: pregunta sobre el ser humano multidimensional. Y para darles esto, hacia esto se dirigen por sí mismos, sin ninguna máquina, sin nada virtual, ni químico; esto es evolución. Decirles cuánto tiempo puede tardar: depende de ustedes. Pero permítanme presentar algo que en su cuerpo es disfuncional. Ni siquiera saben que lo es, así es como son las cosas, lo han aceptado y es su Innato.

¿Cómo se siente ser la criatura más evolucionada del planeta en intelecto, pudiendo examinar su propio ser, por qué existen, por qué están aquí, para decir las palabras Yo Soy el que Soy, y sin embargo … ¡en su cuerpo hay otro proceso que es más inteligente que ustedes!? Ustedes hacen testeo muscular, quinesiología, ¡todo para descubrir algo que ya deberían saber! ¡Pero no lo saben! Porque están separados de su química.

Déjenme preguntarles, solo por lógica, ¿tiene sentido que hayan sido creados de esta manera? La respuesta es que no, que no es lógico, y no ayuda a su supervivencia. La enfermedad se adhiere al cuerpo y ustedes no lo saben hasta que les duele. Tienen que acceder al Innato separadamente; completa y totalmente separado, por medio de procesos que son arcaicos, realmente. No puede hablarles. Puede darles señales, pero no puede hablarles, no realmente. Señal aquí, señal allá. Innato, el cuerpo inteligente.

El ser humano multidimensional va a usar ese par nº 24 de cromosomas que ustedes creen que no tienen. “Oh, veintitrés en mí, gente” (risas). El 24 es multidimensional; todavía no se ha entendido, ni visto, ni reconocido; es el que les dieron los pleyadianos para el día de hoy. Porque empieza a funcionar en ustedes, y en una generación tras otra la consciencia empieza a aumentar, y empiezan a ver cosas, y empiezan a ver cosas cuánticas, se les revelará en esa doble hélice, y tendrán una revelación. “¡Oh, Dios mío! Hay más que lo que pensábamos.” ¿Y qué va a hacer eso? Lo primero que empezarán a ver es niños que nacen con una fusión de sí mismos y sus consciencias y sus Innatos, que serán sus propios sanadores. ¡Sabrán todo sobre su química sanguínea sin ningún estudio! Sabrán cuando alguna enfermedad intente adherirse a ellos, instantáneamente, en el momento en que sucede, en lugar de esperar a que algo crezca y cause dolor.

Serán su propio médico intuitivo, y la gente verá las primeras etapas de esto y dirá, “Esto es increíble. No está bien.” Primero parecerá extraño e inusual, y los van a aislar porque los verán como anormales. (se ríe) Bienvenido a la Tierra. Eso es lo que ustedes hacen, ¿no? Es lo que le hicieron a los autistas, ¿no? Porque no lo ven venir, ¿verdad? No ven a los sabios del futuro, ¿verdad? Solo ven un conjunto inusual de niños que tienen una comunicación rara, que son difíciles en la vieja energía, porque ustedes no llegaron allí todavía, no saben lo que vendrá. No se ven a sí mismos en esos niños, ¿verdad? Ellos son pensadores no lineales, eso son. Empieza a aparecer de muchas maneras. Miren lo que ellos pueden hacer, que ustedes no pueden, y eso les dará una pista de quiénes son.

Está en camino. Esa pieza multidimensional de su ADN que ni siquiera pueden ver, va a poner a su consciencia en línea con su Innato. Ahora bien; termino con esto: ¿a qué está adherido su Innato, que también es un misterio, y a lo que no pueden acceder fácilmente? Se llama el akash del ser humano. Van a estar conectados con su akash. 

¿Qué saben sobre su akash? Es algo que suele molestarles. Molesta porque solo recuerda cosas malas. (se ríe). Estas son las cosas con las que ustedes funcionan, incluso hoy en día. Sin éxito, pero funcionan con ellas porque no son obvias, no están pegadas en su consciencia todavía, pero lo estarán, lo que les dará total acceso a la sabiduría del pasado. Pleno acceso para descartar todas las cosas negativas. Esto será uno de los pasos evolutivos más significativos de la humanidad: la combinación del akash, el innato y la consciencia. Ese será el ser humano multidimensional. Y cuando eso tenga lugar, tal vez entonces miren el hecho de que podrían provenir de los pleyadianos, y sabrán quiénes son ellos. Lo comprenderán, porque es todo parte del escenario de conexión, de coherencia con sus hermanos y hermanas de las estrellas. ¡Eso es el futuro!

“¿Cuánto falta, Kryon?” (se ríe). No es lo bastante rápido; no lo bastante rápido, pero llegarán allí. Cada uno, con libre albedrío, regresará una y otra vez, y mejorará más y más, en un mundo que encierra tanta promesa.

“¿Por qué, Kryon? ¿Por qué, por qué todo esto?” ¿Qué tal si les digo esto? Llegará un tiempo, queridos, cuando su trabajo sea sembrar alguna otra civilización en algún lugar muy lejano, y dar nacimiento a la acción compasiva en otros lugares de esta galaxia. ¿Están captando esto? ¿Lo importantes que son en esta coyuntura del Tiempo? Podrían decir: “Muchos misterios.” Todos a ser revelados – y ustedes estarán allí. No teman a estas cosas, porque provienen de ustedes.

Ese es el mensaje para hoy.

Y así es.

Kryon

Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro

Arcángel Miguel ~ La espiral ascendente de la ascensión

Amados maestros, primeramente queremos aclarar QUE NO ES LA ASCENSIÓN. En su actual estado de evolución, la ascensión del cuerpo físico conjuntamente con su Yo-Alma será posible solamente para unos cuantos pocos avatares que han abierto el camino para la ascensión de la humanidad hacia el siguiente nivel de conciencia superior. El amado Jeshua, junto con muchos grandes avatares y el reino angélico, crearon las condiciones y plantaron las Semillas Cósmicas de Luz del Creador en preparación para este extraordinario proceso. 

Para ascender en el vehículo físico en este tiempo tendrían que casi completar la transformación de su cuerpo físico llevándolo a las frecuencias de Luz Divina, y elevar los armónicos de su Canción del Alma a los de los planos superiores de la Quinta Dimensión y más arriba. Es superficial asumir que es posible transmutar la densidad de un cuerpo físico de Tercera/Cuarta dimensión a un vehículo de luz de 5D en una vida.

Ustedes, la vanguardia, la Semilla Estelar, están suministrando el combustible, las Partículas Adamantinas de Luz para activar las Semillas de la ascensión que fueron plantadas en la Tierra hace 2,000 años. La humanidad está en una etapa de purificación en preparación para una expansión mucho mayor de conciencia, que está afectando a más y más Almas a medida que esta barre la Tierra y como resultado, se acelera exponencialmente. 

En la etapa presente de cambio evolutivo, los cuerpos físicos de los aspirantes/discípulos en el Sendero están en medio del proceso de ser infundidos con el poder transformador de Luz del Creador. Las células de conciencia superior están despertando y expandiéndose con la fórmula alquímica de transformación. Ustedes están en el proceso de limpieza de su Campo Áurico de una parte importante de los patrones de frecuencias vibratorias negativas/distorsionadas que han oscurecido su Luz Áurica y han traído como consecuencia la manifestación de todas las creaciones distorsionadas dentro del vehículo físico.

En el cuerpo celular hay toxinas encerradas que deben ser liberadas o refinadas para que puedan integrar una vez más las frecuencias armoniosas de su estructura corporal de múltiples niveles. Las células del Cuerpo de Luz se han oscurecido, al igual que el Campo Áurico se ha vuelto nebuloso y congestionado con energía negativa. Las Células Divinas están todavía presentes y funcionan dentro de ustedes, sin embargo, se han disminuido y oscurecido con la falta de alimento. Es como si les estuviesen alimentando constantemente con comida contaminada, que a lo largo del tiempo destruirá el vehículo corporal. El cuerpo de deseos del ego es persistente y astuto y constantemente los instará a buscar más sensaciones corporales y auto indulgencia a veces con resultados desastrosos. 

Deben entender, las diferentes partes de su cuerpo resuenan con una gran variedad de patrones de frecuencias, en dependencia del nivel de giro y pureza de su sistema de chacras. Siempre debían tratar de lograr la máxima armonía dentro de cada nivel del Yo Superior que integran. No olviden que la ascensión es un proceso que nunca termina porque todos los niveles de la Creación tienen un deseo innato de buscar y obtener el próximo nivel superior de conciencia.

the sun rays illuminate the sky above the horizon

Consideren el hecho de que la humanidad está experimentando cuatro realidades a la vez: física, mental, emocional y astral. En el mundo físico/material, donde su cuerpo y sentidos físicos son el enfoque principal, su estado de salud determina cuán interactivos son en el mundo de la fisicalidad y cuánto disfrutarán la experiencia. Su evolución hacia los reinos superiores de conciencia es un proceso gradual de despertar, donde despiertan debido al impulso/sabiduría de su Alma y Yo Superior/Súper Alma inmediata. Al avanzar por el Sendero hacia la Iluminación inician el proceso de desarrollo de una percepción consciente/atenta. Deben enfocarse primero en los aspectos físicos de su Ser: su vehículo físico, el sistema de chacras, su naturaleza emocional y sus habilidades mentales. 

Gradualmente, con el tiempo, al equilibrar, armonizar e integrar un cierto grado de conciencia de unidad dentro de su Estado de Ser físico, estarán listos para acceder a los patrones vibratorios, la sabiduría, los atributos y habilidades de las realidades de los niveles superiores de la 4D e inferiores de la 5D. Este es el proceso básico al que llamamos “Ascensión en Conciencia”. 

Ustedes tienen un Cuerpo Etérico que contiene una réplica completa y auténtica de sus cuerpos físico, mental y emocional. Cuando ustedes trascienden o dejan su cuerpo se corta el Cordón de Plata (como se denomina). En ese momento ustedes dejan totalmente el cuerpo físico, el cual comienza inmediatamente a desintegrarse. Lo que quedará es el cascarón del cuerpo sutil que está compuesto de sustancia astral, emocional y mental que se debe disolver antes de que el Alma pueda proceder al siguiente nivel de percepción consciente. Hemos explicado anteriormente cómo las Almas no despiertas son llevadas a lugares especiales, que se pudieran llamar Unidades de Cuidados Intensivos donde, vía los hermosos Ángeles de la Misericordia, la Luz/Amor del Creador se irradia constantemente hacia y a través del Campo Áurico del Alma hasta que el cascarón negativo de energía mal calificada se transmute totalmente. 

Sin embargo, es importante que ustedes entiendan que el proceso de muerte/transición, vida después de la muerte ha cambiado radicalmente. Ya ningún Alma necesita ir a los densos planos astrales para esperar su turno a reencarnar en la Tierra. Si ustedes son personas Auto-conscientes cuya Canción del Alma resuena con las dimensiones 4D/5D o superiores, automáticamente se les lleva al plano apropiado donde todo se parece mucho a la realidad que dejaron atrás – solo que mucho más, más hermoso y más jubiloso, amoroso y pacífico. Pasarán por las Puertas de los reinos celestiales totalmente conscientes. Ustedes revisarán su vida pasada como un observador, y podrán decirle adiós a todos los seres queridos; sin embargo, ellos se desvanecerán lentamente en un segundo plano a menos que sean miembros inmediatos de su familia del Alma. 

De nuevo, las frecuencias que ustedes proyectan o con las cuales resuenan determinarán a cual dimensión o nivel de sub-plano dimensional serán llevados y también a que nivel de información cósmica podrán acceder. Su campo áurico es como un manto que rodea sus Cuerpos Astrales/Etérico y es o un manto de luz o una envoltura de energía negativa, falta de armonía que ustedes han acumulado durante experiencias de vidas pasadas. Ustedes están compuestos de unidades de energía: mental, emocional, física, astral y espiritual. Deben aprender y aceptar el hecho de que ustedes son una creación de energía vigorosa, una Chispa original de Conciencia Divina. Como un co-creador auto-consciente también son un director de energía vía sus propios pensamientos, acciones e intenciones enérgicas. 

Ustedes existen en un remolino de energía: fuerzas energéticas que comprenden o sustancia de la Fuerza de Vida Primigenia, el espectro medio de Luz de las dimensiones inferiores o las maravillosas, abarcadoras Partículas Adamantinas de Luz del Creador de los reinos superiores de conciencia. Su estado mental y la calidad y resonancia de su naturaleza emocional determina el resultado de sus empeños creativos. Como un co-creador ustedes moldearán y manifestarán sus ideas/pensamientos creativos y entonces deben experimentar la expresión manifiesta resultante de sus pensamientos y acciones – como lo estipulan las Leyes Universales.

Ustedes están por convertirse en un director eficiente de las fuerzas de energía Cósmica. Así que conviértanse en un observador consciente al practicar el desapego desde lo interno de su centro del Sagrado Corazón. No se permitan ser atraídos a un vórtice de energía negativa creada por los demás. Aprendan a mantenerse firmes y en control al convertirse gradualmente en el director de toda su energía Sagrada. No permitan que nadie perturbe su serenidad y naturaleza armoniosa. Sin embargo, recuerden por favor, que si ocasionalmente tienen un momento humano, deténganse y tomen una inhalación profunda y regresen al centro, al enviar hacia fuera una eyección de la Llama Violeta para trasmutar y disolver cualquier energía discordante. Ustedes son muy severos a veces en sus juicios del Yo. No se espera la Perfección, queridos corazones.

La irradiación de su Yo Superior, Súper Alma gradualmente penetra e inter-penetra sus cuerpos físico y emocional, liberando por tanto gradualmente cualquier debris astral acumulado. La Luz combinada de la Súper Alma de toda la humanidad está disolviendo gradualmente los patrones vibratorios contaminados y distorsionados de los planos astrales. En el pasado estos han sido denominados como la “conciencia colectiva”, los patrones de pensamientos negativos de la humanidad. El amor, la serenidad y la alegría son las cualidades primarias de la Súper Alma. 

Los pensamientos de la mayoría de las personas son generalmente aleatorios y sin enfoque. La disminución de las frecuencias de sus ondas cerebrales para mantener un Estado Alfa de conciencia brinda un enfoque agudo de sus procesos constantes de pensamiento y aporta una dirección clara a la mente subconsciente. Las técnicas de Maestría Alfa son una herramienta profunda y poderosa. Su mente de pensamiento consciente comprende, pero es su mente subconsciente la que procesa la información entrante y actúa. Convertirse en un Maestro Alfa y mantener el nivel apropiado de conciencia Alfa, les permitirá hablar e interactuar con su mente subconsciente. Va más allá de la voluntad a medida que desarrollan la habilidad de comunicarse directamente con su mente interna instintiva profunda y su Mente Sagrada. Se verán tomando las mejores decisiones naturalmente y actuando de manera correcta para lograr sus objetivos. 

El proceso de ascensión comienza cuando su Yo Alma ha recuperado su propia posición como director del yo físico, mental y emocional. Es como si fuese un interruptor de ignición que se hubiese encendido dentro de su ADN, que contiene el anteproyecto de su Cuerpo de Luz Adan/Eva Kadmón perfecto. Se activan una serie de codificaciones latentes vía las frecuencias superiores de Luz que han comenzado a integrar. Estos patrones vibratorios de Luz contienen codificaciones específicas de color y armónicos que afectarán todas las células y órganos dentro de la forma corporal. Gradualmente, las células comenzarán a absorber y metabolizar la Luz y estas células portadoras de Luz comenzarán a penetrar y afectar todo el vehículo físico. 

Se inicia entonces el proceso de trasmutación donde las toxinas, trauma emocional, memorias dolorosas y experiencias almacenadas a lo largo del cuerpo comienzan a brotar, creando por tanto una multitud de síntomas físicos incómodos: dolores y molestias en diversas partes del cuerpo, síntomas parecidos a la gripe, dolores de cabeza, confusión y pérdida temporal de memoria, para nombrar unas cuantas. 

El próximo nivel de reconstrucción del Campo Áurico involucra al cuerpo emocional y a los planos astrales de conciencia. A medida que su cuerpo físico evoluciona, se vuelve más capaz de integrar más y más de las células de una frecuencia refinada de Luz. Su realidad 4D se vuelve más fluida a medida que cambia de frecuencia; por tanto, su mundo ilusorio se distorsiona y es confuso. La estructura de sus creencias religiosas puede comenzar a desintegrarse, dejándolos con una sensación de vulnerabilidad y sin guía y dirección. Hay una fusión del Yo Superior en este punto, donde la Faceta de la Súper Alma de su Yo Superior, que ha residido dentro de su Estrella del Alma (el Octavo Chacra) comienza a enviar impulsos/rayos de paquetes de Luz de frecuencia superior hacia su Mente Sagrada, Sagrado Corazón y todo el sistema de chacras. 

Estos rayos activan sus habilidades intuitivas. Ellos también contienen información vital para su mayor entendimiento de quienes ustedes son realmente y también pueden activar un Descontento Divino interno.

La Célula Divina de su Núcleo Diamante ahora está integrando más y más Luz Divina, que activa e incrementa el poder de los Rayos de la Conciencia de Dios dentro del Núcleo de su Corazón Sagrado. Este proceso se programa dentro de su Anteproyecto Divino y también se codifica dentro de su ADN. En este momento, sus células han comenzado a responder a la Luz ya que ésta se convierte en la fuente principal de energía dadora de vida. Esta es la razón principal por la cual los aspirantes en el Sendero a menudo cambian radicalmente sus dietas a comidas menos densas, porque sus cuerpos físico y emocional se están saturando con Partículas Adamantinas de Luz – el alimento de los dioses.

Al avanzar cada vez más profundamente hacia los reinos de Luz refinada, los sentidos físicos se pueden enriquecer y su percepción de los colores y sonidos aumentará. La magnificación de los sentidos físicos significa que las células dentro de su Campo Áurico están comenzando la tarea de despejar la energía densa, restrictiva que se ha acumulado a lo largo de miles de años. La prisión nebulosa que ha adormecido los sentidos y mantenido a la humanidad en cautiverio, está gradualmente siendo bañada en células de Luz. Esto tendrá como consecuencia que el Campo Áurico se vuelva más radiante a medida que más y más Almas despiertan al Divino potencial interno. El cuerpo físico debe gradualmente familiarizarse de nuevo con los efectos transformadores de la Luz Viviente para reclamar la forma original del Cuerpo de Luz que fue diseñado para toda la humanidad.

Amados, no pongan su mirada en el caos y la destrucción que recorren libremente la Tierra en este tiempo. Vivan cada día centrados dentro de su Corazón Sagrado para que puedan integrar dentro de su vehículo físico la máxima cantidad de Luz del Creador – y entonces ustedes enviarán jubilosamente ese precioso regalo hacia el núcleo de la Tierra y hacia el mundo de la forma. Sepan que los esfuerzos conjuntos de los Servidores del Mundo alrededor del planeta hacen una diferencia. Somos una fuerza para el mayor bien que no se puede negar. Siempre soy su fiel guardián y protector. YO SOY ARCÁNGEL MIGUEL.

Liberando creencias muy profundas sobre sí mismos

Amados,

¡Vengo en las alas del amor! Muchos de ustedes han estado liberando creencias muy profundas sobre sí mismos que han surgido a la superficie de su conciencia despierta. Estas creencias se han convertido en una parte de su estructura celular desde una edad muy temprana y, a medida que las energías cósmicas superiores del amor llegan a la atmósfera de la Tierra, estos pensamientos limitantes sobre sí mismos se elevan desde dentro para ser observados, reconocidos por lo que son para ser liberados de su campo celular y áurico. La mayoría de estos consisten en pensamientos muy limitantes y desempoderantes que les impiden avanzar en sus vidas.

Por lo tanto, durante un tiempo indefinido, estos pensamientos continuarán bombardeándolos, cada uno compitiendo por su atención y reenganche a los patrones de pensamiento inconscientes, desalentadores y auto saboteadores que les han impedido vivir sus más elevados propósitos, destinos y potenciales desde los tiempos cuando aún eran niños. Es muy importante que reconozcan cuándo ocurra esto, ya que es un momento de gran oportunidad para despejar y liberar estos patrones de sus cuerpos orgánicos y etéricos. Estas oportunidades continuarán ocurriendo en oleadas conjuntamente con otras alineaciones cósmicas y planetarias a medida que estas ocurran.

No se depriman ni desanimen. A medida que esto sucede, comenzarán a notar cuánto más liviano y claro se sienten después de cada episodio. Recae sobre sus hombros la responsabilidad personal. Nadie más puede hacer este trabajo de limpieza y liberación por ustedes. Son ustedes los que deben persistir en mantener su creencia en su naturaleza Divina independientemente de lo que salga a la superficie para ser confrontado. Tienen todo el poder y el coraje dentro de sí para despejar y trascender estos patrones de pensamiento subconsciente profundamente ocultos a medida que surgen. 

Este proceso, a medida que lo atraviesan, también los reconectarán con su poder personal cuando se vuelvan a alinear con la verdadera versión auténtica de sí mismos, una que esté libre de la influencia de otros en su esfera de actividad. Reestablecerán un profundo respeto y aceptación de su autenticidad y desarrollarán la importante cualidad de amar y honrarte primero a sí mismos. Cuando esto sucede de manera constante, se produce fácil y naturalmente una aceptación incondicional del amor de los demás.

El viaje espiritual a través de la vida ocurre en forma de espiral. A veces se siente como si estuvieras dando tres pasos adelante y dos pasos atrás, pero ultimadamente, como resultado final, verán y experimentarán la manifestación del dominio de la vida mientras la viven aquí en los reinos físicos. Así ha sido siempre para cada peregrino mientras ha continuado en su camino espiritual. Las aparentes fallas que puedan percibirse a través de su perspectiva pueden llegar a ser el mejor regalo que se hayan hecho para su expansión resultante y su crecimiento evolutivo. Esto viene a ser el resultado de su disposición a rendirse al plan mayor para sus vidas. Como siempre, les decimos, asuman su posición en la Luz y la verdad dentro de ustedes y todo estará bien.

YO SOY HILARION

Marlene Swetlishoff / Tsu’tama.
Traducido por Esther Abreu
Mensaje Mensual La Conexión Hilarión(c) por M. Swetlishoff (Abril 2018)

El Hombre y el Karma. II

Una Experiencia Ashrámica dentro del proceso kármico de la vida.

