Meditación para Activar y Anclar en la Tierra el Portal 12:12

He preparado esta meditación para
celebrar la apertura y el anclaje del Portal 12:12, que tendrá lugar el
próximo miércoles 12 de Diciembre, un día Espejo Eléctrico Blanco y la
última jornada de la Luna Entonada del Pavo Real.
Puedes hacer esta práctica en grupo o
en solitario, como quieras o puedas porque, en cualquiera de los casos,
los millones de personas en toda la Tierra que ese día meditemos, para
recibir y dar la bienvenida a las nuevas energías de la Luz Divina, que el
12:12 harán su entrada triunfal en nuestra dimensión, facilitando así
nuestro salto dimensional, estaremos unidas en una sola mente, un solo
corazón, una sola alma y un solo espíritu, esos que desde hace eones de
tiempo se están preparando para que, aquí y ahora, podamos cumplir el
compromiso que entonces adquirimos, en ese lugar del que tod@s
procedemos: la Casa de Dios/Diosa/Todo Lo Que Es, nuestro verdadero
hogar, en los confines del Universo, en las estrellas, en el infinito y más
allá.
Además de dedicar un tiempo a la
meditación en sí, puedes también, a lo largo del día, pensar en sus pasos
principales, para fortalecer de este modo el anclaje de las energías de la
Luz que lleguen. Recuerda que sólo con albergar y hacer crecer la Luz
en tu interior, ya estás anclando pilares de Luz por dondequiera que vas.
Aunque no hagas otra cosa, este acto de alimentar e irradiar luz es ya,
en sí mismo, una inmensa influencia positiva y un acto enormemente
sanador, para ti, para quienes te rodean y para el Universo en su
conjunto. No hace falta más. Si tod@s lo hacemos, ten por seguro que el
planeta y el Cosmos entero brillarán gracias a nuestra Luz. La Vida Una,
eterna, inextinguible y mutable, se encargará de que así sea.
Puedes comenzar el día haciendo la
Plegaria Maya a las Siete Direcciones Sagradas, de José Argüelles y
terminarlo con la Gran Invocación, de Alice A. Bailey. Las dos están al
final de la meditación.

Para hacer la meditación, dedica
primero unos minutos a serenar tus emociones, calmar tu mente y
relajar tu cuerpo. Respira varias veces profundamente y, a continuación,
céntrate durante unos minutos en la respiración, que se irá haciendo
más lenta, rítmica y pausada a medida que la relajación física, la calma
mental y la serenidad emocional aumenten. Cierra los ojos para facilitar
la mirada interior, ponte en manos de tu Yo Superior y déjate llevar con
suavidad por él.

