Galería

El Gran Sol Espiritual Central

Para nosotros los seres del Universo es muy importante que los seres humanos comiencen a vislumbrar la esencia que les une; la esencia del Universo y de la vida. Esa esencia del Universo la van a poder comprender solamente si son capaces de entrar profundamente en vuestro mundo interior y a calmarse. Si son capaces de buscar los minutos diarios para poder sumergirse dentro de las energías de las luces que existen en vuestros cuerpos que son un templo.  Para poder ayudar a que todos los seres humanos creen la misma conciencia espiritual, hemos elegido rescatar una realidad espiritual olvidada, y es la realidad del Sol.

Para poder ayudar a que todos los seres humanos creen la misma conciencia espiritual, nosotros hemos elegido rescatar una realidad espiritual olvidada, y es la realidad del Sol.  Cuando ustedes miran el sol, no están mirando solamente un cuerpo físico material incandescente. No es materia solamente.  Cuando ustedes miran al Sol, están mirando el corazón que alimenta y sostiene todos los planetas y vida de vuestro sistema solar.

El sol, como un gran Sol, alberga allí los Mundos Divinos. Es un concepto que hasta ahora los seres humanos no pueden captar.   Cuándo han querido vislumbrar dónde está lo más perfecto, dónde está la presencia más perfecta de Dios, cada uno se ha hecho una imagen mental diferente de lo que creía que era Dios, de lo que era el mundo espiritual. Sin embargo, lo más perfecto y lo más cerca, lo más divino que existe cerca de ustedes se encuentra en dimensiones espirituales del Sol.

 

Ese Sol es un gran corazón, al igual que vuestro corazón pulsa constantemente la vida y energía vital para que funcionen perfectamente vuestro hígado, vuestros pulmones, vuestro cerebro, sistema nervioso, columna, todos los órganos de vuestro cuerpo, el sol, con su luz y su fuerza, a través de su propia circulación energética interior, está sosteniendo y alimentando todos los planetas que existen en este sistema, todos los planetoides, todas las lunas, todas las células, todos los seres vivientes, todas las civilizaciones, todos los grupos de seres que sean o no originarios de este sistema, que en este momento están viviendo aquí en vuestro sistema solar.  

La verdad vuestro sistema solar tiene muchas dimensiones, tiene diferentes planos de la manifestación de la materia y de la vida. Tiene diferentes dimensiones espirituales o diferentes dimensiones de manifestación y de desarrollo espiritual de los seres. Entonces, las distintas culturas como los Egipcios, Mayas, Incas, como los Chinos, Lamas, los Japoneses, Templarios, los Celtas y otras tantas civilizaciones y grupos espirituales, escuelas espirituales del pasado, sabían que la imagen más grandiosa que sintetizaba la compresión que el ser humano podía tener de Dios era el Sol, en este momento de la evolución.   Porque en otras fases de vuestra propia evolución, cuando sean Angeles o Arcángeles, su comprensión podrá elevarse de una forma mucho más amplia.  

Pero en este momento de su evolución humana, la imagen síntesis, unión y esencia para entender a Dios en vuestras vidas es la imagen del sol. Hay que liberarse de esa imagen antropomorfa de un ser humano juzgando a vivos y muertos. No hay nada de eso. Hay leyes divinas que ejecutan, a través de las leyes “vibratorias”, a través de las leyes de “causa y efecto”, lo que cada uno crea con sus pensamientos y sentimientos y cada uno recibe justamente aquello que él crea por la ley vibratoria y de causa y efecto;  la ley del Karma -.   Entonces, tienen que sacar de sus mentes esa idea del Dios que juzga y castiga con dolor a los seres humanos. Dios ha creado un mundo de leyes perfectas y divinas. Dios creó una esfera de vida inmensa, grandiosa, que es vuestro sistema solar y dentro de esa esfera de Vida con el gran núcleo o corazón de los mundos divinos, que es el Sol; y cada planeta como otra esfera de luz donde los seres humanos a través de sus reencarnaciones gradualmente aprenden a transformarse en soles. O sea, al despertar y hacer que su esencia divina, su Yo Soy florezca como la fuente de vida que ilumine a todos los seres de su alrededor.  

 

 

Es el camino de transformarse en soles, de transformarse en llamas; es el camino que conduce a la maestría, de transformarse en un gran Maestro Ascendido o en un gran Sacerdote al servicio de las Jerarquías Divinas de vuestro Universo; y con esto queremos que comprendan también que cuando ustedes se llamen “Hijos del Sol” como lo hicieron los Incas y otras culturas del planeta, están repitiendo y rescatando una de las imágenes sagradas más bellas y más hermosas que la humanidad poseyó y que ahora debe ser rescatada puesto que si ustedes existen y viven porque son alimentados por este Sol Divino, por este organismo, que es esta esfera de vida, vuestro Sistema Solar.  

Si vosotros existís y vivís es porque a través de este otro organismo que es la esfera viviente de la Tierra, con ese otro sol, que es el Logos del Cristo Planetario “Sanat Kumara”, os alimentáis de las energías espirituales del Sol y de las energías vivientes del planeta, vuestro Sistema Solar no existe aislado.  Esta esfera solar es una célula solar dentro del Universo de vuestra galaxia – Vía Láctea – , y ella a su vez, es otra esfera dentro del Universo donde se encuentra el sol central del cual surgieron todas las cosas. Como punto de partida, esta imagen del sol nos conecta con el alfa y omega, con el principio y el fin, con el origen de todas las cosas.

 

 Con lo pequeño y con lo grande porque  cuando un ser humano acepta que la máxima meta de su vida es realizar su camino espiritual, realizar en su vida el Amor Universal de su esencia Crística, de su Yo Soy, en ese momento, ha elegido conscientemente transformarse en un sol y poco a poco va a ir buscando a través de sus actos de amor, y servicio iluminar cada una de sus células; Iluminar cada punto de su mente y despertar la conciencia espiritual en cada una de sus experiencias, y de esta forma él va a transformarse en una LLama cuando todo se ilumine como un sol. Entonces su presencia Divina le hará un aura tan grande en todo su corazón, en todo su cuerpo y su mente, que entonces se podrá decir que ese ser es un “SOL”. 

by Loth Baruch Dkbarul

Anuncios

Un comentario el “El Gran Sol Espiritual Central

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s