Después de estas amplias visiones de conjunto, que a muchos pueden cansar, singularmente si poseen una mente muy concreta o intelectual, creo necesario extender el razonamiento hacia expresiones más asequibles. Aunque al trazar el rumbo de mis escritos, pienso siempre que hay que abarcar lo grande para mejor comprender lo pequeño y que el estudio profundo de lo pequeño puede llevar a la consideración clara y concreta de lo grande, nunca dejo un término vago en que la mente se sienta un poco desplazada del estudio. Utilizo siempre, como ustedes habrán podido comprobar, algunas pequeñas anécdotas o experiencias que situadas en el centro de grandes y pequeños razonamientos, permiten obtener una mejor visión o perspectiva de lo dicho o estudiado. Este proceso, lo he seguido, hablando de mi Ashrama, del mundo dévico, del Devachán, etc. 

Este estudio ofrece por sus características, muchas dificultades en el orden anecdótico, habida cuenta la enorme cantidad de factores que intervienen en la ordenación kármica de la vida de un ser humano.

Cuando les hablaba anteriormente de la vinculación kármica con mi Maestro, con quien es ahora mi Maestro, y que a través de vidas y muertes, “se cruzó muchas veces en mi camino o destino de perfección”, les estoy brindando el más claro indicio de la acción del Karma, a través del tiempo y de la sucesión de las edades.

Recuerdo muy vivamente la Atlántida, Grecia y Egipto. En India viví poco, kármicamente hablando, pero sé con toda certeza que la India me espera para culminar en ella una gloriosa fase de mi destino kármico. No sé cuando será ni me importa, pero estoy seguro de ello. Lo que allí haré y cómo desenvolveré allí la actividad jerárquica de la que yo ahora empiezo a ocuparme, tampoco me importa, pero soy testigo de una Jerarquía Planetaria en funciones y de que pienso, vivo y trabajo para ella.

Cada unos de ustedes “recordará en su debido tiempo el origen kármico de muchas vinculaciones” que ahora les parecen extrañas y hasta contradictorias, por la tremenda confusión del mundo astral que nos envuelve. Pero, llegará un momento cumbre en la vida de cada cual en que serán conscientes del valor de los hechos kármicos que se producen y de que el hecho mismo de haber establecido contacto con el Maestro y con los compañeros de grupo en el Ashrama, nos habla de una Ley que se cumple en el tiempo y aún a pesar del tiempo. Pueden variar los marcos, las épocas y las situaciones, pero llegará una vida en la que ÉL aparecerá claro y radiante a nuestra vista, y desde entonces empezará a alborear para cada uno de nosotros “el destino de una vida superior en la que Karma y sus Leyes” adoptarán un significado mucho más profundo y mucho más espiritual o impersonal que hasta aquí lo hemos venido considerando.

Recuerdo, sin confusión alguna, que el Karma que me une a mi Maestro y a R… mi gran amigo hindú, nació precisamente antes que Lemuria viniese a la existencia. Les estoy hablando pues no de miles, sino de millones de años. Pero les digo también que el tiempo no tiene importancia alguna, cuando se analiza la acción de los distintos acontecimientos con una visión orientada hacia “la gran Memoria Cósmica” o “Archivos Akáshicos” a los que se refieren los tratados esotéricos conocidos por muchos de ustedes.

Utilizando el Antakarana, este hilo sutilísimo de luz creado entre la conciencia inferior y la superior o causal, los acontecimientos pasados o futuros adquieren una proyección mágica o simultánea en esta síntesis del tiempo que llamamos “ahora”, y que es realmente de orden eterno.

Cada vez que escribo, persiguiendo una meta definida como la que tiene hoy por objeto de hablar sobre el Karma, adopto conscientemente este género o tipo de percepción. Así se clarifican para mí tanto el pasado como el futuro y puedo entresacar de esta “memoria viviente de la Naturaleza” cuanto preciso para la clarificación de mis ideas. Pero, no me entretengo en “el recreo de los recuerdos”, que ha sido el pecado y el castigo de muchos impacientes investigadores, sino que cierro voluntariamente mi percepción akásica una vez finalizado el registro de hechos.

Por ello insisto en que una vida esotérica es de orden tan puro e impersonal, aunque nos movamos en las limitaciones y estrecheces de la vida organizada de nuestra personalidad en los tres mundos, con sus veleidades y caprichos, esperanzas y temores, que es muy fácil mancillarla, aún cuando nos creamos hombres espirituales y hablemos constantemente de los Maestros y de la Jerarquía.

Analizando la vida desde este punto central de observación del “ahora eterno”, que es una síntesis de observación, pudimos seguir, en determinada fase de nuestra enseñanza ashrámica el destino kármico de dos vidas humanas, una de ellas actualmente en el Devachán y la otra en encarnación física. Pudimos seguir su rastro desde sus inicios, en una fase de vida lunar y utilizando cuerpos animales. Me sorprendió mucho que el Karma pudiera iniciarse en unas vidas carentes al parecer de conciencia, como en el caso de dos animales, muy parecidos a nuestros perros, aunque distintos en otros aspectos. El hecho de su forma no tiene mucha importancia en el desarrollo de los hechos que intento narrar, pero inicialmente me pareció insólito unificar Karma con inconsciencia. Pero el Maestro me ilustró sobre este punto diciéndonos que inconsciencia es sólo una fase de conciencia, y que el Karma de Dios, como centro y vida del Universo lo preside y ordena todo.

Por una extraña circunstancia aquellos dos animales poseían determinados gustos o aficiones dentro del círculo-no-se-pasa de su alma grupal, que pudimos observar en muy dilatadas proporciones. La afinidad se debía -según dijo el Maestro- a ciertas condiciones cuyo origen se hallaba encerrado en la propia alma grupal, de la misma manera que ciertas afinidades químicas producen relaciones de simpatía o de antipatía entre dos células de un mismo cuerpo. Pero, lo más importante del hecho era su expresión exterior, sus impulsos de reunirse, de estar juntos, pastar en compañía y de ayudarse mutuamente ante cualquier tipo de agresividad exterior provocada por otros animales de la misma especie o de otras especies distintas. Lo que nos interesaba era ese vínculo existente de SIMPATÍA que parecía emanar de una fuente original común.

No pretendo, ni puedo permitirme el lujo de explicarles detalladamente todas las incidencias kármicas de estas dos existencias afines, que pudimos observar como un punto iluminado de referencia de nuestras investigaciones. Comprendan también que la investigación era llevada por el propio Maestro y que nuestra atención debía estar concentrada en sucesos importantes en el devenir de aquellas vidas, pues no nos interesaba en modo alguno el proceso particular, sino el estudio del proceso kármico en sí, pues, como decía el Maestro, comprender aquel proceso que constituye el Karma es el proceso de la Vida del propio Dios latente en todo.

De una vida instintiva animal, bajo los auspicios de un alma-grupo animal habitante de la Luna, cuando la Luna era una viviente tierra como la nuestra, hasta la encarnación de muchas UNIDADES de esta alma-grupo como hombres en la tierra, después de un doloroso proceso de asimilación de experiencias kármicas, pasaron unos lapsos de tiempo considerables. Las dos unidades de conciencia a que nos estamos refiriendo pasaron por tremendas vicisitudes, como todos nosotros las habremos pasado por nuestra vinculación humana con el antiguo planeta, que hoy convertido en una esfera muerta y en permanente desintegración, llamamos Luna. Transcurrieron muchas edades y épocas evolutivas hasta que trazado su destino de manera más clara y definida, tuvimos oportunidad de contemplar algunas de sus encarnaciones humanas. Al principio pudimos verlos reunidos casi constantemente. Las primeras encarnaciones, antes de Lemuria, y utilizando cuerpos toscos y disformes, gigantescos y pesados, estuvieron siempre juntos. 

Así los vimos en la prehistoria, con un cuerpo definidamente humano, una veces como hombre y mujer, otras del mismo sexo, pero siempre participando de un destino kármico muy parecido. Perdimos su rastro, pues lo que el Maestro intentaba, era hacernos penetrar en el Misterio oculto del Karma y del origen secreto de todas las relaciones kármicas de la vida, hasta una época en la que juntos como marido y mujer, al principio de la era atlante vivieron en las planicies de Yucatán. Más tarde los vimos como hermanos en Egipto, hijos de una familia principal, pero en una época al parecer muy alejada todavía de la de los Faraones de las primeras dinastías.

Recuerdo que en una de sus encarnaciones los vimos otra vez como marido y mujer, aunque con el sexo invertido de acuerdo con otra encarnación anterior, en un lugar que según el mapa mundial que el Maestro hacía desfilar por nuestra imaginación para situar nuestra conciencia en la exactitud de los hechos, correspondía a Rusia, aunque nada externo, es decir, lo que conocemos de este país, tenía aparente relación con lo que estábamos presenciando. Rusia, un país frío, sobre todo en la región del mapa mental del Maestro correspondiente a Siberia, aparecía en el registro akáshico como un país tropical, con gigantescas palmeras, vegetación lujuriante y unas especies animales muy parecidas a las que corrientemente, viven en los países muy cálidos del planeta…

La última encarnación de estos dos seres, a la que accedimos por voluntad del Maestro se hallaba muy cerca de nuestra era actual, en un rincón de Francia y en la época de Carlomagno, es decir, unos 750 años después de Jesucristo, según el cómputo cristiano. Otra vez como marido y mujer los vimos estrechamente unidos y compenetrados como siempre, llevando con sus hijos, una existencia muy humilde y con escasos relieves desde el punto de vista del orden social.

Perdimos después su rastro hasta llegar a nuestro tiempo actual. Uno de estos dos seres se halla encarnado en Norteamérica, ocupando un lugar social relevante en el mundo de las letras. El otro se halla descansando todavía en el Devachán y por los síntomas observados alrededor de la esfera devachánica envolvente, su proceso de reencarnación no está muy lejano…

Como habrán ustedes observado, el proceso evolutivo de estas dos almas ha sido seguido sin atenernos a un orden cronológico o regular del tiempo, debido a que resultaría imposible aunque fuese solamente, con una mera indicación o con un simple indicio SEGUIR LA TOTALIDAD de este proceso, que llenaría páginas y más páginas debido a lo extensísimo del trayecto kármico.

Lo único que se ha intentado es marcar ciertas pautas, en orden a la idea básica del Karma. Muchos de los vacíos observados o aparente falta de continuidad de esta idea en ciertos aspectos, deberán lógicamente ser llenados por la atenta observación y estudio de ustedes mismos. Tendrán que acudir por tanto, al recurso de la intuición y al empleo de la ley de analogía, para aclarar convenientemente sus ideas, en torno a lo hasta aquí expuesto.

– Conclusión

Después de considerar el proceso de estas dos vidas, kármicamente enlazadas desde etapas tan lejanas, pueden formularse las siguientes preguntas:

1) ¿Es que todo el proceso kármico de la vida es igual, o sea, el enlace de egos o de grupos de egos, desde un buen principio de los tiempos?

2) ¿Por qué han sido escogidos estas dos almas mencionadas para dar una idea de lo que significa el Karma dentro de la vida humana?

3) ¿Hay alguna razón especial para ello? ¿Resuelve lo dicho hasta aquí la profunda y angustiosa interrogante de quién soy, de dónde vengo y adónde voy? ¿Tiene algún significado para nosotros la resolución de este terrible misterio?

Estas y otras preguntas más podrían ser formuladas, pues la capacidad del hombre de avanzar hacia adelante y hacia arriba está enraizada en el estímulo creador de toda posible interrogante, pues, tal como decía Cristo: “Llamad y se os abrirá”, “Pedid y se os dará”. La base misma de la evolución se halla implícita en toda su majestad y en todo su poder en la capacidad augusta de llamar a la puerta (de los misterios) y de pedir alimento (espiritual), es decir, preguntar constantemente el origen de las cosas y de uno mismo.

No, no hay una razón especial en haber escogido estas dos almas para corroborar gráficamente el alcance singular de la idea. Desde el plano causal y observando analíticamente el proceso kármico de cualquier ser humano, se le ve ordinariamente y desde un buen principio enlazado con otra alma por ley de misteriosa afinidad, cuya fuente es eterna, y sólo en la esplendente vida de la Mónada, o Espíritu Puro, puede ser plenamente comprendida, pero utilizando como siempre la analogía, y observando los organismos unicelulares de las primitivas corrientes de vida y su paulatina escisión o división en dos partes iguales, podrían hallar un punto céntrico de referencia. La afinidad química nos da más adelante otra clave de este proceso, tal como anteriormente he señalado. 

Pero, ateniéndonos a la pregunta principal, yo diría que algo parecido a la escisión del UNO en DOS, y posteriormente del DOS en TRES, que dan origen al principio mismo de la evolución desde sus fuentes cósmicas, para seguir adelante con el SIETE, el DIEZ y el DOCE, se realiza en las fuentes originales de la vida humana. Pues, una unidad de vida partida en dos, llevará prendida siempre en cada una de las dos partículas el sello íntimo de aquella unidad primaria que ambas constituían. El principio mismo del Karma como ley y como principio de evolución se inicia pues en el UNO, que se escinde en dos, representando cada una de las partes divididas el sello o impronta del Espíritu o de la Materia. 

Por ello la función del Karma a través del tiempo es unificar Espíritu y Materia, el dos se resolverá en UNO, una fase evolutiva del Universo habrá terminado y otra fase praláyica de descanso cósmico se iniciará, dejando el karma en suspenso, teñido el éter con el color de sí mismo a la expectante espera de un nuevo período de actividad. Esto puede parecer muy abstruso y complicado, pero no lo es, si ejercitan ustedes la analogía en sus discernimientos.

El hecho de que ambas partes surgidas de un universo macrocelular con uno en funciones y resuelto ulteriormente en dos por analogía del proceso macrocósmico, no sigan idéntica trayectoria dentro del dilatado esquema evolutivo, se debe al hecho mismo de tendencias primarias y a la diversificación de experiencias, como en el caso reseñado de dos almas en evolución distinta, pero unidas por un lazo más fuerte que el tejido por los hilos del tiempo. Las dos almas aludidas, si bien no fueron escogidas al azar, pues el azar no existe para el esoterista, representan al menos o simbolizan, parte de un proceso que si no es enteramente igual para todas las almas, sí es muy semejante en líneas generales.

Tenemos por otra parte, que la tendencia de los seres humanos hacia su Arquetipo superior, el Ángel Solar, o sea, este infinito anhelo de reconstruir la unidad esencial de que formaban parte es una expresión de la ley misma de la evolución. El proceso de la iniciación que a través de las distintas purificaciones conduce a esta unidad, viene marcado por períodos muy definidos en que el principio masculino y el principio femenino consustanciales en todo ser humano, llegan un día a unificarse dentro de un ser andrógino capaz de crear desde el fondo de sí mismo todo cuanto el poder creador de la Mente divina es capaz de inspirarle. 

Siguiendo el proceso hasta sus últimas consecuencias en orden a nuestra comprensión humana, vemos dentro de nuestra más dilatada perspectiva la tarea creadora que se halla al final de todo proceso evolutivo: la reproducción de nuevos Universos pues, si somos realmente conscientes, apreciamos que el Espíritu Creador y la Materia Virgen del Espacio, más la experiencia resultante del proceso evolutivo en un Universo anterior son en realidad una Unidad indescriptible que se escindirá perpetuamente en dos, para llenar el marco insondable del espacio absoluto de nuevos, más variados y perfectos universos.

Comprendan también que pasar de ahí sería querer hurgar en las nebulosidades indescriptibles del Misterio. Queda no obstante algo aclarada la triple pregunta que se formula todo verdadero investigador de las leyes de la Vida: ¿Quién soy? ¿de dónde vengo? ¿a dónde voy? La analogía debe hacer el resto. No hay que esperar conclusiones concretas en torno a algo tan sutilísimo como es el principio o raíz de nosotros mismos y la ley de karma que ajusta constantemente a través del principio de Causa y Efecto, todas las posibles situaciones, pero si perseveramos en el intento y no nos dejamos impresionar por la grandiosidad de ciertas revelaciones y seguimos adelante con la mente y el corazón intrépidos hacia la meta presentida, adquiriremos una medida de gozo desconocida que nos compensará con creces de la inquietud y del tormento de toda sincera y potente búsqueda.

EL HOMBRE Y EL KARMA
V.B.Anglada

Retorno del Alma a un nuevo nacimiento. I

LUEGO DEL PROCESO DEVACHANICO

La encarnación del alma humana después del Devachán

Quienes hayan seguido atentamente el proceso devachánico y apreciado en una amplia medida sus características especiales de “reposo del alma”, después de un proceso activo de vida, o ciclo de encarnación, le asaltará inmediatamente la pregunta de cuál es el proceso inmediato que sigue al de la vida devachánica. Lógicamente, y empleando constantemente la analogía, debemos considerar que de la misma manera que a un proceso de actividad en el nivel que sea, corresponde un período de reposo, a un proceso de reposo le sucede asimismo un período de actividad.

Veremos de qué manera se inicia para el alma humana el nuevo proceso de actividad una vez finalizado el ciclo devachánico. Al comienzo se la ve sumergida en un sueño muy profundo, dentro del cual no es consciente de nada. La esfera devachánica se ha reducido hasta convertirse en una especie de aura envolvente, pero sin color y sin matices, es decir sin deseos y sin sueños y por tanto sin fuerza alguna para realizarlos. En ese estado se ve cómo paulatinamente y “desde arriba” un hilo sutilísimo de luz, proveniente del Ángel Solar va descendiendo hasta penetrar en el alma humana y despertando en el corazón místico de la misma el propósito superior o anhelo de vida.

En ese momento empieza el alma a ser nuevamente consciente de sí misma, ha dejado de “SOÑAR”, por consumación de los deseos engendrados en una existencia anterior, y empieza de nuevo a considerarse a sí misma “tal como era antes del proceso devachánico”. En almas muy puras este recuerdo o conciencia de sí misma aparece con tanta nitidez que adquiere automáticamente y con conocimiento de causa la ordenación y dirección del nuevo estado. Su visión se orienta inmediatamente hacia el Ángel Solar, y de sus labios inmortales surgen nuevamente las palabras mágicas que son la esencia de todo sacrificio solar o cósmico: “Hágase tu voluntad”. El Ángel Solar que guarda en memoria infinita, el recuerdo de todas las existencias anteriores del alma a la que “arropa, protege y vivifica” SABE desde siempre cuál ha de ser el nuevo destino. 

Las condiciones ambientales, la calidad del mecanismo que deberá ser empleado, el país en dónde deberá nacer, la posición social, están muy claramente diseñados en el nuevo destino que el Ángel Solar ha proyectado para el alma del hombre. Tal como se puede leer en los libros secretos de la “Logia Blanca…” “el Ángel Solar ve el fin desde el principio”, y esta verdad se aplica no sólo a un nuevo nacimiento, o etapa de encarnación, sino que abarca la infinita serie de encarnaciones y períodos devachánicos del alma, desde el proceso mismo de la INDIVIDUALIZACIÓN hasta la consumación total del alma humana en el gran Misterio de la quinta Iniciación, en la que el Ángel Solar liberado del peso de su deuda de amor y sacrificio, retorna al Gran Corazón del Sol.

El proyecto de una nueva vida, o de una nueva encarnación, presupone para el alma humana, salir de un sueño y enfrentar una realidad, la realidad de sí misma frente a un nuevo orden de cosas y de situaciones. Esto involucra un hecho muy importante: recobrar una conciencia de vehículos. Ésta se realiza mediante la actividad de los “átomos permanentes” implicados en la historia de la vida del hombre. Son unos átomos especializadísimos y de cualidad misteriosa, cuya función es preservar el recuerdo de todos los hechos y experiencias del alma a través de las edades. En el ser humano existen ya sea en potencia o en latencia seis átomos permanentes plenamente desarrollados, uno para cada vehículo de expresión sean o no utilizados que van desde el átomo permanente físico, alrededor del cual se crea el cuerpo correspondiente, hasta el átomo permanente átmico que está conectado con la esencia monádica y guarda el secreto de la propia Vida de Dios. 

Pero a nosotros, de acuerdo con el presente estudio sólo nos interesan los “tres átomos permanentes” que estructuran los vehículos físico, emocional y mental. Comprenderán que los vehículos expresivos del hombre, o Tabernáculo del Espíritu Santo, a que se refería el gran Iniciado Pablo de Tarso, dependerá de la calidad de los recuerdos suministrados por los átomos permanentes, que registran a escala individual, la gran memoria akásica, eternamente viva de la Naturaleza, pues de la misma manera que un alma humana se proyecta hacia el futuro por el “recuerdo vivo de su pasado” un Logos Solar utiliza sus átomos permanentes, o registros akáshicos con todo su universal contenido, para la creación de un nuevo Universo, al final del Gran Pralaya, que es el sueño devachánico del propio Dios. Siempre debe ser utilizada la ley de analogía.

Daremos en esquema y a grandes rasgos el proceso de encarnación del alma humana:

a) La atención concentrada del Ángel Solar.

b) La conciencia más o menos despierta del alma humana, después del proceso devachánico.

c) La calidad de los recuerdos suministrados por el átomo permanente.

d) Las condiciones ambientales, los tipos de cuerpos a utilizar y las situaciones que deberán ser enfrentadas y desarrolladas.

e) Existe un factor o elemento primordial de carácter dévico, del cual no se ha hablado suficientemente en los estudios esotéricos, que a nuestra consideración es de importancia trascendental y al cual deberemos hacer referencia.

El proceso puede ser considerado así: La atención del Ángel Solar proyecta un diseño, o arquetipo del destino humano, sobre el alma que va a encarnar. En esta atención va implícita una Nota, Mántram, Verbo o Sonido, a la que responde el alma humana con su propia Voz, la cual actuando directamente sobre cada uno de los átomos permanentes los pone en actividad vibratoria. A este clamor invocativo acuden tres tipos de Devas: uno desde el plano mental concreto y desde el plano causal empieza a seleccionar materia afín al llamado invocativo y crea alrededor del átomo mental permanente, la envoltura que lo convertirá progresivamente en el vehículo mental que el hombre utilizará para pensar, recordar y discernir. 

Cuando la obra de este Deva se ha cumplido convenientemente, empieza a actuar otro Deva en el plano emocional, que siguiendo un proceso similar al primero, aglutina materia astral afín a la calidad vibratoria del átomo emocional permanente hasta conseguir estructurar una envoltura capaz de reaccionar a cualquier actividad de este tipo. Esta estructura abarca fases que van del más denso y materializado de los deseos, hasta el más puro y exaltado sentimiento de integridad y belleza. Todo dependerá de la elevación del alma humana y de la calidad de los recuerdos o experiencias emocionales.

La nota típica del alma, a través de los átomos permanentes, se encarga de dar su consentimiento o “rechazo” a ciertos tipos de energía.