A continuación ánclate a la Tierra a
través de los chacras que hay en la planta de los pies. Luego ánclate al
Cielo, al Universo, a la Divinidad, a través del chacra de la corona. De
este modo estarás bien sostenid@ por la tierra y podrás trabajar
tranquilamente con las energías superiores. Después céntrate en el
chacra del corazón, permítete sentir el amor infinito que anida en él y
pide, con la fuerza de tu intención, que ese amor puro y sanador te rodee
y acompañe durante toda la meditación.
Ahora, haz un repaso, por si aún tienes
alguna cadena que soltar, alguna venda que destapar, alguna persona
con la que reconciliarte, algún pensamiento, emoción, actitud,
conducta… que limpiar. Si es así, aprovecha este momento para
liberarte por completo y dejar marchar con amor y gratitud lo que ya no
tiene una función evolutiva en tu vida. Recuerda que la reconciliación,
más que con el perdón en sí, tiene que ver con abrazar e integrar en
nuestra alma todo lo que fuimos, pensamos, hicimos, sentimos,
dijimos…, en ésta o en otras vidas, dejando a un lado los juicios, los
sentimientos de culpa, los reproches…, y centrándonos únicamente en
reconocer todo lo vivido como propio, como una experiencia de
aprendizaje y de desarrollo hacia una conciencia superior. Tod@s, como
Artesan@s de la Luz que somos, estamos aquí para aprender y hemos
pasado por la mentira, el abuso, la manipulación, la violencia, la
pereza…, y por eso precisamente nos hemos convertido en Artesan@s
de la Luz, porque jamás perdimos la confianza, la esperanza y la fe de
que podíamos hacerlo mejor y convertirnos en los seres divinos y
luminosos que en verdad somos.
Una vez hayas liberado las cadenas y
soltado las ataduras, envíalas a la Fuente para que se transmuten en
algo positivo y visualiza después una columna de luz dorada que baja del
cielo y llena todos los huecos dejados por las energías que acabas de
liberar. Acuérdate de que eres Luz y Amor y que en Luz y Amor te has de
convertir. Aprovecha también este momento de liberación para dar las
gracias a todas las personas, conocidas y desconocidas, que en los
últimos tiempos, y especialmente en este año 2012, se han marchado del
planeta, para ayudarnos a l@s demás en el proceso de transmutación y
ascensión por el que estamos pasando. Y agradece también su
presencia a todas las que han nacido, nacen y nacerán de aquí en
adelante, porque traen consigo, perfectamente instaladas y vivas en su
ADN las nuevas energías, ayudándonos así a recordar y a despertar las
nuestras.
En este momento, perfectamente
anclad@ a Gaia y a Dios/Diosa/Todo Lo Que Es, con todo tu ser libre,
limpio y lleno de amor, entrelaza tus manos a la altura del chacra del
plexo solar y visualiza, piensa, imagina o siente que sostienes en ellas a
la Tierra, a nuestro maravilloso y vivo planeta azul. Manteniendo la
respiración profunda y pausada, sin abrir los ojos, acaricia a Gaia varias
veces por todos sus costados… Siéntela palpitar entre tus manos y nota
cómo su latido es el mismo que el tuyo, cómo su corazón y el tuyo, tras
unos minutos de comunicación con ella, laten al unísono, como si de un
único corazón se tratara.
Ahora, mientras continúas acariciando
a la Tierra, visualiza, imagina o piensa el planeta a su tamaño real y
cómo, desde el centro de su corazón, se abre una puerta que deja salir a
un precioso dragón de color violeta, con destellos plateados en su piel y
sus escamas. El dragón te saluda al salir y a continuación se dirige hacia
el Polo Sur, desde donde empieza a dar vueltas alrededor del planeta, de
abajo arriba, de atrás hacia delante, de izquierda a derecha, y también a
la inversa, quemando, con el fuego transmutador que sale de su boca,
toda la energía densa que rodea a la Tierra. El dragón violeta no deja
rincón alguno, por pequeño que sea, sin transmutar con su fuego
abrasador, un fuego que, no obstante, no quema, sólo absorbe y
transmuta lo que es necesario, dejando indemne todo lo demás. Cuando
ha terminado su trabajo y ha dejado el planeta perfectamente limpio de
densidad, da un último coletazo y suelta cualquier energía de baja
vibración que haya podido quedar impregnada en su piel. La energía
liberada se convierte entonces en una gigantesca bola de luz, que
empieza a subir hacia el espacio, desapareciendo poco después. Una
vez hecho su trabajo, el dragón te saluda de nuevo y vuelve al centro de
la Tierra para descansar, hasta que su presencia sea de nuevo
requerida.
En este momento, sin dejar de
acariciar a la Tierra con tus manos ni de visualizarla a tamaño natural,
visualiza, piensa, imagina o siente cómo una hermosa paloma blanca, de
un blanco brillante y luminoso, adornado con destellos dorados en sus
plumas, empieza a bajar desde el Centro Galáctico. Es la Paloma del
Espíritu Santo, que baja directamente del corazón de Dios Madre y
Padre. Trae en su cuerpo las energías sutiles y cósmicas de la Luz
Divina, que suelta con su aleteo constante, comenzando por el Polo
Norte y rodeando desde allí todo el planeta, de arriba abajo, de delante
hacia atrás, de derecha a izquierda, y también a la inversa. Esta paloma
va soltando a su paso millones de estrellas doradas, que brillan y llenan
de luz todos los rincones del planeta, hasta convertirlo en una esfera
dorada y luminosa que destella luz a todos los rincones del Cosmos.
Después, la paloma vuela hacia lo alto del cielo, desde donde continúa
derramando polvo de estrellas.
Ahora visualiza alrededor de Gaia una
gran cadena humana formada por mujeres, hombres, niños y niñas, de
todas las edades, procedencias, condiciones, color de piel, raza… Las
diferencias ya no existen ni importan, lo verdaderamente importante es
el cambio dimensional al que estamos accediendo, que es uno y el
mismo para tod@s. Aquí ya no hay pueblos elegidos o, dicho de otra
manera, tod@s somos l@s elegid@s, porque tod@s hemos sido
llamad@s e invitad@s a esta fiesta planetaria y cósmica. Y tod@s,
puesto que estamos aquí ahora, aceptamos la invitación y decidimos
acudir a la fiesta, con el mejor de nuestros vestidos: la Luz y la más
sublime de nuestras cualidades: la capacidad para sentir y repartir
amor, pase lo que pase fuera y como quiera que estén las circunstancias
que, como su mismo nombre indica, son pasajeras, a diferencia de la
Vida Una, que es eterna e inextinguible, que no tiene principio ni tendrá
final y que tod@s, sin excepción, llevamos dentro y expresamos por
dondequiera que vamos.
Todas esas personas que rodean
ahora a la Tierra se toman de las manos, la derecha sobre la izquierda, y
le envían a Gaia todo el amor de sus corazones. Poco a poco, en la
espalda de todas y cada una de estas personas, unos pocos centímetros
por debajo de la base del cuello, empiezan a salir unas alas blancas con
destellos dorados. Al principio son pequeñas, pero después crecen y se
abren en todo su esplendor para tocarse unas a otras y recordar que la
Edad Dorada, la época de las mujeres, de los hombres, de los niños, de
las niñas amantes, despiert@s y conscientes ha llegado y aquí se va a
quedar durante mucho, muchísimo tiempo. En el momento en que todas
las alas están desplegadas, la Tierra reverdece de nuevo y todos los
demás seres que la habitan: rocas, plantas, animales, ríos, océanos,
mares, montañas, valles, bosques, desiertos, selvas… recobran también
su energía, su vitalidad primigenia, su conciencia… Todo despierta del
gran sueño en que la vida ha estado sumida durante tanto tiempo y
comienza un nuevo amanecer. El Amor, la Fraternidad, la Unidad, la Paz,
la Alegría, la Abundancia, la Vida, la Luz, la Verdad, la Belleza, la
Bondad…, se abren paso en el camino, mientras el Sol brilla renovado en
el horizonte y un inmenso Arco Iris rodea toda la superficie terrestre.
Permanece todo el tiempo que puedas contemplando esta visualización,
hasta que su energía se instaure y ancle plenamente en todo tu ser.
Cuando sientas que el momento de
terminar la meditación ha llegado, guarda esta imagen de la Tierra
regenerada y rodeada de seres humanos amantes, conscientes y
despiertos en la cavidad sagrada de tu corazón, donde permanecerá
para siempre y desde donde podrás evocarla a voluntad. Céntrate luego
durante unos instantes en la respiración. Si te hace falta, fortalece
mientras tanto los anclajes a la Tierra y al Cielo. Mueve tu cuerpo si lo
necesitas, haz varias respiraciones profundas y cuando te sientas
preparad@, abre los ojos y vuelve a la realidad cotidiana, recordando
durante todo el día lo que acabas de hacer. ¡Bienvenid@ a la Nueva
Tierra!
Muchas Gracias M. Dolores Sanchez Villacañas
LA GRAN INVOCACIÓN

