El Sonido es Vibración, nuestras palabras también

945995_10151873209696095_782402448_n

 

El poder de la palabra . El sonido es vibración. En los seres humanos se reconoce como sonido a las vibraciones(1) que oscilan en una frecuencia(2) comprendida entre 15.000 y 20.000 hercios(3), puesto esta frecuencia puede ser percibida directamente por el oído interno. 

Sin embargo, el sonido abarca una amplia gama de frecuencias que el oído humano no puede percibir. Las que se encuentran por encima de los 20.000 hercios se denominan ultrasonidos. Toda partícula en el universo vibra a determinada frecuencia, por tanto es una forma de sonido. Lo que percibimos como sólido, líquido o gaseoso, no es más que la misma materia vibrando a diferentes frecuencias. Por tanto el sonido es una frecuencia alta de vibración en comparación con el cuerpo humano, esto quiere decir que el cuerpo humano es una vibración o sonido “condensada”, es decir, vibrando a una frecuencia mucho más baja. 

Esta comprensión técnica y un poco confusa para algunos, es necesaria para que las personas puedan comprender la manera como el sonido afecta directamente la materia. Esto incluye a nuestro cuerpo físico. Si todo el universo es sonido vibrando a diferentes frecuencias, las frecuencias mas altas tienen una tremenda influencia sobre la materia. Un ejemplo de esto es la voz de una cantante de opera que al entonarla a la misma frecuencia del cristal, hace que este se rompa. Según la física dos frecuencias iguales se anulan. Otro ejemplo, es cómo el sonido de los aviones puede afectar las edificaciones cercanas a un aeropuerto, rompiendo los vidrios de las ventanas y creando grietas en las paredes de las casas. 

Es indiscutible que el sonido afecta la materia. Ya desde la época de Napoleón, el científico alemán Ernst Chladni, conocido como el padre de la acústica, impresionó al emperador creando formas mediante el uso del sonido. El experimento se hacia colocando arena en un plato, el cual se situaba sobre un pedestal. Luego pasó el arco del violín sobre el borde del plato. La arena reaccionó al sonido moviéndose y agrupándose en preciosas formas geométricas. 

Según la Biblia, los antiguos israelitas conocían muy bien el poder del sonido. La historia cuenta que durante el sitio de Jericó, los sacerdotes emitieron un fuerte sonido con una especie de trompetas, lo cual ocasionó que los muros de la ciudad se derrumbaron. Evidentemente, los sacerdotes debieron conocer la frecuencia a la que vibraban las moléculas de los muros y crearon un sonido de una frecuencia idéntica. Esto es similar al ejercicio de romper copas de cristal por medio de la voz. 

El sonido en la historia y la religión 
El estudio de los efectos del sonido es en realidad una de las ciencias más antiguas de la humanidad y esta registrada en las grandes religiones. En la tradición cristina, judía y musulmana, las cuales comparten el Génesis, se dice que Dios utilizó el poder del sonido para crear el universo. Según ese libro Dios “dijo”, es decir pronuncio la palabra “Haya luz” e inmediatamente “La luz se hizo”. Esto se asemeja a la teoría moderna sobre el origen del universo: el big bang. En esta teoría se describe el origen de todo a partir de un punto que explosionó. Lógicamente, esto debió estar acompañado o precedido de un gran sonido. 

En el primer capitulo del libro de Juan –en el nuevo testamento- leemos: 

1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 
2 Este era en el principio con Dios. 
3 Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. 

Estas líneas apoyan la idea de que todo fue creado por medio del poder del sonido. “Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.” esta frase magistral nos está diciendo que nada pudo haber sido creado sin el uso del sonido. Por tanto, todo lo que vemos en el universo es sonido a diferentes frecuencias, nosotros somos sonido condensado o solidificado. 

En la tradición Hindú –que es de una tradición más antigua que la judeo-cristiana- los Vedas, su libro más sagrado dice lo siguiente: 

“Y al principio fue Brahma, con quien estaba la palabra”, y fue el sonido (mantra) OM el medio por el cual se creó el universo. 

El Hinduismo habla del poder de los mantras o palabras sagradas, cuya repetición (frecuencia) puede alterar el estado de conciencia de las personas, e incluso, generar cambios físicos como sanaciónes y milagros. El sonido ha sido ampliamente usado en todas las culturas antiguas como un medio para comunicarse con el Ser superior y para lograr sanaciónes; desde Australia hasta sur, centro y norte América el sonido ha sido una fuente de estudio místico y religioso. 

En la antigua Grecia Apolo era el dios de la música y la sanación. Había templos donde se sanaba a las personas por medio del sonido, armonizando tanto el cuerpo como el espíritu. Los sacerdotes egipcios, quienes también eran músicos, utilizaban el sonido para equilibrar los centros energéticos del cuerpo humano. La tradición mística islámica, conocida como Sufismo, llama al sonido “Ghiza-I-ruh” (“alimento para el alma” ) y lo utilizan de una forma muy variada y con múltiples aplicaciones para sanar distintas dolencias y restablecer el equilibrio de la persona. La música y el baile son utilizados para alcanzar estados alterados de conciencia que permiten contactar con el Ser Supremo (Alá). Los budistas tibetanos afirman que cada cosa tiene su sonido y que este depende del estado del ser y de la cosa que produce el sonido. Ellos afirman que un maestro del sonido puede dar vida o quitarla, dependiendo de la manera como lo use. 