El proceso en el plano físico si bien es similar a las acciones anteriores sufre una importante modificación que debe dar por resultado la creación de un tipo de cuerpo específico, hecho que entraña una labor por parte de los Señores del Karma, a través de sus devas mensajeros, de selección de aquellos seres humanos que kármicamente deben intervenir en el proceso físico de creación del cuerpo, me refiero a los padres. El proceso físico, el más denso, es sin embargo el más importante desde el punto de vista de “encarnación del alma”, pues implica la actividad directa de los Señores del Karma que “recogen el diseño específico del Ángel Solar donde están contenidos todos los recuerdos del alma y crean las debidas condiciones físicas para las futuras actividades del alma en encarnación”.

El Deva constructor del cuerpo físico, es el “Ángel Guardián” que ven los clarividentes alrededor de los niños y de las madres, que están en proceso de gestación del cuerpo físico de la nueva criatura. Este Deva tiene ante sí un “diseño causal”, pero las fuerzas y energías con las que trabaja son, si no más sutiles, al menos más complejas, pues no solamente actúa según un diseño espiritual del Alma Solar, sino que también a través de una serie de condiciones kármicas a las que no se ajustaron los devas anteriores que se limitaron a reproducir la nota vibratoria de los átomos permanentes mental y emocional y seleccionar materia de calidad vibratoria acorde en intensidad y armonía.

Se trata de un tipo de devas muy especializados que participan a la vez del diseño del Ángel Solar y de la influencia directa de los Señores del Karma, que suscitan, promueven, ordenan y ajustan el proceso a condiciones muy precisas e implacables. El hecho de nacer en un país determinado, el color de la piel, tener buena o mala salud, nacer pobre o rico, disponer de facultades o estar privado de ellas, tiene profundas repercusiones en la vida inmortal del alma y determina las futuras predisposiciones, cualidades y calidad de los vehículos.

A partir de este diseño de vida plenamente organizada en el orden social del alma humana en encarnación, hay ciertos procesos que esotéricamente trataremos de explicar, para dar una idea más completa de lo que llamamos “ciclo de encarnación humana”.

Existe un momento cumbre por analizar, es el momento mágico en que se realiza en el seno de la madre el misterio infinito de la concepción. Este momento regido directamente por los Señores del Karma, a través de sus huestes angélicas, tiene importancia causal y es supervisado muy directamente por el Ángel Solar en sus espirituales meditaciones.

Cuando los elementos masculinos y femeninos de los padres, han cumplido su misión, sobreviene la acción universal; el átomo permanente físico es introducido por el Deva constructor, en la célula portadora de los elementos masculinos, y al penetrar esta célula en el interior del santuario femenino “eternamente puro e inmaculado como la Madre Naturaleza”, se cierra el primer ciclo de la encarnación física del alma humana. El átomo permanente se convierte en el factor místico que promueve todo proceso ulterior. Encerrado en el claustro materno y sutilmente conectado con el alma que va a encarnar empieza a revivir un proceso recordatorio de experiencias realizadas y facultades adquiridas. Este proceso viene condicionado por la nota permanente del alma, que semialetargada todavía por influencia devachánica, asiste al proceso, únicamente en función de síntesis, es decir de propósito o intención de vida. 

El Ángel Solar, eternamente despierto, y vigilante dirige la función del Deva constructor a través de la nota típica del arquetipo diseñado por él y siguiendo un proceso rigurosamente kármico de “selección de materiales afines a la intención del ego a encarnar”. Este Deva constructor actúa en cierto modo como el Ave Fénix de la mitología, que perpetuamente resurge de sus propias cenizas. Los recuerdos del alma condensados en el átomo permanente, son las cenizas que permiten avivar el fuego del propósito del alma.

La primera actividad del Deva constructor es introducir el átomo físico permanente, en el óvulo femenino. Efectuada esta operación que entraña el Misterio infinito de la Concepción, el átomo se convierte en el motor básico del proceso que debe dar nacimiento al cuerpo físico del ser humano. Su vibración natural se convierte en el impulso de contracción y de dilatación que darán vida al movimiento de sístole y diástole del corazón del cuerpo, y es a través de este órgano que se irá diseñando y estructurando día tras día, hasta su plena realización lo que será el tabernáculo físico del alma. Ahora se podrá comprender más acabadamente el sentido de la frase védica, por muchos sólo parcialmente comprendida que dice: “Del Corazón Místico del Sol surge la Vida que condiciona el Universo”. Es en la analogía donde reside el poder mágico de la comprensión que debe conducir a la perfecta intuición y a la propia realización. 

Por ella nos convertimos en pequeños dioses conscientes del propio destino, en selectos microcosmos del gran Macrocosmos del cual dependemos y hacia el cual nos dirigimos. Es fácil saber de la actividad de Dios analizando críticamente nuestras mejores actividades, de la grandeza de Su amor al observar la inagotable reserva dentro de nuestro corazón y de Su propósito magnificente e indescriptible al observar desapasionadamente la orientación espiritual de nuestro destino como hombres.

V.B.Anglada

Creación y Evolución

«Dios, el Padre, es el pensamiento compulsivo y contemplativo llamado vida, una continuidad que nunca puede detenerse, así como tampoco vuestros pensamientos pueden hacerlo. Para que el pensamiento, o la vida, sea una expansión siempre continua hasta el infinito, debe tener una razón para continuar. La razón sois vosotros. Cada uno de vosotros se convirtió en una parte de la mente de Dios, para que a través de vosotros, la vida pudiera continuar extendiéndose hasta el infinito, el cual, de hecho, no tiene medida en el tiempo, porque el infinito existe en este momento, es la continuidad y eternidad del ahora.”

Ramtha

¿Quién puso las luces en los cielos? ¿Quién diseñó el encanto de las flores y la magnificencia de los árboles? ¿Y quién creó el enigma y la maravilla llamada hombre? No fue Dios, la totalidad de la vida. Fuisteis vosotros, los dioses, los maravillosos hijos de un Padre amante de todo, quienes crearon todo lo que existe. Todo. El Padre es la sustancia, la masa de pensamiento de la cual vienen todas las cosas. Pero vosotros, que poseéis la capacidad de pensar y la capacidad de sentir, y la divina esencia del libre albedrío, sois los supremos creadores en la vida.

Dios es, en verdad, la totalidad del pensamiento, la fuente de todo lo que existe. Pero sois vosotros quienes habéis tomado del pensamiento que el Padre es, y habéis creado todo el esplendor y el encanto de la forma creada. A través de vuestro poder creativo y vuestra soberanía de dioses, tenéis la capacidad de aceptar, mantener, y contemplar el pensamiento; y a través de esa inteligencia habéis formado cada cosa que existe.

Imagina por un momento alguna fantasía, una fantasía que sea excitante, emocionante, volátil para tu ser. Ahora siente toda la emoción de esa fantasía. Es así como vuestro universo fue creado, así fue creado el hombre, y así es como se crea cada cosa.

Mis amados maestros, vosotros sois, en verdad, los creadores de toda la vida. Vosotros sois quienes fabricaron las espectaculares estrellas que veis en vuestros cielos. Vosotros sois quienes crearon las realidades de color, diseño, textura y olor. Vosotros sois, en verdad, las magníficas criaturas de un Padre magnífico que es verdaderamente todo lo que existe. No sois los bastardos del universo, sois sus creadores. Sois la suprema inteligencia de Dios expresándose en vuestra propia creación llamada hombre; y toda la vida está ahí, esperando vuestra presencia, vuestro pensamiento, vuestro sentimiento.

Vosotros, mis amados hermanos, sois criaturas eminentes de proporciones divinas, que guardan latente dentro de sus seres la inteligencia y el poder de crear todas las cosas… y ni siquiera lo sabéis. Sois más que criaturas de carne; sois entidades extraordinarias expresándose a través de la forma, para así continuar con las capacidades creativas que existen dentro de vosotros.

Sin vuestros procesos creativos de pensamiento, vuestra soberbia inteligencia, y la profunda emoción dentro de vuestras almas —sin todo lo invisible que existe en vosotros— no seríais nada. Y sin vuestras capacidades creativas la vida tampoco sería nada, porque el pensamiento no podría propagarse para convertirse en los valores de vida o en la eternidad que aún tiene que ser vivida.

Sin vuestros valores creativos, nada sería reconocido por lo que es. ¿Cual sería el sentido de la vida y la belleza de una flor si no hubiera nadie que apreciara su encanto? No tendría significado sin vosotros.

Sin vosotros, este lugar vuestro sería sólo un planeta sin forma revolcándose en los espermas de la creatividad. Sin vosotros, nunca habrían existido las estaciones ni brotado las flores. Y el sol nunca hubiera salido, ni soplado los vientos; pues vosotros creasteis este reino de acuerdo con vuestros propios designios y propósitos, y todas las cosas nacieron gustosamente para glorificar al Dios que yace dentro de todos vosotros.

¿Quién diseñó este magnífico lugar para que habitarais, sino vosotros?

¿No sois acaso las criaturas de suprema inteligencia? Realmente lo sois. Vosotros no evolucionasteis hasta ese punto, siempre lo habéis sido.

Ahora, yo estoy aquí para enseñaros a convertiros en seres ilimitados, pero primero os voy a enseñar lo preciosos que sois y lo mucho que valéis. Para saber que sois seres divinos, para entender la suprema inteligencia y el impresionante poder que poseéis, es importante que entendáis cuál es vuestra herencia. Es importante que entendáis cómo os convertisteis al principio, en chispas de luz de increíble poder, y cómo habéis evolucionado hasta convertiros en el enigma llamado hombre. Así pues, empezaré a explicar.

En vuestro Libro de los Libros dice: «En el principio fue el Verbo y todo estaba en el Verbo». ¡De lo más inexacto! La palabra no era nada sin el pensamiento, pues el pensamiento es la base y el creador de todo lo que es.

En el principio, —en lo que tú llamarías el principio— sólo existía la infinitud del pensamiento; ahora, a la infinitud del pensamiento yo la llamaré Dios, el Padre. Lo que tú llamas Dios es, en un entendimiento más ilimitado, el pensamiento, la causa principal y el fundamento de toda la vida. Todo lo que es, siempre ha sido y siempre será, se deriva del pensamiento, la inteligencia que es la mente de Dios.

Por lo tanto, en el principio existía el espacio infinito del pensamiento. Y Dios siempre habría permanecido como pensamiento sin forma si no se hubiera contemplado a sí mismo, si no hubiera volcado y replegado hacia dentro, hacia sí mismo, el pensamiento que él era. Cuando el Padre contempló el pensamiento que él era, se extendió en una forma única de sí mismo, porque cada vez que se contempla un pensamiento, la acción del razonamiento puro expande el pensamiento; éste se convierte en algo más, se magnifica. De esta manera, el Padre, que nunca antes había extendido su ser, se contempló a sí mismo hasta convertirse en una mayor grandeza.

¿Qué produjo en el Padre el deseo de comprenderse a sí mismo y ampliar su existencia? El amor. La pura esencia, el puro propósito del pensamiento contemplativo, es el amor. Fue el amor de Dios por sí mismo lo que le dio el deseo de contemplarse y convertirse en una forma única y extendida de sí mismo.

A raiz de aquel movimiento del amor nacisteis todos vosotros. Porque cuando Dios se abrazó a sí mismo y se amó hasta una mayor grandeza, todos vosotros os convertisteis en aquello en lo que Dios se había extendido. Cada uno de vosotros se convirtió, en aquel mismo momento maravilloso, en una parte ilustre del primer pensamiento contemplado y extendido.

Siendo la primera unidad engendrada por Dios Padre, cada uno de vosotros se convirtió en un dios de Dios, en un hijo del Padre, y en una parte de la divina inteligencia, la mente de Dios. Vosotros, los dioses, sois la única creación que viene directamente de Dios. Sois la única creación que siempre será un duplicado exacto de lo que el Padre es, porque sois el Padre en una forma ampliada de sí mismo. Todo lo que el Padre es, él lo es infinitamente en el conjunto de sus amados hijos.

Dios, el Padre, es el pensamiento compulsivo y contemplativo llamado vida, una continuidad que nunca puede detenerse, así como tampoco vuestros pensamientos pueden hacerlo. Para que el pensamiento, o la vida, sea una expansión siempre continua hasta el infinito, debe tener una razón para continuar. La razón sois vosotros. Cada uno de vosotros se convirtió en una parte de la mente de Dios, para que a través de vosotros, la vida pudiera continuar extendiéndose hasta el infinito, el cual, de hecho, no tiene medida en el tiempo, porque el infinito existe en este momento, es la continuidad y eternidad del ahora.

Con el propósito de avanzar, el Padre os dio a cada uno de vosotros la única cosa que siempre existió y siempre existirá: la totalidad del pensamiento, o sea, la totalidad de Dios. A cada uno de vosotros os fue dado, por el Padre y para el Padre, todo lo que vosotros sois: una inteligencia divina y una voluntad creativa y soberana. A través de esa inteligencia y de la voluntad libre, se os dio el poder de tomar el pensamiento que el Padre es y extender lo que sois de acuerdo con vuestros propios procesos de pensamiento contemplativo.

Dios, la mente divina, se extiende continuamente y aumenta a través de cada uno de vosotros. El Padre se convierte instantáneamente en todo aquello en lo que vosotros os convertís al extenderos. Y todo aquello que el Padre llegue a ser—a través de la expansión de todos sus amados hijos— en eso os convertiréis al momento, porque cada hijo es el receptor de todo lo que el Padre es. Así, a través de vuestros propios pensamientos contemplativos siempre podéis ser lo que Dios es: un reino continuo, expansivo, extraordinariamente maravilloso.

En vuestro comienzo, cuando el pensamiento se contempló a sí mismo, se extendió en el principio de pensamiento llamado luz. La luz fue lo primero que se creó, porque siempre que el pensamiento se contempla y se expande, baja a una frecuencia vibratoria que emite luz. La luz es, por lo tanto, la primera forma a la que desciende el pensamiento contemplado y expandido.

Vuestra herencia original se remonta al nacimiento de la luz; pues cada partícula de luz nacida del primer pensamiento contemplado, se convirtió en un individuo, un dios, un hijo. Así, en el momento de la creación, todos os convertisteis en lo que se llama seres de luz.

Todos fueron creados como seres en ese mismo momento. Todas las entidades que han existido o existirán, fueron creadas del pensamiento hasta convertirse en luz cuando Dios se contempló a sí mismo. La luz, que emanaba del espacio de pensamiento, se convirtió en parte adyacente de la mente de Dios, el flujo de todo pensamiento o «río de pensamiento».

La luz en la que os convertisteis cada uno era y es la inteligencia que vosotros sois; es Dios en su forma extendida de luz. Esa luz divina, que es vuestro cuerpo original y permanente, es el espíritu de vuestro ser, o lo que yo llamo el Dios de vuestro ser, porque vuestro espíritu es Dios, la mente de Dios en forma individual. Hasta este día aún poseéis vuestro espíritu original, el Dios-yo original, el cuerpo de luz original en el que os convertisteis en toda vuestra gloria cuando el pensamiento, vuestro amado Padre, se contempló y extendió hasta convertirse en la luz.

Ahora, en vuestros comienzos, cuando el pensamiento, o Dios, pasó a través del espíritu de vuestro ser, se creó una emoción, pero era efímera. Así que vuestra alma se creó a través de vuestra fuerza creativa, para absorber el río de amor que salía de Dios el Padre. Se creó con el propósito de capturar el flujo continuo del río de pensamiento y llevarlo a un estado de quietud -lo que se llama memoria— en forma de emoción.

Tu alma, que vive dentro de tu espíritu, es lo que te permite ser un principio creativo. Porque para crear debes poseer la capacidad de retener la imagen del pensamiento clara y firme en la memoria. De esta manera, puedes templar el pensamiento y expandirlo hasta formar los valores creativos que llamas realidad.

Por ejemplo, para crear una flor nueva y única, tiene que emerger el pensamiento de una flor. El pensamiento de la flor se toma del flujo de pensamiento siempre continuo, que es uno con el espíritu o la luz de tu ser. El pensamiento, entonces, se mantiene claramente en el alma como una imagen, en forma de emoción. A través del deseo, puedes recobrar ahora la imagen del pensamiento «flor», contemplarla y extenderla en cualquier forma única, color, o tamaño que desees. Ahora puedes de manera única, crear una flor, la que tú quieras y en el momento en que tú lo desees. Manteniendo el pensamiento perfectamente inmóvil en la memoria, puedes dibujar su retrato perfectamente.

Sin tu alma, no podrías extender al Padre hasta la forma creada, pues no podrías mantener el pensamiento inmóvil para contemplarlo y extenderlo hasta la creación.

Ahora, lo que tú llamas creación es realmente el valor de la vida que siempre ha existido. La creación no tiene un principio y, ciertamente, no tiene fin. Y los creadores a partir de la sustancia del pensamiento sois todos vosotros, las entidades de luz, los dioses. Todas las cosas han sido creadas por los hijos a partir del pensamiento que el Padre es. Y todo cuanto los hijos crean, se convierte en el yo extendido del Padre.

Todo lo que ves a tu alrededor se llama materia. El Padre es la materia, porque todas las cosas son Dios. Pero los creadores y diseñadores de la materia son los maestros artesanos que todos vosotros sois, los dioses que sois; pues tuvisteis, desde un principio, el propósito inteligente de crear en materia cualquier ideal que pudierais visualizar a través del pensamiento.

Todas las cosas nacen del pensamiento, todas. Cada objeto material tuvo como punto de partida un pensamiento que fue abrazado en emoción para formar un ideal de creación. Antes de que algo fuese creado, el alma primero visualizó ese pensamiento como un ideal. Todo lo material fue creado y formado por los dioses mediante un ideal de pensamiento visualizado, utilizando la materia que es el Padre.

Ahora, toda la materia está rodeada de luz. Vuestros científicos empiezan a sospechar —y han acertado en su suposición— que si se toma la luz y se disminuye o reduce su frecuencia vibratoria, se convierte en materia bruta. ¿Y de dónde vino la luz? Del pensamiento, de Dios.

Siempre que contemplas el pensamiento y lo abrazas emocionalmente. éste se extiende hasta la frecuencia vibratoria de la luz. Si reduces el movimiento de las partículas de la luz y lo condensas, creas el electrum, un campo electromagnético que contiene polos positivo y negativo, lo que tú llamas electricidad. Si reduces y condensas el pensamiento más aún, más allá de campos electromagnéticos, el electrum se coagula en materia bruta. La materia bruta se agrupa entonces en la estructura molecular y celular llamada forma. Y la forma se mantiene unida debido al pensamiento que el alma visualizó como ideal de creación.

Todas las cosas se crean tomando lo que no tiene velocidad —el pensamiento— y extendiéndolo hasta aquello que sí la tiene —la luz— y luego reduciendo la velocidad de la luz hasta que creas esto y aquello y todo lo que hay a tu alrededor.

Amados maestros, sois vosotros quienes habéis creado, a través de vuestros propios procesos de pensamiento, la belleza y el esplendor de todo lo que existe. Sois vosotros quienes habéis creado todas las cosas —desde el pensamiento hasta la luz, el electrum, la materia y la forma— simplemente pensándolas y sintiéndolas hasta darles vida. Pues vosotros, que erais pensamiento reducido a luz, contemplasteis esa luz en la que os habías convertido, y la amasteis; al hacer esto, redujisteis la luz otro escalón para crear el electrum. Al contemplar el electrum en el que Dios se había convertido a través de vuestros procesos de pensamiento, lo redujisteis nuevamente hasta la materia bruta, o «pensamiento coagulado», la forma más baja de pensamiento y a la vez otra dimensión del Padre en sí mismo.

Por lo tanto, vuestro primer movimiento fue el reconocimiento de lo que se llama «la ciencia del pensamiento transformado en materia». Y esta ciencia nunca se os enseñó; fue simplemente entendida, porque era un proceso de vida en el cual estabais envueltos. Fue a partir de esta ciencia, de este entendimiento, que empezaron las formas creadas.

En el principio de las formas creadas, los dioses se contemplaron a sí mismos —las luces que eran— y crearon el ideal de luz en materia al crear lo que se llama soles. Y había trillones de billones de ellos. Innumerables. Todos los soles fueron creados gracias al enfoque o la fusión de materia gaseosa que resultaba de la reducción del electrum. Y a partir de los grandes soles —las chispas centrales de la vida— fueron creadas y lanzadas a sus órbitas las esferas rotativas llamadas planetas. Y sobre las esferas, los dioses crearon diseños; y os llevó eones aprender a diseñar.

¿Quién creó este universo y todos los universos que rodean un ciclo solar incluso mayor? Vosotros lo hicisteis, en verdad. Vosotros los diseñasteis simplemente. Cada cosa que creasteis, a través del pensamiento contemplado, aumentó vuestra experiencia, permitiendo que los sentimientos —el tesoro más auténtico del pensamiento— se originaran en vuestra alma. Y fue a través de los sentimientos como se creó el plano de la materia.

Vuestra divinidad yace en que vosotros sois, de hecho, las primeras chispas de luz. Y en que vosotros, los creadores, habéis creado desde el Padre con vuestra voluntad soberana todo lo que existe. ¡Todo! Dios no creó los universos: él es los universos. Vosotros los creasteis a partir de vuestros procesos de pensamiento sintiéndolos en vuestras almas.

LA MAYORÍA DE VOSOTROS estaba entre los dioses que vinieron a este lugar vuestro llamado Tierra hace muchos eones, y aquí creasteis toda la vida y la hicisteis evolucionar. Durante millones de años, tal como vosotros conocéis el tiempo, tomasteis del pensamiento que el Padre es y, con vuestra suprema inteligencia y poder creativo, diseñasteis vuestros ideales de creación.

Vosotros, las entidades de luz, formulasteis aquí organismos vivos a partir de la bacteria que se formó por la reacción de la materia gaseosa con el agua. Ese fue el barro con el cual creasteis los diferentes valores de vida. Y al principio, vuestras creaciones eran meramente materia agrupada expresándose como «un montón de algo». Vuestra creatividad era muy simple, porque apenas empezabais a entender la realidad de la materia y cómo crear a partir de ella. Pero tras eones de tiempo, creasteis las plantas y los animales, y cada criatura viviente sobre este plano.

Las criaturas fueron concebidas por vosotros como una expresión de vuestra emoción creativa, como una expresión de vida creativa; formas de vida que poseían movilidad y podían expresarse por sí mismas. La flor fue creada por un grupo de vosotros. Se introdujo el color. Se añadió el aroma. Y más tarde surgieron varios aspectos de la flor en diferentes diseños.

