¿Resistencia o creación?. ¿Dónde está tú atención?

¡Hola! ¡Bienvenidos! Muy bueno estar aquí, como siempre.

Están sucediendo experiencias muy interesantes ahora. Realmente, quiero empezar con la bienvenida, hay muchas personas en esta convocatoria que son nuevas, muy bueno tenerlos aquí, lo mismo para quienes han estado con nosotros largo tiempo, muy bueno tenerlos aquí.

Durante el último par de años he estado señalando para ustedes estas oleadas de luz que están atravesando a ustedes, a la Tierra, al sistema solar, atravesando todo. Y estas oleadas de luz tienen que ver con brindar una nueva percepción conciente que no estaba disponible antes. Hagámoslo simple. Estas oleadas están abriendo aspectos de la consciencia que tienen enormes cantidades de actividad, vida, movimiento, información; en términos simples, que estaban fuera de nuestro alcance jugando este juego de la 3ra dimensión, y es como si la antena se hubiera realzado, expandido, y en consecuencia ustedes pueden empezar a acceder a un rango más amplio de posibilidades. Realmente es así de sencillo. 

Al mismo tiempo, esas oleadas de luz están multi-estructuradas y tienen que ver con mover a todos hacia un estado de consciencia multidimensional. En el comienzo es el aspecto de consciencia de quinta dimensión, el bienestar, la gracia, la dignidad, el aprecio, la maestría, todas palabras que tienen vibraciones que, al alinearse con ellas, esa antena empieza a dejarles ver y observar individualmente más que lo que tenían oportunidad de ver en el pasado. 

Simultáneamente, sin embargo, estas oleadas están estructuradas de manera que mucho de lo que era ya no continúa siendo y, como he dicho muchas veces, allí está el desafío; no puedes llevar el equipaje contigo en este viaje. Equipaje es un concepto bastante interesante, porque a menudo asumimos que algo que tiene valor para nosotros es imposible que sea equipaje, es algo que yo quiero, que yo necesito, que yo vivo, que disfruto, esto es mi concepto de vida en el que he crecido, es lo que veo como mi mundo. En esta circunstancia las cosas se vuelven un poco desafiantes, y al avanzar se van a poner considerablemente más desafiantes, porque no puedes llevar contigo algunas de las cosas que consideras importantes desde un punto de referencia de 3ra dimensión.

Lo que yo consigo observar en Mastering Alchemy es que, cuando la gente empieza a conocerse a sí misma, empieza a descartar mucho de ese concepto de “se supone que tengo que…”. Se supone que tengo que actuar de esta manera, se supone que tengo que usar esta clase de ropa, que presentarme de este modo. Simultáneamente con lo de “se supone que…” está “no quiero disgustar a los demás”. Si abandono esta creencia, este hábito, este concepto, esta verdad que ellos – quienes quiera que sean ellos – me dijeron en mi camino, de algún modo voy a trastornar a todos ellos. La parte interesante suele ser que no recuerdas quiénes eran ellos, o de dónde vino la información, solo tenemos este hábito repetitivo que es relativamente inconsciente, es simplemente repetitivo, lo hacemos una y otra y otra vez. 

A medida que muchos despiertan, a medida que empiezan a percibir de modo distinto, a elegir de modo distinto, a medida que muchos empiezan a mirar el mundo y decir “Esto no funciona; tiene que haber una manera mejor de hacer esto, una manera de respetarse mutuamente” y conceptos como ese, el desafío es que ustedes empiezan a dar un paso adelante y a menudo dan simultáneamente un paso atrás. “Esto es lo que yo quiero hacer, pero si lo hago esto no va a funcionar, no van a estar contentos conmigo.” ¿Alguna vez se encontraron en ese lugar, tuvieron esa experiencia? Se entusiasman con hacer algo y dicen, hagámoslo, y de pronto, “no puedo hacerlo, los va a disgustar” “tomar mis vacaciones fuera de la secuencia, en lugar de cuando se supone que lo haga”. “Me gustaría ir a menudo a tener esta experiencia personalmente, pero eso no le caería bien a mi esposa/esposo/ hijos, etc., de modo que me quedo en casa,” ¿Han estado en ese lugar? ¿Conocen esa situación?