LA GRAN INVOCACIóN

“Desde el punto de Luz en la Mente de Dios,
Que afluya luz a las mentes de los hombres;
Que la Luz descienda a la Tierra.

Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios,
Que afluya amor a los corazones de los hombres;
Que Cristo retorne a la Tierra.

Desde el centro donde la Voluntad de Dios es conocida,
Que el propósito guíe a las pequeñas voluntades de los hombres;
El propósito que los Maestros conocen y sirven.

Desde el centro que llamamos la raza de los hombres,
Que se realice el Plan de Amor y de Luz,
Y selle la puerta donde se halla el mal.

Que la Luz, el Amor y el Poder
restablezcan el Plan en la Tierra.”

Del Maestro Djwhal Khul o Maestro Tibetano.

PLEGARIA DE LAS 7 DIRECCIONES GALACTICAS

Desde la Casa Este de la Luz, que la sabiduría se abra en aurora sobre nosotros para que veamos las cosas con claridad

Desde la Casa Norte de la Noche, que la sabiduría madure entre nosotros para que conozcamos todo desde adentro

Desde la Casa Oeste de la Transformación,que la sabiduría se transforme en acción correcta para que hagamos lo que haya que hacerse

Desde la Casa Sur del Sol Eterno,que la acción correcta nos de la cosecha para que disfrutemos los frutos del ser planetario

Desde la Casa Superior del Paraíso donde se reúne la gente de las estrellas y nuestros antepasados que sus bendiciones lleguen hasta nosotros ahora

Desde la Casa Inferior de la Tierra,que el latido del corazón cristal del planeta nos bendiga con sus armonías para que acabemos con todas la guerras

Desde la Fuente Central de la Galaxia que está en todas partes y al mismo tiempo que todo se reconozca como luz de amor mutuo

¡Ah Yum Hunab Ku Evam Maya E Ma Ho!

¡Ah Yum Hunab Ku Evam Maya E Ma Ho!

¡Ah Yum Hunab Ku Evam Maya E Ma Ho!

“¡Sea la Paz de la Naturaleza y el Cosmos en Todos y en Cada Uno!”

 

5-Universo%20Maestro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s