Debéis entender que vosotros no trabajasteis para crear estas cosas, pues como seres de luz no teníais un cuerpo con el que trabajar. Cualquier cosa que deseabais crear, simplemente os convertíais en ella. Para dar sustancia a la materia, para darle personalidad, para darle inteligencia y diseño, os convertíais en una parte de cada cosa que creabais. Una vez que cada creación se convertía en parte viviente de la inteligencia de su creador, os separabais de vuestras creaciones, siempre en busca de creaciones mayores.

Ninguna de las cosas que creasteis aquí seria tan hermosa y sublimé tendría un significado con propósito, si no tuviera dentro de sí el «aliento vida» de su creador. Vosotros sois quienes infundieron en vuestras creaciones la inteligencia, o patrones de memoria genética llamados instinto. Es lo que dio a vuestras creaciones un propósito de ser y los medios —-a través de procesos de reproducción y del intercambio de genes— para que evolucionaran nuevas especies. Con todo, las nuevas especies aún llevarían dentro la inteligencia del instinto, el aliento de vida de los grandes dioses creativos que pusieron en marcha los patrones de la evolución. Por eso todas las cosas vivientes tienen dentro de sí la divina esencia que es la chispa de vida, que viene de vosotros, los dioses, sus creadores.

No fue hasta que una cadena de alimentación hubo sido claramente establecida, que los dioses decidieron crear un vehículo de materia a través del cual pudieran experimentar sus creaciones y continuar expresando su creatividad, pero como ellos mismos más que como sus creaciones. Y por esto, crearon la encarnación llamada hombre.

Ahora, el pensamiento es una frecuencia penetrante, una esencia que pasa a través de la materia. Por eso los dioses, que eran pensamiento en forma de luz, podían convertirse en la flor y sin embargo nunca olerla, nunca conocer su esencia. Ellos eran como la brisa que soplaba entre los árboles, pero nunca podían sentir o abrazar al árbol. Ellos podían pasar a través de la piedra, pero no podían sentirla porque el pensamiento no es afectado por la materia que la piedra es, pues le falta sensibilidad para sentir la esencia de una vibración más baja.

Para que los dioses pudieran oler la flor, sostenerla, adornarse con ella, para que pudieran conocer su belleza y experimentar su viveza, tenían que crear un vehículo de materia que vibrara a la misma velocidad que la flor. De este modo, la encarnación llamada hombre, se creó después de que se hubieran creado todas las demás cosas, para que los dioses pudieran sentir y experimentar sus propias creaciones, y expresar su capacidad creativa a través de a materia bruta, o lo que llamáis «masa solidificada», el pensamiento llevado a su forma más baja.

El hombre fue creado según un ideal de pensamiento, para ser un vehículo que los dioses pudieran conducir desde adentro. Era el cuerpo perfecto un dios, pues podía contener el alma y estar envuelto por el espíritu del dios. A través de un cuerpo, los dioses podían tocar la flor y oler su esencia; y la experiencia de aquello sería grabada para siempre en sus almas como setimientos, el tesoro de sus acciones. Ahora podían mirar realmente un árbol y contemplarlo, saborear su olor y tocar su belleza. Ahora los dioses podían verse tocarse, abrazarse y hablarse el uno al otro. Ahora podían alimentarse y observarse y ser completamente volátiles el uno para el otro. Y ahora los dioses, como hombres, tenían una aventura en materia totalmente nueva con la que jugar, para adquirir la esencia invisible llamada sentimientos.

De esta manera, los dioses, seres de luz sin densidad material, crearon una densidad apropiada para su ideal. A través de la masa del cuerpo ellos podían expresarse en una nueva realidad: pensamiento manifestado en la forma llamada materia. Con eso se convirtieron en Dios, pensamiento divino manifestado en la inteligencia de la masa celular llamada humanidad. Y así se convirtieron en Dios-hombre, hombre-Dios: Dios expresándose en la maravilla de la forma humana; hombre expresando al Dios dentro de sí mismo para continuar la expansión de su Padre hacia la eternidad.

Los primeros hombres surgieron después de muchos experimentos hechos por un grupo de dioses. Al principio, sólo fueron creados del género masculino, y ni siquiera tenían genitales. Los genitales estaban en su interior, de manera que pudieran reproducirse por sí mismos a través del proceso llamado clonación. Por esto, todos los cuerpos masculinos se parecían mucho al principio de su creación. Y eran criaturas bastante humildes, que te parecerían muy grotescas hoy en día. Pero para los dioses, en aquellos tiempos, eran muy hermosas. Por desgracia, no eran muy sigilosas y continuamente eran devoradas por los animales de los alrededores. Así, los dioses las probaron y modificaron durante mucho tiempo hasta que fueron merecedoras de posesión completa. Una vez que el cuerpo hubo sido perfeccionado, muchos de los dioses, con gran júbilo, tomaron posesión de los cuerpos para emprender una nueva aventura en la exploración de la vida.

Los cuerpos que habitaban los dioses fueron diseñados para albergar una estructura de fuerza que capacitara a los seres de luz para mejorar continuamente sus cuerpos, de modo que éstos pudieran vivir y coexistir en un medio muy peligroso. El cuerpo fue diseñado para que la memoria de cada pensamiento que el dios abrazara emocionalmente fuera grabada en cada célula y así transferida a través del proceso de clonación.

Cuando la matriz del hombre,[1] o mujer, se creó mucho después como una forma de hombre más perfeccionada, ello permitió la singularidad y el mayor refinamiento del cuerpo a través de la división de los genes.

[1] (N.T.) Aquí Ramtha hace un juego con las palabras en inglés womb of man (matriz del hombre), y woman (mujer).

El hombre llevaría en su semilla los patrones del entendimiento que había alcanzado hasta ese punto, y la mujer los llevaría en su óvulo. A través del acto de copulación, los patrones genéticos de ambos se juntarían para crear una entidad incluso más avanzada, basada en el aprendizaje y las realizaciones de sus padres. Sin embargo, a través de este proceso estaban creando solamente un cuerpo mejor, no un mejor espíritu.

A medida que el entendimiento de los dioses viviendo como hombres empezó a crecer —por necesidades de supervivencia— el cuerpo fue continuamente perfeccionado desde su forma primitiva o, como vosotros decís «evolucionó», un proceso que ha continuado durante más de diez millones y medio de años, según vuestro cómputo del tiempo. Eso es lo que ha tomado que vosotros os convirtierais en lo que sois en este momento.

Vuestro cuerpo es joven. El hombre, en su verticalidad y movilidad, sólo tiene diez millones y medio de años. Pero vosotros, los seres de luz, siempre habéis existido. Porque, ¿cómo se puede determinar el principio del pensamiento contemplativo basándose en el tiempo, cuando éste no existía? De modo que sois antiguos, y durante billones de años, tal como los llamáis en vuestra manera de medir el tiempo, creasteis con el electrum. Después, bajar el electrum hasta la materia se convirtió para vosotros en una aventura nueva y diferente. Y a través de billones de años de diseño y exploración, el hombre llegó finalmente a ser una criatura viviente y con aliento, de pensamiento coagulado y materia densa.

Todo lo que existe en este plano lo creasteis vosotros. Es por eso que la realidad no estaría aquí si no fuera por todos vosotros. Los animales son amados porque han recibido el aliento de vida a través de vosotros, sus creadores. Las flores son amadas, porque llevan en ellas los patrones de vuestra belleza… Toda la vida lo lleva. Y todo es gracias a vosotros.

¿Quiénes sois vosotros? Vosotros sois los grandes dioses de luz, los grandes creadores de toda la vida. Sois el pensamiento grande e infinito, ampliado y rebajado hasta la materia creativa. Sois Dios, el pensamiento eterno, experimentando la forma llamada humanidad. Sois Dios manifestado como hombre para continuar la expansión del pensamiento hasta la eternidad.

Extracto de: El libro blanco – Ramtha

El Hombre y el Karma I

Hablar del Karma y de la ley de Causa y Efecto (otro principio hermético), en lo que a nuestro orden personal se refiere, es una cosa, hablar de un sistema de relaciones kármicas que van de lo individual a lo cósmico, es otra. No obstante, para una mayor clarificación de este tema, tendremos que atenernos a esto último pues la raíz del Karma no está en lo individual, en lo particular que nos atañe en el presente ciclo de vida, sino que hay que buscarlo más allá de las orillas o fronteras de nuestro universo.

Existe una relación perenne entre la pequeña vida de un ser humano, condicionado por las leyes del espacio y del tiempo y la Vida esplendente e indescriptiblemente magnífica que crea, condiciona y rige un sistema Solar. Las relaciones de esta Vida Solar, con las Grandes Vidas de otros sistemas solares y cósmicos, deben ser estudiados con mucha atención, pues nos darán la clave de nuestro pequeño esquema personal, familiar y social, condicionado por un particular sistema de relaciones.

En la augusta paz del Ashrama y con la visión lejana que facilita el contacto con un elevado Ser cuya consciencia gravita más en lo universal que en lo humano, hemos tenido oportunidad de comprobar algunas de las relaciones que en forma de conjunciones magnéticas, establece el Señor del Mundo con los augustos Señores de otros mundos de nuestro Sistema. Estas conjunciones llevadas al más allá trascendente de nuestras más elevadas concepciones, nos dieron siempre la idea y el convencimiento de la existencia perpetua de una Hermandad Cósmica de la que participan grupos de Logos, constituyendo familias y un ilimitado campo de relaciones, dentro y más allá de nuestro Sistema Solar.

La mente se me ha perdido, particularmente hablando, cuando impulsado por la ley de analogía universal he intentado profundizar algo más en la ley de Karma, tomando como punto de partida mi relación con el Maestro y el Ashrama y siguiendo adelante tratando de establecer anteriores y futuras relaciones, desde el centro de mi vida espiritual y extendiéndola hasta trascender el limitado campo de percepciones impuesto en mi mente, corazón y ánimo, por el círculo-no-se-pasa, de mis capacidades actuales de percepción.

Y el resultado ha sido siempre el retorno a mí mismo con una sola convicción: Mi Yo superior está kármicamente enlazado a mi yo inferior o personal, por ciertas leyes definidas que utilizan el tiempo como meros puntos de referencia y contacto, pero que se extienden en ondas espirales concéntricas hasta el propio Corazón de Dios. Sólo al llegar a este punto, descansa la inquietud angustiosa de mi yo que busca y es consciente de una fraternidad más allá de las fronteras de mí mismo. Y entonces empiezo a comprender y amar más a todos cuantos me rodean y hacerles partícipes de mi hallazgo. Bien mirado, una comprobación del yo, más allá del yo, de una experiencia tan interesante y ofrece tanta paz y seguridad, que bien vale la pena compartirla con los demás.

– La singularidad del Karma

El estudio de las leyes soberanas del Karma empezó poco después de nuestra experiencia en el Devachán. El Maestro nos dijo “que si bien todo estaba indisolublemente relacionado: hombres, planetas y las más lejanas estrellas, el hecho de participar como grupo en un estudio jerárquico de las leyes de la vida, nos daría la oportunidad de resolver de una vez para siempre la terrible incógnita de nuestra existencia: quiénes somos, de dónde venimos y adónde vamos”. Pues -nos decía-, “sólo cuando la mente halle dentro de su propio destino investigador, algo tan grande que le libere de ulteriores inquietudes, es cuando empieza la verdadera investigación interna”.

“Por ello -seguía diciendo-, fuisteis testigos de la labor que realiza el mundo dévico en relación con el reino humano, cuando visteis y comprobasteis experimentalmente la relación kármica de ambos mundos o corrientes evolutivas que hacen posible que las energías de los mundos internos y las fuerzas que operan en los mundos externos, hallen un adecuado cauce de expresión dentro de la existencia. El hecho mismo de que reconozcáis y que apliquéis la ley de analogía, es un hecho kármico de la más elevada trascendencia. Por la sola acción de reconocerla y aplicarla, tenéis derecho a un lugar en el Ashrama y a una constante sucesión de conocimientos superiores dentro de vuestra conciencia. Reconoced, si no, lo mucho que ha cambiado vuestra vida y las situaciones que se crean en vosotros y a vuestro alrededor desde que ingresasteis en el mismo. 

El hecho que me reconozcáis como centro del Ashrama y como vuestro mentor espiritual, es una prueba de la relación kármica, forjada, mantenida y expresada sin desviaciones a través de las edades. Cada uno de vosotros sabe internamente cuándo, dónde y cómo dentro de las infinitas oquedades del tiempo y de las inescrutables profundidades del espacio, empezó esta relación kármica que nos mantiene juntos aquí y ahora participando algo más conscientemente que la mayoría de los seres humanos del destino, gloria y Vida del Bienaventurado Ser que utiliza el planeta tierra como Cuerpo de expresión”.

Yo, personalmente, recuerdo fragmentos de esta historia del pasado que la “memoria” de Dios trae a nuestro recuerdo, a través de la luz astral que se filtra del archivo akáshico de la Naturaleza, de cómo y cuándo establecí contacto por primera vez con mi Maestro. Se asombrarían ustedes si les hablara de los enormes ciclos de tiempo transcurridos desde entonces. Pero si me atengo a mis propias percepciones actuales, aunque operando en el seno del pasado, podría hablarles de razas extinguidas y de civilizaciones perdidas o enterradas bajo el polvo de los siglos, aún antes de Lemuria y Atlántida, hasta llevarles a cierto punto cíclico, pero siempre en presente para mí, en que ESTABLECÍ contacto por primera vez con mi Maestro.

En las primeras etapas de la humanidad “los que serían hombres más adelante y los devas” vivían en fraternal armonía. Fue precisamente aquí en este punto y en cualquier remoto lugar del planeta donde a través de los registros akáshicos y fundida mi conciencia con la de mi Maestro, fui consciente de mi relación Kármica con ÉL. El día que tuve tal experiencia de contacto con los hechos de este pasado que trasciende los límites impuestos a la conciencia por el espacio y el tiempo, me di cuenta del valor del término Karma. El Karma trasciende el tiempo de nuestra conciencia aunque lo condiciona dentro de sus inteligentes leyes de relación, pero utilizando un género de percepción especial de indescriptible sutilidad, el más remoto pasado adquiere para uno caracteres de ACTUALIDAD. En tal tipo de percepción, recordar es vivir de nuevo un hecho con toda la intensidad que fue vivido en el momento mismo de producirse. Por ello puedo hablarles del pasado con tanta seguridad como les hablo del presente. 

Esta es una de las singularidades del Karma.

– Karma y perfección

Esto que vengo diciendo no tendría en realidad valor alguno, por tratarse de una experiencia muy particular que atañe mayormente a las relaciones kármicas de mi yo personal con mi Ángel Solar y en última instancia con mi Maestro, en el Ashrama; pero sí lo tendrá, si analizando esta experiencia como dato de referencia se dan cuenta ustedes, de que el Karma es una expresión de la necesidad del propio Dios de manifestar la intensidad infinita de su Vida espiritual, a través de nuestro universo, y a través de éste con otros Universos o Sistemas Solares. Pues Karma es ante todo relación. Se inicia desde el mismo momento en que existe necesidad de expresión. Un Universo es siempre hijo de la Necesidad. Expresión de esta Necesidad es, desde otro ángulo de vista, auto reconocimiento y punto de partida de la Gran meditación cósmica que crea estrellas, galaxias, sistemas solares, planetas, hombres y átomos. 

Pues, el Universo, tal como lo entendemos, es decir, como un conjunto formado por un Sol central y un grupo de planetas oscilantes, nos habla de la fricción constante entre una vida central y un cuerpo de relaciones, dentro y fuera del entero Sistema de Expresión. Esta fricción engendra una especie particular de energía cósmica -del cual la electricidad tal como la conocemos, es una débil expresión- que permite la estabilidad y permanencia de cualquier cuerpo Universal de expresión con todo su contenido dentro de un impulso infinito, de constante y permanente perfección de todas las cosas creadas. Es esta estabilidad y permanencia de un Universo y en el Impulso de Perfección eterna, que subyace la raíz o fuente del Karma.

Vienen después los Señores del Karma, Registradores y Contenedores del indescriptible Archivo de los Hechos que se producen dentro y fuera del ámbito planetario que regulan, dirigen y llevan a su máximo y total cumplimiento todas las acciones y reacciones, todos los impulsos eléctricos y todas las fricciones que se producen y realizan en el interior de la vasta esfera del Universo, con sus planos de evolución, las infinitas Vidas condicionantes, y distintas evoluciones, reinos, razas, y humanidades… a un implacable destino de perfección.

La perfección de todo lo existente “dentro y fuera del universo” es el destino final del Karma. El bien y el mal que se producen, como causa y como efecto de fricciones, adoptan para el esoterista un término clave: “energía”, la potencialidad de un propósito divino espiritual venciendo la resistencia de la sustancia material que le sirve de vehículo, llevándola progresivamente al estado de pureza virginal. Pues, tal como se nos dice en los textos sagrados de los libros de consulta de los Iniciados de la Jerarquía, “…el Universo viene teñido de Karma, desde un proceso anterior, en el que la Entidad que le dio vida, realizó “una de sus vastísimas experiencias de contacto”.

Así pues, ustedes serán conscientes de que las encarnaciones o ciclos de vida de los seres humanos en busca de la perfección, tienen su analogía superior en la Vida de los Grandes Seres Solares y Cósmicos que llenan de mundos los espacios siderales. En grandeza imposible de describir, pero siguiendo idéntico Impulso de Perfección, o sea, de llevar la materia a un estado virginal en que no se distinga de la Pureza del Espíritu que la engendró se halla implícito el misterio del Karma, y de todas las relaciones que produce y suscita esta Ley, por doquier y en todos los seres.

Permítanme, pues, repetir que Karma es relación o vinculación de Vida y Forma, de Espíritu y Materia, de Energía y Fuerza, de Alma y Personalidad… El dolor que produce la fricción o relación, queda compensado en cada ciclo de vida, o en cada nueva encarnación, por el infinito placer y el gozo supremo de la vinculación. De ahí que la vida de todo ser es de alegría o de tristeza, de gozo o de inquietud, de placer o de dolor, dependiendo estos estados, de las etapas específicas en que predomine la relación en forma de dolor o de fricción o del gozo producido por vinculación e identificación del aspecto material cada vez más sensible con el aspecto espiritual cada vez más incluyente.

Partiendo de aquí, tendrán quizás ustedes una idea más clara de lo que representa implícitamente el Karma como ley, en su doble vertiente de dolor y gozo, simbolizados estos dos estados en un ciclo de existencia o encarnación y en otro de descanso en el Devachán, en el que se realizan los grandes sueños de la personalidad humana, que simbolizan, en tal estado, el permanente anhelo o SUEÑO de la materia, de identificarse con el Espíritu que la engendró.

Este trabajo tendrán que analizarlo quizás varias veces, antes de entresacarle sus profundos significados universales y adquirir aquella visión que debe elevar las mentes y corazones a considerar el Karma como una oportunidad cíclica de vida, conducente al gozo supremo y no como un castigo de determinadas actitudes adoptadas durante el proceso de la existencia.

Hay que tener en cuenta que: “…Karma no es premio ni castigo, sino una oportunidad renovada de vida”.

– Otras consideraciones esotéricas respecto al Karma

Si han seguido atentamente el hilo de mis ideas, serán conscientes de que el enigma del Universo se halla implícito en la actividad de aquellas misteriosas Entidades Cósmicas que llamamos los Señores del Karma. La liberación del Karma humano se realiza en el momento en que el hombre penetra conscientemente en el plano búdico después de la desintegración de su cuerpo causal. Pero, esta intensidad de vida que llamamos liberación y que consideramos desde un ángulo meramente analítico, y para la mayoría muy hipotético, conduce a un estado de conciencia, en que el hombre se da cuenta de su vinculación con la fuente kármica de la Vida y que su misión desde este momento ha de tener una expresión singularmente ideal: colaborar conscientemente en el destino kármico de la humanidad, por identificación con el proceso liberador del principio mental emanado de los Señores del Karma.

El Karma es ante todo “necesidad de manifestación”, es decir, “necesidad de un proceso activo de purificación a través de los distintos tamices de la materia”. Esta necesidad de “manifestación”, abarca el entero sistema del cosmos y más allá del mismo, teniendo presente constantemente que allí donde existe “objetividad” o manifestación, allí está actuando la ley del Karma. Ello podrá parecer como una limitación de las augustas facultades de las Grandes Entidades de nuestro Sistema Solar y allende el mismo que llenan con su vida esplendente y misteriosa, las augustas oquedades del eterno e infinito espacio. Pero, por otra parte, no hay que olvidar que el Universo objetivo tiene por finalidad reflejar la Gloria Pura de Dios, una necesidad de autoexpresarse o autorreconocerse en un aspecto inferior, como ocurre cuando nos contemplamos en un espejo. 

Lo que hay en la imagen del espejo es irreal, un reflejo, una distorsión de la realidad, desde el punto de vista puramente analítico, pero si tenemos en cuenta que sólo el reflejo de nuestra imagen, puede hacernos conscientes de aquello que permanece todavía MACULADO, nos daremos cuenta de la necesidad objetiva del reflejo y de la actividad consecuente del deseo de liberación de toda la entidad consciente y de la actividad que nace de este reconocimiento interno, que llamamos la acción del Karma.

Karma es pues una necesidad que abarca todos los planos del Sistema y empieza a ser objetiva, en forma de propósito, en el plano mental que es donde se fragua todo sistema de relación kármica y en donde se inicia la misteriosa actividad de los factores dévicos en sus infinitas jerarquías y gradaciones.

Los Señores del Karma y los cuatro Grandes Señores de la Llama o Grandes Kumaras que canalizan el Karma cósmico, trabajan con los hijos de los hombres en los tres mundos por medio del principio mental y a través de la evolución dévica. Así se va produciendo el necesario reajuste que debe convertir al ser humano en un factor realmente consciente en el gran drama de la evolución planetaria, para poder contribuir con su inteligente esfuerzo a la actividad liberadora que a través de la ley del Karma se va realizando en el Universo.

Cuando hablo por ejemplo de los factores dévicos que van implícitos en el gran misterio de la electricidad, mi intención no es otra que tratar de clarificar la mente en el sentido de las grandes verdades que podrían ser reveladas a través del estudio del mundo de los devas y de la participación de los mismos, en sus distintas jerarquías, al desarrollo del gran karma de resolución de la Vida de los grandes Seres que vitalizan a los planetas del Sistema Solar en donde vivimos, nos movemos y tenemos el Ser, del propio Sol central y de todos aquellos sistemas relacionados con el nuestro, dentro del Gran Misterio de la Fraternidad Cósmica.