Entonces, ¿qué es ese lugar o situación? ¿Cómo nos movemos con eso, como navegamos alrededor, como hacemos ajustes al respecto? Porque muy a menudo existe mucho espacio para moverse al querer una experiencia que te gustaría tener, sin interferir con otras personas, sin disgustarlas. Se trata sencillamente de tomar lo que quieres y dejar muy claro y elegir comunicarlo de modo distinto. Generalmente no somos muy buenos comunicadores en nuestra vida, nos atascamos en “se supone que…” y “debiera” y “¿qué van a pensar?”. Y entonces damos un paso adelante hacia nuestro entusiasmo, nuestra posibilidad, y luego damos un paso atrás porque “no quiero disgustarlos” o “no quiero que piensen de mí de cierta manera”- ¿Alguna vez experimentaron esto, les ha pasado? Posiblemente no, porque muchos de ustedes en estos cursos son seres espirituales avanzados, pero tal vez conozcan a alguien que ha cedido su autonomía en beneficio de otros. 

Toma una respiración profunda y toma nota de ti mismo aquí. Porque muy probablemente algo de lo que acabo de decir ha resonado en tu espacio y causado una reacción; yo dije X y tú tuviste una reacción en respuesta a mi comentario. Simplemente toma nota de ti mismo, no es gran trabajo, sencillamente notar. ¿Tuviste algún conjunto de pensamientos, o estuviste de acuerdo o en desacuerdo con lo que yo dije? Que uno quiere avanzar pero no quiere disgustar; “me gustaría hacer esto pero – gran palabra – no siento que tengo permiso, voy a disgustarlos”.

Entonces, en algún punto de lo que dije recién, ¿notas que fuiste a lo que yo llamaría una imagen, un recuerdo, una estructura de consciencia que dijo “oh, sí, pero no puedo”? “Sí, me ha pasado muchas veces, sé de qué hablas.” En cierta manera, aquí surge una pregunta: ¿cuántas veces más quieres hacer eso? Y la respuesta es realmente “No quiero más de eso. Quiero asumir autoridad sobre mí mismo, quiero sentirme capaz, respetuoso, gentil, y al mismo tiempo quiero poder ser el creador que soy. Quiero crear cosas, tener entusiasmo en mi vida, que no siento exactamente que puedo tener en estas circunstancias.” Tomen otra respiración, porque muy probablemente estoy trayendo de su inconsciente circunstancias de su pasado. La mayoría no las recordarán, algunas sí, y sin embargo están bastante presentes en el proceso.

Entonces, ¿cómo creas? ¿Cómo hacemos cada uno de nosotros para crear? ¿Cuál es el formato de nuestra creación? ¿Dónde tenemos permiso y dónde no lo tenemos? ¿Cómo nos movemos hacia querer crear y luego caer en una resistencia, de algún modo? Y luego nos estancamos; “sí, me gustaría hacer eso pero… ah, no hoy. No puedo hoy.” ¿De qué se trata eso? ¿Dónde se estanca esa energía? ¿Dónde está el no-permiso para asumir sencillamente tu intención y mover tu intención hacia una creación siendo capaz de sostener tu atención en esa intención? Un manojo de palabras, pero ¿qué te impide…? Toma una respiración, recuéstate en tu asiento, no cierres los ojos, no estamos haciendo trabajo significativo… y simplemente toma conciencia de ti mismo. Ahora bien, alguna persona nueva en esto puede decir, “pero si yo tengo conciencia de mí mismo.” Bueno, pues en realidad no es así. 

Y una razón por la que no tenemos exacta conciencia de nosotros mismos, cuando nos piden que tomemos conciencia y cuando ustedes se lo piden a sí mismos, es que tenemos un montón de puntos de atención. Muchas veces definimos nuestra experiencia por la resistencia. “No quiero disgustarlos, de modo que no haré esto.” “Me gustaría hacer esto, pero no tengo sensación de permiso.” O bien “si fuera y realmente disfrutara de esto, podría disgustar a otra persona”. ¿Alguna vez les pasó? ¿Han estado en esa situación? 

Entonces, ¿qué es lo que nos impide cómodamente y fluidamente, de manera móvil, muy fluida, decir “Esto es lo que quiero hacer por mí mismo”? En algunos casos es “¿quieren unirse a mí?” y en muchos otros casos es “me gustaría experimentarme a mí mismo creando para mí.” Otra pregunta sencilla: ¿Cuándo fue la última vez que hiciste eso por ti mismo? Podría haber sido hace diez minutos; podría haber sido hace un año. Toma conciencia: ¿eres capaz de ser muy fluido, estar muy cómodo, muy entusiasmado con tu deseo de crear cosas? 

