Galería

Las Dimensiones del Tarot

Las Dimensiones del Tarot

Me animo a la apertura de una nueva sección de aprendizaje, práctica y crecimiento interior con el uso de las láminas del tarot. Una sección que nada tiene que ver  con la predicción o la interpretación en el uso popular a la que estamos acostumbrados a relacionar esos maravillosos dibujos. El Tarot se ha desacreditado con los tiempos por el uso y abuso que personas ignorantes han hecho de el. Es la ciencia de las matemáticas aplicada a lo absoluto, una obra de fácil manejo e interpretación que ayuda a la comprensión del ciclo de la vida, eso sí, siempre y cuando haya un estudio profundo de cada una de sus láminas, y por tanto la comprensión de su relación con otras técnicas de conocimiento, teniendo una visión global de integración en el camino espiritual,  en el camino hacia Dios.

Sólo entonces, se podrá dar un uso ya no interpretativo sino de ayuda al consultante en su caminar por la vida. Pues sólo entonces podrá ver al ser humano como ser holístico conociendo en profundidad las partes de las que está integrado y podrá orientarlo sin errar en el aprendizaje que la experiencia le ofrece. En el mundo sensual que hoy vivimos esa parte ha quedado muy lejos, este trabajo pretende entre otras cosas el introducir al estudioso algo más que un simple aprendizaje de láminas para uso predictivo.

En esta ocasión se abre el conocimiento a través de cuatro dimensiones que cada lámina incluye en su dibujo, en su más profundo significado. Cuatro dimensiones que nos ayudan a entender e integrar las fuerzas cósmicas que nos rodean y por la que estamos compuestos,  por las que fluimos y por las que materializamos. Cuatro  dimensiones que nos ayudan a explicar, armonizar e integrar aquellas energías de las que estamos compuestos o aquellas otras que necesitemos atraer e instalar en nuestras vidas. Como siempre, hablamos de trasmutar, integrar y evolucionar nuestro ser, nuestra alma.

Pasamos a la descripción de las Dimensiones;

1/ Dimensión Alquímica,

2/ Dimensión Astrológica,

3/ Dimensión Cabalística y

4/ Dimensión Meditativa.

Estos tres puntos de vista nos enseñan sus diferentes funciones. En las dimensiones de Alquimia y la Astrológica se trata de claros procesos inversos. Para la Alquimia el camino iniciático comienza en la tierra y finaliza con el aprendizaje al acceso de las fuerzas cósmicas y por el contrario, para la Dimensión Astrológica, desde la cual las energías parten en el universo y finaliza en el hombre, en la tierra y el mundo físico.

Aún falta una tercera dimensión un tercer camino y un cuarto, una tercera que trata sobre la Cábala Judía  que nos adentra en el gran templo de Dios y una cuarta, que es  La dimensión de la Meditación, aquel canal que se convierte en una vía por la cual captamos las energías de los arcanos canalizándolos e integrándolos para el beneficio humano.

          1/ Dimensión Alquímica; Comenzaré exponiendo el verdadero significado que la alquimia conlleva, ya que no es el proceso que llevó a mucha gente a la ruina en la edad media que era el fabricar oro de forma artificial a través de la trasmutación del plomo y otros metales al fuego o mezclado en sales entre otras técnicas. No.

La alquimia es mucho más, ese conocimiento y práctica, experimentar ya desde tiempo antaño, tiene mucho más en su interior, un verdadero alquimista debía de ser iniciado en estudios diversos, entre ellos está la astrología, medicina, astronomía, filosofía, cábala, química, física y matemáticas entre otros. Estos sabios dedicaban largos años de estudio arduo y estricto para después experimentar y sacar sus conclusiones,  luego con el tiempo, iban pasando sus conocimientos a sus iniciados más selectos.

Antiguamente el alquimista se deleitaba en su trabajo en soledad. Posteriormente en el Siglo XVI las Sociedades Secretas comienzan y se apoderan del conocimiento, Los Templarios continuaron su estudio aunque estos fueron extinguidos muy tempranamente. Les sigue la Fraternidad de los Rosacruces y los Masones que aún se extienden a nuestros días, eso sí, muy ocultos en el velo del poder, pero todos ellos con el conocimiento alquimístico del que hoy se habla fuera del saber común.