Puede parecer extraña o muy nebulosa esta descripción, pero deben ustedes tener presente una cosa muy importante al estudiar esotéricamente cuánto ocurre en el universo y a nuestro alrededor, y muy especialmente al tratar de estudiar las leyes del Karma y la acción de los Señores del Karma en lo que respecta a nuestra vida particular, y es que a través de la analogía hermética -clave de todo posible conocimiento y enlace entre lo conocido y lo desconocido- hay que considerar que un universo es realmente una familia, con un padre central, el Sol, y una madre, los éteres de sustancia eléctrica, que en su íntima unión de amor o de conjunción magnética, dan vida a unos hijos, los planetas, constituyendo así la representación universal de todo cuanto se refleja después en el mundo manifestado de los hombres, el reino humano. Al hablar de Karma y de Aquellas Gloriosas Entidades que lo dirigen sabiamente, debemos tener en cuenta los siguientes factores en orden a relaciones y vinculaciones:

1. La relación del alma superior humana o Ángel Solar, con un Logos planetario.

2. La relación de la personalidad humana con aquella gran Personalidad que llamamos Sanat Kumara.

3. La relación del cuerpo humano con sus distintos sistemas condicionantes, el nervioso, el circulatorio y el vegetativo, sus centros etéricos y glándulas endocrinas, con los distintos centros planetarios, por medio de los cuales, Sanat Kumara, distribuye y ordena el Plan infinito del Logos planetario y se ajusta voluntariamente a la ley de Karma.

Karma, pues, representa la posibilidad infinita de redención de la Vida por medio de la Sustancia, es decir, de la Vida a través de la forma, y si queremos profundizar algo más en el misterio del Karma y de la actividad de los Grandes Señores que lo dirigen, sólo hay que elevar el razonamiento de lo particular a lo universal, que es la regla a que se ajusta el esoterista y el verdadero discípulo, y ver el universo, en donde se realiza la total evolución de la Entidad Solar, desde el punto de vista de lo que es realmente particular, es decir, desde sí mismo, y ampliar su pequeña vida hasta el área de lo Cósmico. 

Veremos así un sinnúmero de factores que nos ilustrarán acerca del orden cósmico en que se desenvuelve todo cuanto existe, desde el Sol físico hasta el propio corazón, desde la Voluntad de Dios hasta nuestra pequeña voluntad y desde el infinito sistema de circulación de la energía universal hasta su microcósmica asimilación de estas desconocidas corrientes de vida dentro de su humilde, pero perfecto sistema de circulación sanguínea, de respiración, de las energías emocionales y del pensamiento.

Pues, aplicar la ley de analogía, es empezar a comprender a Dios. Cuando el gran Hermes decía que “igual es arriba que abajo, igual es abajo que arriba”, nos daba para siempre la clave de la ordenación esotérica de la vida, o sea, nos permitía establecer un enlace directo entre la verdad y el buscador, entre el realizador y la obra, entre el constructor y el Universo, entre Dios y el hombre.

Al hablar pues, de nuestro Karma personal o familiar, con su complejo sistema de relaciones sociales, debemos tener en cuenta también la vinculación logoica, el grupo de familias logoicas, las relaciones de simpatía infinita entre distintos grupos de Logos para llegar así a ser más conscientes de la Ley del Karma, que hasta aquí ha venido siendo únicamente mostrada dentro de su dimensión humana.

Las vinculaciones de nuestro planeta con los demás planetas del Sistema Solar, y las de nuestro Logos Solar con las Constelaciones de la Osa Mayor y de las Pléyades, así como la misteriosa relación con Sirio y otras Constelaciones más poderosas y lejanas todavía a que refieren los tratados esotéricos, nos hablan asimismo, de una Ley de atracción “familiar” que agrupa a Constelaciones Cósmicas y Sistemas Solares, como nosotros vivimos agrupados en familias y en relaciones particulares, desde el punto de vista social.

Todo es lo mismo. El orden en que viene estructurado todo y las necesidades esenciales dentro de este orden son idénticas, solamente varía el grado de expresión, su infinita magnificencia cuando nos referimos a Entidades Cósmicas. Únicamente es apreciable dentro de la infinita oquedad de un espacio virgen o de éter radiante, la amplitud del “círculo-no-se-pasa”, que lo condiciona todo, desde la humilde radiación de un átomo de materia física densa, hasta la del más esplendente Sol…

EL HOMBRE Y EL KARMA
V.B.Anglada

Ramtha ~ Muerte o Ascensión

«La muerte no es una regla necesaria en este reino. Es mucho más fácil llevarte el cuerpo contigo, entonces no tienes que nacer de nuevo a través del canal del nacimiento en una conciencia que, lamentablemente, no acepta tu memoria.”

Ramtha

Estudiante: Recientemente me he dado cuenta de que voy a tener un bebé, y me gustaría saber, antes que nada, por qué este bebé eligió venir a mí, y cómo elegimos a nuestros padres.

Ramtha: ¿Cómo elige cada uno a sus padres para tener un vehículo de expresión? Hay muchas razones, muchas respuestas. Pero todos los que se han ido de este plano y quieren volver a este nivel, están esperando a entidades que vayan a tener niños. Todos aquellos que tuvieron descendencia en vidas pasadas, siempre poseen patrones genéticos de vida —lo que tú llamas padres— a través de los cuales pueden volver.

La mayoría elegirá padres que le son familiares, entidades que han sido sus padres o sus hijos en otras vidas. Sin embargo, hay entidades que eligen padres que no conocen sólo porque les proveen de un vehículo a través del cual expresarse en este plano. Para algunos, muchas veces no hay un vehículo través del cual venir cuando quieren regresar, y tal vez tienen que esperar cientos de años hasta que encuentran disponible una encarnación adecuada para ellos.

Nadie es realmente el padre o la madre de ningún otro. Todos somos hijos e hijas del principio Madre/Padre de la vida llamado Dios. Todos aquí somos hermanos y hermanas uno del otro. Tus hijos y tus padres son en realidad tus hermanos, y partes iguales de la mente de Dios.

Cada entidad sabe antes de venir aquí que no está volviendo para ser la más bella, el más rico o el más desgraciado de los pobres. Vuelve aquí porque quiere vivir aquí y emprender el aprendizaje emocional de este nivel, para obtener entendimientos emocionales que quiere satisfacer dentro de su ser. Ese es el verdadero tesoro de las experiencias de tu vida, tanto aquí como en otros planos o dimensiones, pues eso es lo único que permanece contigo a través de la eternidad.

La entidad que te ha elegido a ti, maestra, fue lo que llamas el padre del padre de tu padre. Va a volver a través del linaje que él empezó hace más de un siglo. Tu deseo de engendrar hermanos le permite su regreso, porque ahora tiene un vehículo a través del cual poder volver. Esta entidad espera «en fila», por decirlo de alguna manera, el fruto que vas a traer. Hay muchas entidades en esta audiencia que tienen entidades a su alrededor, en su campo luminoso, que están ahí «esperando en la fila» a que ocurra la concepción.

Estudiante: ¿Quiere decir eso que, si es el padre del padre de mi padre, es un muchacho?

Ramtha: Efectivamente. ¿Te parece bien?

Estudiante: Oh, sí ¡Muchísimo! Ramtha, tengo otra pregunta. ¿Siempre tenemos que atravesar el canal del nacimiento para volver aquí?

Ramtha: Para contestar tu pregunta, maestra, deseo que entiendas que este es el plano de la percepción tridimensional. Es el plano donde el pensamiento es visible en la forma tridimensional llamada materia. Este plano es la densidad de la materia porque el pensamiento se ha extendido hasta una frecuencia vibratoria llamada luz, que luego se ha reducido para convertirse en electrum, del electrum pasar a materia sólida y de la materia sólida convertirse en la solidez de este plano. Por lo tanto, la materia de este plano es luz cuya frecuencia vibratoria se ha reducido hasta tomar su forma más densa.

Para que todas las cosas tengan aquí la misma densidad tienen que vibrar en la misma frecuencia. Por lo tanto, tu cuerpo está vibrando en la misma frecuencia que la silla en que te sientas. Este nivel existe para ti porque los sentidos de tu cuerpo han sido diseñados para percibir las frecuencias de luz más lentas, llamadas materia.

Como tú eres, en esencia, una energía de luz cuya frecuencia vibratoria es mayor que la densidad de la materia, si no poseyeras un cuerpo material, pasarías a través de la materia de este plano. Por eso el cuerpo es lo que te permite, a través de su densidad y sus órganos sensoriales, percibir, experimentar, e interactuar con la materia de este plano.

Por lo tanto, si deseas ser parte de esta frecuencia, debes habitar y formar parte de un cuerpo manifestado. Una manera de poseer un cuerpo es nacer a través del canal del nacimiento. La única otra manera de tener un cuerpo para experimentar este plano es: nacer a través del canal del nacimiento, conservar totalmente la integridad del Yo, y activar la totalidad del órgano llamado cerebro. Una vez que has abierto plenamente la capacidad de tu cerebro, puedes, voluntariamente, ordenar al cuerpo que aumente su frecuencia vibratoria hasta pasar del nivel de la materia al nivel de la luz. Esto se llama «ascensión».

La ascensión es simplemente la manera de llevar la totalidad de tu ser a otra dimensión de tu conciencia aceptada. La muerte es ciertamente una manera de llegar ahí, pero eso significa permitir que la estructura del cuerpo envejezca, se desmorone, y deje de ser. Entonces ya no tienes tu cuerpo. La ascensión es llevarte el cuerpo contigo.

Todos aquellos que han ascendido en este plano, conquistaron lo máximo, que es la muerte. Ellos aprendieron a elevar, mediante el poder de su pensamiento, la frecuencia vibratoria de las estructuras moleculares de su cuerpo, hasta el punto en que pudieron llevárselo con ellos hasta la existencia de la luz, pasando así por encima de la muerte para siempre.

Estudiante: No estoy segura de entender de qué forma la ascensión te capacita para volver a este plano.

Ramtha: Verás, maestra: cuando llevas tu cuerpo contigo, puedes aumentar o disminuir su frecuencia a cualquier nivel que elijas. Así, si eliges volver a esta frecuencia, nunca más tienes que buscar otro cuerpo, con otro ego, para experimentar otra vida, con otra familia, en otro lugar. No es necesario nacer otra vez en este plano de pensamiento limitado, sólo para experimentar la programación de la conciencia social y tener que luchar por la expresión del Yo para recobrar tu saber interior. No necesitas aprender de nuevo que el cuerpo puede restablecer su forma de luz pura, aquella de la cual procede. No tienes que aprender otra vez que esto es simplemente una ilusión y un juego.

Cuando domines la ascensión, conservarás tu cuerpo para siempre, y podrás ir y venir cuando quieras con tu propio cuerpo. Entonces, en cualquier momento que desees ser parte de este plano otra vez, todo lo que tienes que hacer es bajar la vibración del cuerpo hasta que vibre en la misma frecuencia que este plano, y aquí estás.

Todos los que están aquí son capaces de ascender, porque aquello que se esconde detrás de la ilusión de la carne es el creador de todos los universos; y tú, por decisión propia y a través del pensamiento ilimitado, puedes hacer que ocurra esta manifestación. Cuando aprendes a dominar el juicio en contra de tus propios pensamientos y te permites recibir todo el pensamiento, tienes el poder y la capacidad de convertirte en cualquier ideal que imagines. Entonces puedes hacer o convertirte en cualquier cosa con el pensamiento. puedes tomar tu pensamiento, concentrarlo en el cuerpo, y ordenarle a éste que vibre más rápido. El cuerpo, entonces, se elevará hasta el ideal que el pensamiento está manteniendo firmemente. La totalidad del cuerpo empezará a vibrar a una velocidad mucho mayor. Mientras hace esto, la temperatura del cuerpo aumentará y el cuerpo empezará a brillar. Al continuar vibrando más rápidamente, la materia del cuerpo pasará a luz pura, y de ahí a pensamiento puro. 

Entonces, aquello que era visible deja de ser visto.

Estudiante: Parece que la ascensión es una cosa difícil de alcanzar, pues no se habla mucho de gente que haya ascendido.

Ramtha: Al contrario, maestra, la ascensión es muy fácil de alcanzar. En verdad, es mucho más simple que morir. Lo que es difícil de conseguir es superar el juicio en contra de tus propios pensamientos. Lo que es realmente difícil de conseguir es superar la ilusión del tiempo para permitirte a ti mismo la paciencia de hacerlo. Pero una vez lo consigues, la ascensión es simplemente un pensamiento más. Entonces has conservado tu cuerpo para el resto de los tiempos, y puedes ser un viajero en cualquier plano y en cualquier momento que lo desees.

Estudiante: ¿Y nunca experimentas la muerte?

Ramtha: Nunca. ¿Cómo podrías cuando estás por encima de ella? Sabes, la muerte es una gran ilusión. La muerte es una realidad aceptada en este plano, la cual todos piensan que debe existir, por eso, se ha convertido en una realidad. Entidad, la única realidad es la vida, todo lo demás es una ilusión. Las ilusiones son pensamientos, que a su vez son juegos que se convierte en realidades.

La muerte no es una regla necesaria en este reino. Es mucho más fácil llevarte el cuerpo contigo, entonces no tienes que nacer de nuevo a través del canal del nacimiento en una conciencia que, lamentablemente, no acepta tu memoria.

Estudiante: Entonces, ¿no tenemos que morir?

Ramtha: Nadie tiene que morir. Tú morirás sólo si crees que lo harás. Pero el cuerpo no necesita morir. Los dioses que lo diseñaron no lo hicieron para que durara sólo un breve instante en el tiempo. Diseñaron el cuerpo para que viviera de sus glándulas, no de sus órganos; y a través del flujo de hormonas de sus glándulas, el cuerpo fue diseñado para vivir cientos de miles de años y nunca envejecer. Así fue como se programó en sus estructuras celulares. Hasta hace poco tiempo en vuestra historia, las entidades vivían durante miles de años.

La muerte es sólo el fin del cuerpo, no de la personalidad-yo. Pero es a través de las actitudes de la personalidad-yo que la fuerza vital del cuerpo se degrada, y el cuerpo provoca lo que se llama muerte.

Tu cuerpo responde sólo a lo que se le dice que haga. Tu alma, que está junto a tu corazón, gobierna la totalidad del cuerpo a través de su estructura emocional. El alma es lo que hace que las hormonas se repartan por todo el cuerpo para mantener la vida en él. El alma no hace esto por sí misma, sino bajo la dirección de tus actitudes y tus procesos de pensamiento. A causa de tus actitudes aquí, las hormonas dejan de crearse en el cuerpo después de la pubertad. Cuando éstas dejan de ser creadas, la hormona de la muerte se activa en el cuerpo y éste, en su totalidad, comienza a descomponerse, a envejecer y a morir. La hormona de la muerte se activa en el cuerpo porque tú vives bajo el sentimiento de culpabilidad y el juicio de ti mismo, y el miedo a la muerte. Y para ti, la belleza se basa totalmente en la apariencia de la juventud, no en el carácter del ser de alguien. Anticipas tu muerte al pagar la póliza de seguros de tu propio entierro. Pagas otra póliza para proteger tus tesoros si enfermas. 

Estás haciendo todo lo posible para acelerar la enfermedad y la muerte de tu cuerpo porque la esperas totalmente.

El cuerpo es sólo un sirviente, un instrumento del pensamiento colectivo. Es una creación magnífica, el instrumento más refinado que existe. Pero no fue creado para tener una mente por sí mismo. Fue creado específicamente para ser un sirviente, y vivirá sólo el tiempo que tú le permitas vivir. Si tú aceptas los pensamientos de envejecimiento, esperando que el cuerpo se deteriore y muera, o te niegas a ti mismo amor, felicidad y alegría, tu cuerpo gradualmente descenderá hasta la corrupción de la muerte.

Sabes, maestra, en este preciso momento tú puedes parar el tiempo por completo y vivir en la eternidad de este ahora, si así lo eliges. Porque, ¿no es el tiempo una ilusión? ¿Quién lo ha visto? Existe aquí una gran hipocresía, te niegas a creer en lo invisible pero adoras totalmente al tiempo y estás esclavizado por él.

Tú tienes el poder exactamente dentro de ti, exactamente donde estás, de retroceder la edad de tu cuerpo que tu cuerpo envejezca y muera, cambia tu actitud. Deja que tu actitud diga que el cuerpo vivirá para siempre y así será. Suprime todas las cosas en tu vida que han reconocido el final de ella, y así ésta nunca tendrá fin. Nunca incluyas la palabra «viejo» en tu entendimiento del vocabulario; incluye «para siempre» en tu entendimiento. Cesa la celebración de tus cumpleaños, porque eso aún le da más credibilidad al proceso de envejecimiento. Si te complace reconocer tu nacimiento, hazlo, pero retrocede la cuenta de tus años y vuélvete más joven. Si no estás esperando tu muerte, nunca la conocerás.

Vive siempre en el presente. Nunca aceptes otro futuro más que este ahora. Tu ahora será la eternidad si tú se lo permites ser. Nunca contemples cuánto tiempo vas a vivir, pues vivirás para siempre. Contempla la eternidad de tu cuerpo, y en eso se convertirá. Así de simple es.

Ámate a ti misma, maestra. Bendice tu cuerpo. Hablale a tu alma, que es el señor de tu ser, y ordénale que produzca las enzimas de la juventud, y eso hará. Sabe que el cuerpo puede vivir para siempre. ¿Y cómo vive para siempre? Diciéndoselo.

La inmortalidad se alcanza sólo cuando uno acaba con el concepto de la mortalidad. Esta parodia llamada muerte podría ser eliminada por la totalidad de la humanidad si ellos vivieran no en el pasado o en el futuro, sino en la continuidad de este ahora y si la actitud de vivir fuera más grande que la perspectiva de morir. Esto será eliminado en los años venideros, pues el tiempo dejará de existir y este entendimiento se habrá convertido en una realidad viva dentro de cada uno sobre vuestro plano. Entonces la muerte se habrá convertido en algo sin sentido.

Estudiante: ¿Es la ascensión algo que tú puedas prever que muchos de nosotros alcancemos en esta vida?

Ramtha: Muy pocos ascenderán en esta vida, pues pocos se darán cuenta y apreciarán verdaderamente lo que se ha enseñado aquí. Muchos morirán porque reconocen la vejez y el deterioro, y se preocupan por la espléndida máquina que los lleva sólo hasta el punto en que se vea bonita. Por lo tanto, ellos envejecerán, y el cuerpo caerá en la corrupción. Entonces, el espíritu y el alma serán liberados de su unión con el cuerpo. De todos modos, para poder volver a este plano de densidad de la materia, necesitarán un vehículo a través del cual expresar; de este modo funciona el renacimiento de los maestros.

La mayoría aquí morirá. Pero eso no significa que eso sea todo para ellos. Simplemente significa que la máscara del cuerpo se separa, y deberán tomar otra. Pero si realmente eligen volver aquí, volverán a una conciencia que les facilitará la ascensión, pues ésta pronto será una realidad comprendida y aceptada.

Estudiante: ¿Hay alguna cosa que pueda hacer o darle a mi cuerpo que ayude a mi bebé?

Ramtha: La única cosa que necesitas hacer con respecto a tu cuerpo, maestra, es no preocuparte del aspecto que tenga. Sabe que es hermoso a todas horas y tu bebé sentirá lo mismo cuando salga. No importa cuánto hayas engordado, él será un alma feliz. ¿Has aprendido?

Estudiante: Mucho, gracias.

Ramtha: Y maestra, cuando críes a tu hermano, nunca le digas que la vida será más dulce cuando crezca. Hacerle eso a otra entidad es algo muy limitado. Crea el entendimiento de que cada momento de su vida es importante. Permite a tu niño crecer despacio, y déjale ser un niño tanto tiempo como él lo desee. Entonces serás una maravillosa bendición para uno de tus amados hermanos, y podrás compartir su alegría de estar en este plano. Que asi sea.

Extracto de: El libro blanco – Ramtha

Vegetarianismo. I

V.B. Anglada
Vegetarianismo. I

El vegetarianismo siempre ha sido un tema que ha inquietado a los aspirantes y discípulos espirituales de esta época. La necesaria y equilibrada alimentación vegetariana a veces se convierte en un problema más que en una ayuda, en algo inoportuno en ciertas etapas. Esta recopilación apunta a ver qué dijo Vicente Beltrán Anglada en sus libros y conferencias sobre este tema. Esperamos que después de su lectura podamos tomar decisiones al respecto sin imponerlas a los demás. Se incluyen los enlaces a las conferencias por si alguien desea investigar en un contexto mayor.

El karma es un efecto de la ley de gravitación y la liberación es el movimiento de retorno a las fuentes que es el movimiento de agravitación. La sustancia se compone para formar los cuerpos, cualquier cuerpo geométrico conocido, y la liberación es la descompresión de la sustancia. Pues bien, la iniciación es siempre esto. Queremos llegar a la iniciación…, perdamos peso; no se trata de ir a una sauna, naturalmente, me refiero a los aspectos psicológicos del individuo. Estoy hablando de cosas espirituales. Podemos pesar mucho y ser muy ligeros por dentro y viceversa, y de ahí viene ya, y nos llevaría muy lejos, el asunto del vegetarianismo y del naturismo y de estas cosas para buscar a Dios.

Y yo digo que la búsqueda del Reino de Dios es algo psicológico, interno, y de alta trascendencia, y no tiene nada que ver con el yoga conocido o de cualquier tipo de ejercicio o de mortificación personal, se trata de ver qué es lo que puedo hacer para mis hermanos y no cómo puedo purificarme a mí mismo. Las reglas han pasado, ya no son las mismas. Ya ha pasado la época en la cual se le exigía al discípulo disciplinas y ciega obediencia al Maestro.

Ahora, cuando hay contacto con algún Maestro de la Jerarquía te dicen “sirve y compórtate como un buen ciudadano, no te preocupes”. “Quien me sirve a Mí”, como decía Krishna a Arjuna, “es aquel que se sacrifica edad tras edad por la humanidad, por sus hermanos”.