Luego hay una segunda pregunta. Podría ser que dijeras, “sí, hago eso todo el tiempo” pero la segunda pregunta es ¿realmente lo haces todo el tiempo? ¿O haces simplemente algo con lo que te has conformado? “Oh, sí, tengo mucho permiso para ir al parque y pasear a mi perro. ¡Paseo a mi perro, me encanta mi perro!” Pero en cierto modo sería: ¿eres capaz de hacerlo a cualquier hora que se te antoje, en tus términos? Toma otra respiración.

A medida que estas oleadas de luz avanzan, hubo un cambio, allá por junio, donde hubo una búsqueda de oleada de luz que fue muy edificante. No todos experimentan necesariamente esta oleada de luz, pero esta oleada de luz es un potencial, es posibilidad, esta oleada de luz es una libertad para elegir moverse y ser fluido. Esta oleada de luz no exige nada, no pide nada, simplemente está presente para ser elegida. Es una oleada de luz muy significativa, está alterando un flujo de experiencias disruptivas, en el mundo de cada uno, y bastante en el mundo exterior. Ha llegado en los últimos pocos años, esta sacudida de disrupciones en 2015, 2016, fue bastante disruptiva, una estructura desorganizada empezando a interrumpir la estructura y empezando a permitir que muchas emociones internas que las personas contienen, limitaciones, falta de permisos, se empezaran a expresar, a avanzar en sus propios términos. 

Muchas personas se sienten muy restringidas en su capacidad de disfrutar de su vida. Todo eso ha estado en el interior de las personas, y esa interioridad en los últimos dos años ha hecho burbujas y subido a la superficie. Una gran parte de eso está saliendo del espacio de todos; cuando uno vive con eso no es nada divertido, pero se está yendo. Para aquellos de ustedes que juegan en Mastering Alchemy eso es clave, las emociones que aparecen, pero se están yendo de modo que uno no las aferra, no discute con ellas, no dice “¿por qué estás aquí otra vez?”. Sencillamente considera que se están yendo. Toma una respiración y deja que se vayan. Maravilloso cambio en el manejo de tus emociones, resentimientos, enojos y todo eso; se están yendo, no te aferres.

Pero estas oleadas, estas oleadas de junio, muy llenas de potencial. Un potencial no se define como una cosa; un potencial es lo que te gustaría hacer, cómo te gustaría hacerlo, cómo querrías experimentarlo. Pero verás, está allí ante la punta de tu nariz; no te requerirá, no se te impondrá, no se hará tan obvio que te obligue a elegirlo; está simplemente quieto. Y cuando el individuo empieza a observar las posibilidades y aceptar el concepto de la posibilidad, dos cosas vienen estructuradas en esta oleada. Una, que ese equipaje emocional empieza a disiparse, incluso con más rapidez, mayormente inconsciente para ti. Cosas que te han molestado en el pasado y que ya no existen dentro de tu espacio. 

Entonces este patrón disruptivo realmente permite que ocurra mucha limpieza, pero la posibilidad de esta oleada de luz realmente te permite subir un nivel, entusiasmarte con algo, decir “podría hacer esto” y en el proceso de elegir la posibilidad, una cosa que me ha fascinado al observar a los estudiantes en Mastering Alchemy es que desde junio han dicho una y otra vez: “tenía una pared de ladrillos frente a mí, pero yo creí en la posibilidad, avancé hacia la posibilidad, ¡y resultó que no era una pared en absoluto! De hecho eran ladrillos para construir la casa, no era una pared.”

Entonces, esta sensación de limitación, esta sensación de percibir “no está bien, voy a interferir con ellos, no les gustará, yo debiera, yo tengo que…” Si empiezas a avanzar hacia esta oleada de posibilidad, una de sus construcciones es ¿Cómo viene a ti? ¿Cómo empieza a suceder? ¿Cómo empiezas básicamente a tener lo que deseas por medio de entrar en la posibilidad? Esta pared de ladrillos es una resistencia, un aspecto del inconsciente, y en ese inconsciente existe un acuerdo que dice “Los voy a alterar, no estarán contentos conmigo, probablemente me equivoque si hago esto.”

Por favor, una respiración más, porque mucho está sucediendo aquí. 

Sin entrar en ello, por favor nota que vienen un conjunto de recuerdos, un conjunto de pensamientos. ¿Tu mente divagó hacia algo y simplemente dejaste de escucharme? Perfecto. ¡Sencillamente perfecto! 