Como vemos es antiquísimo el interés por la ciencia de los metales, para sus estudiosos, la Alquimia guarda en su interior los secretos de las fuerzas que gobiernan tanto el Cosmos como al hombre y vidas enteras se dedicaron a la búsqueda de elixires de todo tipo y otros menesteres del metal.

Desde este lado místico la alquimia se asoció a diferentes disciplinas de lo oculto, entre los cuales el Tarot sale a relucir y es aquí dónde nosotros vamos a exponer lámina por lámina y así ver en él otra perspectiva totalmente diferente al que se da en nuestros días, que es sólo la parte interpretativa y predictiva. Es una pena que a tan sabios dibujos se les haya limitado socialmente a esta función tan poco útil. Son muchas las cosas que nos puede enseñar, pero en esta dimensión nos vamos a ceñir en exponer otra pieza más de este puzzle energético en el cual todos estamos enganchados. Y esa es la parte alquímica.

         2/ Dimensión Astrológica; La astrología es la ciencia experimental, de observación, la cual estudia los movimientos y efectos energéticos que producen los cuerpos celestes al transitar por sus orbitas, aspectarse entre ellos y evolucionar en su juego estelar cósmico. Sus energías afectan directamente en los cuerpos físicos y de vida terrestres, en el hombre y todas las circunstancias que le rodean a lo largo de su vida. En definitiva estudia las relaciones entre el hombre y el sistema solar y considera que el hombre no solo está influenciado por factores genéticos o medio ambientales.

El universo no es ningún caos, se trata de un orden perfecto dónde las diferentes vibraciones de onda se muestran y producen vida allá dónde viajan y se expresan. Todo obedece a leyes que controlan el universo que controlan y regulan el universo. Nada se destruye, cambia o se trasforma sin que hayan móviles complejos y a la vez sencillos de evolución que lo tiene previsto.

En esta dimensión tenemos la relación que existe entre la llave de Oro y la Llave de Plata que es el Tarot. La Llave de Oro, o sea, La  Astrologia, está compuesta por 22 símbolos, siendo estos los 12 signos del zodíaco y los 10 planetas. Los 36 decanatos y las cuatro estaciones están distribuídos en una anilla de cuatro décadas. Los guardas de esa Llave son las 12 casas mundanas con el regente elemental de esos cuatro cuadrantes, girando dichos guardas en los tres mundos.

En la Llave de Oro se trata de una acción masculina y positiva a diferencia de la Llave de Plata que es de acción femenina y pasiva. La Llave de Oro y la Llave de plata  se tratan de una relación comparable a la relación del Hombre y la Mujer, o la Luna y el Sol.

22 Arcanos Mayores de Tarot, directamente relacionados con los 22 símbolos de la Astrología; 10 Planetas y 12 Signos del zodíaco y los 40 arcanos restantes, llamados arcanos menores, tienen su correspondencia con los 36 decanatos y las 4 estaciones del ciclo anual del Sol. De los que las 16 figuras; Sota, Caballo, Reina y Rey se corresponden con las 12 casas mundanas astrológicas y los regentes de cada uno de los 4 cuadrantes. Todos estos Arcanos Menores, los 40, también divididos en 4 palos siendo estos los 4 elementos. Fuego-Bastos, Agua-Copas, Aire-Espadas y Tierra-Oros.

Así, el Tarot como vínculo entre las fuerzas cósmicas y las humanas permite establecer un sistema de correspondencias entre la Astrología y la simbología del Tarot. En esta Dimensión se hará mención del planeta o signo al que corresponde cada una de las láminas de los Arcanos Mayores, se citarán características positivas y negativas en relación astrológica, su naturaleza. En definitiva, sus cualidades más generales que permitirá al estudioso del Tarot entreabrir otra puerta e ir siguiendo el hilo mágico por el que le lleva el estudio de cualquier materia de su interés, en este caso, El Tarot.

3/ Dimensión Cabalística; Ahora nos remontamos hasta el tiempo de los Judios y el pueblo hebreo, quienes guardaron con recelo este conocimiento secreto, a través de sus letras hebreas y su Árbol de la Vida, este conocimiento se mantuvo oculto y muy reservado a unos cuantos iniciados.

En el conocimiento de la Cábala el cual es muy profundo trata sobre el hombre, el universo y la causa, origen y destino de ambos.

