Ser la Medicina

 
“El curandero se gesta a si mismo, se crea a si mismo ; también puede destruirse a si mismo y destruir a los demás si su alma no está iluminada.”
Aquí es donde está el paraíso y es aquí donde puede estar el infierno, pues tu los construyes a partir de tu decisión, de tu sentimiento, de las emociones que desees sentir, es por eso que no queda otra opción que hacerte cargo de tu vida.
El hombre es el dueño absoluto de si mismo, y por dueño entenderás, el ser creador de tu vida, el único que la vive y lo único que tendrás para ofrecer. Eres el que dicta las leyes en tu universo, y entiende como tal, lo que está de tu piel hacia adentro.
Partes de una base creada inconsciente para luego crear a conciencia. El mayor don dado por el Espíritu es el libre albedrío, en verdad vivirás para poder desarrollarlo, luchando contra todos los condicionamientos que aceptas imponerte desde tu conciencia de miseria.
La plenitud de tu libertad será cuando te hagas dueño de tu propia muerte, quitandole esa potestad al destino, karma o cualquier otra forma de determinar tu futuro, que no sea tu decisión.
Un curandero tiene que tomar decisiones al instante, no puede dudar porque tiene que enfrentarse continuamente con la muerte, no hay lugar para especulaciones, vacilaciones o intelequias mentales; actualmente las personas van en contra de la unidad, vivencian y dan parcialidades; en la cosmovisión nativa de todos los pueblos del mundo, un creador antes de ser corpóreo fue buscando otros espíritus, ensoñando otros espíritus para luego hacerlos corpóreos en este universo, con el movimiento formando parte de todo esto : espíritu-ensueño-materia.
Se entiende la Unidad Absoluta; no se discute la presencia de lo masculino y femenino, no hay competencia cuando hay conciencia de unidad. En este Sentir la vida, nunca puedes sentirte solo porque hay vida rodeandote aunque eso que te rodea te cause dolor o placer, requiera esfuerzo o simplemente se de. Eso es parte tuya y está haciéndote crecer.
Esta dimensión en la que estamos viviendo requiere de un Espíritu, un Alma y un Cuerpo que siendo uno se manifiestan, proyectan y perciben de distinto modo y forma; pero no puedes sobredimensionar ese modo y esa forma de manera que se cree una división que desarrollará competencia, aislamiento y miseria.
En la conciencia de unidad no existe el “ellos” o “nosotros”, solo existe el “todos”, la Totalidad.
Así como la Tierra no es distinta del Sol, solo se manifiesta en forma diferente como aspecto femenino del Espíritu Creador; tu mismo eres el aspecto humano encarnado de ese mismo Gran Espíritu.
Un curandero es consciente de esa unidad y divinidad desde la que se proyecta ,y obviamente tiene lo que pretende dar: tiene salud, vitalidad y felicidad, armonía y amor, equilibrio; tanto él como su entorno. Se conecta a ti desde la salud, su salud, invitándote a transformar tu enfermedad en un satisfactorio estado de bienestar.
Si en algún caso el curandero se come la enfermedad, no la deja dentro de su cuerpo, la expulsa rápidamente o simplemente la digiere para que no afecte su cuerpo y alma ni tampoco a su familia.
Todos venimos a esta vida con una misión que cumplir: la primera misión es Iluminarnos, y nos iluminamos al ser felices, al aceptar esta vida terrestre sin conciencia de miseria, siendo radiantes.
Luego de ser feliz recién puedes compartirla.
Como es en el mundo material es en el mundo espiritual.
Las cosas malas no suceden por karma, sino porque tu lo determinaste así; porque en ese instante no tuviste la fuerza, la decisión de cambiar instantáneamente, de dar vuelta las cosas, las situaciones; debemos ser cazadores de nosotros mismos viviendo el presente intensamente.
No tienes que demostrar ser feliz, tienes que ser la felicidad, tienes que vivirla; y si tienes que sufrir vive ese sufrimiento intensamente, tienes que ser el sufrimiento . . . y luego desprenderte, dejarlo partir y enfrentarte a la vida, porque ella, es lo único tuyo, nada mas te pertenece, nada , ni tu esposa, ni tus hijos, solamente tu vida.
Un curandero no puede tener piedad, la piedad mata; es una sutil forma de vanidad y orgullo que elimina a la mayoría de sanadores y curanderos. Si tienes piedad es porque te crees superior al otro, y por eso a veces haces mas de lo que te corresponde y te haces cargo de problemas ajenos.
Lo primero que hace un curandero es desparasitar. El pone su medicina y se retira, haces lo que tienes que hacer con total decisión y seguridad , retirándote sin esperar una devolución ni comprobar nada. Tienes que evitar que tu ego vaya de la total inseguridad a que se infle de soberbia y contamine tu ser, ensuciando tu alma.
La calma esta cuando no te sorprendes de tu Poder.
Publicado por
Con todo amor 
se los transmito
Dannys.

http://medicinaaborigen.blogspot.com.es/2011/08/ser-la-medicina.html

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s