Entonces este lugar de este acuerdo, en la sociedad, en cómo navegamos por este mundo tridimensional, este acuerdo que dice “no puedo”, o “tengo que esperar”, “primero necesito aprobación”. Otra respiración suave.

Teníamos una amiga que realmente quería tener una relación, de veras quería casarse, realmente quería tener hijos, realmente quería una relación, tenía la imagen de la alegría, el respeto, la dignidad, – realmente grandes palabras – en el libreto de lo que ella quería. Pero también tenía una imagen que decía “No confío en los hombres”. De modo que estaba en este constante tira y empuja, tira y empuja, dos pasos adelante, dos pasos atrás, tres pasos adelante, uno atrás. No había relación; no había hijos, sino esta continua batalla entre “yo debiera…” y “qué pasa si…” y “me gustaría pero tal vez ellos no…” Y finalmente llegó a un concepto que decía “¿por qué no voy simplemente a una cita y me divierto? Y si a mí me gusta y a él le gusta, podemos tener una segunda cita, y divertirnos.” Y la segunda cita llevó hasta la décima cita, y esta llevó a varios meses, y los meses terminaron en una boda. Y tuvieron hijos, y ella fue feliz. 

Todo lo que hizo fue reestructurar su concepto de “Me va a suceder en el futuro; me van a desaprobar o volverse contra mí, o me van a morder, de modo que no puedo”. Otra respiración. Estas respiraciones son realmente valiosas aquí.

Ahora, por favor nuevamente se recuestan en su asiento, si tienen los ojos abiertos se recuestan y cierran los ojos. Perfecto; no pueden hacerlo mal. Una linda respiración suave y tomen conciencia de sí mismos. Aquí mismo, concientes de sí mismos, no pensando realmente, algunas de esas imágenes o recuerdos que recién les señalé simplemente las dejan ir por un minuto, y solamente tomen conciencia de sí mismos sentados en sus asientos, por favor permitan que la vibración de la palabra “cómodo” se haga consciente para ustedes. Siéntanse cómodos.

Vuelvo: tomen tres respiraciones suaves, presten atención a la respiración entrando y saliendo, solo tres veces, tres veces es todo, presten atención. (10 segundos de pausa) Y luego, como suelo hacer en estas sesiones, también pido que tomen nota de tres conceptos: gustar de sí mismos – pongan atención en “me gusto”. Nada de segundos pensamientos, nada de discusión, solo lo que se sentiría si uno gusta de sí mismo. O lo que sería estar complacido consigo mismo. Siéntanlo por un momento. No lo haremos por largo tiempo, porque esto es trabajo avanzado, no vamos a hacer eso. Y si no, tomen “feliz”, simplemente “feliz”, sea lo que sea que eso signifique. Por favor, siéntanse cómodos, concientes de sí mismos, y “me gusto”. Y luego relajarse, dejar que los músculos del cuerpo se aflojen un poco. (10 segundos de pausa) Y tal vez ya se salieron de eso. 

Verán, aquí es donde aparece ese hábito, “Oh, sí que quiero esto, pero ya lo hice durante un minuto, de modo que regresaré y pondré mi atención en esas imágenes que él nos dio, porque, uh, sí que he hecho cosas así en mi vida. No me dan muchos permisos, no me aprueban realmente, sé que debiera hacer lo que se supone que haga”. ¡Me gusto! ¿Puedes distinguir aquí entre “se supone que yo haga…” y “me gusto”? Ahora bien, con esto estamos yendo a alguna parte, pero dos pasitos por vez. Me gusto, estoy feliz, complacido conmigo. Sentado en mi asiento, cómodo. (15 segundos de pausa) 

Estas oleadas de luz que ahora son muy silenciosas, llenas de potenciales, llenas de posibilidades, y funcionan de modo distinto de lo que ustedes jamás imaginaron, realmente es todo un libreto nuevo, un juego totalmente nuevo que se presenta, se coloca sobre la mesa para ser tomado. Realmente todo lo que hay que hacer es tomarlo. Tomen un par de respiraciones, siéntanse cómodos y gusten de sí mismos. Para la mayoría de nosotros eso es nuevo; un conjunto de conceptos interesantes, cómodo, complacido conmigo, consciente, me gusto. “Aquí todo eso suena muy bien, pero, verás, tenemos todos estos problemas”. ¿Lo ves? Eso es la mente racional, que sigue llevándote a “se supone que…”, a la resistencia, a la preocupación, a empujar en contra, a eso de “ah, no, no se puede confiar en los hombres”, “realmente quisiera pero, no, no”. El tira-y-empuja de la mente racional. Toma otra respiración.