Así que no seamos de los que se ejercitan mucho, y de aquellos que utilizan cilicios todavía para llegar a Dios, sino aquella persona que es responsable de todos y cada uno de sus pensamientos, de sus deseos y de sus palabras. ¿Se dan cuenta? Y estamos aquí para esto, para investigar estas cosas, y que cuando hablamos de los ángeles sepamos que hablamos de energías que están viviendo, que están aquí y ahora, y que motivan esta interdependencia, esta interpenetración que tenemos los unos con los otros, constituyendo, permítanme decir, un gran elemento químico que pesa menos que el aire y que, por lo tanto, se va elevando hacia Dios. Solamente se trata de esto, es fácil de comprender y muy difícil de realizar, pero hay que hacerlo.

-El Estudio de los Ángeles [1ª Parte] – RD

—–
Interlocutor: …de comer carne.

Imagen relacionada

Vicente: No tengo nada contra la persona que come carne ni la persona que es vegetariana o que practica un régimen naturista. Solamente les voy a decir una cosa, si la gente cree que dejando de comer carne van a alcanzar el Reino de Dios sin practicar el bien, están listas.

Ahora bien, si hay una persona que ama el bien por encima de todas las cosas y come carne, estoy seguro de que Dios dirá: “Éste es mi hijo muy amado en quien tengo puestas todas mis complacencias”. El comer o el no comer no tiene importancia esotéricamente hablando, ahora bien, el sentido del bien y del servicio esto sí que es importante. También hay algo que considerar, y es que la persona que atormente a los animales, igual que los animales que atormenten a una persona caen bajo la ley del karma. Durante siglos el reino animal se comió al hombre; la ley del que siembra vientos recoge tempestades se aplica a todos los reinos de la naturaleza. Entonces, el hombre se come a los animales, yo pregunto: ¿Cuándo el animal dejará de comerse a los hombres y cuándo el hombre dejará de comerse a los animales? Éste es el proceso. No sé si me explico, pero es que es tan sutil y hay tanto fanatismo en estas cosas que cae la persona en el error de creer que para ser puro hay que simplemente dejar de comer carne.

¿Y la mente, y la emoción?

Es decir, se trata de ser muy analítico en esta cuestión. Yo digo, repito, practiquemos el bien por encima de todas las cosas, es decir, busquemos primero el Reino de Dios, que lo demás nos será dado por añadidura, pero nosotros queremos primero la añadidura y si aún queda tiempo buscaremos el Reino de Dios. De ahí el error, y este error, ustedes lo saben, es el error que cometemos todos, y todos estamos aquí llenos, henchidos de aspiración espiritual, pero, ¿podremos mantener esta armonía? Aquí hay una armonía de grupo en estos momentos, ¿podremos mantener esta armonía al llegar a casa o en nuestras profesiones o en nuestro ambiente profesional? Seamos sinceros.

Lo principal es ahora y aquí, ¿para qué esperar el mañana? Si lo hacemos de esta manera, estoy completamente seguro que el problema de la religión, que el problema de si comemos o no comemos carne o si bebemos o no bebemos alcohol, dejará de tener una importancia capital, porque si la persona practica el bien, sin darse cuenta está limpiando su aura etérica, está convirtiendo todo su organismo en átomos de hidrógeno, lo cual no se consigue solamente dejando de comer carne.

Estamos traficando con estados de conciencia, no con porciones de materia que llamamos cuerpo físico.

-La Ley de la Atractividad Cósmica – CE3

—–
Interlocutor: Pero discutía con usted que decía que esto ya estaba superado, que ya la comida no influenciaba para nada en la espiritualidad del hombre o en la evolución de esa espiritualidad, pero yo creo que sí, que debe influenciar. Una persona que no coma nada más que carne, charcutería y tal, no puede tener la misma evolución espiritual que una persona que come una alimentación más equilibrada, ¿o no es así y está realmente superado?

Vicente: Bueno, es que resulta una cosa, que una de las presentaciones de la Jerarquía para esta nueva era no da importancia a lo trascendido, a lo que se considera trascendido en el discípulo. Por ejemplo, antes era obligado que el discípulo fuese estrictamente vegetariano, que se sujetase a ciertas disciplinas, y obedeciese finalmente al Maestro, entonces tenía que hacer los votos, que todavía están imperando en las religiones. ¡Qué duda cabe!, son el testimonio de que aquello se acepta como una virtud para la persona, pero la presentación para la nueva era, exige otra cosa; exige una adaptación al ritmo incesante de la vida porque vienen energías cósmicas que jamás vinieron al planeta.

Precisamente se habla de una estrella de la cual solamente se sabe en los registros akásicos, y solamente se sabe, precisamente, en las reuniones jerárquicas de los ashramas de la Jerarquía, de una estrella capital para la evolución de nuestro mundo que proviene precisamente de la constelación de Acuario, de una estrella definida que entrará dentro de nuestro sistema. Es decir, que es el Logos que dirige esa estrella, y que puede tener una vinculación kármica con nuestro Logos Solar y con nuestro Logos Planetario.

-Sobre el Yoga y las Disciplinas en la Nueva Era – AY1

—–
Interlocutor: Sabes qué decía… ¿por qué Hans Küng, el famoso teólogo alemán y disidente, porque no se sumaba a la Iglesia? Porque decía que Jesucristo comía y bebía y era un…

Vicente: …y el cordero, ya ves tú, el pan, el vino. Bueno, todo eso es simbólico y todo lo que queráis, pero fijaos bien, no nos damos cuenta de que el hombre ha tenido un pasado y mientras la persona tenga los caninos es que todavía no ha dejado de ser una especie de animal, y como lleva todo ese lastre del pasado que está impregnado de todo lo que ha sido, y todo lo que no ha podido ser más que aquello… No podemos dar un golpe y coger la máquina y frenar a gran velocidad y matarnos. No podemos quitar muchas cosas y hasta puedo deciros que muchas personas que queriendo ascender espiritualmente se han pasado haciendo un esfuerzo o una disciplina han cogido enfermedades incurables, sobre todo en la alimentación.

Interlocutor: Viviendo en una ciudad como Madrid o Barcelona, después de un estricto régimen vegetariano, y después de siete años, casi puedes estar seguro que tendrá alguna enfermedad.

Vicente: Un cáncer seguramente.

Interlocutor: Lobsang Rampa dice que el vegetarianismo es ideal en una sociedad ideal.

Vicente: Ahora …lo dice.

Interlocutor: El Maestro Tibetano lo define al final del libro “La Curación Esotérica”…

Interlocutor: En “Tratado Sobre Magia Blanca”.

Interlocutor: Pues dice que: “Y voy a aclarar definitivamente una cosa” -donde aclara por ejemplo lo de las manos: derecha positiva, izquierda negativa-, dice, “el hombre debería dejar de prestar atención a su elemental físico, es decir, técnicas o disciplinas tales como la abstinencia o el vegetarianismo y todo esto no sirve de nada para su desarrollo espiritual”.

Vicente: Exacto, ahí vamos. La gente se disciplina en cosas que no tienen valor.

Aparentemente, tienen un valor bueno. Pero desde el ángulo esotérico, desde el ángulo de las energías no tiene más importancia. Además, vamos a buscar el asunto científicamente. Si la carne de un animal cualquiera de los que solemos comer pasa al estómago de cualquier persona involucionada, aquella carne adquiere una evolución porque todo componente atómico tiene que pasar por la transformación alquímica en el cuerpo que está sujeto a una evolución menor, o del mismo nivel casi, porque el hombre es un animal también. El que come carne, come solamente carne del animal; pero, ¿qué pasará si un iniciado come carne?

¿Qué pasará con aquella carne? Hay una liberación de energías que ascienden, porque el hombre es la carne de los Dioses. Ellos se alimentan de nosotros, y nosotros nos alimentamos del reino inferior. El reino mineral da su vida al reino vegetal, el animal come al vegetal, también hay carnívoros, las rapaces, pero el hombre ha tenido que comer todo lo que se le presentaba, y se ha establecido primero, que como que el… (Se produce un corte de sonido)…hay que vivir en paz.

El reino animal, el vegetal, el mineral, el humano y el dévico, entonces, el hombre empieza a pensar en grandes proporciones, no le preocupa ni le importa la disciplina física. Tampoco se esfuerza en ser vegetariano o dejar de serlo, depende de las circunstancias. Una persona que trabaja hoy día en un trabajo fuerte, por espiritual que sea, si desea ser vegetariano no puede porque no hay… Primero, que la contaminación ambiental ha contaminado a los vegetales, está contaminado también el animal, así es que tenéis que comer lo que hay, si tú quieres…prana, como el prana también está adulterado…

Así es que te encuentras en un conflicto tan potente que dices: “Que sea lo que Dios quiera, y lo que interesa es que vea clara la verdad”. Y cuando la persona ve clara la verdad entonces lo otro no tiene importancia, y es cuando reconoce que se le presenta una oportunidad que necesita para su propia evolución. Y estamos aquí, por ejemplo, estamos en la meditación, y estoy seguro que en las meditaciones que tenemos aquí estamos protegidos por los devas superiores y por elementos de la Jerarquía. Tenéis que daros cuenta de estas cosas y estar con la mente clara y serena, que no estamos solos, porque Cristo decía: “Cuando estén dos o tres en mi nombre, yo estoy con ellos”. Y es la verdad. Es una profecía que se puede extender a todos los grupos del mundo, siempre que tengan buena voluntad.

Ahora, si se reúnen los de la Logia Negra para matar a gente no estará Cristo allí o la presencia de Dios. Pero teniendo todas esas cosas llega un momento en que no se debe preocupar de lo que se coma o lo que se beba. Dirá: es tu problema, es tu karma. Si estamos entrando en un peldaño superior, tú ya eres responsable de tus propios actos. Ahora bien, hace cien años, ciento cincuenta o doscientos años, todavía imperaba la tesis cristiana de que el hombre, el discípulo, debía estar sujeto a la disciplina del Maestro. El Maestro le desarrollaba los poderes y le estaba diciendo lo que tenía que comer, de lo que tenía que hacer, y estaba dirigido a distancia, y ahora, al entrar en la nueva era, cuando la mente empieza a funcionar correctamente, entonces el hombre ha de estar trabajando para adueñarse del secreto de su propia historia.

Por lo tanto le digo: “Haz lo que quieras, pero haz una cosa solamente: sigue tus propios pasos”. Hablo del reino humano, no hablo del reino vegetal o mineral, hablo del reino humano, porque si tú estableces armonía, habrá armonía en los demás reinos porque son los escalones o los peldaños de la Escalera de Jacob ascendiendo hacia arriba, además se dice otra cosa: “El discípulo asciende a la liberación, pisando los cadáveres de sus “yos” muertos”. Y tenemos un pasado muy animal… Porque el hombre se comporta de una manera antisalvaje, porque el animal salvaje debe seguir un ritmo natural, el hombre no es natural. Y hablo de la masa humana…. Todavía hay naciones que se llaman cultas y civilizadas y están luchando por un pedazo de territorio o se meten con otras naciones, que quieren imponer allí su modo de ver las cosas, lo cual es antinatural, lo cual no te lo hará ningún animal salvaje.

Éste se limita a decir, aquí estoy yo. Darán sus voces, el rebuzno, el rugido… y al final, esas voces serán importantes para los demás. Dirán: aquí hay uno que dice que es su territorio, nadie se meterá en aquel territorio. Hay leyes en la naturaleza. El hombre no, con las armas y cuanto más evolucionadas sean técnicamente, mejor para destruir, ¿verdad? Pues todas estas cosas las está provocando el hombre civilizado. El hombre, que mantiene todavía a los negros en la esclavitud, y aún (lo) están en América, ya lo sabéis; y hay muchas cosas que podríamos decir de otras naciones, pero no nos vamos a meter en política, pero lo estamos viendo aquí.

-Sobre el Yoga y las Disciplinas en la Nueva Era – AY1

—–
Interlocutor. – Pero hay que concretar el trabajo de la mente concreta, también puede llegar el trabajo en el plano físico porque tú sabes que esto también va muy bien, quiero decir que en líneas generales hay que concretar el trabajo en el plano etérico, que se hace muchísimo.

Vicente. – Otra declaración de El Tibetano, no soy yo, hablando ya de la inutilidad del régimen vegetariano en las personas que no tienen nociones espirituales. Están tomando el estómago como si fuese su mente, están constantemente ateniéndose al estómago, por lo tanto, esta gente no avanza nada; el discípulo cuando llega a ese momento llega a decir que ciertas cosas no le interesan, lo va dejando, porque la disciplina es un arma de dos filos, porque no sabes tú exactamente por donde navegas hasta que no tienes alguna iniciación, cuando tienes una iniciación sabes exactamente lo que debes hacer y lo que puedes hacer, no es el mismo caso de cualquier persona que corrientemente conocemos en la calle, sin afán peyorativo, porque no puedes poner a un mismo nivel a un aspirante que a una persona de tal promedio, ni puedes situar en un mismo nivel a un iniciado que a un discípulo.

-La Eficacia de los Grupos Espirituales – AY1

—–
Hay que considerar atentamente esto, e insistiremos sobre esto siempre que sea necesario porque constituye uno de los defectos graves del discípulo, como el de la alimentación; hay personas que no pueden concebir que se esté en el discipulado y no sea vegetariana la persona, porque ven las cosas desde el ángulo de vista de la forma y no del espíritu, no se pierde ninguna forma, el espíritu no se pierde tampoco. Entonces, ¿por qué tanta importancia a las cosas? Es decir, que si la persona fuese buena por el hecho de ser vegetariana, todos seríamos vegetarianos, ¿no les parece? ¿Qué es más cómodo o más bueno para la salud, o mejor para el organismo? ¡Qué sabemos nosotros! Sabiendo, como sabemos, que un reino se apoya sobre el inferior para crecer. Hay un aforismo oriental que dice: “El hombre es la carne de los Dioses”, y el reino animal es la carne del hombre y nuestro cuerpo está constituido de carne.

Interlocutora: Una cosa, Vicente: una cosa sería matar para comer y otra cosa es matar por matar, por deporte.

Vicente: Por deporte, exacto. De todas maneras, no quiero decir que no sea agradable la vida vegetariana, o la vida natural, hablo de la situación ambiental, porque viendo el precio de los vegetales, cuando comes no tienes que ser carnívoro por fuerza. No se cómo decirlo, hay cosas que pueden compensar.

-Las Vinculaciones Kármicas entre los Reinos – CE5

—–
La persona que se siente amada, ama; es una efusión, la mente no interviene en el proceso, sigue un impulso, este impulso creador que ha hecho todo cuanto vemos, la creación se trata de crear, se trata de estructurar con materiales nuevos, y también con una toma de conciencia nueva, y de esta manera volver a surgir constantemente del ser o el yo hasta el ser Absoluto o el Yo divino.

No sé si la idea es clara. Todos tenemos problemas y, naturalmente, cuando vamos a un tipo determinado de religión, o de idea, en el trasfondo siempre hay aquel deseo de buscar una superación de los propios problemas. Una persona, por ejemplo, que tenga enfermedades se hace vegetariano, y el vegetariano se convierte en una religión. Esto lo vemos en un dogma, ¿por qué?, porque le ha ido bien y que, por lo tanto, todo el mundo tendrá que ser vegetariano, y esto es una cosa que nos encontramos con estas cosas absurdas, de cristalizaciones dentro de esta idea. Otras personas la cristalización la tienen en ideas definidas, la idea de Dios, digamos, creada a imagen y semejanza del hombre, y que, por lo tanto, no es el Dios de la creación, sino que es una representación del hombre a gran escala, y a esto también le llaman religión, y quien dice religión, todo el contexto psicológico de todo cuanto nos rodea, de todas las situaciones, de todos los cambios políticos, sociológicos y religiosos a través del tiempo.

-El Aspirante Espiritual frente al Caos Social – CE5

—–
Interlocutor: Hay unos escritos del Maestro Tibetano a este respecto que dicen: “Cuando el discípulo nota que no tiene ninguna precipitación kármica debe buscarla, debe intentarla dentro de su propio círculo no se pasa, dentro de su propio e inmediato quehacer diario”.

Entonces, el problema de saber exactamente cuál es el próximo paso a dar, indudablemente viene por el propio discernimiento, la propia evolución, o el propio rayo, etc., del discípulo; pero, ¿cuál habría de ser, por decirlo así, el proceso inmediatamente anterior a esta provocación de karma? Uno puede ser consciente o inconsciente de ello, pero, me refiero, a medida que se va adelantando uno es muy consciente de cuáles son los próximos pasos a través de los cuales su personalidad se verá obligada a pasar y, entonces, viendo esta proyección espacio-temporal de la personalidad ante los acontecimientos, en ciertos aspectos, el Maestro Tibetano dice de meditar profundamente, dice también, si lo ves necesario, que haya ciertos tipos de vegetarianismo, abstinencia de tabaco, de alcohol, etc., aunque dice que no son imprescindibles. ¿Cuáles serían tus consejos al respecto?

Vicente: Yo no doy consejos nunca, porque el que da consejos suele equivocarse. Pero, hay unas reglas generales; por ejemplo, ¿cuándo un guerrero debe dejar la espada? Cuando se ha vuelto inofensivo ¿verdad? Entonces, el hecho de dejar las cosas, para mí es una equivocación. Hay que volverse radioactivo de tal manera que no tenga que abandonar las cosas sino que sean las cosas que le abandonen a él, lo cual es invertir el proceso normal, es el proceso de las grandes disciplinas, no hay que comer, no hay comer carne, no hay que beber, hay que ser vegetarianos, lo cual a veces ofusca la mente y obstruye la mente en direcciones superiores tratando de buscar una vida física equilibrada.

Cuando la vida del hombre se hace invocativa, entonces, está tratando ya sin darse cuenta de precipitar sobre su vida, ya no el karma sino la inspiración superior, que le tendrá que decir a su debido tiempo que lo que hace es correcto o no es correcto; es decir, que sus vehículos no aceptarán aquello. Habrá controlado tan bien a sus tres elementales: el mental, el astral y el físico, que no tendrá problemas de disciplina. Creo que hay una frase muy inductiva, si podemos decirlo así, de Krishnamurti, que dice que “donde hay pureza no hay disciplina y que donde hay disciplina no hay pureza”.

-El Discípulo y las Crisis Ashrámicas – CE6

Por Vicente Beltrán Anglada
Recopilación Sabiduría Arcana 2016

¿Qué Sucede Después de la Muerte?

¿Qué Sucede Después de la Muerte?

¿A qué se parece la vida después de la muerte? La diferencia principal entre este mundo y el otro es que después de la muerte el mundo exterior es un reflejo directo de nuestro mundo interior. En la tierra, esto no es tan obvio. La gente llena de odio y enojo puede estar rodeada de belleza y abundancia, mientras las personas sensitivas y evolucionadas pueden estar vagando en barrios bajos desolados. En la vida posterior, nuestro entorno refleja hasta donde estamos en contacto con nuestro sol interno. Mientras más amor, verdad y belleza sostengamos dentro de nosotros, más radiante y luminoso es nuestro entorno.

El sol interno es quienes somos en nuestra esencia: es la parte eternal y atemporal de nosotros. Al momento de la muerte comenzamos el viaje de vuelto a esa parte más profunda. Para entender como es esta experiencia, pueden visualizar la tierra rodeada por dos reinos: la esfera astral y la esfera espiritual. Estas esferas se dividen además en muchas sub-esferas. La esfera espiritual es la esfera de nuestro origen, el dominio de nuestra alma. Es una esfera atemporal, de unidad, luz, belleza y amor sin fin. Todo lo que es de valor elevado en los humanos tiene su origen aquí Este es el sitio donde vive nuestra alma; es nuestro hogar. Nunca hemos dejado de hecho la esfera espiritual. Todavía estamos allí. Cuando morimos comenzamos lo que experimentamos como un viaje de regreso a ese lugar. Pero esencialmente, es un proceso de volvernos conscientes de quienes somos realmente: un despertar del sueño de la vida terrenal.

Este despertar toma tiempo. No podemos liberar todas las ilusiones y sentimientos oscuros sobre nosotros mismos, sobre ser humanos, y sobre el universo, que hemos acumulado en la tierra. Nos hemos identificado con nuestra personalidad terrenal y esta identificación puede persistir tozudamente. Nuestras ilusiones e identificaciones se reflejan en la atmósfera astral a la que arribamos después de nuestra muerte.

La Esfera Astral

Después de la muerte el ser humano es libre, libre de regresar a la esfera espiritual de su origen, libre de crear su propia realidad. Pero esa realidad es también una trampa, porque muchas personas no tienen libertad interna. Ellos se han encerrado dentro de creencias firmes de cómo funciona la vida, lo que es bueno y lo que es malo, y lo que sucederá después de la muerte. Y hay otros que no están esclavizados por creencias, sino por deseos y sentimientos, tales como adicciones, o sentimientos de ira o inferioridad.

La mayoría de los pensamientos y fantasías humanas tienen su origen en el temor. Todos esos pensamientos y fantasías basadas en el temor crean un estado interno que después de la muerte, se traduce en la forma externa de la esfera astral. En correspondencia, la esfera astral se basa fundamentalmente en el temor y en la falsedad mientras la esfera espiritual se basa en el amor y la verdad. Pero debido a que la gente no comprende que sus pensamientos se reflejan hacia fuera en la esfera astral, ellos creen que sus pensamientos son ciertos. Esta es la gran trampa de la esfera astral, la gente queda firmemente convencida de las falsas creencias porque ellos ven esas creencias confirmadas a su alrededor.

Después de su muerte la gente sigue usualmente cuatro senderos asociados con cuatro sub-regiones de la esfera astral.

la-vida-despues-de-la-muerte-segun-leadbeater-y-annie-besant
1. El sendero del alma

Este sendero lo sigue cada ser humano que ha experimentado un contacto claro con su alma en ciertos momentos durante su vida. Esos son los momentos en los que ustedes se sienten realmente vivos e inspirados. Sienten alegría y un sentido de propósito, saben quiénes son y lo que quieren hacer con su vida. Sienten amor por la vida en la tierra y por sus semejantes, y saben que el universo es esencialmente bueno. Si han experimentado esto a veces durante su vida, este sentimiento solamente se fortalece después de la muerte. En la vida posterior a la muerte comienza un proceso de crecimiento durante el cual se convierten gradualmente en uno con su alma: ustedes experimentan esto como una continuación de ser más de quienes son. Sus temores terrenales y ansiedades desaparecen y dejan espacio para la felicidad y la intuición. A la vez que su luz interior crece, su entorno también se vuelve más hermoso.

Ustedes se elevan a través de esferas hasta que finalmente terminan en la esfera espiritual, la esfera del alma que no se puede describir con palabras y que no se puede captar con la mente humana.