En las antiguas escuelas de misterios de la India, Grecia, Egipto y Roma el sonido era una ciencia que se estudiaba profundamente, ya que este era considerado como la principal fuerza causativa del universo. Los sacerdotes y místicos de la época eran a su vez músicos, astrónomos y científicos. Ellos percibían el universo como un todo integral que había que entenderlo uniendo sus diferentes aspectos.

Un ejemplo muy famoso de esto es el de Pitágoras (aprox. siglo VI a.C.) quien es conocido ampliamente como filosofo y matemático. Sin embargo, gran parte de su tiempo lo dedicó al estudio del sonido. Creó su propia escuela en Crotona donde enseñaba los secretos de la elevación de la conciencia y de la sanación por medio de la música. Llamó a su método “medicina musical”. 

Demostraciones practicas del poder del sonido 
Como hemos visto, desde tiempos remotos se han estado demostrando los efectos físicos del sonido sobre la materia. En el siglo XX han surgido numerosos estudios e investigadores que se han interesado en este tema. Uno de ellos es el científico suizo Dr. Hans Jenny quien construyó una máquina que reproduce las imágenes del sonido. El nombre de su investigación es Cymatis. En ella demuestra como los cristales de arena dentro de un plato, reaccionan formando intrincadas figuras geométricas ante la exposición a diferentes tonos de sonido. Esta investigación ha demostrado que para cada frecuencia de sonido existe una forma correspondiente. Las figuras que adopta la arena en sus experimentos son increíblemente parecidos a los mándalas con los que los Budistas tibetanos representan al cosmos. 
A continuación veremos algunas imágenes logradas por medio de este método:
Otro ejemplo de esto son las investigaciones de Alexander Lauterwasser, importante investigador moderno de fenómenos sonoros. Él ha logrado fotografiar diferentes figuras las cuales se forman sobre una base de agua al aplicar diferentes frecuencias de sonido.(4) 
Es increíblemente asombroso como a través de inducir mecánicamente estas vibraciones sobre el agua, se pueden reproducir las formas y patrones de la naturaleza de una manera tan precisa. 
La combinación de figuras de Alexander Lauterwasser y las fotografías de flores de Alfred Bast, ilustra esta asombrosa concordancia de formas en la naturaleza, plasmadas en el calendario Weleda 2006:
Por otro lado, la geo-bióloga americana Christan Hummel ha encontrado una aplicación más práctica del sonido para elevar la vibración del entorno y descontaminar el ambiente. Ella viaja por el mundo entero demostrando la manera de equilibrar nuestro planeta por medio del sonido. En los lugares donde ella ha estado ha hecho que las ballenas y los delfines regresen después de haber estado ausentes por mucho tiempo debido a la contaminación y al desequilibro de la naturaleza causados por el hombre. 
Sonido Esta interesante mujer utiliza un aparato al que denomina “armonizador”, el cual emite determinada vibración que reestructura las moléculas a su alrededor haciéndolas recuperar el equilibrio. Esta unidad trasmisora consiste en un simple objeto geométrico de cobre enroscado que actúa como una antena.

Según Christian: “El canto de los pájaros provoca el mecanismo de floración de las plantas. El croar de las ranas, saltamontes y otros insectos contribuye de forma vital a la sinfonía de Gaia, provocando la lluvia. El sonido de los delfines es el responsable de los patrones de crecimiento de las barreras coralinas ” Según Christan existe una “matriz bio-acústica” o envoltura sónica de los ecosistemas, que está formada por los sonidos que emiten los animales e insectos de la región. Estas emisiones sónicas serían necesarias para mantener la salud del ecosistema, armonía que el hombre también puede ayudar a mejorar con la emisión de determinados sonidos. “El sonido es la fábrica de vibración subyacente que crea los patrones de luz que vemos a nuestro alrededor. Con los sonidos, por lo tanto, podemos reordenar esta realidad circundante”. 
La ciencia moderna también ha utilizado el poder del sonido para aplicarlo a la física la química y la medicina. El ultrasonido es la base de los sonares usados en los submarinos. Esta tecnología aplicada en la medicina permite la obtención de ecografías y la destrucción de cálculos renales y otros tejidos dañinos. 
Las aplicaciones del sonido son muy variadas y pueden conducir a mejorar o a dañar nuestro mundo, dependiendo del uso que le damos en un momento dado. 

Notas: 
(1) Vibración: (u oscilación). Es un movimiento repetitivo en torno a un punto central. Ejemplo el movimiento del péndulo sobre su eje es una oscilación continua. 
(2) Frecuencia: Es el número de ciclos por segundo o repeticiones en una vibración. 
(3) Hercio: es la unidad de frecuencia que corresponde a un ciclo por segundo. 
(4) Su experimento funciona de la siguiente manera: prepara una base sólida, como una tabla. Sobre esa base coloca un recipiente con agua. Por encima se coloca una cámara en posición cenital. Cuando se inducen ondas sonoras en la base sólida, las vibraciones llegan a la superficie del agua, generando una figura determinada.

Fuente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s