Otra vez, voy a seguir trayéndote a esto, feliz, me gusto, posible. Complacido conmigo, tú eliges. Pero sentado en el asiento, tomo conciencia de mí. (10 segundos de pausa) Esto es una cuestión tonta de mi parte, pero solamente nota cuánto tiempo te lleva tomar conciencia de los dedos en la punta de tus pies. ¿Tuviste que mirar hacia abajo para encontrarlos, o estuvieron inmediatamente en tu conciencia? Si estuvieron inmediatamente ahí, felicitaciones. Aquí estoy, conciente de mí estando conciente de mí. Dedos de las manos, de los pies, nariz, aquí estoy. Sin pensar en nada, ¿puedes estar conciente de estar justo aquí? Ya sé que es tonto, pero ¿puedes? Nada de movimiento, solo tomar conciencia. Sí, está justo allí. ¿Y qué hay de tu codo izquierdo? ¿Puedes hacerlo sin moverte, simplemente tomar conciencia de que hay una nariz en la parte delantera de tu cara? Y ¿cómo te notas ahora? ¿Estás un poco más conciente de ti que antes de estas preguntas tontas? 

Simplemente nótalo, porque al notarlo te vuelves conciente de estar conciente, y eso te empieza a traer al punto central donde tienes opción, y podrías hacer resistencia o podrías estar en la posibilidad, en el potencial. Y no estás obligado a elegir, tampoco. Otra respiración.

Y otra vez noten si abandonaron el “me gusto” o todavía está allí. Son preguntas realmente simples, tomas de conciencia sencillas, lo que hacen es hacerte conciente de estar conciente, y entras en este lugar donde no hay movimiento sino potenciales. Hay oportunidad de elegir, y no se necesita elegir. Es un lugar maravilloso. 

Lo que sucede en este lugar, más todavía que cualquier otra cosa en este momento, es que al entrar aquí, mucho de ese “se supone que”, “no estoy bien”, “no tengo permiso”, “se van a disgustar conmigo”, “llevo mucha carga”, “qué anda mal conmigo”, todo eso simplemente empieza a disiparse en estas nuevas oleadas de luz.

Ahora bien, toma nota de ti en esa declaración: aquí estoy, conciente, cómodo, sentado en mi asiento, me gusto, no tengo nada que hacer realmente más que sentarme aquí y estar conciente de mí, teniendo el potencial de elegir y sin embargo sin necesidad de elegir. Toma nota del cuerpo, el concepto de comodidad. Mueve los dedos de los pies, los hombros, nota que el cuerpo se aquietó, que tiene menos tensión. Simplemente permítelo, no vayas en búsqueda de la tensión, porque ya no está allí al mismo nivel que antes.

Entonces, ¿cómo te aproximas a la creación? ¿Te aproximas desde el entusiasmo y la excitación, desde la posibilidad? ¿O lo haces desde la resistencia, la preocupación, el miedo? “Me gustaría, pero no sé, no sé…” ¿Tu hábito está evadiendo antes de que tomes una decisión? ¿O es una pasión sin freno que dice: “Vaya, hay un río allí abajo, y hace mucho calor, y… voy a saltar.”? ¿Puedes saltar? “Vine para nadar.” ¿Puedes saltar? “Vine para disfrutarlo. Vine para saltar. Podría lastimarme. Podría mojarme” Y sí, eso sucede. No. “Me gusto”. ¿Puedes notarlo una vez más? Lo que está pasando aquí es que, a medida que encuentras tu bienestar y empiezas a tomar conciencia de tu resistencia versus inconsciencia de la resistencia, empieza a hacerse consciente la habilidad de elegir, de poner ese hábito en su lugar. “¿Esto realmente me sirve? De hecho, siempre quise saltar desde esta roca. ¿Qué tal si lo disfruto? ¿Qué tal si es realmente excitante como pienso que sería? 

¿Qué tal si al saltar de la roca yo pudiera volar?” Oh, eso sería raro, pero es una posibilidad, un potencial. Una idea interesante. Verás, esa pequeña idea que interrumpió, se pega un poco, “¡Vaya, nunca había pensado en algo así! Nunca había pensado en eso antes; la próxima vez que venga voy a traer mis alas.” Potencial. Oportunidad. ¿Ves? Volar, en lugar de saltar hacia tu posibilidad. No es un concepto que normalmente se te ocurriría, incluso en tu mejor día.