El reino de la esfera astral donde comienza su viaje de experiencia se puede llamar la Tierra de Verano. Se parece a las áreas hermosas de la tierra, pero todavía mucho más paradisíaca. Afortunadamente, hay más y más personas que siguen este sendero. Es el sendero abierto a todos los que están involucrados en el desarrollo de la conciencia, para quienes desean crecer y aprender. Este sendero es para quienes no se han congelado en creencias rígidas y sentimientos negativos. Realmente, está abierto para cada ser humano que es todavía capaz de reírse de sí mismo.

2. El sendero de la personalidad

Las personas que permiten que sus vidas sean guiadas por eventos e impulsos externos siguen este sendero. No son malas personas, pero no escuchan la voz de su alma y en su lugar, viven de acuerdo con las normas sociales. No tienen opiniones rígidas y sus vidas las viven generalmente de manera no obstruida. Después de la muerte, entran a la esfera astral en un entorno muy similar a su entorno terrenal. Se refiere como ‘el área realista’ de la esfera astral porque es similar a la tierra. Algunas ciudades terrenales están aquí, casi intactas excepto por los muchos edificios antiguos que ya no existen en la tierra, pero donde aquí existen todavía. En general este reino es hermoso, con paisajes verdes llenos de villas y pueblos amistosos. La gente que termina aquí a veces no entiende que están muertos, porque todo es similar a la tierra y porque no tienen la creencia de una vida después de la muerte.

Sin embargo hay guías presentes que gradualmente tratan de abrir a estas personas a lo espiritual. A veces tienen éxito porque las personas que vienen aquí no son dogmáticas en sus creencias. Típicamente, la gente que viven en áreas rurales pueden ser mejor guiados que los que viven en las ciudades. Las ilusiones de la realidad material son más fuertes en las ciudades.

La estancia en este reino eventualmente termina. O se hace una conexión con el alma y la personalidad se eleva a la esfera spiritual o el alma toma la decisión de encarnar de nuevo y la energía de esa personalidad es llevada a una próxima vida. La partida de la esfera astral es a veces llamada ‘segunda muerte’. Las entidades superiores explican a la personalidad que ha llegado el momento de decir adiós a la existencia actual. Ellos se van con una despedida ritual a sus amigos, sabiendo que se encontrarán de nuevo. A veces esta partida se experimenta como una tragedia por parte de la personalidad, esto se debe al hecho de que todavía ésta no posee una buena conexión con su alma. Entonces se abren al rayo de luz que viene de su alma y que forma la semilla de una nueva encarnación.

3. El sendero de la ilusión

Este sendero lo siguen las personas que no tienen una buena conexión con su alma, pero tienen fuertes creencias religiosas. Piensen en fundamentalistas religiosos por ejemplo. Ellos son personas con una visión fuertemente dualista del mundo, están convencidos de que tienen razón y consideran a todos los que no concuerdan como malos o perdidos. Mientras más una creencia se base en el temor, más fuerte, determinista y dualista será la visión correspondiente. Después de la muerte estas personas terminan en un cielo que es exactamente como lo han imaginado. Pero debido a que no existe aquí el contacto con el alma, estas personas se sienten más desafortunadas. En la tierra eran infelices pero allí al menos tenían la ilusión de que en el cielo sería diferente.

A este reino se le denomina el ‘falso cielo’. Es una de las regiones más bajas de la esfera astral. Debido a que las personas aquí están fuertemente convencidas de que tienen la razón, es difícil que los guías lleguen a ellas. Permítanme un ejemplo, en algunos círculos cristianos se cree que después de la muerte no vamos inmediatamente al cielo, sino que esperamos en la tumba hasta el juicio final. Como resultado se pueden encontrar ‘cementerios’ en la esfera astral donde los fallecidos en su forma astral están en sus tumbas. Por supuesto que están tristes. Los guías que quieren ayudarlos se ven como diablos que quieren convencerlos de que se vayan al infierno.

En la esfera astral hay muchos tipos de ‘cielos’ resultado de todos los tipos de creencias rígidas. Aquí la gente se siente muy infeliz, pero sin embargo rechazan soltar sus creencias. Ellos experimentan cada intento amoroso para ayudarlos como tentaciones del diablo. Les preocupa ser malos, porque son infelices y no se arriesgan a admitir esto abiertamente.

A veces sucede que surgen líderes dentro de tales ‘cielos’ astrales. Estos son personas fallecidas que han estado y todavía están, totalmente absortos en sus roles y por ejemplo creen que son el Cristo o algún gran maestro. Adicionalmente, también se les ve como tales por parte de otros en su cielo. El líder de una secta que durante su vida terrenal era visto como un maestro iluminado, a veces continúa en este papel después de la muerte. Debido a que este reino está muy cercano a la tierra en términos de vibración, los psíquicos y los médiums a veces captan energías e información de este reino. Es una fuente de muchas profecías falsas e información mal canalizada.

La información distribuida desde estos ‘cielos’ a veces es muy dualista, moralista, juiciosa y llena de predicciones lamentables que prueban no ser ciertas. Las palabras de los ‘maestros’ desde esta esfera son un reflejo de su propia personalidad sin alma. Desafortunadamente, hay muchas personas en la tierra que quedan atrapadas por estos maestros, debido al poder de esta esfera de ilusión sobre la humanidad que es muy grande. Pero al final, siempre será el caso que la verdad lleva a la felicidad y la falsedad a la ilusión, la verdad tiene más poder y prevalecerá eventualmente. Sin embargo puede tardar mucho para que las personas perciban esto, especialmente si están en el plano astral donde ustedes son libres de crear tanta ilusión como quieran. No obstante, la gente eventualmente se preguntará cómo sus creencias pueden ser ciertas, ya que parecen provocar tanta infelicidad.

Entonces comenzarán a dudar de sus atesoradas creencias y dogmas, así que al final, su suave voz interior ganará por sobre las ilusiones. Y cuando eso ocurra, comienza el camino de vuelta a la luz.

4. El sendero de la soledad

Entonces hay personas que no están asociadas a ideas fijas y falsas sino a sentimientos negativos de odio, ira y resentimiento. Generalmente le han causado a sus semejantes gran dolor y sufrimiento. Alguien que ha rechazado su luz interior durante la vida se encuentra en una parte de la esfera astral que es oscura y solitaria. Debido a que la luz que trae belleza y armonía no existe aquí, la gente a veces adopta formas monstruosas. Sin embargo, debido a que todo aquí es oscuro y miserable, la redención también es posible. Si solamente tienen monstruos y oscuridad a su alrededor, está claro que algo anda mal. Las emociones negativas que los ocupaban eventualmente comienzan a perder su poder porque solamente pueden causar más oscuridad.

Gradualmente surge el conocimiento de que todas las cosas que parecían importantes durante la vida terrenal, tales como el poder, el dinero, la propiedad y el prestigio no poseen ninguna luz. La pequeña luz que había ahí ahora se hace más obvia. La gente recuerda un único momento hermoso de su vida terrenal, una palabra amable, una flor hermosa. Comienzan a revaluar estas cosas y al hacerlo se crea una apertura, estas personas se vuelven asequibles a los guías. De nuevo comienza el largo camino de regreso. A menudo se elige una nueva vida en la tierra, una vida que apunta a más luz interior.

El Castigo y el Karma

Nuestro pensamiento respecto a la muerte y lo que viene después, lo determinan todavía conceptos tales como el castigo y el karma. En casi todas las culturas, existe la idea de una autoridad superior que castiga. Si somos malos terminamos en el infierno o tenemos que enfrentar un karma pesado. Generalmente, estas ideas se crean por regentes terrenales que quieren mantener su poder y que están contra cada forma de libertad. A veces su doctrina es así: “hemos sido colocados sobre ustedes por Dios y si ustedes no pueden aceptar eso y no cumplen con nuestras reglas, Dios los castigará con el fuego eterno”. O algo más sutil: “hemos sido virtuosos en una vida previa y es por eso que ahora somos ricos y poderosos, ustedes han sido malos en una vida pasada y es por eso que ahora son pobres e infelices. Pero si aceptan pacientemente el papel que se les ha asignado, las cosas serán mejores en la próxima vida”.

Lo que siempre funciona mejor al menos desde el punto de vista de tal regente es provocar temor en la gente respecto a las tendencias naturales de estos, por ejemplo la sexualidad. El objetivo es convencer a las personas de que son inherentemente malas y merecen un castigo. Los que piensan que son malos y se sienten culpable son fáciles de controlar por parte de una organización que reclama tener un monopolio sobre la verdad. Si se lleva a las personas a un estado en el cual ellos piensan que son malos, y ellos creen en usted como redentor, usted tiene poder sobre ellos. Comparado con estas ideas, el ateísmo – desde un punto de vista espiritual – es un enorme paso de avance.

En el universo, no hay tal cosa como una figura de autoridad que impone penalizaciones. No hay un Dios que castiga, ni Señores del Karma que nos envían a una vida miserable. Pero las acciones tienen consecuencias. Cuando en el invierno hay mucho frío y estoy afuera sin un abrigo entonces me resfrío. Eso no es un castigo, es el resultado de mi acción.

Cada vez que lastimamos a un ser humano durante nuestra vida, apartamos la luz de nuestro sol interno. Ese sol interno no es sólo responsable de nuestra luz interior y nuestros sentimientos de belleza, bondad y verdad, sino que también nos conecta con el sol interno de los demás y con el sol interno del propio universo. Lastimar a otro es decir ‘no’ a la unidad interna de la vida. Es decir ‘no’ a nuestra alma y a nosotros mismos. El resultado es una profunda soledad y vacío que se llena con sentimientos negativos. En los ojos de un criminal – especialmente si nunca aparecen ante una corte – nunca vemos alegría o felicidad. Esto no es un castigo, sino resultado directo de las elecciones que hicieron. Simplemente dijeron ‘no’ a su fuente interior de alegría y felicidad.

Después de la muerte esa oscuridad interna se refleja en la esfera astral que nos rodea. En el reino astral, lo externo refleja lo interno muy directamente. Cuando no hay luz interior tampoco hay luz exterior. Para un extraño esto pudiera parecer como si las personas que viven allí fuesen castigadas por su vida en la tierra, pero visto desde el interior, no hay ningún cambio. Estas personas se sintieron vacías e infelices en la tierra y ahora se siguen sintiendo igual. La única diferencia es que ahora están directamente confrontadas con su oscuridad interior, a través de un entorno externo que la refleja fielmente.

El Camino de Vuelta a la Luz

La vuelta a la luz viene desde el deseo por la luz. Hasta un ser humano envuelto en la oscuridad más profunda nunca está totalmente separado de su alma. Siempre hay fragmentos de memorias de belleza y felicidad. Gradualmente surge la comprensión de que la violencia y el poder no son el camino para descubrir la luz, sino para alejarse de ella. El amor no se obtiene por la fuerza. Todas esas pequeñas memorias ahora forman las semillas de un deseo creciente de felicidad, amor y belleza, su mundo interior se suaviza y la persona se abre a los guías. Estos guías comienzan a explicarle que el camino de regreso a la luz puede encontrarse a través de la compasión, el amor y la gentileza.

Sin embargo, mientras más se hayan alejado de su Fuente interna, más tiempo necesitarán para regresar. ¿Cuál es exactamente ese camino de regreso? Es un viaje de experiencia de recordar y redescubrir quienes fueron verdaderamente, hasta que toda falsedad se disuelva y se reemplace con la verdad. En su núcleo, la falsedad significa división, la creencia de que el universo está separado en un número infinito de partes – pequeños egos – en conflicto unos con otros. La falsedad es la idea de lucha de ‘todos contra todos’ en la cual el reconocimiento de la unidad interna tras todas las cosas se ha perdido completamente. ¿Cuál es la solución a esta división? Es el entendimiento de todos estos egos desde el nivel interno y el comienzo de abrazar todas la partes contra las que hemos luchado. Por ejemplo, una persona que ha discriminado a otras de raza diferente elegirá vivir una vida en la cual sufra discriminación. De esta forma su entendimiento evolucionará.

El resultado es la realización de que todos los ‘egos’ separados están conectados. Entonces el amor y la luz del alma comienzan a fluir de nuevo.

La elección de tener ciertas experiencias en la tierra la toma el alma. Cuando la percepción de la personalidad terrenal está muy lejos del alma, las elecciones del alma serán experimentadas como un tipo de poder proveniente del exterior: Dios o el karma. Pero el karma no es más que las lecciones que la conciencia necesita para crecer y estas lecciones las elije la propia alma. Todo tipo de las denominadas enseñanzas espirituales que tratan de eliminar su karma quemándolo, son tonterías. El propósito del karma es sanar y restaurar la conexión con su alma. En cuanto abran su luz interior a quienes realmente son, su karma termina, la lección se ha aprendido.

Una vez tuve un cliente, una mujer que se aferraba a una relación que la hacía muy infeliz, porque ella pensó que ese era su karma. Pero cuando me sintonicé con su alma, sentí que el universo – su alma – quería enseñarla que tenía que erguirse sola. Ella pensaba que tenía que sufrir con paciencia, cuando en realidad su propósito era erguirse por sí misma y divorciarse. Una vez que lo hizo, resolvió su karma. El propósito del karma es por tanto no hacernos sufrir nunca, sino hacernos crecer. El sufrimiento surge solamente cuando nos resistimos al crecimiento. Si nos resistimos a hacer elecciones que sostengan nuestro crecimiento y bienestar, el dolor que experimentamos se siente sin objetivo ni esperanza, y eso es esencialmente lo que significa el sufrimiento.

A medida que nuestra conciencia crece, gradualmente comprendemos que nuestra resistencia a lo que la vida nos ofrece es el problema real. En lugar de karma, comenzamos a reconocer nuestros desafíos como el propósito de nuestra alma. Entendemos que las experiencias difíciles no están ahí para causarnos sufrimiento o hacer que nos sacrifiquemos, sino para hacernos conscientes de quienes somos realmente y para restaurar nuestro sentido de conexión interna con todo. En la próxima etapa, en la cual la conciencia coincide aún más con el alma, todo lo que ocurra en su vida es visto como su libre albedrío. Su viaje de regreso a la luz está casi terminado.

Traducción: Fara González
Gerrit Gielen -www.jeshua.net

18 Rayos de Luz Cósmicos – o de Dios BAÑO o INFUSIÓN

· Primer Rayo – Amado El Morya. Cualidades: Voluntad, Fe, Coraje, Poder, Protección y Fortaleza. El color del Rayo es el azul en todas sus tonalidades. Los Elohim del Primer Rayo son Hercules y Amazonia. El Arcángel del Primer Rayo es Miguel y su Divino complemento, Fe. Los Arcángeles emergen de la Hueste Angelical. En este grado iniciático, se recodifica y reactiva etéricamente el quinto filamento del ADN. En este rayo, se trabaja con la geometría sagrada de la esfera y el Huevo de la Vida, y el alma viaja hasta el portal tridimensional de las Salas de Amenti, bajo la guía de Lord Untanas, con el fin de completar este aprendizaje.

· Segundo Rayo – Amado Dwjal Kuhl. Cualidades: Sabiduría, Iluminación y Comprensión de la Divinidad. Su color: el dorado. Arcángel Jofiel y su Divino complemento, Cristina, conocida también como Constanza. Elohim: Apolo y Lumina. El segundo rayo se relaciona con la séptima iniciación, donde se ingresa a la Orden de Melquizedec. Además, se recodifica y reactiva a nivel del etéreo el séptimo filamento del ADN. La iniciación a partir de este rayo corresponde al Alto Sacerdocio, específicamente en su segundo nivel. En este grado de iniciación, se trabaja con la geometría sagrada del cubo y del Huevo de la Vida. El Alma se desplaza hasta el portal de la cuarta dimensión de las Salas de Amenti, bajo la guía de Lord Quertas.

· Tercer Rayo – Amada Lady Rowena. Cualidades: Inteligencia Activa y Creadora. El Tercer Rayo del Amor Divino es de color rosa. Los Elohim: Heros y Amora. El Arcángel es Chamuel y su Divino complemento, Caridad… Este rayo trabaja igualmente con un amarillo glorioso, así como con la vibración de los aceites esenciales del narciso, esmeralda, rosa y cedro. El tercer rayo se relaciona con la sexta iniciación, en la cual ustedes reactivan el aspecto de su Ser Crístico de Luz, existente a nivel Multi-Universal, y se integran con esta maravillosa Luz Superior en el plano terrestre. A nivel de iniciación, se recodifica y reactiva desde el etéreo el sexto filamento del ADN. Para este aprendizaje, ustedes trabajan con la geometría sagrada del cubo y del Huevo de la Vida, y el Alma viaja hasta el portal tridimensional de las Salas de Amenti, bajo la guía de Lord Untanas.

· Cuarto Rayo: Amado Serapis Bey. El Cuarto Rayo de la Pureza, Armonía, Resurrección y Creatividad de Dios es el blanco cristalino. Los Elohim: Claire, de la Pureza Cósmica, y Astrea. Los Arcángeles, Gabriel y Esperanza… Este Rayo ancla las cualidades en un color verde esmeralda a través del chakra base. Este rayo sostiene la vibración de los Seres de Luz que lo componen. Los aceites esenciales de jaspe, rosa y alcaravea también contribuyen a sostener dicha vibración, geometría sagrada y color. El cuarto rayo se relaciona con la cuarta iniciación, en la cual ustedes se integran al aspecto de su Ser Superior de la Luz, existente en Sirio. En este nivel de iniciación, se recodifica y reactiva desde el etéreo su cuarto filamento del ADN.

376802_10150405095809279_2011003012_n

· Quinto Rayo: Amado Hilarion. El Quinto Rayo de la Sanación, la Verdad, la Concentración y la Consagración Divinas es verde. El Elohim es Vista [el Ojo que Todo lo Ve, el Ojo de Dios]; otros: Cyclopea y Virginia. Los Arcángeles: Rafael y la Madre María… Lady Celeste acompaña al Amado Hilarion. Este rayo sostiene la vibración de estos Seres de Luz. Los aceites esenciales de este rayo, extractados a partir de la obsidiana, la rosa y el geranio, también contribuyen a sostener dicha vibración, geometría sagrada y color. El quinto rayo se relaciona con la tercera iniciación; control sobre el cuerpo mental y el alma individual se fusiona con su Alma Primigenia de la Luz, existente dentro del Corazón Solar, bajo la dirección de Helios y Vesta. En este nivel de iniciación, se recodifica y reactiva desde el éter su tercer filamento del ADN.

· Sexto Rayo: Juan El Amado. El Sexto Rayo de la Paz, Reveración, Ministración, Armonía y Devoción es el oro rubí. El Elohim: Tranquilidad. Otros: Paz y Aloha. El Chohan es El, quien fuera el discípulo de Jesús, “Juan El Amado”. Los Arcángeles: Uriel y su Divino Complemento, Gracia. Lady Nada y Lord Sananda también fungen como Chohanes del Sexto Rayo… Este rayo ancla las cualidades de la devoción, idealismo, reverencia, benevolencia, intuición y lealtad en un color índigo dentro del plexo solar, centro energético relacionado con las cualidades de este rayo. El sexto rayo sostiene la vibración de estos Seres de Luz. Los aceites esenciales de amapola, granate, rosa y jengibre también contribuyen a mantener dicha vibración, geometría sagrada y colores. El sexto rayo se relaciona con la segunda iniciación; control sobre el cuerpo emocional/astral. Además, a nivel de iniciación, recodifica y reactiva desde el campo etérico su segundo filamento del ADN.

· Séptimo Rayo: Amado St. Germaine – El Séptimo Rayo es el Amor con Libertad, la Transformación, Orden y Servicio Ceremonial, Ritual y Alta Magia, Compasión, Misericordia y Perdón. Su color es el violeta y púrpura en todos sus matices. Los Elohim: Arcturus y Victoria. El Arcángel, Zadkiel y Santa Amatista… Lady Portia trabaja con el Amado Maestro St. Germain. El séptimo rayo ancla estas cualidades en un color violeta a través del chakra sacro, el centro energético relacionado con este rayo. El aceite esencial obtenido de los extractos de glecoma hederacea, cristal amatista, rosa y artemisa contribuye a sostener la vibración de estos Seres de Luz, así como su geometría sagrada y color. El séptimo rayo se relaciona con la primera iniciación; control sobre el cuerpo físico. Además, a nivel de iniciación, recodifica y reactiva etéreamente su primer filamento del ADN.

Los Elohim emergen del Reino Elemental. Los elementales son los constructores de la forma – las formas físicas como las plantas, animales y seres humanos. Todo ser humano tiene su amigo elemental personal, el cual le ha sido asignado desde su primera encarnación en la Tierra. Otros elementales son los constructores de los cuerpos internos: etérico, emocional y mental. Los Elohim son los constructores de Planetas y Sistemas Solares. Ellos representan el aspecto de la Sabiduría de Dios. Los Angeles representan la Naturaleza del Sentimiento y el Amor de Dios sobre este Planeta. Los Chohanes emergen del reino humano. Los humanos representan la Voluntad de Dios en la Tierra. Sin embargo, esta etapa solo se alcanzará, cuando el hombre asimile por voluntad propia, que como humano será incapaz de lograr la paz y la felicidad. Cuando finalmente, rinda su voluntad a la del Padre y determine: “Que se cumpla Tu Voluntad y no la mía”, se convertirá en el Padre de toda Luz y Madre de todo Amor.

En 1981, fue precipitado el Rayo Plateado para trabajar con la humanidad desde los Estados Unidos. Excelente energía protectora, desarrollo intuitivo, energía reflectora del sol (Luz de Dios), reactivación del aspecto femenino, la justicia y la pureza. El rayo plateado se usa para equilibrar la energía femenina en una persona porque la plata encarna el aspecto femenino de la fuente. Al infundirse en el cuerpo, este rayo adiciona energía femenina la cual contribuye a equilibrar su vehículo. El Rayo Plateado hace que la gente se vuelque rápidamente hacia sí misma y acelere las Tendencias Kármicas residuales. Aquellos que se resistan al control cósmico experimentarán muchos dramas y luchas de poder. St. Germaine es el Maestro a cargo de esta nueva energía y sugiere que visualicemos una espiral violeta de energía cada que necesitemos limpiar un cuerpo o localizar cierta negatividad. Puesto que esta energía también contiene el Rayo Plateado de la Creación dentro de su vibración, su color se asemeja más a un lila pastel que al fuerte tono violeta que todos conocemos. Algunos lo consideran como el Treceavo Rayo, pero no corresponde. El Rayo Plateado de la Purificación – no solo funciona para la purificación de los sistemas de agua sino para la transmutación de toda sustancia tóxica, procedente ya sea de un cuerpo de agua, vida vegetal, alimento, cuerpo humano o animal. Muy útil para trabajos de alquimia además del Séptimo Rayo del Fuego Violeta y del Octavo Rayo de la Transfiguración. Observe además que el rayo 14o enunciado más adelante también es de color plateado.