Se divide en dos partes por decirlo de alguna forma, tenemos dos tipos de cábala en uno, dos partes que pueden trabajarse de forma independiente pero están conectadas entre sí;

1/ Cábala Literal; Se refiere a las 22 letras hebreas, sus valores, correspondencias numéricas, asociaciones. Es más racional, de cabeza ya que a través de observación, reflexión  y cálculo el ser humano puede llegar a conocer lo que hay más allá de las palabras y las letras,  y por tanto,  el poder del espíritu tras el verbo.

Estas 22 letras se dividen en 3 letras madres relacionadas con la materia, 7 letras Dobles; relacionadas con los 7 planetas y 12 letras Simples; relacionadas con los 12 signos del zodíaco.

2/ Cábala Mística; Aquí encontramos ya el Árbol de la vida, esta parte es más de corazón, más intuición, encontramos a nombres divinos, arcángeles y diversas emanaciones celestiales. En esta parte se llega al conocimiento por medio de la meditación, sintiendo desde el corazón las diversas manifestaciones de Dios hasta llegar a la unión completa con el elevado mundo de Kether.

El Árbol de la Vida representa la unidad indisoluble, un universo que se divide en 3 columnas; de la Fuerza (+) de la forma (-) y del equilibrio (neutra) y una segunda división en 4 mundos; Mundo de las Emanaciones, Mundo de la Creación, Mundo de las Formaciones y Mundo de la Creación Material.

En el Árbol se encuentran las 10 Sepfirots distribuidas y relacionadas por caminos o senderos que han de ir recorriéndose por el ser humano poco a poco a través de las experiencias. Aquí se encuentra absolutamente todo, es válido tanto para la creación del Ser humano como para la creación del Universo, de nuevo, como es arriba es abajo y viceversa.

Dicho esto resta explicar su relación con el Tarot que es a través de los senderos, en este caso como en el resto de dimensiones nos vamos a ceñir a los arcanos mayores del Tarot, explicando  el sendero correspondiente, el significado cabalístico, su correspondencia con las letras hebreas y su Ángel o Arcángel correspondiente, todo para que el iniciado o estudioso de este arte tenga el suficiente material para su meditación, comprensión y aprendizaje.

4/ Dimensión Meditativa; Expuestas ya las dimensiones anteriores que son más de aprendizaje y comprensión abriendo otra puerta al conocimiento esotérico, pasamos a ésta otra dimensión que a diferencia de ellas, se trata de una dimensión totalmente práctica, una dimensión cuya finalidad es la comprensión, integración y canalización de las energías que cada lámina es capaz de generar.

Se trata de trasformar la teoría en un ejercicio canalizador de las energías que nos regalan, así el estudioso iniciado podrá incorporarlas a su vida para un mejor conocimiento tanto de sí mismo como de las circunstancias que le rodea. La comprensión es sanadora tanto física, psicológica y espiritual.

Las claves de la meditación son 3;

1/ Conócete a ti mismo

2/ Avanza despacio y con preocupación

3/ Estudia los efectos

El objetivo de la meditación es potenciar y desarrollar su hábito para llegar a vivir día a día en la conciencia superior así poder vivir en la libertad de la no influencia del elemento físico y  supeditarlo a nuestra merced con ello liberarnos de las influencias del mundo de la forma y dirigir la energía a nuestra voluntad.

Recordemos que la meditación es el alimento del espíritu, del alma, que en estos tiempos está tan abandonado, en esta sección el incorporar la Dimensión Meditativa una de las finalidades es potenciar ese hábito al estudioso, enseñarle otras formas y uso de las meditaciones, una forma consciente, con unas láminas que nos abren todo un paso a diferentes energías que el mismo dirigirá hacia partes de su vida y de su ser, allá dónde sienta una carencia, o el poder de su regulación, allá dónde exista un exceso.

Cada lámina nos propone y regala unas energías, un chorro fluido dónde a través de la introspección meditativa nos ponemos en conversación con Dios, aquietamos la mente para que la verdad se evidencie sobre nosotros, sólo en la concentración de la lámina nos va a aportar aquello que necesitemos.

En ésta dimensión se expondrá entre otros la función del arcano y lo que representa, nos enseña aquella parte que nos va a ayudar a despertar a ser conscientes de su energía en nuestro ser y aquellas otras cosas o cualidades de la personalidad que nos va a potenciar y  desarrollar.

Escrito por María Antonia B. L.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s