Pero una de las cosas fascinantes respecto a estas oleadas de luz – tomen una respiración – es que están llenas de potencial. No se parecen a los conceptos que ustedes hayan tenido en su percepción conciente antes. Son aspectos expandidos de percepción conciente, y de consciencia. No juegan por las mismas reglas. No tienen limitaciones; no hay debieras o no se debe, no hay nadie que diga que no puedes. La oleada de luz está simplemente disponible para ti en esta cómoda percepción conciente de “me gusto”. Y allí está la posibilidad de saltar desde la roca, que siempre quisiste, pero “me dijeron que no puedo, que podría lastimarme”. Estás de pie al borde de la roca, llegaste hasta allí; ¿el vaso está medio lleno o medio vacío? “Me deslizo hasta el borde, quiero mirar, pero tengo miedo de caerme” O bien, el vaso medio lleno, “Siempre quise llegar al borde de esta roca y mirar esas hermosas aguas, solo son tres metros hasta abajo. Salto.” Otra respiración. 

Lo que sucede aquí es que empiezas a perder los imanes, los debiera, los “tengo que”, “si lo hago me podría lastimar”. Eso es una gran carga magnética. Ni siquiera recuerdas quién te dijo, pero aún está allí diciendo que te podrías lastimar. Pero, ¿qué tal si no te lastimaras? ¿Qué tal si disfrutaras de una posibilidad superior?

Esta nueva oleada de luz no solo está estructurándose y estructurando el potencial para saltar y disfrutarlo, sino también está presentando la oportunidad para saltar y volar. Sí, metafóricamente. Pero en realidad siempre es por encima y más allá. Avanzas hacia eso y obtienes 1 + 1 = 10. Opciones múltiples de potencial creativo.

Una respiración más, por favor. Nada que hacer, solo estar sentado, “me gusto”, tengo dedos en las puntas de los pies. (15 segundos de pausa) No todos los seres tienen dedos en los pies, ya sabes, de modo que podrías considerarte feliz, tienes dedos en los pies. ¿Puedes estar feliz con el concepto más simple, más tonto? (20 segundos de pausa) Toma nota de tres respiraciones muy suaves, y siéntete cómodo, no hay esfuerzo. Inhalar, observar esa inhalación, y luego exhalar de modo circular, como que la exhalación se convierte en otra inhalación y la inhalación en exhalación. 

Simplemente estar en este espacio con esta consideración de posibilidades. ¿Qué tal si…? ¿Qué tal si esas cosas que siempre quise y que ya tengo olvidadas, qué tal si yo pudiera saltar de esa roca? Zambullirme en el agua, sentir la excitación de “¡lo hice!” ¿Recuerdas, en la infancia, “no puedo, no puedo, no puedo”? Y luego lo hiciste y todos los “no puedo” desaparecieron de tu conciencia, no recuerdas la hora que estuviste parado al borde la roca para ir al agua. Otra respiración.

Ahora pon tu atención en la sensación de resistir. No de resistirse a algo en particular, sino algo que puede que conozcas. Conoces gente que en ocasiones se resiste. Tienes experiencias. Por favor nota cómo se siente la resistencia. No te revuelques en ella, simplemente “ah, allí está”. Y luego, cámbiate a me-gusto, complacido conmigo, feliz. Pon tu atención allí mismo donde has estado un rato sentado. Simplemente me gusto, o lo que elijas. Siente esa sensación. Y luego toca en la resistencia otra vez, siente la sensación de resistencia. Y luego, de vuelta a me gusto. Realmente siéntelo, absórbelo, nótalo. No lo animes, solo siéntelo. Y luego toma conciencia de la sensación, el sentimiento, la emoción de resistencia. Y al tomar conciencia de la resistencia, simultáneamente toma conciencia de me gusto, complacido, feliz, lo que elijas. Permanece en el me-gusto y más o menos pon el dedo sobre la resistencia. 

Notarás que no puedes estar en los dos al mismo tiempo en este nivel de percepción conciente. Es un interruptor, puedes ponerte con tu atención en uno, o puedes moverte al otro, feliz.