Los siete Señores Cósmicos de las Salas de Amenti son los encargados de precipita estos rayos superiores sobre la Tierra, así como los primeros tres rayos – Poder, Amor y Sabiduría. Estos Señores Cósmicos son Lord Untanas, Lord Quertas, Lord Chietal, Lord Goyana, Lord Huertal, Lord Semveta y Lord Ardal. Los seis aceites esenciales de los rayos cósmicos contienen la vibración de los doce rayos terrestres más el Cociente más elevado de la Luz Fuente, así como la vibración de una particular frecuencia dimensional y apropiada influencia monádica sobre cada rayo cósmico. Los Guardianes de los seis rayos cósmicos son: Helios y Vesta sobre la cuarta dimensión, los Emisarios Pleyadianos de la Luz sobre la quinta dimensión, La Hueste Arcangélica Siriana de la Luz sobre la sexta dimensión, los Seres Intergalácticos Andromedanos de la Luz sobre la séptima dimensión, la Hermandad de la Luz bajo el mando del Señor Melquizedece sobre la octava dimensión y DIOS Padre/Madre sobre la novena dimensión.

Los Primeros Siete Rayos son los más importantes a implementar en nuestras vidas, pero una vez se tenga dominio sobre ellos, nos queda trabajo más gozoso que cumplir y los demás rayos van siendo manifestados con el fin de cumplimentar nuestro aprendizaje espiritual.

· 8. Rayo – El octavo rayo es el rayo de la Trascendencia, un hermoso rayo expansivo color verde aguamarina y violeta luminiscente. Está compuesto por el cuarto, quinto y séptimo rayo, combinados con un Cociente Superior de Luz Fuente. Se describe la palabra “trascender” en el sentido de extenderse más allá de los límites de toda posible experiencia y conocimiento, y es una buena palabra para describir las cualidades del octavo rayo de la Trascendencia. Este rayo aporta las cualidades del coraje, justicia, integridad, sabiduría, estabilidad, equilibrio, Amor incondicional, comprensión, unidad y expansión infinita. Este rayo le asistirá para desplazarse más allá de las limitaciones impuestas por los aspectos negativos de su ego, sus tres cuerpos inferiores, y en particular de su mente subconsciente. De este modo, usted podrá trascender sus dualidades: crear un equilibrio que traspase la Luz y la oscuridad a través de la “llama sagrada de la trascendencia” y; además, manifestar la Conciencia de Unidad de Toda Vida. Este rayo se relaciona con la geometría sagrada del octaedro y la Flor de la Vida. A través de este rayo también se trabaja el Sacerdocio y, específicamente, el tercer nivel. Para este aprendizaje, su Alma deberá viajar hasta el quinto portal dimensional dentro de las Salas de Amenti, bajo la guía de Lord Chietal. En este nivel de iniciación, usted recodifica y reactiva desde el etéreo su octavo filamento del ADN. El aceite esencial de este rayo se aromatiza con rosa, alcaravea, geranio y Artemisa (clary sage).

· 9. Rayo – El noveno rayo es el rayo de las Potencialidades Superiores y se relaciona con la geometría sagrada de la Flor de la Vida, y es uno de los rayos claves a trabajar para reclamar su derecho de nacimiento como Embajador Melquizedec de la Luz, y activar su Cuerpo de Luz. En el proceso de Continua Evolución, la probabilidad de lograr su Potencial Superior es aquí puesto que su Ser Superior de la Luz y/o Ser Crístico está más intensamente enfocado en este rayo que en cualquier otro. A través de la potencialidad, usted tendrá la habilidad de manifestar, desarrollar o crear perfectamente su propia realidad con la Realidad Una de Todo lo Que Es. Así, este rayo ejerce mayor influencia sobre su primigenia octava impronta celular divina y sus cuerpos etérico, emocional y mental. Este rayo aporta las cualidades de unidad, justicia, paz, orden, sabiduría, creatividad, gozo, misericordia, Amor incondicional, esplendor, compasión y guía divina. Este rayo vibra con el color azul-verde y se compone del primer rayo, segundo rayo y un Cociente Superior de Luz Fuente. La radiación de este rayo también contribuye a su Sacerdocio, específicamente en el cuarto nivel, en el cual su Alma viaja en su cuerpo astral monádico de Luz hasta el portal de la sexta dimensión dentro de los Salones de Amenti, bajo la guía de Lord Goyana, para completar este aprendizaje. El noveno rayo se relaciona igualmente con la geometría sagrada de la Flor de la Vida. Además, en este nivel de iniciación, usted recodifica y reactiva en el etéreo su noveno filamento de ADN. El aceite esencial de este rayo se logra con aceites esenciales de rosa, Boswellia sacra (frankincense) y naranja.

· 10. Rayo – El décimo rayo es el rayo de la Divinidad y le asistirá para lograr un balance perfecto de Poder, Amor y Sabiduría y convertirse en la Divina y Sagrada Luz de Dios que ustedes son en verdad. El Mahatma es el Director del décimo rayo de la Divinidad a nivel multi-universal, y a través de este rayo, toda Vida es materia que se espiritualiza, y deviene al estado Divino de ser. Este rayo activa el Microtron espiritual, con el enfoque en la ascensión espiritual, ascensión a través del cuerpo físico. Este rayo nos aporta las cualidades de balance y equilibrio, justicia, Amor, poder, sabiduría infinita, desprendimiento, logro, responsabilidad, Maestría y trascendencia. Es una combinación de los rayos primero, segundo y tercero con un Cociente Superior de Luz Fuente y vibra en un color perla. Se relaciona con la geometría sagrada del icosaedro y la Flor de la Vida. Este rayo también coopera para lograr su Sacerdocio, específicamente en el quinto nivel. Para este aprendizaje, su Alma viajará hasta el portal de la séptima dimensión dentro de los Salones de Amenti, bajo la guía de Lord Huertal. En este nivel de iniciación, ustedes recodifican y reactivan en el etéreo su décimo filamento del ADN. El aceite esencial de este rayo se aromatiza con aceites de rosa, boswellia sacra, naranja y cedro.

· 11. Rayo – El onceavo rayo es el rayo de la Verdad Iluminada y le asiste para entrar en conexión con los reinos de la Verdad Iluminada a través de la sinceridad en acción y expresión de la uni-realidad espiritual. Este rayo aporta las cualidades de la comprensión, fortaleza, estabilidad, benevolencia, sabiduría, generosidad, abundancia, compasión, equilibrio, balance, organización y discernimiento. Además aporta la experiencia de la expresión divina del Amor/Sabiduría y la Verdad Superior, y es muy útil en el momento de anclar las frecuencias crísticas y enseñanzas de la Orden de Melquizedec para la Era Dorada de Acuarius. Este rayo es una combinación del primer rayo, el segundo rayo y el quinto rayo, con un Cociente Superior de Luz Fuente, y vibra con un color rosa-naranja. Se relaciona con la geometría sagrada del dodecaedro y la Flor de la Vida. Mediante este rayo también puede realizar su Sacerdocio, específicamente en el sexto nivel. Para este aprendizaje, su Alma viajará hasta el portal de la octava dimensión de las Salas de Amenti, bajo la guía de Lord Semveta. Además, en este nivel de iniciación, ustedes recodifican y reactivan etéreamente su onceavo filamento del ADN. El aceite esencial de este rayo se aromatiza con aceites de rosa, frankincense, naranja y geranio.

· 12. Rayo – El doceavo rayo es el rayo de la Conciencia de la Unidad o Conciencia Crística Planetaria y es el rayo dorado de la Era de Acuarius. Aporta las cualidades de sabiduría, devoción, inteligencia activa, Amor, poder, armonía, paz, equilibrio, creatividad, inspiración, magnetismo y Conciencia de la Unidad. El doceavo rayo sostiene la vibración superior de la Luz Crística de los doce rayos terrestres y es una combinación de todos ellos con un Cociente Superior de Luz Fuente. Se relaciona con la geometría sagrada de la Flor de la Vida. Mediante este rayo también se logra un grado de Sacerdocio, específicamente el séptimo nivel. Para este aprendizaje, su Alma viajará hasta el portal de la novena dimensión de las Salas de Amenti, bajo la guía de Lord Ardal. En este nivel de iniciación, ustedes recodifican y reactivan eteréamente su doceavo filamento del ADN. El aceite esencial de este rayo concentra una dosificación precisa que combina los primeros doce rayos, y tiene una fragancia vibracional de todos los doce rayos. Para el logro de su octava iniciación, primera iniciación Cósmica, usted se iluminará con el reflejo de los doce rayos, y un enfoque monádico en los rayos primero y tercero, mientras completa su recorrido personal requerido para activar y actualizar los rayos cósmicos, así como reactivar los primeros dos filamentos del ADN. Esto tendrá lugar en la Silla Ascensional del Señor Buda en Shamballa a través del despertar de sus primeros 50 chakras y el Alma Monádica fusionada con 864 extensiones de rayos álmicos, sus Seres Multidimensionales Monádicos. Para esta iniciación, usted usará el aceite esencial del doceavo rayo, así como los aceites esenciales del primero y tercer rayo.

· 13 Rayo – El primer rayo cósmico o treceavo rayo es el rayo del Servicio Solar o Conciencia Crística Solar, el cual le asistirá a completar su novena iniciación. Este rayo, bajo la guía de Helios y Vesta, es una combinación de los primeros doce rayos, y un enfoque monádico en el segundo rayo de Amor-Sabiduría. Para experimentar este rayo, el cual irradia un hermoso color cobre-dorado, usted activará su Cuerpo de Luz a la velocidad de la Luz. Si logra desplazarse más allá del Guardián de la cuarta dimensión dentro de la Silla Ascensional de Helios y Vesta en el Corazón Solar, asistido por el Consejo Solar de los Doce, obtendrá su novena iniciación, mientras se funde con la Conciencia Monádica de 10.000 rayos álmicos, sus Seres Multidimensionales Mónadicos, y anclará los chakras 51 a 100. Este rayo trae consigo las cualidades de la inteligencia creativa, estabilidad, perfección, poder, equilibrio, manifestación, sabiduría, Amor, sexualidad sagrada, purificación, Servicio Solar, abundancia, gozo, la experiencia de la Conciencia Crística Solar Colectiva y la re-unión con Helios y Vesta. Este rayo se relaciona con la geometría sagrada del Fruto de la Vida. En este nivel de iniciación, ustedes tendrán la habilidad de reactivar físicamente su tercero y cuarto filamento del ADN. El aceite esencial de este rayo es sobre-irradiado por Helios y Vesta. Se aromatiza principalmente con aceites esenciales de rosa y naranja.

· 14 Rayo – El segundo rayo cósmico o catorceavo rayo del Servicio Interestelar es un hermoso rayo color plateado traído por los Emisarios Pleyadianos de la Luz y el Consejo Interestelar de los Doce, y representa el conjunto de los doce rayos con un enfoque monádico en el octavo rayo de la Trascendencia. Con el fin de integrar completamente este rayo dentro de su circuito eléctrico y sistema de catorce cuerpos, usted deberá activar su Cuerpo de Luz con la frecuencia de la quinta dimensión, para lo cual deberá desplazarse más allá del Guardián de la quinta dimensión, e ingresar dentro de la Conciencia Crística Interestelar y la Silla Ascensional de los Emisarios Pleyadianos de la Luz, donde a través del Consejo Interestelar de los Doce, usted experimentará su décima iniciación. Esto ocurre a través de fusionar la Conciencia Monádica de 100.000 rayos del Alma, sus Seres Multidimensionales Mónadicos, así como de anclar los chakras 101 a 150. Este rayo le aporta las cualidades de la inteligencia activa, fortaleza, equilibrio, felicidad, trascendencia, abundancia, purificación, sexualidad sagrada, devoción, co-creación, armonía, ingeniosidad, Servicio Interestelar, justicia, sabiduría, la experiencia de la conciencia crístico-colectiva interestelar y la re-unión con los Emisarios Pleyadianos de la Luz. Este rayo se relaciona con la geometría sagrada del Fruto de la Vida. En este nivel de iniciación, ustedes tienen la habilidad de reactivar físicamente su quinto y sexto filamento del ADN. El aceite esencial de este rayo es supra-irradiado por los Emisarios Pleyadianos de Luz y se aromatiza principalmente con aceites de rosa, alcaravea, geranio y artemisa.

· 15 Rayo – El tercer rayo cósmico, o quinceavo rayo del Servicio Galáctico, es irradiado por la Hueste Arcangélica Siriana de la Luz a través de un hermoso color plata-dorado. Para experimentar su onceava iniciación y la Conciencia Crística Planetaria a través del quinceavo rayo, el cual representa todos los doce rayos con un enfoque monádico en el noveno rayo de los Potenciales Superiores, usted activará su Cuerpo de Luz hasta la frecuencia de la sexta dimensión, y de lograr desplazarse mas allá del Guardián de la sexta dimensión, se elevará dentro de la Silla Ascensional Siriana. A través del Consejo Galáctico de los Doce, usted emprenderá su onceava iniciación fusionándose con la Conciencia Monádica de 1’000.000 de rayos Solares, sus Seres Multidimensionales Monádicos, y el anclaje de los chakras 151 a 200. Este rayo aporta las cualidades de la inteligencia activa, esplendor, veracidad, unidad, poder, disciplina, potencial ilimitado, equilibrio, bondad, compasión, coraje, sabiduría, manifestación, dirección, organización, co-creación, Servicio Galáctico, devoción, experiencia de la Conciencia Crística Galáctica colectiva, y la re-unión con la Hueste Arcangélica Siriana de la Luz. Este rayo se relaciona con la geometría sagrada del Fruto de la Vida. En este nivel de iniciación, ustedes tendrán la habilidad de reactivar físicamente su séptimo y octavo filamento del ADN. El aceite esencial de este rayo es supra-irradiado por la Hueste Arcangélica Siriana de la Luz y se aromatiza principalmente con rosa, frankincense y naranja.

· 16 Rayo – El cuarto rayo cósmico, o dieciseisavo rayo del Servicio Inter-Galáctico, está bajo la dirección de los Seres Intergalácticos Andromedanos de la Luz. Para experimentar este refinado rayo color dorado, el cual es una combinación de los doce rayos y un enfoque monádico en el décimo rayo de la Divinidad, usted activará su Cuerpo de Luz a la frecuencia de la séptima dimensión y de lograr trasladarse más allá del Guardián de esta dimensión, usted se elevará dentro de la Silla Ascensional de Andrómeda, y a través del Consejo Intergaláctico de los Doce, usted experimentará la frecuencia de este rayo. Para completar su doceava iniciación, usted se fusionará con la Conciencia Monádica de 10’000.000 de rayos solares extensivos, sus Seres Multidimensionales Monádicos, y se procederá a anclar sus chakras 201 a 250. Este rayo le aporta las cualidades de belleza, magnetismo, sexualidad sagrada, valor, incondicionalidad, paz, inspiración, inteligencia activa, Amor, Divinidad, equilibrio, armonía, co-creación, inspiración, Servicio Intergaláctico, justicia, la experiencia de la Conciencia Crística Intergaláctica colectiva y la re-unión con los Seres Intergalácticos Andromedanos de la Luz. Este rayo se relaciona con la geometría sagrada del Fruto de la Vida. En este nivel de iniciación, ustedes tendrán la habilidad de reactivar físicamente su noveno y décimo filamento de ADN. El aceite esencial de este rayo es supra-irradiado por los Seres Intergalácticos Andromedanos de la Luz, y se aromatiza principalmente con aceites de rosa, naranja y cedro.

· 17 Rayo – Para experimentar el quinto rayo cósmico o diecisieteavo rayo del Servicio Universal,usted activará su Cuerpo de Luz hasta la octava dimensión, y experimentará su treceava iniciación a través de las frecuencias de la Conciencia Crística Universal emanada por el diecisieteavo rayo, representante de los doce rayos, con un enfoque monádico en el onceavo rayo de la Verdad Iluminada. Para completar su treceava iniciación, el Consejo Universal y Lord Melquizedec precipitarán un hermoso color platino mientras usted se mezcla con la Conciencia Monádica de los 100’000.000 de extensiones de rayos álmicos, sus Seres Multidimensionales Monádicos, y se realiza el anclaje de los chakras 251 a 300. Este rayo le aporta las cualidades de la Inteligencia Iluminadora, devoción, armonía, ingeniosidad, gozo, equilibrio, benevolencia, desprendimiento, verdad iluminada, amor, sabiduría, poder, Servicio Universal, co-creación y la manifestación de todo lo que era previamente Inmanifiesto. Este rayo aporta además la experiencia de la Conciencia Crística Universal y la re-unión con la Hermandad de la Luz. Este rayo se relaciona con la geometría sagrada del Fruto de la Vida. En este nivel de iniciación, ustedes tendrán la habilidad de reactivar físicamente su onceavo y doceavo filamento del ADN. El aceite esencial de este rayo es supra-irradiado, y se aromatiza principalmente con rosa, frankincense, naranja y geranio.

· 18 Rayo – El sexto rayo cósmico o dieciochoavo rayo del Servicio Multi-Universal está bajo la dirección de DIOS Padre/Madre para este día cósmico y el Consejo Multi-Universal, es la Fuente de Luz Superior posible a experimentar desde una perspectiva de cuarta dimensión sobre todos los rayos. Para experimentar el dieciochoavo rayo, el cual contiene un enfoque monádico de los doce rayos de la Conciencia de Unidad, usted deberá activar su Cuerpo de Luz hasta la frecuencia de la novena dimensión, y asistido por DIOS Padre/Madre y el Consejo Multi-Universal, usted experimentará el dieciochoavo rayo del Servicio Multi-Universal en un hermoso color diamantino mientras se fusiona con 1.000’000.000 o 1 billón de rayos álmicos, sus Seres Multidimensionales Monádicos, experimentando la Conciencia Multi-Universal del Señor Melquizedec, así como el anclaje de los chakras 301 a 350. Este rayo trae consigo las cualidades de la trascendencia, potencialidad ilimitada, verdad iluminada, divinidad, Pureza de Ser, Conciencia Melquizedec, conciencia de la no-forma, el no-tiempo, la co-creación, el Amor incondicional pleno, la expansión y sabiduría infinitas, el Servicio Multi-Universal, y la experiencia de convertirse verdaderamente en el Corazón Cósmico de DIOS Padre/Madre. Este rayo se experimenta a través de fundirse con DIOS Padre/Madre, y se relaciona con la geometría sagrada del Fruto de la Vida. El aceite esencial de este rayo sostiene la vibración de todos los dieciocho rayos con el Cociente Superior de la Luz Fuente, ultra-irradiado por DIOS Padre/Madre, y contiene una fragancia vibracional de todos los dieciocho rayos.<

Fuente

Química o Alquimia

QUÍMICA O ALQUIMIA…
“Le preguntaron al Maestro cuál era la diferencia entre la química y la alquimia en las relaciones de pareja y contesto estas hermosas y sabias palabras:

– Las personas que buscan “Química” son científicos del amor, es decir, están acostumbrados a la acción y a la reacción.
Las personas que encuentran la “Alquimia” son artistas del amor, crean constantemente nuevas formas de amar.

13902822_1368712603158188_4693523508597111608_nLos Químicos aman por necesidad.
Los Alquimistas por elección.

La Química muere con el tiempo,
La Alquimia nace a través del tiempo…

La Química ama el envase.
La Alquimia disfruta del contenido.

La Química sucede.
La Alquimia se construye.

Todos buscan Química, solo algunos encuentran la Alquimia.

La Química atrae y distrae a machistas y a feministas.
La Alquimia integra el principio masculino y femenino, por eso se transforma en una relación de individuos libre y con alas propias, y no en una atracción que está sujeta a los caprichos del ego.

En conclusión, dijo el Maestro mirando a sus alumnos:

La Alquimia reúne lo que la Química separa.
La Alquimia es el matrimonio real, la Química el divorcio que vemos todos los días en la mayoría de las parejas.

“Comencemos a construir relaciones conscientes, pues la química siempre nos hará envejecer el cuerpo,
mientras la alquimia siempre nos acariciará desde adentro”

~ Vito Bambú

La Energía Sexual es Sagrada

La Energía Sexual es Sagrada.

 
Existen en la actualidad una gran cantidad de grupos y creencias, aún entre aquellas que se denominan de nueva energía o nuevo paradigma, asociaciones metafísicas, gnósticas etc etc, que predican la abstinencia en el uso de la energía sexual, aludiéndole al uso de esta energía propiedades dañinas para el proceso de evolución espiritual. 
No podrían estar en un error mas grande puesto que la sexualidad es sagrada.
 
Por supuesto que en la sociedad actual esta muy mal utilizada la energía sexual, desvirtuada y distorsionada, ya que se vive en ausencia del amor, cuando en realidad ambos son complementos el uno del otro, pero eso no le resta el valor que realmente tiene.  Así que, dejemos a la sociedad y a las religiones con sus malas interpretaciones de lado y entremos de lleno al nuevo mundo en el que todo lo que existe es energía inteligente y por tanto Luz y Amor.

28309_124462557584955_115571055140772_176454_5681694_n


 Nos estamos convirtiendo en seres multidimensionales, abriendo nuestra conciencia a realidades que nunca antes experimentamos, al mismo tiempo los múltiples cuerpos de luz y energía que conforman todo lo que somos se están fusionando. De esa forma la energía sexual puede funcionar como un vehiculo para la ascensión vibracional del ser y por lo tanto del planeta entero, ya que al experimentar con la energía sexual y el amor, se logra ascender rápidamente la vibración de nuestras células del cuerpo físico.
 
Manteniendo una relación saludable con la persona a quien más amas es un camino seguro a la apertura de la conciencia más elevada, ya que el amor puro y la energía expanden nuestros cuerpos de luz limpiando y purificando los múltiples entramados energéticos que fluyen por nuestro cuerpo.
 
Así que, nada de reprimir la energía sexual!! Dejemos que el amor y la energía de la vida fluya a través de todos nuestros cuerpos y permitamos una fusión multidimensional que transformará nuestra conciencia y llevará a la tierra junto con nosotros a la ascensión!!
 
¿Quién haciendo el Amor puede pensar en otra cosa?
Son simplemente dos energías fusionandose en una sola. 

La dualidad se transmuta en Unidad.

Fuente