Aquí hay otro valor: ¿podrías por favor estar feliz y también decidir estar conciente de la sensación en un nivel un poco diferente que recién señalé, en que puedes sostener ambos? Pero para hacerlo, surge la palabra “neutral”, es como no estar enganchado, aquí está “feliz”, la sensación de feliz, y aquí está la resistencia, y tengo la sensación de resistencia. Pero notas que para hacer ambos, la resistencia no tiene carga. Es como “sí, siento la resistencia” pero no estás resistiéndote a algo, es solo la vibración. Y luego, un poco más feliz, y luego la conciencia de resistencia. Cambiaremos un poco las palabras: por favor, siéntete feliz y por otro lado toma nota de la resistencia. Siéntete feliz (o lo que elijas), y luego simultáneamente toma nota de la resistencia. 

Verás; este es un asunto grande en diversos sentidos, porque tú estás naturalmente feliz, no necesitas practicarlo, solo llevar la atención a eso, porque “feliz” es un estado natural de ser. La resistencia no lo es. Yo puedo tomar conciencia de la resistencia, pero elijo no estar en resistencia. Juguemos otra vez: feliz es un estado natural de ser, estoy feliz, no tengo que trabajar en eso o construirlo. La resistencia no es un estado natural de ser en este nivel en que jugamos; tengo conciencia de ella, la veo, la siento, pero no estoy en resistencia. No estoy resistiéndome a algo; simplemente estoy enterado de lo que es la resistencia. Y estoy feliz. Pueden ser ambos, notar ambos: estoy feliz y a la vez estoy conciente de la vibración de resistencia. Y yo no estoy en resistencia. 

Por favor, toma una respiración, y siéntete feliz, y conciente de la resistencia, y en tu propio concepto, simplemente descargar a tierra la resistencia, permitir que la resistencia se disipe. Oh, diré esto: justo en este espacio del corazón donde me gusto, la resistencia no puede existir, no puede coexistir con me gusto.

Toma nota del me-gusto. La resistencia empieza a estar en otra percepción, simplemente no tiene toda esa potencia, no tiene esa configuración inconsciente. Ahí está, es la resistencia, y se está disipando en la presencia del amor. En la presencia del me-gusto, del estar complacido conmigo. Mira la resistencia y solo deja que se disuelva, se descargue a tierra, se vaya.

Ahora llevémoslo a otro lugar. Hagámoslo simple. Me gusto. Encuentren ese lugar cómodo, estoy consciente, estoy aquí sentado en el me-gusto por un rato, y hagámoslo simple. ¿A qué te resistes en la vida? ¿Dónde hay algo que se interpone en tu camino, que si no lo tuvieras en tu camino podrías sencillamente avanzar hacia tus posibilidades? Avanzar hacia una pasión, hacia un entusiasmo. Solo nota esta cuestión, no te aferres, solo nota; “me resisto a pedirle un aumento a mi jefe”, “me resisto a decirle a mi esposo que me voy dos días a la playa sola”. ¿Dónde estaría esa resistencia de “no puedo, se va a disgustar”? Hazlo simple. El mismo proceso: me gusto. Este es un espacio del corazón, me gusto. Es fácil, suave, cómodo. Es un estado de ser. Esta resistencia a ese asunto, simplemente nota tu resistencia. No te metas en ella, no discutas con ella, no la racionalices, no le des un montón de poder. En estas nuevas oleadas de luz, esto simplemente se empieza a disipar. 

Entonces, puedo ver la resistencia, sé cómo se siente, pero no estoy dentro de esta resistencia. Estoy enterado de ella, me gusto y estoy justo aquí, como la resistencia, pero puedo permitir que se disuelva.

Algunos de ustedes pueden jugar con la rosa, y hacerla explotar, pero en este momento simplemente asuman el me-gusto y recuperen su autoridad que estaba en la resistencia. Obsérvenla: empieza a disolverse, se va. No piensen. Simplemente se va. Me gusto. Noten la sensación de gustar de sí mismos con este nivel de resistencia que realmente va desapareciendo de su realidad. Cómodo. Simple. No hay tira-y-empuja, no hay discusión, no hay resistencia. Interesante. 

Luego permitan que el me-gusto esté más presente, tal vez una sonrisa, no la fuercen, pero una sonrisa, cómodos. (10 segundos de pausa) Y también aquí está una sensación de ser dueño, es como una titularidad, “este es quien yo soy; estoy feliz, cómodo, estoy respirando, existo, aquí estoy.” Y simplemente permite que esta percepción de me-gusto sea el punto central. ¿Hay otras cosas en tu vida contra las que empujas o a las que te resistes? Probablemente. Pero en este momento no son tan importantes. Desde este espacio, empiezan a disolverse. (10 segundos de pausa)

Cuando entras en tu creación desde la resistencia, suele suceder que no llegas a tu creación. Pero en este me gusto, tal vez un espacio difícil pero muy simple, no lo tomes como difícil, es simple, me gusto. Otra linda respiración suave. Estas oleadas de luz están haciendo posible lo imposible. Este nuevo conjunto de oleadas que empiezan a aumentar este mes a medida que llegamos al equinoccio, el equinoccio va a crear un punto de equilibrio. En este período de tiempo, el equinoccio, relacionado con el sol que está dirigiendo en gran parte este juego, – tema para otro día – vuelvan al me gusto, oigan esto desde el me-gusto. En este equinoccio, esta oleada de luz que llegó en junio será amplificada porque estará en un estado neutral de equilibrio por el equinoccio. Equilibrio. Es otra manera de pensar, cuando tiro al aire la pelota, subirá y subirá y luego hará una pausa en perfecto equilibrio. No más movimiento hacia arriba, no se mueve hacia abajo; equilibrio perfecto. Todo queda suspendido en ese momento de perfecto equilibrio.

En este espacio me-gusto, al traer a la resistencia a tu toma de conciencia, pero sin meterte en ella, sin discutir con ella, ni ser eso, es simplemente que no tiene valor. Toma nota de tu cuerpo, porque mucho ha cambiado en los últimos 57 minutos. Me gusto; nótalo, rueda en ello. Pero ¿podrías tomar una decisión? “Conscientemente estoy disfrutando de este me-gusto. Hay calma, facilidad.” Empiezas a aproximarte a palabras muy interesantes que están en tu vocabulario. Gracia, maestría, facilidad, tres vibraciones enormes que no existen en un espacio tridimensional. Solo se habla de ellas, pero no se viven. Aquí, me gusto, entro en esta oleada de luz, de posibilidades. 

Las palabras como gracia empiezan a tener una definición. Maestría empieza a ser un disfrute de perfeccionar algo que te encanta hacer. Sin limitaciones. Me gusto. (10 segundos de pausa) Esto es un cambio, es una transición, un lugar donde el equipaje que cada uno carga simplemente empieza a disolverse, disiparse, hacer corto circuito, desaparecer. 

Es en esta facilidad, este me gusto, esta comodidad, nada que hacer, no hay que ir a ningún lugar, nada está roto, nada que reparar, solo sentarse aquí un momento y considerar la idea de volar al saltar de esa roca. ¿Cuándo fue la última vez que soñaste con volar? Oh, es muy real este espacio de volar. Será posible… no en el futuro de corto plazo, pero saltar de esa roca y volar es posible.

¿Cuál es tu roca, de la que te gustaría saltar y sobresalir en alegría, y crear? (10 segundos de pausa) Una suave respiración y, sin esfuerzo, toma conciencia de ti, y permite que tus ojos se abran con la respiración; no veas nada, quédate aquí, la habitación está aún allí, no hagas foco en nada, no mires nada, solo simplemente disfruta de ti al abrir los ojos. Sigue sosteniendo esa sensación, me gusto. Esto está bueno. Y sin ningún esfuerzo, nota si tus dedos todavía están en la punta de tus pies. ¿Están aquí? ¿Está la sonrisa en algún lugar cercano? Me gusto.

Otra respiración. Llegamos a un punto de detención, pero tú no te detengas; no hay razón para cambiar esto. Esto es una introducción; no como suceden normalmente las introducciones, sino que es una apertura hacia algo que está por suceder, que está sucediendo, y que se va a volver mucho más consciente para ti. Fíjate si puedes anclar esta configuración, esto de sentarte en tu silla y respirar y me gusto, y notar que la resistencia empieza a disiparse más y más.

Seminario online de Jim Self – Septiembre 2018
Conferencia y meditación guiada
http://www.masteringalchemy.com
Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro
http://www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar
Nota de traducción: en inglés existen dos palabras distintas, “conscious” y “aware”. Conscious se traduce como consciente. La palabra aware también se traduce como consciente, pero en realidad significa darse cuenta, notar, enterarse, que no es exactamente lo mismo. No hay una palabra especíica que marque la diferencia. De modo que yo he adoptado para “aware” la traducción “percepción conciente” (conciente sin sc)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s